octubre 19, 2010

PRD: asomados al precipicio

Jorge Fernández Menéndez (@jorgeimagen)
Razones
Excélsior

Nunca ha quedado tan claro el enfrentamiento entre AMLO y Marcelo Ebrard como este fin de semana en el Estado de México.

El PRD se acerca peligrosamente a un precipicio político: ayer no participaron sus coordinadores parlamentarios del Senado en el encuentro con el Presidente en Palacio Nacional y, en los hechos, quedarán fuera de los acuerdos legislativos que puedan salir de allí. El PRI, y en este caso Manlio Fabio Beltrones, les ganó la partida. En la Cámara de Diputados, la defensa de Julio César Godoy Toscano se ha convertido en un lastre inmanejable que les costará muy caro, tanto en imagen pública como en la elección, el año próximo, en Michoacán. Todos los que se exhibieron con Godoy, incluidos los que lo ayudaron a entrar subrepticiamente a San Lázaro para que tomara protesta, están pagando costos y ahora lo único que les queda es que el Godoy Toscano no vuelva a desaparecer.

Pero pocas cosas le hacen más daño al PRD como su división interna. Nunca ha quedado tan claro el enfrentamiento entre Andrés Manuel López Obrador y Marcelo Ebrard como este fin de semana en el Estado de México. Ambos encabezaron actos en esa entidad y su discurso lisa y llanamente no tuvo un solo punto de contacto: Andrés Manuel considera que es una traición hacer una alianza con el PAN en los comicios de 2011 para enfrentar al PRI en el Estado de México, mientras que para Ebrard ese es el instrumento idóneo para ganar esas elecciones y acabar con la candidatura presidencal de Peña Nieto. Y si bien ambos tuvieron en el gobernador mexiquense a su adversario definido (en los dos actos incluso utilizaron la figura de Peña y lo dejaron, paradójicamente, como el rival a vencer y quizá fortaleciéndolo más que debilitándolo), lo cierto es que la posición de López Obrador robustece algo que aquí ya hemos dicho: el tabasqueño quiere que Peña sea candidato del PRI porque es la única manera en que él mismo pueda serlo. Si la estrategia de Ebrard prospera, su antecesor en el DF se quedaría sin posibilidades. Y Ebrard ha demostrado que ha comenzado a organizar un movimiento que tiene posibilidades serias de quitarle la candidatura presidencial del PRD a López Obrador (que de todas formas seguirá en esa lid desde las siglas del PT).

Mientras los dos precandidatos hacen campaña para 2012 con la excusa de los comicios para el Estado de México, la lucha se ha centrado en el control de las bancadas en el Congreso y luego en la disputa por la dirección del partido. En las cámaras, la división parece estar ya anunciada: en el Senado se integró un grupo con legisladores del PRD y el PT, simpatizantes de López Obrador, encabezados por Pablo Gómez, que buscan quedarse con el control de la bancada y ya propiciaron, por lo pronto, que Carlos Navarrete no estuviera ayer en Palacio Nacional con el Presidente y los otros coordinadores. Y en San Lázaro la defensa o no de Godoy será un problema mayor porque, mientras fue Guadalupe Acosta Naranjo, dirigente de Los Chuchos, el que organizó la toma de protesta de Godoy que lo convirtió en candidato y le dio fuero, ahora, luego de la divulgación de la grabación con La Tuta, ya no saben cómo deshacerse de él, mientras que la bancada se divide por el tema.

Lo cierto es que ninguno parece dispuesto a aceptar un acuerdo, todos van hacia una suerte de demostración de fuerza y sobre todo López Obrador está decidido a una ruptura si no se imponen sus condiciones políticas. Para el PRD, paradójicamente, la única opción de salvación en el futuro inmediato es una alianza con el PAN.

El IVA del PRI

Se equivocaron en el PRI cuando decidieron que impulsarían la reducción del IVA de 16 a 15 por ciento. No sólo sería una mala señal económica, sino una medida que terminaría afectando, sobre todo, a sus gobiernos estatales. Ahora tienen que echar para atrás la medida, con la oposición de los legisladores de los estados que no gobiernan y, más, con la de quienes perdieron sus comicios este año. Pero no habrá reducción y con ello el PRI deberá mandar una señal de que sí se está preparando realmente para regresar a Los Pinos, no sólo a ser oposición.

Dos para el IFE

Son cerca de 130 los aspirantes a ocupar las tres plazas que quedarán libres en el IFE. Dos candidatos tendrían que estar, sin duda, entre esos tres: Emilio Álvarez Icaza y María de los Ángeles Fromow. El Instituto debe tener, para 2012, consejeros de primer nivel y peso, más allá de las preferencias partidarias.

No hay comentarios.: