noviembre 24, 2010

Grupo cercano a Felipe, “en proceso de descomposición”

Francisco Garfias (@panchogarfias)
www.elarsenal.net
Arsenal
Excélsior

En diez días habrá humo blanco en el PAN, sabremos el nombre de su nuevo jefe nacional.

Las palabras de Francisco Ramírez Acuña, candidato a la jefatura nacional del PAN, reflejaban el rechazo interno que los hombres del Presidente provocan entre militantes que no forman parte de este selecto grupo calderonista, bautizado alguna vez como El Ostión, por su empeño en aislar al primer mandatario,

"Hay que hacer una revisión del grupo cercano al Presidente. Está dividido, confrontado, en proceso de descomposición. Sus integrantes no supieron administrar el poder; y hoy se diría que pretenden administrar la derrota", nos dijo el que fue el primer secretario de Gobernación de la era de Calderón.

Ramírez Acuña, buen jalisciense, no se raja. Jura que, llueve o truene, irá hasta la ronda final de la contienda interna "y después seré el presidente del PAN". La risa del reportero lo hizo reaccionar de inmediato. "Esa risa le va a costar cinco tequilas", advirtió, muy seguro de que será el sucesor de César Nava.

Y es que en diez días habrá humo blanco en el PAN. El 4 de diciembre próximo sabremos el nombre del nuevo jefe nacional de ese partido. Cecilia Romero, Blanca Judith Díaz, Gustavo Madero y Roberto Gil, además de Ramírez Acuña, son los cinco tiradores al cargo. Ninguno ha renunciado a la contienda. Todos competirán en la primera ronda.

Nos reportan incluso que la ex titular de Migración está muy molesta con las versiones, aparecidas en columnas, acerca de que declinaría a favor del senador Madero. Pero niguas.

-Ramírez Acuña tiene contados a los consejeros nacionales con los que se ha entrevistado individualmente, desde que inició su campaña interna. Lleva 305 de los 387 que votarán al nuevo jefe nacional. El hombre presume de ser el único que hizo la visita de las 300 casas, en municipios de todos los estados de la República.

Estos intercambios le sirvieron para detectar que los consejeros del PAN están "ansiosos", "molestos" e "inconformes", con la actual dirigencia nacional. En todos lados escuchó la misma queja. Ni siquiera les toman la llamada. "En el PAN no se trabaja para tener una estructura sólida, sino para fortalecer grupos y corrientes. Han desbaratado los comités municipales", acusó el hombre que destapó a Felipe para la Presidencia de la República.

A lo largo de la charla, celebrada en el restaurante de la Cámara de Diputados, nos dijo que él no está sujeto a componendas y que por eso no ha buscado a los dueños del partido (a los que no quiso identificar por su nombre). "Lo que está a discusión es quién tiene capacidad de meter la máquina sobre los rieles", añadió.

-Le preguntamos sobre un supuesto acuerdo que los adversarios de Gil habrían hecho para respaldar, en una segunda ronda de las votaciones, al que mejor ubicado quede para derrotar al más joven de los candidatos a la jefatura del azul. La versión fue "filtrada" al reportero por un panista de alto nivel, pero Ramírez Acuña la desmintió. "Alguna vez nos reunimos los cuatro, sí, pero fue para manifestar nuestra molestia por las llamadas que algunos hacían a empleados del gobierno para pedirles el voto para Gil, pero no para hacer componendas. Por lo menos a mí, nunca me plantearon una cosa así", precisó el ex gobernador de Jalisco.

Cecilia desmintió también la existencia del pacto, en una entrevista con el director editorial de Excélsior, Pascal Beltrán del Río. Buscamos al legislador panista que filtró la especie. Le hablamos de los desmentidos. Nos dijo que estaba en una reunión y nos devolvería la llamada. Nunca lo hizo. Falta poco para saber si decía la verdad o sólo nos utilizó para meter ruido en la elección interna.

Las mañas se pegan.

-Ángel Aguirre Rivero jura que en el Senado le quedaron a deber dos meses de dieta, apoyos incluidos, luego de que abandonó al grupo parlamentario del PRI en la Cámara alta, para convertirse en candidato de la alianza Guerrero Nos Une. El guerrerense ya buscó a Manlio Fabio Beltrones, coordinador de esa bancada, para hacerle el reclamo. No le tomó la llamada.

Habló entonces con un subordinado, para enviar el recado al senador sonorense. "Son recursos devengados. Voy a hacer una conferencia de prensa", amenazó. No surtió efecto. Ni siquiera le respondieron. La cantidad es respetable. "Alrededor de 500 mil pesos", aseguró Aguirre. ¿Qué harían con esa lana? Es pregunta.

El candidato aliancista, por cierto, jura que Buendía Laredo y Parametría le dan hasta 12 puntos de ventaja sobre el candidato del PRI, Manuel Añorve, en las preferencias electorales, "a pesar de la guerra sucia de que soy víctima". El senador con licencia citó incluso un correo electrónico que atribuye a Liébano Sáenz, en el que le dice a su socio Federico Berrueto, que "fallaron los navajazos de Añorve".

No hay comentarios.: