octubre 20, 2010

¿El PRI sabe gobernar?

Leo Zuckermann
Juegos de Poder
Excélsior

Los priistas siempre se hacen bolas y la riegan cuando se enfrentan a este impuesto. Desde el sexenio de Zedillo no han dado una con el IVA.

El PRI prometió. El PRI incumplió. ¿Le costará? Difícilmente. Porque cuando lleguen las próximas elecciones poca gente se acordará de que los priistas recularon con aquello de que bajarían este año la tasa del Impuesto al Valor Agregado (IVA) de 16 a 15 por ciento.

Y es que los ciudadanos tienen memoria corta. Pero los otros partidos políticos pueden refrescarla, sobre todo cuando están compitiendo por el poder. Una vez que llegue el momento, ¿los panistas o los perredistas nos recordarán que los priistas dieron su palabra de que bajarían el IVA y después se echaron para atrás? Difícilmente ya que el PRI podría argumentar, con razón, que tampoco los otros partidos los apoyaron para disminuir la tasa del IVA.

Los panistas tenían en sus manos una jugarreta mañosa y electorera. Una vez que el PRI reculara, el PAN pudo haber anunciado que ahora ellos iban a bajar el IVA recortando, para tal efecto, el gasto federal y el de las entidades federativas. Esto hubiera dejado al PRI en el más amplio ridículo y en la total defensiva. El PAN tenía todo para subirle los costos políticos a los priistas por la pifia del IVA. Sin embargo, se las perdonaron. El gobierno panista decidió actuar responsablemente con las finanzas públicas.

De esta manera, me parece que todo este asunto quedará como otra anécdota más de la comentocracia. "Recuerdo cuando el PRI quiso bajar el IVA y bla, bla, bla". Nada más.

Sin embargo, esta historia sí demuestra dos cosas. Primero, que el IVA es, en efecto, la "bestia negra" del PRI. Los priistas siempre se hacen bolas y la riegan cuando se enfrentan a este impuesto. Desde el sexenio de Ernesto Zedillo no han dado una en el tema de qué hacer con el IVA.

En segundo lugar está el asunto de la competencia de los priistas. Ellos presumen que sí saben gobernar a diferencia de los panistas a quienes califican de ineptos e incompetentes. Pues resulta que la promesa de bajar el IVA fue tan sólo una ocurrencia de los diputados priistas quienes, enojados, enardecidos, en una reunión partidista, se les hizo fácil prometer la disminución a la tasa del IVA para así vengarse de los panistas quienes les ganaron tres gubernaturas este año en alianza con los perredistas.

Una vil ocurrencia, con sed de revancha, que no consultaron ni con los gobernadores ni con los senadores de su partido quienes estaban en desacuerdo con dicha medida. Una simple ocurrencia al calor de una asamblea desorganizada, donde la dirigente del PRI demostró falta de liderazgo. Una irresponsable ocurrencia que luego fueron a vender a todos los medios de comunicación.

Pero, como reza el dicho, "más rápido cae un hablador que un cojo". Los priistas se cayeron y se mordieron la lengua. Ahora, para salvar la cara, afirman que recularon porque el dinero se necesita para reconstruir los estados afectados por las lluvias. Es un buen argumento de control de daños. Pero la realidad es que el PRI se equivocó. La propuesta de disminuir el IVA, en lugar de ser una estrategia política y económica bien pensada, era una llamarada de petate: pura improvisación, sin visión ni liderazgo.

Resulta lamentable que un partido político serio, que aspira a regresar a Los Pinos, improvise de esa manera. ¿Y así presumen los priistas de que ellos saben gobernar?

No hay comentarios.: