octubre 26, 2010

Talador de tótems

Leo Zuckermann
Juegos de Poder
Excélsior

Luis González de Alba, con su admirable estilo políticamente incorrecto, recopila historias verídicas de personajes e instituciones totémicas.

Imagine usted un bosque de los tótems de la izquierda mexicana. Ahí estarían Heberto Castillo, Marcos, Cuauhtémoc Cárdenas, el Consejo Estudiantil Universitario (CEU), Rosario Ibarra de Piedra, La Jornada y Andrés Manuel López Obrador, entre otros. Ahora imagine que de pronto llegara un personaje a derribar, con muchas verdades y sin cortesía alguna, a estas deidades; a talar, con sierra eléctrica, cada uno de los tótems. Así fue como me imaginé a Luis González de Alba cuando leí su artículo titulado “Mi pleito con la izquierda” en el número de este mes de la revista Nexos.

El artículo no tiene desperdicio. Se trata de un ejercicio tremendamente crítico de la llamada izquierda mexicana y sus hipocresías. González de Alba, con su admirable estilo políticamente incorrecto, recopila historias verídicas de personajes e instituciones totémicas.

Está, por ejemplo, su pleito con el CEU. González de Alba, quien fue uno de los dirigentes del movimiento estudiantil de 1968, apoyó las iniciativas del rector Jorge Carpizo para modernizar la UNAM, propuestas que a la postre desencadenaron la formación del CEU y la huelga estudiantil de 1987. Para González de Alba, el CEU fue un movimiento de derecha: “Los estudiantes de clases medias y alta se negaban a aportar un poco para becas de sostenimiento a estudiantes pobres”. Más aún, siempre los criticó por intolerantes ya que querían un “diálogo público” sólo para lucirse frente a los medios. El hecho es que el CEU paró las reformas de Carpizo y la UNAM se jodió.

¿Y qué decir de Marcos? González de Alba nos recuerda que el primer impulso de La Jornada con respecto al levantamiento de los zapatistas en 1994 fue tildarlos de “aventureros y profesionales de la muerte” que “ya no saben dónde empieza el mito milenarista, dónde el delirio y dónde la provocación política calculada y deliberada”. Sin embargo, La Jornada luego se dedicó a esculpir con delicadeza el tótem de Marcos y sus rebeldes indígenas. González de Alba, en cambio, caracterizaba al subcomandante de “farsante, patán e imbécil” por haber enviado a sus tropas “a combatir con palos en forma de rifle a los tanques y helicópteros del Ejército mexicano”. A Herman Bellinghausen, corresponsal de La Jornada en el conflicto chiapaneco, González de Alba le envió una carta que La Jornada no publicó: “Estás descubriendo a los indios de verdad, no los inditos del INI. Hacen bonitos bordados, pero también y sin manipulación odian, linchan, matan, se van a la guerrilla unos, están hasta la desesperación contra ella otros. Hay de todo. O sea: fíjate que son humanos…”

González de Alba no da tregua. Cuenta, por ejemplo, el discurso absurdo de Elena Poniatowska contra José Woldenberg. O las pruebas que tenía Carlos Castillo Peraza de que el entonces gobernador de Michoacán, Cuauhtémoc Cárdenas, le había obsequiado un terreno con playa a su madre. O cómo el gobierno de López Obrador, para vengarse de sus críticas por la secrecía en las cuentas de los segundos pisos del Periférico, le clausuró, por más de un año, el antro gay del que era propietario. ¿La razón? Por no contar con menús en Braille: “Sí, para que el marica ciego no deba preguntar a su mesero el precio del vodka-tonic”.

Uno tras otro, González de Alba va talando los tótems de la izquierda. El de Rosario Ibarra de Piedra que vergonzosamente lanzaba insultos en contra de una obra de teatro que consideraba “burguesa”. El de La Jornada que acabó corriéndolo por su postura crítica. El de los supuestos presos políticos de Atenco o el de los barbajanes que arruinaron la ciudad de Oaxaca. Uno tras otro, González de Alba los derriba. Y concluye el talador: “Quien les señala crímenes, como el de no salvar a los policías quemados vivos en Tláhuac, o menciona el echeverrismo del ‘Nuevo’ Proyecto de Nación es porque se pasó a la derecha. Lo asumo: dondequiera que ellos estén, yo estoy a 180 grados”.

No hay comentarios.: