octubre 25, 2010

California, México y el 'efecto dominó'

Andrés Oppenheimer
El Informe Oppenheimer
Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Si los votantes de California aprueban una propuesta de legalización de la mariguana en las elecciones legislativas del 2 de noviembre, prepárense para un efecto dominó en México y en el resto de América Latina. Probablemente no sea inmediato, pero será difícil de contener en el futuro próximo.

Es cierto que la administración Obama casi seguramente impugnará judicialmente la Propuesta 19 de California -que permitiría a los adultos consumir mariguana por placer- en caso de que sea aprobada. Casi todas las encuestas revelan que la propuesta californiana tiene buenas posibilidades de aprobación.

Pero en una serie de entrevistas en México, encontré muy pocas personas en círculos políticos, académicos y empresariales que no estén convencidos de que la aprobación de la Propuesta 19 de California tendría un gran impacto en este país.

Sería muy difícil para el Gobierno mexicano mantener sus actuales políticas antidrogas intactas, especialmente en lo que se refiere a reprimir el tráfico de mariguana, me dijeron varios. ¿Cómo podría Estados Unidos pedirle a México mantener su ofensiva militar contra el tráfico de mariguana si esa droga es legalizada en California?, preguntan.

Ricardo Nájera, vocero de la Procuraduría General de la República (PGR) de México, me dijo que el Gobierno mexicano continuará su ofensiva militar contra los cárteles independientemente de lo que ocurra en California, pero agregó que la aprobación de la Propuesta 19 de California tendría un impacto desmoralizador en México.

"Eso crearía un grado de dificultad muy severo en el combate al narcotráfico", me dijo Nájera. "Desalentaría a las autoridades que están trabajando en eso".

Los dos últimos Presidentes mexicanos, Ernesto Zedillo y Vicente Fox, ya se han manifestado públicamente a favor de la descriminalización -o en el caso de Fox, de la legalización- de la producción y el consumo de mariguana.

El Gobierno del Presidente Felipe Calderón se opone a la legalización, pero Calderón ha dicho que está dispuesto a que haya un debate nacional sobre el tema. Varios de los probables candidatos para las elecciones presidenciales mexicanas de 2012 ya han dicho que apoyarán la legalización de la mariguana si California vota por ella.

El contrabando de mariguana desde México a Estados Unidos genera alrededor de mil 500 millones de dólares anuales para los cárteles mexicanos, y representa entre el 15 y el 26 por ciento de sus ingresos totales, según un nuevo estudio de RAND Corporation.

Pero hay un gran debate entre los expertos sobre si la legalización de la mariguana en California les quitaría a los cárteles mexicanos gran parte de su ingreso, o si reduciría sus niveles de violencia. Esto se debe a que California ya es un importante productor de mariguana, y a que los cárteles siempre podrían aumentar sus otras actividades ilegales -como los secuestros extorsivos y el tráfico de personas- para compensar la pérdida de sus ingresos de mariguana.

Lo más probable es que el Gobierno de Calderón no legalice la mariguana aunque la Propuesta 19 sea aprobada en California, porque ha invertido demasiado capital político en la guerra contra los cárteles, que ha dejado más de 28 mil muertes en los últimos cuatro años. Más bien, en lugar de actuar unilateralmente, el Gobierno mexicano posiblemente apoyaría a otros países que tratarían de cambiar las políticas internacionales antidrogas en el marco de las Naciones Unidas, afirman muchos expertos.

"Si California aprueba la Propuesta 19, va a haber un efecto bola de nieve", me dijo Luis Astorga, un investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). "Es probable que países como Alemania, Holanda y Portugal pidan a las Naciones Unidas convenir una convención internacional sobre la mariguana, como las convenciones sobre drogas ilícitas de 1961, 1971 y 1988, que son las que sentaron las bases legales de las políticas actuales. Eso podría llevar a un cambio en el marco regulatorio".

Mi opinión: Sería bueno que las Naciones Unidas nombrara un panel de expertos mundiales para que nos digan de una vez por todas si es cierto -como dicen los partidarios de la legalización de la mariguana- que la mariguana es menos adictiva y perjudicial que el alcohol o el tabaco.

Si se demuestra que es así, entonces legalicemos la mariguana, y usemos los miles de millones de dólares que ahora se gastan en erradicar, prohibir y reprimir el uso de la mariguana para financiar campañas educativas y tratamientos para combatir drogas más dañinas, como la cocaína y la heroína.

En cualquier caso, si la Propuesta 19 es aprobada, el impacto internacional del voto será mayor que en la propia California, donde el uso medicinal de la mariguana es legal desde hace tiempo, y donde la posesión de pequeñas cantidades de esa hierba se castiga apenas con el equivalente de una multa de tránsito. Para bien o para mal, el movimiento a favor de la legalización en Latinoamérica estaría más fuerte que nunca.

No hay comentarios.: