febrero 19, 2010

A rezar, El Rosario

José Sarukhán
jose.sarukhan@hotmail.com
Investigador del Instituto de Ecología de la UNAM
El Universal

No, no es ninguna referencia al tema de la absurda necesidad de incluir el concepto (y la palabra) del laicismo en nuestra Constitución política. Y digo absurda porque es como si necesitásemos insistir en que todos los ciudadanos mexicanos tenemos derecho a respirar sin impedimento alguno… En fin, será un tema que trataré en ocasión futura.

Me refiero al ejido El Rosario, Michoacán, en cuyos terrenos encuentra acomodo la colonia más importante de mariposas monarca en su viaje anual desde Canadá, a partir de noviembre hasta mediados de marzo. Por cierto, estimad@ lector(a), si no ha realizado la peregrinación a ver este maravilloso fenómeno de la madre naturaleza, no deje de hacerlo. Es mucho más que una curiosidad biológica; se acerca bastante a una real experiencia espiritual. Le recomiendo que de los varios sitios donde puede realizar la visita lo haga precisamente en el ejido El Rosario, partiendo de Zitácuaro. Es el mejor de todos los sitios con colonias de mariposas que he visitado en el pasado, ya que concentra la mayor proporción de mariposas en hibernación y recibe más de tres cuartas partes de los visitantes a las mariposas.

Desafortunadamente, en la visita que realicé hace unos días al ejido con viejos amigos biólogos de Estados Unidos (el director del Museo de Historia Natural de Washington, el director del Jardín Botánico de Missouri, el director del Centro para la Biología de la Conservación de la Universidad de Stanford) tuvimos oportunidad de ver algo más que el maravilloso espectáculo de las mariposas. Otro espectáculo, igualmente real, pero descorazonador, fue observar los estragos que las recientes lluvias han dejado en la población del ejido. Los daños son similares a los de Angangueo, pero no tan publicitados: 13 muertos (cuando llegamos todavía se encontraban buscando a una persona más sepultada en la montaña de lodo), 25 casas desaparecidas y otras cien afectadas por la avalancha de lodo que surgió de repente y barrió con construcciones, 85 tanques para criar truchas, infraestructura, etcétera, produciendo un caudaloso río donde solamente existía un arroyo. Una población atemorizada por lo ocurrido y desplazada de sus lugares de vida diaria y de sus casas erigidas en fuertes pendientes con vocación forestal que han sido abiertas para una agricultura de muy escaso valor productivo.

No puedo dejar de pensar que en estas zonas de hibernación de las monarcas, donde se han invertido sumas importantes por mucho tiempo, haya continuado un proceso de deforestación y tala ilegal que, a la larga, presenta estas consecuencias fatales para las personas y sus propiedades. Algunos de los ejidatarios comentaban que ahora se percataban del efecto de deforestar las montañas. Lo más lacerante es que a pesar de inversiones suntuarias (y casi inútiles) por parte de pasados gobiernos del estado y del municipio, las condiciones de vida de los ejidatarios difícilmente han cambiado para bien.

La tala ilegal en otras zonas de la Reserva traerá consecuencias similares a otros poblados; ahí está el ejemplo de Angangueo y algunas otras poblaciones menos bien conocidas del área, al igual que los numerosos daños a la infraestructura de comunicación de toda la zona.

No sólo hay que detener la deforestación en esta región que ha convertido los bosques de hibernación en islas virtuales rodeadas de zonas agrícolas o de pastoreo, sino además promover la reconversión de tierras agrícolas en sitios reforestados y restaurados, beneficiando a la gente local y a las mariposas. A estos rubros deberían invertirse los recursos gubernamentales y/o de las organizaciones privadas interesadas en proteger este fenómeno único de la naturaleza que tenemos el privilegio de poseer en México.

El manual engañabobos de López Obrador

Ciro Gómez Leyva
gomezleyva@milenio.com
La historia en breve
Milenio

Pregunta: ¿Andrés Manuel López Obrador se opone a la alianza PAN, PRD, PT y Convergencia? Respuesta: sí, pero no, aunque probablemente.

Cuestión de leer la “declaración del movimiento”, publicada en la edición de marzo de Regeneración (el periódico del “movimiento”), que comenzó a circular ayer:

“1. No estamos de acuerdo con esas alianzas.

“2. Cualquier ciudadano miembro de nuestro movimiento puede participar en los procesos electorales, pero será a título personal.

“3. Ni el Presidente Legítimo ni algún otro dirigente del movimiento apoyarán las campañas en las que los candidatos del PRD, PT o Convergencia, también sean postulados por el PRI o por el PAN.”

Es decir, López Obrador no acompañará a Gabino Cué en la campaña por el gobierno de Oaxaca, pero Gabino puede ser candidato de una alianza con el PAN a “título personal”, sin dejar de pertenecer al movimiento. La “declaración” no dice nada sobre el eventual reconocimiento a Gabino si llega a ganar la elección.

El PT de Oaxaca, por lo pronto, salió a responderle al tabasqueño que respetará el acuerdo con Gabino y el PAN. Convergencia, seguramente, hará lo propio. ¿López Obrador les aplicará el hielo con un desdén
retroactivo?

El resto de la historia es anecdótico. El PT ya se había separado de la alianza en Durango, donde tiene cierta fuerza. Y Convergencia lo hizo en Veracruz, donde tiene fuerza. La “declaración del movimiento”, pues, es irrelevante. En los otros nueve estados donde habrá comicios, lo que hagan PT y Convergencia no tiene mucha importancia, sobre todo si en verdad se enfrentan al PRI.

Por eso la tardía definición de López Obrador es otra llamarada de petate.

El Episcopado vuelve a mentir

Francisco Martín Moreno
fmartinmoreno@yahoo.com
Excélsior

Por supuesto que el cura Miguel Hidalgo, al igual que Morelos, fueron excomulgados por su Iglesia, cargo del que nunca podrá sacudirse la jerarquía católica mexicana.

En tiempos de las bárbaras legiones, de lo alto de las cruces colgaban a los ladrones… Hoy, en pleno siglo del progreso y de las luces, del pecho de los ladrones, cuelgan las cruces. Anónimo

La Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) concluyó en días recientes que Miguel Hidalgo y Costilla, el Padre de la Patria, no murió excomulgado y se mantuvo en el seno de la Iglesia católica hasta el final de su vida… ¡Horror! ¿A dónde va la alta jerarquía católica, la más siniestra enemiga de la muy dolorida historia de México, con este nuevo embuste con el que pretende lavarse su rostro ensangrentado? Por supuesto que el cura Miguel Hidalgo, al igual que Morelos, fueron excomulgados obviamente por su Iglesia, por los suyos, cargo del que nunca podrá sacudirse la jerarquía católica mexicana. Es evidente que el hecho de haber arrestado, torturado, excomulgado, fusilado y mutilado el cadáver de Hidalgo, ese gran patriota, entre otras razones, es una realidad que los representantes del clero católico quieren ocultar en este año en que se celebra el Bicentenario de la Independencia de México.

¿Que Hidalgo no fue excomulgado? Veamos: Manuel Abad y Queipo publicó, el 24 de septiembre de 1810, un edicto en el que excomulgaba al Cura de Dolores y a sus partidarios:

“Un sacerdote de Jesucristo […] el Cura de Dolores don Miguel Hidalgo, levantó el estandarte de la rebelión y encendió la tea de la discordia y la anarquía, y seduciendo a una porción de labradores inocentes, les hizo tomar las armas…

“En este concepto, y usando de la autoridad que ejerzo como Obispo electo y Gobernador de esta Mitra, declaro que el referido D. Miguel Hidalgo, Cura de Dolores y sus secuaces […] son perturbadores del orden público, seductores del pueblo, sacrílegos y perjuros, y que han incurrido en la excomunión mayor del canon Siquis Suadente Diabolo […] Los declaro excomulgados vitandos, prohibiendo, como prohíbo, el que ninguno les dé socorro, auxilio y favor, bajo pena de excomunión mayor ipso facto incurrenda.”

La anterior excomunión fue ratificada por otros obispos, entre ellos el arzobispo de México, Francisco Javier Lizana y Beaumont. Como hubo quien pusiera en tela de juicio la legitimidad de Abad y Queipo, al haber sido nombrado por la Regencia, el arzobispo Lizana expidió un edicto el 11 de octubre de 1810 en el que declara que la censura del obispo electo era válida e impuesta conforme a los cánones: “Nos, D. Francisco Javier de Lizana y Beaumont, arzobispo de México […] Habiendo llegado a nuestra noticia que varias personas de esta ciudad de México y otras poblaciones del arzobispado disputan y por ignorancia o malicia han llegado a afirmar no ser válida ni dimanar de autoridad legítima la declaración de haber incurrido en excomunión las personas respectivamente nombradas e indicadas en el Edicto que con fecha de 24 de septiembre último expidió y mandó publicar D. Manuel Abad y Queipo […] por lo cual hacemos saber que dicha declaración está hecha por un superior legítimo con entero arreglo a derecho, y que los fieles cristianos están obligados […] bajo pena de pecado mortal y de quedar excomulgados, a la observancia de lo que la misma declaración previene, la cual hacemos también Nos por lo respectivo al territorio de nuestra jurisdicción […]”

La abominación fanática, la inaudita sevicia que la jerarquía eclesiástica decimonónica demostraba hacia la persona de Hidalgo era descomunal. Aquí va una muestra de ello: «Sea condenado Miguel Hidalgo y Costilla, en dondequiera que esté. Que sea maldito en la vida o en la muerte, en el comer o en el beber; en el ayuno o en la sed, en el dormir, en la vigilia y andando, estando de pie o sentado; estando acostado o andando. Que sea maldito en su pelo, que sea maldito en su cerebro, que sea maldito en la corona de su cabeza y en sus sienes [...] Que el hijo del Dios viviente, con toda la gloria de su majestad, lo maldiga. Y que el cielo, con todos los poderes que en él se mueven, se levante contra él. ¡Que lo maldigan y condenen!»

El propio arzobispo de México, días antes de la citada ratificación, prohibió a sus feligreses “que se unieran a la revolución”, asemejando a Hidalgo con el anticristo: “Al frente de los insurgentes se halla un ministro de Satanás, preconizando el odio y exterminio de sus hermanos y la insubordinación al poder legítimo. Mirad qué precursor del anticristo se ha aparecido en nuestra América para perdernos […] Yo no puedo menos de manifestaros que semejante proyecto no es ni puede ser de quien se llama cristiano […] Si el observar lo que él mismo nos manda os conducirá al cielo, el practicar lo contrario [luchar por la Independencia] os llevará infaliblemente al infierno”.

¡Claro que la doctora Patricia Galeana tiene la razón al señalar que “la esencia de la expulsión religiosa de Hidalgo del seno de la Iglesia católica era descalificarlo frente al pueblo, en el momento en que era el líder de un movimiento insurgente!” ¡Claro que «la Iglesia católica no tiene por qué participar en esta conmemoración, porque México es un Estado laico...” ni se le debe permitir que 200 años después, en vez de mostrar arrepentimiento, recurra una vez más a los embustes para lavarse el rostro con el que traicionó a la patria…

El crimen del padre Rafael Muñiz López

José Contreras
expedientepolitico@yahoo.com.mx
La Crónica de Hoy

Entre ayer y hoy sesionaría la Quinta Sala del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal para analizar la apelación que presentó la Procuraduría General de Justicia del DF respecto al auto de libertad dictado a favor del sacerdote Rafael Muñiz López, acusado de pornografía infantil.

El sacerdote de la iglesia de San Pedro Apóstol, ubicada en Xalapa, Veracruz, obtuvo su libertad bajo caución derivada de un amparo de la justicia federal.

Si los magistrados que integran esta sala confirmaran el auto de libertad –lo que parece poco probable– no significaría que “Lobo Siberiano”, como el sacerdote se identificaba en la red, quede exonerado de los cargos que le imputa la PGJDF, pues aún en libertad seguiría sujeto a proceso penal.

Los problemas para juzgar y condenar a este sacerdote tienen su origen en las lagunas jurídicas que existen en torno a la persecución de delitos relacionados con la pornografía infantil y explotación infantil.

Muchas de las conductas asociadas a estos delitos no están consideradas como delitos graves y algunas ni siquiera como delitos en los códigos penales de los estados.

Esta madeja jurídica puede terminar por beneficiar al sacerdote Rafael Muñiz, en cuyo proceso han intervenido ya a estas alturas seis diferentes juzgadores del fuero común y del fuero federal.

El padre Rafael Muñiz López fue detenido el 17 de abril del año pasado en Xalapa, junto con su hermano Francisco Javier, y ambos fueron trasladados al Distrito Federal, en donde permanecieron arraigados durante 60 días.

Al término del arraigo la PGJDF dejó en libertad a Francisco Javier, pero consignó al sacerdote ante el Juzgado 44 en Materia Penal con sede en el Reclusorio Norte.

El 11 de noviembre del año pasado, el juez décimo de Distrito concedió al sacerdote un amparo en contra del auto de formal prisión y ordenó al juez 44 Penal del fuero común que emitiera una resolución que no incluyera los delitos graves, lo cual fue confirmado por el Noveno Tribunal Colegiado en Materia Penal del Primer Circuito.

El juez 44 aplicó su propio criterio jurídico para interpretar estos fallos del Poder Judicial Federal y decidió conceder la libertad bajo caución al padre Rafael Muñiz López.

Es esta decisión, impugnada por la PGJDF, la que revisaría entre ayer y hoy la Quinta Sala del TSJDF.

Quienes han tenido acceso al expediente del padre Rafael Muñiz López aseguran que no hay ninguna duda de que incurrió en el delito de pornografía infantil, pues en sus computadoras de la iglesia y de la Universidad de Xalapa almacenaba imágenes de menores desnudos y realizando sexo explícito.

Desde esas computadoras, el padre Rafael Muñiz distribuía dichas imágenes por la red, en colusión con otras personas que también se encuentran sujetas a proceso penal.

El presidente del TSJDF, Édgar Elías Azar, considera la conducta de este sacerdote “un acto de resultados perversos, pervertidos, que nos han indignado a todos”.

Durante una entrevista que concedió ayer a Carmen Aristegui en MVS, el magistrado Édgar Elías Azar indicó que en la conducta de Rafael Muñiz “hay claramente pornografía infantil de niños con edad cero, de recién nacidos; son indescriptibles las fotografías, nadie resiste verlas todas en conjunto”.

Lamentablemente, el camino legal para lograr que sea sancionado es largo y sinuoso.

De confirmarse por las vías jurídicas correspondientes la responsabilidad, Rafael Muñiz López debe ser sancionado con todo rigor, no porque se trate de un sacerdote, sino porque es un ciudadano que incurrió en conductas en contra de la integridad y dignidad de menores de edad, conductas que están tipificadas como delitos.

OFF THE RECORD

**MÁS DE ÁLVARO OBREGÓN

Un grupo de lectores se dirigió a este espacio para expresar que en la delegación Álvaro Obregón no sólo existe el problema del funcionamiento sin control de “antros”, sino otros, como el de la recolección de basura.

De acuerdo con esta denuncia ciudadana, desde la construcción de los segundos pisos la delegación colocó un contenedor de basura en la confluencia de tres calles: Rosa Trepadora, Continuación Molinos y Avenida Lomas de Plateros.

En ese mismo lugar está ubicado un paradero del transporte público; los camiones recolectores de basura y los de mudanzas que también cohabitan ahí generan un caos impresionante.

También hay por la zona un ejército de hojalateros que trabajan en pleno arroyo vehicular, tolerados por la delegación, dice, en síntesis, la denuncia.

**NO TENÍA INFLUENZA

El dipuhooligan, Cristian Vargas Sánchez, no estuvo enfermo de influenza A/H1N1.

El diputado local del PRI fue internado por un cuadro grave de gripe con principios de neumonía, pero no por la más famosa de las enfermedades de los últimos meses.

Cristian se hizo famoso por su comportamiento porril y luego volvió a estar en los medios por la falsa influenza.

¿Cuándo brillará por su trabajo legislativo?

**EL DEDITO DIJO NO

Andrés Manuel López Obrador dijo que siempre no y el PT ya empezó a zafarse de las alianzas inconfesables.

Ya rompió con el PRI en Zacatecas y analiza hacer lo propio en Oaxaca e Hidalgo.

Y eso que López Obrador ni militante es del PT.