abril 14, 2010

Paco Calderón

El lenguaje corporal de Lisette Farah

Víctor Gordoa
Rector del Colegio de Imagen Pública
Excélsior

Los estímulos con los que podemos abrir o cerrar la comunicación comprenden: la postura, el contacto visual, los gestos.

“El lenguaje corporal es el atajo directo al corazón porque el cuerpo no sabe mentir”, fue la aseveración inolvidable que mi maestra de body language dejó como impronta en mi formación profesional. A partir de ahí decidí que el conocimiento del lenguaje corporal tenía que incorporarse al área de la producción de una imagen pública y con el tiempo se convirtió en una materia de estudio del colegio de educación superior que presido. Su importancia reside en la enorme influencia que un estímulo corporal tiene sobre la comunicación verbal modificándola ya sea para fortalecerla y hacer que penetre en la mente de los receptores con más facilidad o, por el contrario, contradiciéndola al grado de hacerla incongruente. Es así que un conocedor de la materia puede llegar a convertirse en un orador excepcional o en un observador crítico capaz de determinar los estados de ánimo o las intenciones ocultas de sus contrapartes. Los estímulos corporales con los que podemos abrir o cerrar la comunicación comprenden: la postura, el contacto visual, los gestos, los ademanes y la conducta táctil (cómo tocamos a los demás).

El Caso Paulette…

Hacía mucho tiempo que una nota roja no acaparaba tanto la atención como lo ha hecho el de la niña Paulette Gebara Farah. Las circunstancias que rodean la desaparición de la niña de su recámara y, después de diez días, la repentina aparición de su cadáver debajo del colchón de su cama, son tan misteriosas como increíbles, de ahí que toda la opinión pública desee saber la verdad acerca de lo que pasó y quién o quiénes fueron los culpables. El personaje central de la historia es la mamá, Lisette Farah, ahora indiciada como principal sospechosa de la muerte de su hija. Con lo que voy a exponer a continuación no pretendo culpar a alguien, eso lo dejo a las autoridades correspondientes. Al igual que usted, amable lector, he visto las múltiples entrevistas de la señora en la televisión, pero en mi caso me he puesto a analizar su lenguaje corporal para elaborar mis personales deducciones, mismas que no voy a exponer aquí para no enturbiar más lo de por sí muy turbio, solamente voy a decirle cuáles son los signos corporales que un ser humano suele enviar cuando está mintiendo para que la próxima vez que aparezca usted la observe con más detenimiento y saque sus propias conclusiones.

Cuando el cuerpo miente…

Cuando alguien está mintiendo es frecuente que envíe a su interlocutor uno o varios de los siguientes signos corporales: No hay congruencia entre lo que dice y el cómo lo está diciendo, por ejemplo hablar de dolor mientras llora sin lágrimas, establece un contacto visual parcial y cuando lo retira lo desvía hacia abajo a la izquierda, repite las cosas muchas veces como si quisiera convencerse de que lo que está diciendo es verdad, el tono de voz se eleva o se hace más agudo, de pronto dice cosas a un ritmo más rápido de lo normal, hace gestos irónicos, como estirar la boca desde sus comisuras, mientras adelanta ligeramente la cabeza, parpadea constantemente y más aprisa de lo común. Su respiración se oye agitada dando la impresión de que le falta el aire, al hablar carraspea como si quisiera limpiar la garganta, aparece sudor en el labio superior, en la frente o en las axilas y cuando está hablando coloca la mano, generalmente empuñada, frente a la boca como poniendo un obstáculo a sus palabras. Pues bien, ahora ya lo sabe, así que la próxima vez que la señora Farah aparezca en la televisión, además de escucharla con los oídos hágalo con los ojos, obsérvela detenidamente y saque sus conjeturas. Tal vez ella no sea la culpable, pero de lo que sí estoy seguro es de que ella sabe más de lo que está diciendo a la opinión pública.

Comisión de la verdad

Denise Maerker
Atando Cabos
El Universal

Primero fueron los 15 jóvenes asesinados en Villas de Salvárcar, les siguieron Jorge Antonio Mercado y Javier Francisco Arredondo estudiantes de posgrado del Tec de Monterrey, luego apareció muerto un narcomenudista, José Humberto Martínez, visto por última vez en manos de autoridades federales y ahora una mujer denuncia que el Ejército mató a sus dos hijos, Michel y Martín Almanza Salazar de 5 y 7 años de edad.

El punto en común es que no sabemos bien a bien qué pasó en ninguno de estos casos. ¿Qué pasó con el video de las cámaras del campus del Tec que Gómez Mont se comprometió a hacer público? ¿Por qué seguimos sin saber qué balas los mataron? Y sobre el narcomenudista asesinado ¿cómo fue que después de que la Marina lo trasladó a un hospital amaneció muerto a 40 kilómetros de distancia? ¿Quiénes son y dónde están detenidos los funcionarios responsables? Y en el caso más reciente ¿por qué la autoridad sostiene que los niños de la familia Almanza Salazar murieron en medio de un fuego cruzado si los familiares, testigos presenciales, lo desmienten?

Los casos se van sumando, la opacidad es la misma. Los datos, sin embargo, son contundentes. Ana Laura Magaloni investigadora del CIDE publicó un artículo la semana pasada en el que concluía diciendo que: “la estrategia del gobierno federal para enfrentar al crimen organizado se centra en el uso de la fuerza y no en la aplicación de la ley”. Con base en datos del INEGI Ana Laura demostró que ésta es una guerra con muchos muertos pero muy pocos enjuiciados y sentenciados. Y da un ejemplo: “En 2006 la PGR consignó 51 casos de homicidio, en 2008 consignó 62. Un homicidio es un delito federal (y no local) cuando se comete contra un servidor público federal, o bien, cuando tiene relación con otros delitos federales como es el caso del narcotráfico. Por tanto, a pesar de las miles de ejecuciones y las decenas de policías federales y soldados asesinados en 2008, no formó parte de la estrategia de seguridad, ni de la reconstrucción de la autoridad del Estado, perseguir eficazmente a los que los cometieron”. Y en sólo un año entre 2007 y 2008 el número de ejecuciones relacionadas con el crimen organizado pasó de 2837 a 6844.

Las víctimas inocentes mendigan la verdad y no tienen acceso a una reparación del daño y a los delincuentes se les detiene, se les mata, pero no se les juzga. ¿Se dará cuenta el gobierno que se acumulan las historias y los casos que en un futuro cercano serán materia de una Comisión de la verdad sobre los crímenes y muertes no explicadas ni explicables durante el gobierno de Felipe Calderón?

Cinco actores

Sergio Aguayo Quezada
Reforma

¡Otra buena noticia! El Senado de la República aprobó una serie de reformas a la Constitución que fortalecerán el respeto a los derechos humanos. Disecciono el hecho porque el portento es replicable.

El Senado tiene un formidable prestigio como encubridor de quienes simulan defender los derechos humanos. Entre 1999 y 2009 toleró las frivolidades y barbaridades del ex presidente José Luis Soberanes al frente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH). Por ejemplo, le permitió que bloqueara la renovación de un Consejo Consultivo poco representativo, y le nombró un sucesor a modo. Cuando Soberanes salió del escenario el Senado empezó a recuperar el tiempo perdido y acaban de regalarnos unas reformas que pasan a la Cámara de Diputados.

En la decisión del Senado aparecen cinco actores que son el factor común tras los cambios que ha ido viviendo México. La norma es que hay buenos resultados cuando se ponen de acuerdo gobernantes, académicos, sociedad organizada, medios de comunicación y comunidad internacional. En la reforma de la semana pasada tuvieron el protagonismo senadores como Santiago Creel del PAN, Pablo Gómez del PRD y Pedro Joaquín Coldwell del PRI. Sin embargo, tras ellos están centenares de reuniones y gestiones realizadas en los últimos años.

En la edición dominical de Reforma se publicó una fotografía de los participantes en un foro sobre el tema, organizado por el diario. Aparece el senador priista arriba mencionado; un funcionario de la CNDH, José Zamora; un académico del ITAM quien también es uno de los precursores del movimiento, Miguel Sarre; y una joven activista de Fundar, Itzel Checa (Silvia Garduño, Reforma, 11 de abril de 2010). La nota ocupa casi toda una página, lo cual es un reflejo del compromiso del medio con el tema, para completar el elenco de cinco actores sólo faltó alguien de la Oficina de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

La buena noticia es que las coincidencias entre dichos actores están adquiriendo más densidad y celeridad. Es como si ya se hubieran asumido las diferencias y se está en la actitud de encontrar coincidencias sobre aspectos concretos. Las victorias no son totales, pero al menos se está frenando la cadena de derrotas espectaculares.

Lo aprobado por el Senado tiene muchas implicaciones positivas. Menciono dos. La primera será el freno a la simulación. Los partidos y gobernantes acostumbran nombrar como titulares de los organismos públicos de derechos humanos a personajes tibios y "mansitos" en su trato con la autoridad. Los resultados para las víctimas son terribles porque quedan indefensas ante los verdugos que florecen en la impunidad. De confirmarse las modificaciones, los nombramientos de titulares de las comisiones de los derechos humanos se harán con transparencia y con la participación ciudadana.

Un segundo aspecto es la posible disminución de la conducta esquizofrénica del gobierno frente al ámbito internacional. Cuando México decidió incluirse en la globalidad el gobierno se puso a firmar como poseso casi todos los pactos, convenciones y protocolos que le pusieron sobre la mesa. Cuando llegó el momento de cumplir, hicieron lo posible por evadir los compromisos aprovechándose, entre otras cosas, de la ambigüedad jurídica sobre el peso que tienen los tratados internacionales en la legislación interna. Las reformas obligarán a la conciliación de ambas esferas con lo que se abriría un resquicio de esperanza para las víctimas de los abusos, la impunidad y la ausencia de un Estado de derecho.

Me detengo en esta enumeración de los beneficios para regresar al trasfondo del hecho. Vivimos tiempos muy difíciles. La inseguridad, la corrupción y la distancia entre partidos y sociedad están haciendo crecer la ingobernabilidad a niveles insoportables. No existen, por supuesto, soluciones mágicas, pero estaremos un poco mejor en la medida en la que se multipliquen los diálogos y entendimientos entre los cinco actores. Cuando lo hacen desatan una dinámica virtuosa.

La interacción puede también ser ominosa como lo demuestran los intentos de las televisoras por obtener del Senado un regalo: el refrendo de sus concesiones por 20 años, pero abusos de ese tipo forman parte de nuestra normalidad. Lo extraordinario y novedoso es poder reconocer que el Senado actuó pensando en el bien común. Es raro pero se siente bien.

La miscelánea

Alerta para los ambientalistas. Una práctica común en los gobiernos de todos los partidos es conceder licencias de construcción en los meses previos a la salida de un gobierno. Los funcionarios obtienen mordidas generosísimas y dejan el problema a las siguientes autoridades que hacen lo posible por encubrir la corrupción. Este año habrá elecciones en 15 estados y los llamados "desarrolladores" están preparándose para cosechar infinidad de permisos. Como la mayoría de ellos depredará el ambiente queda vigilar a las autoridades.

¿Citar a don Julio?

Francisco Garfias
www.elarsenal.net
Arsenal
Excélsior

En una mesa de gurús en el tema de la seguridad —así la definió el funcionario anfitrión del grupo— escuché reflexiones muy interesantes sobre la entrevista de don Julio Scherer con El Mayo Zambada, uno de los capos de la droga más buscados dentro y fuera del país.

En la charla surgió la pregunta de si el gobierno federal exhibe debilidad, al no citar a declarar al ícono del periodismo nacional, después de tan polémico y clandestino encuentro, certificado por una fotografía en la primera plana de la revista Proceso, con el poderoso narcotraficante.

La mayoría de los participantes, entre los que había una decena de periodistas, consideraron que el gobierno no tiene suficiente “legitimidad” para citar a declarar a un periodista del tamaño de Julio Scherer sobre la polémica entrevista, que ha suscitado filias y fobias.

En la mesa no alcanzaron las palabras para describir la megaprotesta que un asunto así levantaría. Uno de ellos hasta avisó que sería el primero en “rasgarse las vestiduras” si las autoridades se atrevieran a molestar a don Julio.

El anfitrión, por lo demás, consideró que la comparecencia del fundador de Proceso no aportaría gran cosa a la investigación sobre El Mayo. Sabe que nada diría el periodista que pudiera comprometer a su entrevistado. “La ley protege el trabajo de los periodistas ”, recalcó. Pero hizo otra pregunta para reflexionar: ¿Qué le pasaría a un ciudadano común y corriente si apareciera en la portada de una revista abrazado por El MayoZambada? La respuesta se la dejo a usted, lector.

* * *

Varios alcaldes de Michoacán fueron encarcelados el año pasado por supuestos vínculos con el crimen organizado. ¿Por qué Mauricio Fernández no? Fue la elemental pregunta, hecha al más alto nivel dentro del Gabinete de Seguridad, pero no encontró respuesta racional alguna.

Es público que el edil panista de San Pedro Garza García reconoció que tenía a sueldo a Alberto Mendoza Contreras, el llamado Chico Malo, jefe de los Beltrán Leyva en ese próspero municipio de Nuevo León, para que le pasara información. El Chico Malo fue el que generó la lista de policías municipales que estaban vinculados con los Beltrán y esto permitió que los dieran de baja, según lo dijo el alcalde.

Todos sabemos también que el edil ha declarado que la tranquilidad del municipio que gobierna se debe a que familiares del cártel del desaparecido Jefe de Jefes viven en San Pedro. No ignoramos tampoco su anuncio de que contrataría “grupos rudos” para combatir con efectividad el crimen organizado.

Ayer nos enteramos de que Fernández fue llamado por tercera vez a declarar ante la Siedo, pero que el interrogatorio terminó sin contratiempos para el panista. ¿Justicia selectiva? Es pregunta.

* * *

Manolo Santana, dirigente del PT en la aguerrida localidad de Juchitán, Oaxaca, miembro importante de la Cocei, ya les hizo el día a los priistas. Públicamente renegó de Andrés Manuel López Obrador, padrino de Gabino Cué, candidato de la coalición opositora local.

La sonrisa de Eviel Pérez Magaña no se hizo esperar. El abanderado del PRI, puntero en la encuesta de María de las Heras, trae una estrategia de suma-suma. “Me puedo sentar con todos. No traigo rencores ni frustraciones”, asegura.

* * *

Ernesto Cordero comparece hoy ante el pleno de la Cámara de Diputados. Los legisladores de oposición van a recibir al secretario de Hacienda con un arsenal de preguntas sobre regímenes especiales, el programa de austeridad del gobierno federal, subejercicios y proyecciones económicas para 2011, entre otras.

Por cierto que la Cámara de Diputados dará un giro a su estrategia de comunicación. La campaña de símbolos que en estos días se proyectaba en los medios electrónicos, muy criticada por los coordinadores parlamentarios, ya se eliminó. En esa nueva etapa, la estrategia será enfocada en los avances que se logren en las comisiones y los acuerdos en el Pleno. Se hará énfasis también en el programa de ahorro de recursos emprendido por la Cámara baja.

Inversión, recuperándose

Arturo Damm Arnal
arturodamm@prodigy.net.mx
La Crónica de Hoy

Si definimos al progreso económico como la capacidad para producir más y mejores bienes y servicios, para un mayor número de gente, el mismo resulta imposible sin la inversión, definida como todo gasto destinado, precisamente, a producir más y mejor. La capacidad para producir más y mejores mercancías depende de las inversiones, que pueden realizarse en investigación científica y desarrollo tecnológico; en instalaciones, maquinaria y equipo; en infraestructura de comunicaciones y transportes; en educación y capacitación, y en todo aquello que le ayuda al ser humano a producir más y mejor.

Por razones obvias, la inversión en instalaciones, maquinaria y equipo, conocida como inversión fija bruta es, digámoslo así, la condición necesaria, en el sentido de soporte físico, del resto de las inversiones. Ejemplo: ¿de qué sirve tener mano de obra capacitada si no cuenta con la maquinaria y el equipo para trabajar, y de qué sirve contar con la maquinaria y el equipo para trabajar si no se cuenta con las instalaciones donde colocarlo? La inversión fija bruta es condición necesaria para que el resto de las inversiones, desde la investigación científica hasta la capacitación, tengan en donde (instalaciones) y con que (maquinaria y equipo) dar sus frutos, razón por la cual es un buen indicador del comportamiento de la inversión en su conjunto.

En el cuadro I tenemos el comportamiento de la inversión fija bruta, en términos anualizados (comparando cada mes con el mismo mes de año anterior) y en términos mensuales (comparando cada mes con el mes inmediatamente anterior).


Cuadro I

Inversión fija bruta

Anual Mensual

Octubre, 09 -12.5% 0.26%

Noviembre, 09 -7.3% 0.33%

Diciembre, 09 -4.1% 0.40%

Enero, 10 -4.8% 0.62%

Fuente: INEGI


En términos anuales la inversión fija bruta sigue cayendo, pero las caídas de diciembre y enero fueron menores que las de octubre y noviembre, lo cual apunta en la dirección correcta. En términos mensuales sumamos ya cuatro meses consecutivos con un crecimiento cada vez mayor de la inversión en instalaciones maquinaria y equipo, lo cual es una muestra más de la recuperación que ya está en marcha, por más que falte mucho camino por recorrer para volver a estar como estábamos antes de la recesión. Ejemplo: en septiembre del 2008, mes en el cual se inició la recesión, el índice de la inversión fija bruta (a partir del cual se calcula la tasa de crecimiento) era de 139.9 puntos. ¿Cuál fue en enero pasado, último mes reportado por el INEGI? 122.4.

La inversión se está recuperando, por más que no se haya, todavía, recuperado del todo

Encuestas y pejistas, vamos a pelearnos de nuevo

Ciro Gómez Leyva
gomezleyva@milenio.com
La historia en breve
Milenio

El 4 de diciembre de 2006 pude entrevistar a Ana Cristina Covarrubias, la encuestadora oficial de Andrés Manuel López Obrador en el proceso electoral de aquel año.

Cada vez que Ana Cristina daba a conocer resultados, el equipo de López Obrador me pedía espacio en la radio para celebrar que su candidato tenía una ventaja colosal sobre Felipe Calderón. Pero desde finales de marzo, con la célebre encuesta de GEA/ISA, todas las mediciones comenzaron a marcar una contienda cerradísima. Pregunté varias veces por la encuesta Covarrubias y la respuesta fue el silencio. A cambio, el lopezobradorismo inventó una fantasmal que le daba diez puntos de ventaja.

En la entrevista de diciembre, Ana Cristina confesó que callaron porque, en efecto, Calderón se había emparejado y ella, “por respeto al cliente”, aceptó que se interrumpiera la difusión.

“Sí fue bajando la ventaja hasta llegar a un punto en la semana previa a la elección”, reconoció Covarrubias. Escribí entonces que López Obrador tenía que ofrecer una disculpa a las casas encuestadoras que hicieron un trabajo impecable, y a las que él insultó y difamó. Por supuesto que no lo hizo.

Retrotraigo el caso porque ayer, tras la difusión en MILENIO de la encuesta del Gabinete de Comunicación Estratégica sobre Oaxaca (que, por cierto, pone en buena posición de arranque al candidato opositor Gabino Cué), el mundo pejista desempolvó la pauta de 2006: como la encuesta no marcó lo que necesitaban, descalificaron e insultaron a quien la elaboró.

La misma historia, otra vez. Con puntualidad periodística y paciencia desnudamos sus mentiras en 2006. Supongo que en 2010 Gabino Cué y compañía serán más inteligentes que el caudillo cuatro años atrás.