marzo 03, 2010

En bandeja

Francisco Garfias
www.elarsenal.net
Arsenal
Excélsior

La expresión de José González Morfín mezclaba sorpresa e incredulidad. Celular en mano, se acercó a toda prisa para hablar con Santiago Creel, quien charlaba con el reportero en el pasillo lateral del Salón de Sesiones. Quería informarle que en San Lázaro le habían negado la licencia a César Nava, jefe nacional del PAN, algo sin precedentes en la vida parlamentaria del país. “Nos metieron dos a uno, no me la esperaba”, admitió con franqueza el secretario general del azul.

Creel ya conocía la noticia. Segundos antes le habían pasado la votación: 249 diputados en contra y 118 a favor. “La pusieron en bandeja”, lamentó, entre dientes, el ex secretario de Gobernación. Peor aún. Una mayoría de perredistas —26, para ser exactos—, aliados electorales del PAN en cuatro estados de la República, se encontraban entre quienes se opusieron a que Nava dejara San Lázaro de esta fecha al 5 de julio, para dedicarse de lleno a hacer campaña.

El PRI les acababa de aplicar su mayoría en la Cámara de Diputados para impedir que el presidente de Acción Nacional se ausentara cuatro meses de sus “labores parlamentarias”. En la travesura, fueron acompañados de una mayoría de diputados del DIA, salvo los de Convergencia. “¿Por qué supones que lo hicieron?”, preguntó este reportero a González Morfín. La espontánea respuesta brotó contundente de los labios de Creel: “¡Por chingar..!”

Al número dos de Acción Nacional no le quedó más remedio que asumir la elocuencia de Santiago. “Sí, por eso…”, repuso.

* * *

El comentario en el Senado era que a Josefina Vázquez Mota, coordinadora de los diputados del PAN, le faltó operar el asunto. Idéntica percepción hubo en San Lázaro. Un diputado del PRI que votó en contra de la licencia —sólo dos lo hicieron a favor— narró a este espacio que tanto ella como Paco Rojas se quedaron “de a cuatro” cuando la votación nominal comenzó a perfilarse en el tablero electrónico.

La licencia de Nava se había “aprobado” previamente en votación económica (alzando dedo). La Mesa Directiva la había dado por buena. Pero el diputado del PRI José Ramón Martel solicitó que fuera nominal. Le parecía que esa mayoría era dudosa. El panista Francisco Ramírez Acuña, quien presidía la sesión, accedió a la solicitud. Y se produjo lo previsible: echaron abajo la licencia del jefe panista.

La actitud de Ramírez Acuña provocó molestia en el entorno de Josefina. Están convencidos de que, en una actitud de complicidad, se prestó al juego de los priistas. “Él también ha estado en contra de las alianzas”, destacaron. La cúpula parlamentaria del PAN se encuentra convencida de que la negativa es un cobro de facturas del tricolor por las coaliciones en Durango, Hidalgo, Oaxaca y Puebla.

El equipo de Nava, por separado, operaba ayer para echar abajo la versión de que la solicitud de licencia está viciada de origen, como sugirieron algunos priistas. En el CEN del PAN acompañaron también los señalamientos de que la negativa fue una “revancha” del tricolor por las alianzas electorales.

El procedimiento se va a reponer el jueves próximo. La solicitud se volverá a presentar. Paco Rojas, coordinador de la bancada tricolor, tiene la desagradable tarea de solicitar a los miembros de la misma que voten al revés de cómo lo hicieron ayer. Habrá rebeldes, ya lo verá.

* * *

El panista Gerardo Buganza, ex aspirante al gobierno de Veracruz, quedó muy lastimado después de la “imposición” de Miguel Ángel Yunes como candidato del azul a suceder al priista Fidel Herrera. De poco ha servido la mediación de los gobernadores Marco Adame, Morelos, y Juan Manuel Oliva, Guanajuato. Mucho menos, las ofertas que le han hecho como premio de consolación.

“Quizá deje el partido y, en el mejor de los casos, decida luchar desde una trinchera ciudadana. No se descarta otra trinchera partidista”, reveló una fuente cercana al panista veracruzano. Es altamente probable que hoy anuncie una decisión que no será del agrado ni de Los Pinos ni del CEN que eligió al elbista Yunes como abanderado.

www.elarsenal.net

http://panchogarfias.blogspot.com

Miradas poco fijas

Germán Dehesa
german@plazadelangel.com.mx
Gaceta del Ángel
Reforma

El carismático y electrizante César Nava por primera vez en su vida ha topado con un lugar donde no quieren que se vaya. Se trata de la Cámara de Diputados. Como ya sabemos, nuestros dignísimos representantes se ponen moños y hasta peluca Luis XIV cuando se trata de darle curso a alguna iniciativa presidencial; pero cuando se trata de malorear a alguien, en un minuto se forma el bloque.

No sé con qué intereses o proyectos, a César Nava le era indispensable y perentorio abandonar su curul. Cumplidito como es, solicitó por los cauces debidos, un permiso a sus colegas diputados y una licencia que le permitieran ausentarse de la Cámara. Ahí comenzó el recochineo. Vino una primera votación y ésta resultó favorable para el Chicharito Nava, pero éste no tuvo tiempo ni de celebrar, porque sus colegas le informaron que, dado lo escaso de la concurrencia, la votación no era válida. Esperaron a que cayeran algunos diputados más de ésos que dicen: me voy a dar una vueltecita a ver cómo van esos trabajos por los que quincenalmente cobro y cobro mucho. La presencia de estos padres de la patria fue aprovechada para hacer otra votación en torno al caso de César Nava, ahora la modalidad sería la de "votación económica". Y de nuevo vino el recochineo y reapareció la perfidia de los diputados del PRI que al pobre César le decían que iban a votar de un modo y luego votaban lo contrario. Se armó un herradero digno de ser cantado por Lucha Reyes. Ahora le tocó a Dolores del Río, diputada panista, colaborar decisivamente al desmadre: aquí hay muchos votos del PRI que se manifiesta en contra, pero también hay muchos otros de otros partidos que ni siquiera se entiende si están a favor o en contra; yo opino que la votación no sea válida y que esperemos a que haya más quórum. Todos obedecieron a Dolores del Río, aunque el pobre César Nava ya estaba tirado retorciéndose como si le hubieran puesto cicuta en la torta.

Una vez que estuvo reunido un buen bonche de diputados (bola de holgazanes), la voz de la razón se hizo escuchar para solicitar ahora una "votación nominal" de ésas en las que el nombre del tribuno va apareciendo en una pantalla luminosa y junto a su nombre, el sentido de su votación. Así no hay tu tía, ni vuelta atrás. Muchos diputados ni siquiera sabían bien a bien qué era lo que iban a votar y buscaban desesperadamente a su jefe de bancada para que éste los instruyera acerca del sentido de su voto. Vino la votación y, para pasmo del solicitante, los diputados, nomás de mulas, le negaron al Chicharito el permiso para ausentarse que estaba solicitando desde temprana hora. Así es que ya lo saben: César Nava seguirá dedicando sus horas hábiles a estar apoltronado en su curul, suspirando por el promisorio futuro que lo esperaba y que no pudo cumplirse, porque unos badulaques se lo impidieron. Dibodo. El Presidente Calderón tendrá que pensar en otro candidato, aunque no sea tan idóneo, para ocupar el cargo de Embajador en Disneylandia.


GRACIAS EXTENSAS Y HONDAS

A todos aquéllos que aprovecharon el cumpleaños del Bucles para hacerse presentes y enviarle sus parabienes. Gracias.

¿QUÉ TAL DURMIÓ? MDCCXLV (1745)
MONTIEL, candidato de los roedores.

Cualquier correspondencia con esta columna económica, favor de dirigirla a dehesagerman@gmail.com (D.R.)