noviembre 22, 2010

Torre, Cavazos, ¿y luego?

Adrian Trejo (@adriantrejo)
atrejo@callemexico.com
Calle Mexico

Una semana antes de las elecciones del 4 de julio, fue asesinado Rodolfo Torre Cantú, candidato del PRI a la gubernatura de Tamaulipas; ayer fue asesinado Silverio Cavazos Ceballos, ex gobernador de Colima.

Cavazos Ceballos sustituyó al gobernador electo, Gustavo Vázquez, quien murió en el 2005, en un avionazo, cuando apenas cumplía un año en el gobierno.

El ex gobernador asesinado había dejado el cargo hace un año, en medio de fuertes cuestionamientos sobre su fortuna; incluso la oposición había pedido que se investigara el origen de los recursos que algunos atribuían a relaciones peligrosas con ciertos grupos.

El caso es que este asesinato remueve la tesis que de cuando en cuando resurge, de que la delincuencia organizada prepara un atentado en contra de un gobernador en funciones, como muestra de su poder.

Oficialmente, Cavazos Ceballos no era objeto de ninguna investigación a pesar de las solicitudes de los partidos de oposición; después de dejar la gubernatura, se había dedicado a actividades privadas y algunas partidistas. Fue visto recientemente, por ejemplo, en el informe de actividades del gobernador Humberto Moreira.

Su muerte constituye un reto más para las autoridades locales y federales que apenas el viernes habían realizado una evaluación de la estrategia contra el crimen organizado que tiene en Colima –y no es ningún secreto-, una plaza boyante, sobre todo por la importancia que tiene el puerto de Manzanillo en donde se han registrado grandes decomisos de droga.

Como preguntaba ayer un gobernador, ¿y ahora quién sigue?

Nada más como curiosidad. Los portales de los diarios colimenses informaron que el homicidio de Cavazos Ceballos ocurrió a las 10:30 de la mañana y hasta las 16:00 horas de ayer el único en lamentar el asesinato fue el presidente Felipe Calderón Hinojosa, a través de su cuenta en Twitter.

Ningún alto priísta se había pronunciado públicamente hasta el cierre de este espacio. ¿Por qué sería?

El caso de la mega lona que el gobierno del DF quitó a la CNOP priísta dará todavía mucho de qué hablar.

Será el propio líder de la organización tricolor, Emilio Gamboa Patrón, quien retome el asunto pues considera que el gobierno capitalino atentó contra la libre expresión, la propiedad privada –la lona no solo fue retirada sino que no la entregaron-, entre otros, por lo que presentarán una denuncia penal en contra de quien resulte responsable.

Gamboa estará hoy en Guerrero para apoyar la campaña de Manuel Añorve Baños; será el primer priísta de peso que acuda al estado al rescate de una candidatura que se ha quedado enana y “no pega’’ entre la población guerrerense.

¡Qué desabrida celebración del Centenario de la Revolución! Bueno, una fiesta de XV años en cualquier pueblo de México resulta más interesante y divertida.

¿Será por qué el PRI se apoderó del movimiento en sus siglas y de sus postulados en su programa que el acto oficial conmemorativo pasó con más pena que gloria?

No hay comentarios.: