octubre 19, 2010

Godoy, La Tuta y Hillary

Juan Manuel Asai
jasaicamacho@yahoo.com
Códice
La Crónica de Hoy

Racimos.- El fracaso del operativo conocido como el Michoacanazo caló hondo en dependencias del gabinete de Seguridad que están en la primera fila de combate a la delincuencia organizada en esa entidad: agentes federales y soldados. No puede olvidarse que el grupo denominado La Familia ha perpetrado matanzas de agentes de Estado que estaban en Michoacán cumpliendo con el deber de protegernos y que fueron abatidos, por racimos, por los pistoleros de esa cruel banda delictiva que controla en ese estado todas las actividades ilegales, desde el trasiego de drogas hasta la venta de discos piratas en los tianguis.

¿La Familia Michoacana habría acumulado tal cantidad de poder sin protección política? La respuesta es no, no habría podido sin la ayuda o complicidad de servidores públicos, reclutados bajo la irresistible fórmula de “plata o plomo”. Por eso, cuando sobrevino el Michoacanazo algunos pensaron, de manera por demás ingenua, que podría ser el inicio del fin de la cobertura política a La Familia.

Cuando casi todos los acusados quedaron en libertad preguntamos: “¿Si todos los detenidos son inocentes, entonces dónde están funcionarios responsables de proteger a La Familia, porque de que los hay, los hay?” Por un momento pareció que el gobierno federal, por cierto presidido por un michoacano, había aceptado pagar el costo político de la liberación colectiva, dentro de estrategia política bizarra de que el PAN y un sector del PRD pudieran ir juntos, con candidatos comunes, en ciertas elecciones.

Pero algo pasó y el gobierno tuvo que corregir sobre la marcha. Se dice que emanaron de la SSP, la Sedena y la Marina señales claras, inequívocas, de que, en recuerdo de los compañeros de armas caídos en Michoacán, no se permitiría que todos los implicados se salieran con la suya, como si nada. Por eso se resolvió filtrar la grabación de las charlas del diputado y el capo, para advertir que las fuerzas federales están decididas a que el despiadado mafioso que tiene el apodo de La Tuta caiga en su poder o sea liquidado.

¿El diputado Godoy es una blanca palomita preocupado por la salud de la autora de sus días? No lo sé, tal vez sí. Lo que avergüenza es el complot de sus colegas diputados para meterlo al Congreso y hacernos pasar la pena de que rindiera protesta como representante popular ¿Por qué la clase política, incluidos aquí los señores Calderón y Encinas, que uno pensaría conservan ciertos valores, pero no, se presta a estas jugarretas? Si tanta gente sabía de la estrecha relación entre el diputado y su padrino mafioso, ¿por qué llegaron al extremo de profanar la que debería ser la Tribuna Más Alta de la Nación y que termina siendo una guarida de delincuentes trajeados, a quienes, en el colmo de la humillación, les pagamos sueldos estratosféricos?

La Tía Hillary

Lo bueno con la señora Hillary Clinton es que sabemos a qué atenernos con ella; lo malo con su jefe, el señor Obama, es que nos toma el pelo con su tonito de redentor de la humanidad, que todavía embauca a muchos. Lo vimos con claridad meridiana hace unas semanas cuando la secretaria de Estado dijo que los narcos en México estaban asumiendo actitudes que recordaban lo ocurrido en Colombia hace dos décadas. Al otro día, Obama la corrigió diciendo a un periódico para hispanos que no pasaba nada grave, que México es la quinta maravilla del mundo ¿Hillary se sintió corregida? Por su puesto que no, porque ella interpreta de manera fiel el interés del estabishment gringo que está más allá de lo que diga o piense Obama, que es: pavimentar los caminos para que, más temprano que tarde, elementos de la US Army crucen la frontera para implementar en México un Plan Colombia. Hillay está construyendo el discurso que se requiere para implementar esa acción. Ni siquiera se toma la molestia en camuflagearlo. Es clara y reiterativa. Sobra decir que acá le ayudamos. Alimentamos sus apetitos, le echamos gasolina a la hoguera. Gente como La Tuta y Godoy abonan al discurso de que no tenemos remedio, de que no podemos solos con el paquete, de que los necesitamos para salir de la barranca.

No hay comentarios.: