octubre 17, 2010

Godoy pagó el precio

Néstor Ojeda
nestor.ojeda@milenio.com
Vuelta prohíbida
Milenio

Era previsible que el gobierno federal no se quedara tranquilo con el papelón que representó que casi todos los implicados en el michoacanazo estén libres; y mucho menos con la entrada triunfal de Julio César Godoy Toscano en el pleno de la Cámara de Diputados para rendir protesta como legislador bajo el cobijo de las fracciones del PRI y el PRD.

Ante la ofensiva de la opinión pública y de la oposición, la Procuraduría General de la República optó por tomar el camino éticamente reprobable, pero políticamente rentable, del linchamiento mediático. Y entonces, 24 horas antes de que el perredista compareciera ante la Sección Instructora para defenderse ante la solicitud de desafuero en su contra, la autoridad federal filtró a los medios de información datos centrales de la averiguación previa que presentó en el expediente contra el michoacano.

Así se hicieron públicas las grabaciones en las que el medio hermano del gobernador de Michoacán charlaba con Servando Gómez, La Tuta, del apoyo del cártel de La Familia a su campaña y de las quejas del acusado contra un periodista incómodo de la región de Lázaro Cárdenas, así como de los depósitos por más de 24 millones de pesos presuntamente hechos por el crimen organizado en las cuentas del diputado, y de las declaraciones en las que Nacho López, operador financiero de esa banda, vincula al perredista con sus negocios.

La jugada le salió redonda a la PGR y al gobierno de Felipe Calderón (pensar que es otro el origen de las filtraciones sería ingenuo): Godoy Toscano de plano no se presentó a la comparecencia con la Sección Instructora, pretextando problemas de salud de su mamá, y los perredistas y priistas que antes lo defendían ahora balbucean argumentos que suenan más a disculpa que a defensa, o de plano le exigen que solicite licencia para enfrentar el proceso.

En su momento, ensoberbecido por el apoyo del PRD y el PRI, al igual que su recién adquirido fuero, Godoy Toscano mintió e insultó a los medios y hasta pendejeó a la PGR. Ahora paga el precio y de paso embarra a su partido con el desprestigio por las al parecer abrumadoras pruebas en su contra. ¡Qué escándalo!

No hay comentarios.: