julio 21, 2010

Del Foro a la Marcha... ¿por los animales?

Marielena Hoyo Bastien
producciones_serengueti@yahoo.com
Animalidades
La Crónica de Hoy

Cumpliendo con el pendiente de traer a este espacio un tema arrastrado desde el miércoles anterior, habré de referirme entonces y como primer punto al foro “Retos y realidades de la protección animal en México”, que se llevó a cabo el pasado 12 de julio en la sede de la Cámara de Diputados. Advierto que al no haber estado presente, baso mis observaciones críticas en el discurso inaugural de la anfitriona, en los compromisos adquiridos, y en lo aparecido en los medios de comunicación masiva, que a fin de cuentas, es lo que llega al gran público. De ahí mi preocupación, pero… Permítaseme comenzar explicando que mi ausencia se debió a que para la misma fecha se me presentó LA OPORTUNIDAD -a invitación del Secretario de Salud local, Dr. Armando Ahued- de participar en un ejercicio de supervisión-sorpresa, y pese al inmenso dolor que ello me ha significado, por esos mega infiernos conocidos como antirrábicos y/o centros de control canino o animal, distribuidos, con excepción de dos, por todas las Delegaciones Políticas en que está dividida la Ciudad de México; infames lugares en los que se resume la terrible, crudelísima y espantosa realidad que viven los perros y gatos en el DF, especialmente cuando como ejemplares de compañía resultan víctimas de una “entrega voluntaria”, algo más allá de la traición por más pretextos que se tengan para ello, o cuando son capturados dizque por ser “callejeros”, ¡falso!, pues esto último, sin duda, es para cubrir la cuota que permite la continuidad de esa corrompida e indigna fuente de empleo, tema sobre el cual me ampliaré a su debido tiempo. En tanto, continúo con lo que estaba… el foro… cuya organización corrió por cuenta de la diputada por Acción Nacional Gabriela Cuevas, en su calidad de Presidenta de la Comisión del Distrito Federal. Siendo así, ubico a los lectores, lectoras, dentro de la esfera político-legislativa en que se desenvolvió el asunto, y por tanto, me sobreviene la inmensa duda sobre la existencia de un real interés hacia el bienestar animal, mucho menos por el combate a su cada vez más violento maltrato, incluso regulado. Voy a explicar por qué...

Si el objetivo del evento fue escuchar de viva voz a quienes voluntariamente enfrentan a diario toda clase de obstáculos para la defensa de los animales, ¿por qué entonces sobresalieron en los medios declaraciones negativas hacia la fauna, lo peor, adjudicadas a la señora Cuevas, quien preponderó por sobre el maltrato animal, que “los perros callejeros” son una gran amenaza a la salud de los limpios, saludables e higiénicos humanos, ello, a través de su excreta “que acabamos respirando”, dijo, o a causa de las tantísimas enfermedades que nos pueden transmitir, tales como la rabia, cuando justo este lunes 19 se me reafirmó y documentó que en el DF (y la anfitriona, recordemos, aunque funcionaria federal, está al frente de una comisión dedicada a la Ciudad de México, y los asistentes al foro, en una amplia mayoría, por no decir que todos, residen y son activos en la capital y su zona metropolitana) NO TENEMOS RABIA… ¿para qué espantar con el petate del muerto?... sí, claro, tocar el punto es básico e importante… importantísimo… si lo sabré… por ello acabo de solicitar un taller específico sobre el tema para los compañeros de lucha, pero… no debe estar esa información por sobre la indiscriminada matanza que se efectúa como medida preventiva, más, cuando la capital, insisto, solamente tiene registrados 5 casos de animales con rabia desde 1995 a la fecha; correspondiendo cuatro a perros con virus proveniente de Puebla y del Estado de México, y el quinto a un quiróptero. O sea, canes fuereños.

La legisladora también expuso de manera preponderante el aspecto de las mordidas que siempre espanta, pero, para quien no esté al tanto, casi todas se dan dentro del ámbito hogareño, por descuido hacia los menores y con animales que de una u otra forma fueron maltratados o mal manejados, y que responden conforme a su naturaleza. El problema entonces, no son los “perros de la calle”.

Me parece que en general la diputada arrojó datos de manera un tanto irresponsable, porque añejos y en solitario, fuera de contexto, resultan alarmantes, cuando ella misma citó que para la solución de los problemas debe partirse de un diagnóstico preciso. ¿Tons? Manejar así la información es desinformar, continuar los mitos, peor, cuando se proporcionan dentro de un escenario supuestamente a favor de los animales. Con ello se desvió la atención del propósito y cambió el interés por LA NOTA, lo que molesta mucho, además, porque las cifras de lesiones por canino, en el DF, han ido a la baja constantemente desde hace 20 años. Dispongo de la estadística año por año, desde 1990, y porque no todo lo registrado como “ataque” lo fue. Muchas son las ocasiones en que la gente acude por el tratamiento preventivo simplemente al haber tenido contacto con ejemplar desconocido, acción que lamentablemente se contabiliza como agresión. Con todo, si tales números los prorrateamos entre los más-menos 8 millones de residentes que supuestamente habitamos el DF, el resultado es de 0.000168 magulles. ¿Dónde está, pues, EL PROBLEMA?... Entiendo que cuando a uno le toca la cosa cambia, pero, hablar así, sin fundamento y datos contundentes, lejos de aportar perjudica y da al traste con la buena intención. De igual forma, también confundió el que la diputada se haya hecho bolas con los alcances de cada legislación, justo donde se proponen ordenamientos federales. Para más, debe estar al tanto de que sí está regulada la entrega de animales a los propietarios -cada instalación a su entender- de referirse su compromiso a los ejemplares que caen en antirrábicos o centros de control canino o animal. También esta claramente PROHIBIDA la venta o entrega de esos animales para cualquier propósito. Entonces… ¿para qué regular al respecto? Por otra parte, es un hecho la inclusión de la participación ciudadana en las actividades que llevan a cabo tales avernos, aún sin convenios, sólo que… a quienes actualmente dominan el escenario, un gran sector de la protección animal las descalifica. De asesinas no las bajan. ¿Luego? Mi no entender…

Me gustó, eso sí, el compromiso para desarrollar formalmente programas de educación y capacitación en materia de trato digno y respetuoso a los animales, con la salvedad de que puedan llegar a definirse homologadamente los conceptos. Y, al igual que la diputada, estoy de acuerdo en que resulta necesario y urgente que exista una política uniforme en materia de protección a los animales; una legislación que desde el ámbito federal siente las bases para que las medidas sean aplicables en todo el país, pero antes, habrán de entender todos aquellos que se definen como “amantes de los animales” que, cuchas y todo, tenemos leyes que costó su trabajo obtener y que deben respetar... En la marcha de este domingo hubo presencia ilegal hasta de ¡gatos!... le sigo con ello la semana entrante, DM, ofreciendo una disculpa porque el duende de las redacciones cortó y alteró mi colaboración pasada.


Podría ser

Mauricio Merino
Profesor investigador del CIDE
El Universal

Es probable que los cambios en el gabinete del presidente Calderón respondan a una legítima necesidad de mejorar la calidad de la interlocución del Ejecutivo con el resto del gobierno federal, con los gobiernos locales, con los líderes de los partidos e, incluso, con la sociedad. Si se mira con cuidado, se verá que los nuevos nombramientos atañen a los puestos a través de los cuales el Presidente se comunica con todos los demás: Gobernación, la oficina de la Presidencia y su vocera. Podría ser.

También podría ser que el Presidente sintió bloqueadas sus instrucciones por un desempeño opuesto a sus expectativas, por agendas políticas distintas a las suyas o por problemas de personalidad y trató con quienes ocupaban los puestos que cambió. No hace mucho que Fernando Gómez Mont le dijo a los medios que él solamente le informaba al Presidente sobre los asuntos que consideraba trascendentes y —tras el escándalo de los acuerdos firmados entre el PAN y el gobierno de Enrique Peña Nieto— reivindicó una suerte de autonomía basada en la confianza, según la cual podía tomar todas las decisiones que quisiera, siempre que éstas estuvieran alineadas con las grandes líneas trazadas por el Presidente. Quizás esa misma autonomía dio al traste con la gestión de Patricia Flores al frente de la oficina de Los Pinos. Podría ser.

Por otra parte, es muy probable que el cambio de titular en la Secretaría de Economía no obedezca sino al deseo del Presidente de contar nuevamente con el respaldo de Gerardo Ruiz Mateos muy cerca de él, mientras que la selección del señor Bruno Ferrari como el nuevo responsable de la cartera que quedó vacante no haya obedecido tanto a sus credenciales académicas —que en todo caso estarían más cerca de Provida que de Economía— como a la confianza que el nuevo secretario designado construyó con Ruiz Mateos durante el tiempo en el que trabajaron juntos. Podría ser que el Presidente haya confiado de plano esa designación en quien habría de volver a Los Pinos como su más cercano colaborador.

También es posible que la muy polémica designación del nuevo secretario de Gobernación haya respondido al diseño de una estrategia para especializar a esa dependencia en la coordinación de los temas de seguridad, mientras que el manejo de la agenda política propiamente dicha habría de trasladarse a Los Pinos. Quizás la selección del nuevo titular de Gobernación fue el producto de una revisión, de una negociación o de un acuerdo entre los distintos funcionarios —militares y civiles— que hoy están a cargo de la seguridad pública, con el propósito deliberado de bajar el perfil político de esa dependencia y facilitar, en cambio, la coordinación establecida desde la oficina de Genaro García Luna. Podría ser que se haya buscado a un funcionario discreto, sin aspiraciones políticas de largo aliento, para dejar claro que Gobernación tampoco intervendrá de ningún modo en la sucesión presidencial.

Pero también podría ser que el Presidente haya decidido asumir directamente el manejo de su propia sucesión, tras haber registrado los resultados electorales desastrosos de los dos últimos años —aun disfrazados de éxitos aliancistas— y tras haber observado el comportamiento lamentable de buena parte de los gobernadores del PRI, que hicieron todo y de todo para ganar votos. Podría ser que el Presidente se haya sentido decepcionado y hasta traicionado por sus colaboradores, porque éstos no hicieron lo suficiente para derrotar a sus adversarios principales y, por el contrario, acabaron contemporizando con ellos. Después de todo, Gómez Mont incluso renunció al PAN.

Y también podría ser que el Presidente haya decidido cerrar su círculo de colaboradores más cercanos entre quienes gozan de su mayor confianza, para poner en marcha una agresiva estrategia política destinada a buscar la continuidad de su proyecto. Un grupo de amigos leales, a toda prueba, situados en los cargos indispensables para fijar una sola línea de comunicación que no sólo desemboque en la investidura de su candidato favorito a sucederlo —que podría ser Ernesto Cordero—, sino en una acción concertada y eficaz para mover todos los recursos del gobierno federal en esa dirección.

Podría ser que Calderón haya caído en cuenta, finalmente, de que su periodo sexenal se está acabando y de que le resulta urgente mover todas las piezas a su alcance para tratar de mantener al PAN en Los Pinos. Las nuevas designaciones podrían ser el war room anticipado del siguiente candidato, mucho más que la recomposición del gabinete de gobierno. Y también podría ser todo lo anterior, porque lo único que sabemos bien a bien es que al Presidente le gusta mucho estar con sus amigos.


El nuevo mensaje presidencial

Yuriria Sierra
Nudo Gordiano
Excélsior

Alejandra Sota, actual coordinadora de Comunicación Social de Presidencia, tuvo ayer una oportunidad para empezar a reorientar el tono de la figura del mandatario.

Con los recientes cambios en Presidencia, vemos las primeras señales de un cambio en el discurso de Felipe Calderón. Si algo se había observado en estos casi cuatro años de gobierno había sido la falta de sensibilidad de parte del gobierno federal para los temas cuyo punto de acuerdo es la población civil como blanco y víctima.

En lo que va del sexenio, acontecimientos como las muertes de los jóvenes en Ciudad Juárez y que de inmediato fueron categorizados por Calderón como un "ajuste entre pandillas", la muerte de los hermanitos Martín y Bryan, lo acontecido el pasado fin de semana en Torreón, el fallecimiento de los estudiantes del Tecnológico de Monterrey y otros casos más de violencia ejercida sobre civiles atrapados en un ambiente de pánico, se convirtieron en símbolo de un Estado insensible. Hubo llanto, reclamos, súplicas, para un gobierno evasor y que sólo se atrevió a un encuentro que rayaba en la crónica negra de la tragedia nacional. aquel con los representantes de lo que es la peor tragedia de los últimos años en nuestro país, al menos, una cuya responsabilidad cae directamente sobre los hombres en el poder, aquel encuentro con los padres de los niños que murieron en la guardería ABC, en Hermosillo, Sonora.

Y justo sobre este tema, Alejandra Sota, nueva coordinadora de Comunicación Social de Presidencia, tuvo ayer una oportunidad para empezar a reorientar el tono de la figura del mandatario ante los temas que más requieren la sensibilidad, y no sólo demandan la estrategia. La visita de Calderón a la capital de aquel estado y su nuevo encuentro con los padres de los 49 pequeños fallecidos, muestran ya a un Presidente que, aunque en este caso particular muy a destiempo, es capaz de hacer lo propio. Y que aunque la esperada "justicia" no se otorga tan sólo con la compensación que otorga pensión y cuidados médicos vitalicios a los pequeños que sobrevivieron o a los deudos de los que murieron, es ya un primer paso importante para que, con el acercamiento del Ejecutivo a los temas y causas de la sociedad, sean éstos atendidos y cobren la importancia que merecen.

La inmediata reacción del gobierno ante el multihomicidio en la fiesta del Italia Inn también es una muestra del deseable cambio de perspectiva con el que parece empezar el nuevo mensaje presidencial.

Con la llegada de Alejandra Sota como la nueva voz de la Presidencia, otrora labor de Max Cortázar, que es ya la coordinadora de Comunicación Social, vemos señales prematuras de un cambio en el discurso de Felipe Calderón. Sota tiene hoy en sus manos la oportunidad de ejecutar ese giro necesario, urgente, para que el sexenio no se quede en una sonrisa fingida y logre comunicarse con una población que le ha visto al Presidente un temple que, más que firme, se ha mostrado parco y poco cercano a los hechos y a la gente, poco sensible ante el dolor de las tragedias provocadas por el crimen y con civiles como víctimas.


Cayetano vale mucho más vivo que muerto

Ciro Gómez Leyva
gomezleyva@milenio.com
La historia en breve
Milenio

Cayetano Cabrera tendría que levantar su huelga de hambre hoy mismo. Todavía puede levantarse victorioso.

Su mensaje ha sido escuchado y su indignación recogida. No tiene mucho más que hacer después de esta valerosa demostración de coraje y convicción. No puede ir más adelante. Creo que Cayetano lo sabe.

Si Martín Esparza y sus abogados tienen razón en que la CFE debe asumirse como patrón sustituto de los electricistas que trabajaron en Luz y Fuerza del Centro, la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje así lo terminará determinando. En nada cambiará el sentido del laudo el que una, dos o tres personas mueran en una huelga de hambre.

Ninguna autoridad puede aceptar que se imponga la lógica del suicidio. El SME buscó a las instituciones. Perdió una controversia constitucional, no pudo obtener un amparo de la Suprema Corte y tiene aún 28 mil 494 reclamaciones pendientes en la Junta. La huelga de hambre fue una presión extrema (no sé si noble) a la Corte y no funcionó. Sería funesto que pervirtiera, en un sentido u otro, la determinación de la Junta.

Es muy duro cuestionar a una persona dispuesta a dar su vida por una idea. Pero sería deshonesto dejar de subrayar en este trance que el SME está jugando una carta tramposa. No es Fariñas exigiendo a la dictadura cubana la libertad de los presos políticos. Es Cayetano advirtiéndole a la Corte y la Junta que se suicidará si no resuelven en el sentido que a él y los suyos conviene.

Ojalá reconsidere, 88 días han sido suficientes. La lucha del SME tiene ahora en Cayetano a un símbolo creíble y admirable. Vivo será más útil.

En una lucha larga, más que mártires, hacen falta inteligencias y voluntades.


Gastos del bicentenario y centenario

Arturo Damm Arnal
arturodamm@prodigy.net.mx
La Crónica de Hoy

(Primera de dos partes)

Cobrar impuestos implica obligar al contribuyente a entregarle al recaudador parte del producto de su trabajo, obligación impuesta por el gobierno que debe estar, hasta donde resulte posible, justificada, sobre todo si aceptamos, como de entrada lo hace todo el mundo, que el ser humano tiene derecho el producto íntegro de su trabajo, aceptación que sirve de punto de partida para cuestionar el cobro de impuestos, es decir, la obligación, impuesta al contribuyente, de entregarle, al recaudador, parte del producto de su trabajo, cobro de impuestos que es el pecado original de todo gobierno.

Independientemente de cuál sea la respuesta a la pregunta por la justificación del cobro de impuestos, tema que he tratado muchas veces en estos Pesos y Contrapesos, y sobre el cual he escrito un par de libros, le pregunto a usted, lector, si considera correcto que el gobierno le obligue a entregarle parte del producto de su trabajo para organizar fiestas, como las serán la del bicentenario de la Independencia y centenario de la Revolución. Si no está seguro de su respuesta, pregúntese si usted, voluntariamente, está dispuesto a darle dinero al gobierno para que organice festejos, aun tratándose de conmemoraciones "tan importantes" como los doscientos años de la Independencia y los cien de la Revolución.

Llegados a este punto, más de un lector se preguntará: ¿quién otro, si no el gobierno, debe organizar los festejos para conmemorar los doscientos años de la Independencia y los cien de la Revolución?, pregunta que supone que quien la hace ya cayó en la trampa de creer que el gobierno, además de gobierno, o peor, precisamente por ser gobierno, debe preservarnos de todos los males (gobierno ángel de la guarda) y concedernos todos los bienes (gobierno hada madrina), comenzando por las fiestas. El único problema es que, para concedernos los bienes, ¡fiestas incluidas!, el gobierno tiene que obligarnos a entregarle parte del producto de nuestro trabajo, lo cual plantea, ¡va de nuevo!, la siguiente pregunta: ¿qué justifica, suponiendo que algo realmente lo haga, que el gobierno imponga tal obligación, de la cual depende su sobrevivencia: gobierno que no puede cobrar impuestos, gobierno que desaparece?

Me queda claro que el cobro de impuestos para financiar festejos, independientemente de qué fiestas se trate, desde bailes de quinceañeras en el Zócalo capitalino hasta la conmemoración de la Independencia y la Revolución por todo el país, es un robo con todas las de la ley, que debería estar prohibido por ley, lo cual, en este país, todavía es mucho, ¡pero mucho!, pedir. ¿Orgulloso de ser mexicano y de vivir en un país en el cual el Estado de derecho no pasa de ser un Estado de chueco, en el cual los gobernantes creen que pueden meter la mano impunemente en el bolsillo de los gobernados, y gastar en lo que les dé su real gana, fiestas incluidas?

¿Quiere todo lo anterior decir que estoy en contra de que se festejen los doscientos años de la Independencia y los cien años de la Revolución?


¿Sociedad narca?

Denise Maerker
Atando Cabos
El Universal

Es pregunta. Nace luego de conocer los datos que nos dio hace unos días el alcalde de Torreón del proceso de depuración de la policía municipal. Narra Eduardo Olmos que cuando llegó a principios de año al cargo, habían 700 policías municipales, la mayoría, si no es que la totalidad, daban muestras de estar francamente al servicio del crimen organizado: enfrentamientos con policías federales para impedir detenciones de miembros de la corporación, complicidad en casos de secuestros, ausencia evidente en casos de ataques del crimen organizado. Para hacer frente a esta situación, Eduardo Olmos puso como secretario de seguridad a un militar, el general retirado Bibiano Villa. Los policías se inconformaron e iniciaron un paro de labores, pedían, entre otras cosas, la destitución del nuevo secretario. El presidente municipal no cedió y mantuvo en su puesto al general Villa y dio de baja a 600 de los 700 policías municipales. 200 aceptaron inmediatamente la liquidación pero 400 pidieron ser recontratados. De estos 400, 120 no aceptaron pasar el antidoping y 110 se negaron a ser sometidos al polígrafo; de los 170 restantes, 100 fueron calificados como no aceptables, 69 recomendables con reservas, y una sola mujer policía como recomendable. A partir de entonces, la alcaldía ha estado en un continuo proceso de contratación y formación de nuevos elementos, pero los números son desalentadores: de cada 100 jóvenes que se inscriben, sólo 12 pasan los exámenes. La gran mayoría reprueba el antidoping.

¿Qué nos dicen estos datos? Dos opciones: o la sociedad está tan profundamente vinculada con el crimen organizado que la distinción entre ellos y nosotros ya no es pertinente, o los exámenes están francamente mal diseñados. Hay indicios de ambos elementos. Es cierto que el nivel de penetración del narco en ciertas sociedades es muy alto y se refleja en un consumo de droga muy importante entre los jóvenes; en un generalizado pago de derecho de piso entre los comerciantes, y en la contratación masiva de taxistas y franeleros como halcones al servicio de las bandas. En estos casos, prácticamente todas las familias tienen de una u otra forma, contacto con los narcos y, por lo tanto, una razón para temerles y para mentir en la prueba de polígrafo. Pero también es cierto que los exámenes pueden estar mal diseñados o mal pensados. ¿Sabía usted por ejemplo que cualquiera que tenga un tatuaje o que haya fumado alguna vez mariguana no puede entrar a trabajar al CISEN? Es absurdo.

Por lo pronto, ahí queda la pregunta.


PRD suicida

Sergio Aguayo Quezada
Reforma

El PRD se suicida lentamente en la capital. Esa lectura puede darse a la nueva Ley de Desarrollo Urbano, que limita la participación ciudadana y limpia el camino a los especuladores.

La capital ocupa un nicho excepcional en la transición. Mientras que en el resto del país los partidos le peleaban elecciones al PRI, una parte de los capitalinos, impedidos de votar, se entretenían urdiendo capital social en el flanco izquierdo de la geometría política. Cuando llegaron a las urnas en 1997, el PRD ganó fácilmente la jefatura de Gobierno con 48% de la voluntad popular. Desde entonces actúa como si tuviera la mayoría de votos en un comodato de 99 años. El PRD tiene una base dura, sí, pero a veces descuida a los sectores que se informan antes de acercarse a la urna.

El descuido se debe a incongruencias. El gobierno capitalino tiene aspectos elogiables. La Asamblea Legislativa ha expandido derechos poniendo a la capital en la vanguardia, el Poder Judicial ha mostrado sensibilidad frente a las transformaciones y el Ejecutivo ha permitido la participación de organizaciones de la sociedad civil en asuntos de los derechos humanos. El lunes Marcelo Ebrard acabó con la absurda opacidad en lo relacionado con la Supervía Poniente y tendremos la información en la red. Esa capacidad de corrección lo valida como un sólido aspirante a la Presidencia.

Ebrard también podría distinguirse impulsando medidas para acotar la especulación urbana. Es un tema olvidado. En lugar de ello, la nueva Ley de Desarrollo Urbano inhibe la participación ciudadana; el Artículo 41 concede al gobierno el control total sobre el "cambio de zonificación de un predio específico". En el Comité Técnico de Modificaciones a los Programas de Desarrollo Urbano, pieza clave en el proceso de aprobación, sólo participa un representante ciudadano por diez del Ejecutivo y del Legislativo.

La especulación urbana es uno de los grandes veneros de la corrupción en México. Depredar recursos naturales es un negocio redondo. Los "desarrolladores" compran barata la tierra y la venden mucho más cara. La fórmula es bien sencilla: reparten sobres con dinero entre los funcionarios para cambiar el uso del suelo y se hacen los milagros: donde sólo podían hacerse 40 casas construyen 400 de dudosa calidad. A ver quién se ocupa de crear las vías de acceso, y suministrar agua y drenaje.

En la enciclopedia de la devastación urbana tienen un lugar especial las frases lanzadas en 2004 por el entonces senador, y todavía presidente del Partido Verde Ecologista de México, Jorge Emilio González Martínez, a un presunto empresario español deseoso de invertir en Cancún: "Tú compras el terreno y yo saco el permiso [...] ¿Y cuánto dinero me va a tocar? ¿Dos millones de dólares?". Si ésos son los que defienden el ambiente, se entiende el desastre urbanístico y ambiental. De esas historias se alimenta la resistencia a la Supervía Poniente y la reticencia frente a la Ley de Desarrollo Urbano.

Se calientan los motores para el año 2012 cuando también se renovará al jefe de Gobierno. La dirigencia perredista en la capital anda preocupada por la flacura de su caballada y por la caída en la intención del voto. En marzo de 2007 el PRD tenía 44% de intenciones de voto en el DF, y en junio de 2010 la mitad: 22% (Reforma, 26 de junio de 2010).

Imposible asegurar que veremos una derrota perredista en la capital, pero la tendrá difícil porque el PAN y el PRI se preparan para intentar arrebatarle a la izquierda la joya de su abollada corona. La diputada panista Gabriela Cuevas y el PAN capitalino ya se lanzaron contra la Ley de Desarrollo Urbano, y la senadora priista María de los Ángeles Moreno atiende a los inconformes de la Supervía Poniente. Si el PAN y el PRI se alían para presentar un candidato unitario, la derrota del PRD está casi garantizada.

Por supuesto nadie sabe cuál será el impacto de la Supervía en la votación por el PRD en las delegaciones Magdalena Contreras y Álvaro Obregón o en otras partes de la capital. Por el Programa de Obras de la Supervía sabemos que planean terminar en 568 días (promesas de arquitecto). Si empiezan el 1o. de agosto, idealmente la inaugurarán el 22 de julio de 2012. Obras de esa magnitud provocan irritación, mucha irritación: ¿cuántos anularán su voto, cuántos se abstendrán y cuántos protestarán favoreciendo al PAN o el PRI?

Es paradójico lo que está pasando. Mientras el PRD presume orondo sus exitosas alianzas con el PAN, en la capital se va divorciando de algunos sectores. Por ello y por sus divisiones es que el PRD capitalino está matándose suavemente, como aquella canción de Roberta Flack de los años setenta, cuando los miembros del que sería el PRD soñaban con gobernar.

La miscelánea

Las amenazas de más atentados con coche bomba obligan a preguntarse si atacarán la capital y qué tan bien está preparado el gobierno capitalino para la eventualidad. Regresaré sobre el tema.

El jaque de la CNDH a las autoridades

Francisco Garfias
www.elarsenal.net
Arsenal
Excélsior

Los huelguistas creen a ciegas en las promesas de su líder Martín Esparza.

Las medidas cautelares para preservar el derecho a la vida de los huelguistas de hambre del SME, solicitadas por la CNDH a las autoridades federales y a las del DF, provocaron inquietud en Bucareli. "Nos mete en un aprieto terrible. Pone la responsabilidad de lo que suceda en el gobierno", reconoció Roberto Gil, subsecretario de Gobierno de la Segob.

El funcionario no ocultaba su preocupación por el deterioro de la salud de Miguel Ángel Ibarra Jiménez, quien sufrió un "preinfarto" el pasado lunes después de 82 días de ayuno. Pero también de Cayetano Cabrera, con 86 días sin comer. Sabe que los huelguistas de hambre no se andan con jueguitos, y que puede haber un desenlace fatal.

Cayetano y los suyos creen a ciegas en las promesas de su líder, Martín Esparza, de que van a reinstalar a los 44 mil trabajadores de la extinta Luz y Fuerza, si mantienen el ayuno. La causa es noble. La lucha es para recuperar el trabajo. La demanda, sin embargo, "es imposible de cumplir", advirtió el funcionario.

Gil se queja de la insensibilidad de Esparza. Una y otra vez le ha pedido al líder sindical que intervenga para que levanten la huelga de hambre. Una y otra vez se ha topado con la misma respuesta: es una decisión voluntaria. El funcionario no esconde su indignación por el hecho de que el mero mero del SME haya hecho firmar a Cayetano una carta en la que lo exonera de responsabilidad en caso de un desenlace fatal.

El gobierno, por cierto, mantiene cerca de los ayunantes una ambulancia permanente. Los servicios médicos están al alcance de ellos. Esas son las medidas cautelares que pide la CNDH. El problema es que no los dejan intervenir. "Quieren fabricar un muerto", acusa el subsecretario.

Otro que debe estar nervioso es Javier Lozano Alarcón. El futuro político del secretario del Trabajo está vinculado irremediablemente a la suerte de los huelguistas. Es la cara visible del gobierno en el conflicto con el SME. Un desenlace fatal lesionaría aún más su imagen frente a la clase trabajadora.

- Las autoridades federales están desconcertadas por el debate que la explosión del coche bomba en Ciudad Juárez ha generado en los medios de comunicación. No les gusta que se utilice, con tanta ligereza, la palabra "narcoterrorismo", para describir el singular acontecimiento en el que, por primera vez, se utilizó un teléfono celular para detonar, a distancia, los explosivos. El evento dejó cuatro muertos, y ha servido para evocar la época de Pablo Escobar en Colombia.

El propio Roberto Gil manifiesta que no existen indicios de que los cárteles de la droga hayan optado por cometer sistemáticamente actos selectivos y de impacto masivo -uno de los elementos del terrorismo- para proteger sus actividades ilícitas. Está convencido de que se trata de un "incidente aislado" que se deriva del acoso que han sufrido por parte de las fuerzas del Estado. "Ya no quieren estar en la línea de batalla; por eso matan de lejitos", asevera el subsecretario.

Más allá de las definiciones técnicas que pueda provocar el sofisticado método que utilizaron los criminales en Juárez, hay una verdad incontrovertible: la población está aterrorizada.

- Carlos Lozano nos cuenta que aprovechó su visita a Los Pinos, el lunes pasado, para pedir al presidente Calderón que le "levante el castigo" a Aguascalientes. El gobernador electo de esa entidad explicó que los constantes desencuentros entre el mandatario saliente, Luis Armando Reynoso, y el Partido Acción Nacional, se tradujeron en menos recursos federales para la entidad.

El priista manifestó también que el tema de la seguridad ocupó parte de la charla. La entidad, otrora una de las más tranquilas de la República, registró hechos de violencia relacionados con los narcos, durante el sexenio del, ¿panista?, Reynoso. "Le dije al Presidente que Aguascalientes es un estado pequeño que puede servir como modelo a nuevas estrategias para combatir el crimen organizado", narró Lozano. El hombre se veía contento. Encontró un Presidente muy receptivo y dispuesto a trabajar con él.

- Roberto Mourey, coordinador de imagen de Vicente Fox en el sexenio pasado, está de regreso en Los Pinos. Ocupará la oficina que dejó vacante Alejandra Sota, recién designada coordinadora de Comunicación Social de la Presidencia de la República. Será el nuevo coordinador de Estrategia y Mensaje Gubernamental de Felipe.


Hacia el 2012

Héctor Aguilar Camín
acamin@milenio.com
Día con día
Milenio

Las elecciones del 4 de julio pasado abrieron un respiradero para el gobierno y estrecharon un tanto la avenida de regreso del PRI a la Presidencia en las elecciones de 2012.

El presidente Calderón parece moverse desde entonces hacia dos objetivos: atraer a las fuerzas políticas hacia su estrategia de seguridad y preparar el camino de su partido a las elecciones de 2012.

A lo primero me he referido ampliamente en los últimos días. Respecto de lo segundo hay que decir que el gobierno parece mejor armado que nunca.

Encontró un mecanismo, el de la alianza con el PRD, para contrarrestar al adversario mayor: la gran ventaja que tiene en la contienda presidencial el gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto.

Si la alianza PAN-PRD funciona el año entrante en el Estado de México y el candidato del PRI pierde esas elecciones, la figura de Peña Nieto disminuirá considerable si no definitivamente. Y disminuido Peña Nieto, los demás candidatos del PRI no parecen invencibles.

El presidente Calderón, además, tiene hoy en la mano a su propio partido, el PAN al que podrá con facilidad relativa inducir hacia el candidato de sus preferencias. El nombramiento de Maximiliano Cortázar como estratega de comunicación de ese partido, hecho antier, no hace sino probar el hecho: una PAN fortalecido y calderonista.

El presidente Calderón tiene también ahora un secretario de Hacienda disciplinado políticamente, quizá su precandidato, para negociar con los gobiernos priistas, mayoritarios en los estados.

El ir y venir de los dineros de Hacienda a los gobiernos locales es una pieza clave de la eficacia electoral de estos. He aquí una historia no contada de las elecciones recientes de julio: la historia del comportamiento de la hacienda federal frente a gobiernos locales que son autónomos en todo menos en el dinero que reciben del centro para cubrir un porcentaje abrumador de su gasto público.

De modo que el Presidente tiene mecanismo, partido y hacienda para enfrentar las elecciones que vienen.

Tendrá también una cadena de televisión nacional, el Canal 11, que algún contrapeso hará como televisión pública a las televisoras privadas.

Y ha adquirido el control de la Comisión Federal de Telecomunicaciones, desde la cual mucho habrá que negociar con las propias televisoras y con los empresarios de la telefonía, entre los cuales está el más poderoso de los empresarios de México.

No sé si todo esto alcanza para ganar el 2012. Lo que sé es que era impensable antes del 4 de julio pasado.