diciembre 08, 2010

El Frente Pejista de División Nacional

Francisco Garfias (@panchogarfias)
www.elarsenal.net
Arsenal
Excélsior

Guadalupe Acosta Naranjo: “No somos juanitos para recibir órdenes desde el Hemiciclo a Juárez”.

Los Chuchos por fin le sacaron el hacha de guerra a López Obrador y a sus seguidores del Grupo de los Ocho, que el pasado domingo amenazaron con tomar por asalto las instalaciones del CEN del PRD, para obligar la destitución inmediata de Jesús Ortega como presidente de ese partido. El diputado Guadalupe Acosta Naranjo, número dos de la bancada del PRD en San Lázaro, advirtió a los amigos de Andrés que, “o acatan las reglas del partido o cada quien por su lado y que se vayan a fundar el Frente Pejista de División Nacional…”

La de Acosta no es una declaración más. Es una posición asumida el pasado domingo en Oaxtepec, Morelos, durante la Asamblea Nacional de las Organizaciones del PRD.

Sus palabras levantaron una carretada de aplausos entre los asistentes a ese cónclave. Lo aseguran testigos del evento.

El legislador dejó claro que Jesús no se va a ir ahora, como pretenden los obradoristas. Va a esperar los resultados de las elecciones en Guerrero y Baja California Sur, dos estados que gobierna el PRD.

Aunque la gestión de Ortega termina oficialmente en diciembre de 2011 —lo eligieron por tres años—, éste ofreció irse el próximo mes de marzo “en un gesto de buena voluntad” que, por lo visto, no apreciaron los impacientes obradoristas.

La reacción registrada en Oaxtepec refleja el abierto rechazo de Nueva Izquierda y sus aliados a López Obrador. Están hartos de que El Peje pretenda dar órdenes desde “el espacio donde vive”; de los edictos que salen de su casa; de la amenaza de ser declarado traidor al movimiento o “servidor de la mafia que gobierna este país”, si se le contradice.

Y si no, pregúntenle a Marcelo Ebrard, otrora incondicional del tabasqueño. El jefe de Gobierno del DF ya fue declarado, en una afirmación que nadie desmintió, “candidato de la mafia en el poder”, por su postura a favor de las alianzas.

Acosta encabeza involuntariamente la rebelión en contra de los “dictados” de Andrés Manuel. Está decidido a pagar el precio. Su inconformidad con el tabasqueño la resume en forma por demás cruda: “No somos juanitos para recibir órdenes desde el Hemiciclo a Juárez”.

El tema que ha estirado la liga entre los perredistas son las elecciones en el Estado de México. El Peje se ha convertido en el principal torpedero de las alianzas con el PAN. No hay discurso en el que no las critique. El tabasqueño quiere a Yeidckol Polevnsky como candidata única de la izquierda, o a Alejandro Encinas, si éste se decide.

Guadalupe dice que la senadora y el diputado tienen que someterse a un procedimiento democrático interno. “Nada de que voy a hacer una encuesta y a los tres días ya tengo candidato”, puntualiza.

Los seguidores de Ortega se aferran a las alianzas con el PAN para enfrentar al PRI, pero no han encontrado el hombre adecuado para afrontar al delfín de Enrique Peña Nieto en julio del año que entra. Le tienen tanta fe a su estrategia, que están dispuestos a ir con un “candidato mediano”, pero unidos al azul.

Los Chuchos quieren insistirle al empresario Alejandro Martí, quien una y otra vez ha dicho no. Isabel Miranda de Wallace es una opción inexplorada. Ya vieron que cachar un Malova mexiquense no es tarea fácil en el estado que gobierna Enrique Peña Nieto, el rey de las encuestas para 2012. Lo nuevo es que el obradorista Alejandro Encinas ya no es tan contundente en la negativa a convertirse en el candidato. “Mantengo mi posición, pero hay varios compañeros que están insistiendo en que encabecemos este esfuerzo de la izquierda”, declaró ayer.

***

Roy Campos, de Consulta Mitofsky, mandó el lunes su más reciente encuesta sobre 2012. La acompañó con una nota en la que destaca que acabamos de pasar una semana muy rica en eventos políticos: se celebró el décimo aniversario de la alternancia, y el cuarto año del actual sexenio; rindieron protesta tres gobernadores —Aguascalientes, Oaxaca y Veracruz— y Gustavo Madero se convirtió en nuevo presidente del PAN. “Todos esos eventos se conectan en un punto: la carrera por la Presidencia de México en la que ya todos los actores políticos, y muchos no políticos, están inmersos”, asegura el encuestador.

Consulta Mitofsky nos dice que, por ahora, y con los tres nombres que encabezan las preferencias en la boleta, el priista Enrique Peña Nieto logra 52% de la intención de voto; López Obrador 16% y Santiago Creel, el panista mejor colocado, 13 por ciento.

Campos hace un apunte final. La nube en la que hoy está montado el PRI, con su gran ventaja, es un punto volátil, ya que las campañas y los candidatos moverán en forma natural estos valores y será difícil que observemos algo parecido en los comicios. “Al PAN le falta candidato y a los partidos de izquierda les falta limpiar su imagen negativa”, puntualiza.

No hay comentarios.: