noviembre 09, 2010

Muerte por mota

Sergio Sarmiento
Jaque Mate
Reforma

"La prohibición ha causado más daño a más gente que la marihuana misma". William F. Buckley Jr.

En 2008, según una tabla del INEGI sobre causas de mortalidad, murieron en México 75,572 personas por diabetes mellitus. Ésta es la principal causa de muerte de nuestro país, seguida por las enfermedades isquémicas del corazón y las cerebrovasculares.

La cirrosis y otras enfermedades crónicas del hígado, muchas de las cuales están relacionadas con el consumo de alcohol, fueron la cuarta causa de muerte con 28,422 fallecimientos. Las enfermedades pulmonares obstructivas crónicas, vinculadas usualmente con el consumo de tabaco, ocupan el quinto puesto con 20,565 muertes.

Los accidentes de vehículos de motor dejaron 16,882 muertes. Los homicidios, décima causa de muerte, alcanzaron en 2008 la cifra de 13,900.

En vano busco en la tabla el número de muertes ocasionadas por la marihuana o por enfermedades relacionadas con su consumo. Ni esta sustancia ni ninguna enfermedad relacionada se encuentran entre las 20 principales causas de muerte en nuestro país.

La página de internet drugfacts.com ofrece una lista de las principales causas de muerte en Estados Unidos. Está elaborada, sin embargo, de forma distinta a la del INEGI: agrupa las muertes según las sustancias o actividades que las producen.

El tabaco se encuentra a la cabeza en esta tabla pues se le atribuyen 435 mil muertes anuales en la Unión Americana. La mala nutrición y falta de actividad física son, sorprendentemente, la segunda causa de muerte, con 365 mil al año. El alcohol es la tercera con 85 mil.

Las muertes como consecuencia de medicamentos legales se elevan a 32 mil. Los accidentes con armas de fuego ocasionan 29 mil muertes al año, mientras que los accidentes vehiculares producen 26 mil muertes.

No hay en esta lista ninguna muerte para la marihuana, aunque sí las hay para drogas duras, particularmente para la heroína. La página cita un informe de 1988 del Departamento de Justicia de la Unión Americana que apunta: "No hay registros en la extensa literatura médica que describan una muerte probada y documentada producida por Cannabis". Según el estudio, un usuario tendría que consumir entre 20 mil y 40 mil cigarrillos de marihuana, o unos 680 kilos, en 15 minutos "para inducir una respuesta letal".

La guerra contra el narco, en cambio, sí ha dejado un gran número de muertos en México. Tan sólo en el 2010, hasta el pasado 5 de noviembre, el Ejecutómetro del periódico Reforma registraba 10,095 "ejecuciones" del crimen organizado. La cifra para el sexenio del presidente Calderón rebasa las 25 mil.

Para la mayoría de los mexicanos la tragedia no es el consumo de marihuana, que representa alrededor del 80 por ciento de la droga que se usa en México y Estados Unidos, sino la violencia generada por el mercado negro.

La legalización de la marihuana no eliminaría de golpe la violencia, pero sí disminuiría uno de los principales incentivos para ella, que son los precios inflados que surgen de un mercado negro. Es posible que esta medida pudiera generar un incremento en el uso de la droga, pero la experiencia internacional, en países como Holanda y Portugal, sugiere que éste sería temporal y no demasiado elevado. De cualquier manera, la marihuana parece ser bastante menos peligrosa que sustancias como el tabaco, el alcohol y muchos medicamentos que son legales en la mayoría de las naciones del mundo.

Para los parientes de las víctimas mexicanas, sin embargo, debe ser una paradoja que se pelee una guerra tan sangrienta para impedir que la gente utilice una sustancia que no afecta a nadie más que al usuario pero que además es mucho menos peligrosa que otras sustancias que sí son legales.

INESTABILIDAD

En varias entrevistas ayer Alejandro Poiré, vocero de seguridad pública del gobierno federal, reconoció que la muerte de Antonio Ezequiel Cárdenas Guillén, Tony Tormenta, capo del Cártel del Golfo, generará una situación de "inestabilidad". Léase, violencia y muerte.

No hay comentarios.: