noviembre 30, 2010

¿Calderón sólo tiene defectos?

Román Revueltas Retes
revueltas@mac.com
Interludio
Milenio

¿Conocen ustedes a alguna persona que sea toda defectos, que no tenga absolutamente ninguna virtud? Pues, tal vez los aterradores rasgos de los individuos antisociales —ya saben, los que no tienen ningún sentimiento de culpa cuando perpetran monstruosas atrocidades— no te permitan reconocerles ninguna otra probable cualidad —ni ganas de hacerlo, encima— pero la gente normal, por más odiosa que te pueda resultar, tiene sus luces y sus sombras. Bueno, pero escuchen ustedes las diatribas de Rayito y verán que cuando Felipe Calderón se le atraviesa en el camino —lo tiene bien atravesado, según parece— no es capaz de concederle siquiera una mínima bondad. Su tarea, de tiempo completo, es denostar, vilipendiar, calumniar, descalificar, difamar, desacreditar, injuriar, ensuciar, menoscabar, en fin, la cantidad de adjetivos es limitada pero la insidia de Obrador es inacabable. Esto sería casi cómico si el personaje no significara, a mi entender, una amenaza para las instituciones (porque, con perdón, poner en tela de juicio los resultados de las elecciones de 2006 —organizadas y supervisadas por los ciudadanos— es una auténtica estrategia de acoso y derribo del IFE, ejemplar organismo de la República ahí donde los pueda haber aunque la posterior arremetida de los zafios congresistas haya desfigurado un tanto su perfil). En todo caso, ahora tenemos a una sociedad polarizada entre fanáticos intolerantes de izquierda y derechistas cavernarios que, de no ser por la crispación fomentada por Rayito, serían todavía mucho más impresentables de lo que son.

Hablando, justamente, de reconocer virtudes ¿se le puede conceder a López alguna? Desde luego que sí: su papel de aguafiestas viene siendo un recordatorio permanente a los que detentan el poder: están siempre en la mira y bajo sospecha. Esto, en democracia, es fundamental: los contrapesos garantizan la salud del sistema.

Por cierto, Ebrard acaba de admitir que Calderón, al lanzar su ofensiva contra el crimen organizado, hizo lo que tenía que hacer. Buen tipo. Cada vez me cae mejor.

No hay comentarios.: