agosto 06, 2010

Autocrítica presidencial

Luis Soto
Agenda confidencial
El Financiero

Ya son demasiadas las ocasiones en que el presidente de la República reconoce -"en corto" o en público- que la comunicación es una asignatura fallida en el gobierno federal, y, sin embargo, no ha dado ningún paso concreto para remediar esa situación que afecta tanto a los gobernantes como a los gobernados.

¿De qué sirve que Felipe Calderón diga: "Hemos fallado", si la información oficial no fluye, se entrega a cuentagotas, mal y a destiempo? Si la reciente autocrítica presidencial en el ámbito de la comunicación no fue "de dientes para afuera" y realmente quiere dar un giro positivo a la información que surge del Poder Ejecutivo federal, tendría que escuchar las voces de los que, en efecto, tienen conocimientos y experiencia en la materia.

Un observador que ha dedicado su vida al periodismo y que, como se dice en el argot del medio, "a veces ha sido borracho y a veces cantinero", porque ha ejercido el periodismo en los medios y también ha sido comunicador oficial, reflexiona mediante lo que llama: "El decálogo de la incomunicación".

1) "Los políticos-funcionarios siguen pensando que la comunicación es lo que era hace treinta años, cuando los jefes de prensa `controlaban´ a los medios. No se dan cuenta de que los tiempos han cambiado, y exigen a sus subordinados que echen a andar las relaciones públicas, con dinero, para mantener a raya a los periodistas."

2) "Hay muchos casos de funcionarios a los que hay que ocultarles durante varias horas las críticas mediáticas, `rasurarles´ la síntesis informativa matutina para evitarles el primer coraje del día, como si al ignorar las censuras periodísticas éstas se eliminaran."

3) "Varios funcionarios me han dicho: `A ver cómo le haces, pero detienes los ataques´, y suponen que una invitación a cenar comprará la voluntad de un periodista crítico."

4) "Las encuestas son una pesadilla. Si los resultados de un sondeo de opinión no son los que esperaba el funcionario, el culpable es el comunicador, y ni modo de encargar que se hagan encuestas a la medida." (Ahí les hablan, L.S. y F.B.)

5) "Las teorías de la comunicación social caminan por un lado, y la práctica en las áreas oficiales de información y relaciones caminan por otro. Los funcionarios prefieren tener a grillos o a cuates en esas áreas que a profesionales de la comunicación."

6) "¿Comunicar? Claro que no, a los funcionarios lo que les interesa es tener presencia en los medios, que su foto se publique en primera plana o que su imagen esté en la televisión. Para ellos, informar no importa."

7) "La cerrazón de los funcionarios impide cualquier cambio en los sistemas de comunicación. Lo único que esperan de ti es que negocies con los medios para que los elogien y no los ataquen. Si eres capaz de lograrlo, eres un buen comunicador, si no."

8) "La libertad de expresión de los medios es un hecho, pero los funcionarios viven en un escenario inexistente, porque creen que el sistema político todavía conserva a los medios y a los comunicadores a su servicio."

9) "Los funcionarios públicos están convencidos de que `saben cómo hacerlo´, y en lugar de escuchar y atender los puntos de vista y aplicar las estrategias diseñadas por sus comunicadores, les ordenan que hagan y digan o que no hagan y no digan lo que el jefe quiere en materia de información a los medios."

10) Después de la función de los secretarios particulares, la tarea más ingrata en la administración pública federal, estatal y municipal es la de los coordinadores de comunicación social, porque aunque se trate de expertos en la materia -que los hay- acaban convertidos en redactores de boletines que nada informan y que sólo buscan elogiar el trabajo del titular, o en improvisados agentes de relaciones públicas para organizarle reuniones al jefe."

¡Vamos a ver qué hace el presidente con la comunicación y con sus comunicadores!

Agenda previa

El gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, salió al paso de quienes "le quieren colgar" un proyecto para empatar los comicios para gobernador en esa entidad el año próximo con la elección federal para presidente en el año 2012. "Estamos ya en una etapa de la gestión gubernamental, en esta recta final donde estaremos registrando mayor efervescencia política, y a uno le estarán acusando por lo que hace y hasta por lo que no hace. Es justamente lo que ha ocurrido en esta supuesta y falaz iniciativa que se le ha querido atribuir a un servidor. Primero, no conozco que exista. Segundo, menos que esté presentada. Y tercero, menos aún que haya intención siquiera de querer hacer concurrente la elección del estado con la elección federal. La convicción de un servidor es que la elección de ningún estado debía ser concurrente con la federal presidencial", dijo "Quiquepeña".

¿Serán los azules los autores del proyectito?, preguntan los suspicaces.

¿Se acuerda usted de las granjas Carroll, productoras de puerquitos? ¿Aquella a la que algunos malosos señalaron como la causante de la epidemia de gripe porcina y que al final se comprobó que sus animalitos estaban más sanos que "Porky", y que nada habían tenido que ver en el asunto? Pues esa empresa, que preside Pablo Tavares, se ha convertido en una "locomotora del desarrollo" para el valle de Perote, Veracruz. A lo largo de los últimos años, Carroll ha desarrollado a más de 600 proveedores, tanto locales como estatales y nacionales, de los cuales más de 500 son micro, pequeña y medianas empresas: el principal segmento generador de empleo del país. Habría que voltear hacia esos modelos de economías de arrastre para moldear las políticas de competitividad del país en el futuro, sugieren los "agroyuppies".

'Síndrome de Clown' por Paco Calderón



Miedos, medios y medidas

Emilio Álvarez Icaza
Espacio Civil
El Universal

Por la vía del ataque a las y los periodistas, nuestra democracia está en grave riesgo, pues sin libertad de expresión ésta simplemente no se da. Las señales de alarma llevan ya varios años activadas y no pasa nada, bueno, lamentablemente sí pasa, las agresiones y el nivel de violencia en contra de la libertad de expresión van en dramático ascenso. México es, desde hace tiempo, el segundo país más peligroso para el ejercicio del periodismo, ¡sólo superado por Irak! ¿Cómo llegamos a un contexto en el que los periodistas son moneda de cambio para la delincuencia?

Los comunicadores se enfrentan a un escenario en el que se actualizan las dos hipótesis de violación a los derechos humanos, es decir, por la acción y la omisión del Estado. Esta última toma cada vez tintes más graves. La PGR y su Fiscalía especializada han mostrado una incapacidad alarmante, lo que en gran medida explica lo que hoy vivimos. El mensaje permanente es que en este país se ejerce el periodismo bajo propio riesgo y cuenta. Ante los ataques a los periodistas, la impunidad es la norma, no hay culpables.

El Centro Nacional de Comunicación Social (Cencos) ha trabajado este tema como pocas entidades, públicas o civiles, en nuestro país, y hace años viene informando sistemáticamente lo que sucede y la debilidad, casi nulidad, de la respuesta del Estado mexicano a este desafío. Cencos reportó recientemente que “desde el año 2000, al menos 57 periodistas han muerto y 10 permanecen desaparecidos. Sólo de 2009 a lo que va de 2010 se contabilizan, al menos, 17 asesinados y dos desapariciones”. Destaca que la mayoría de las víctimas daban cobertura a temas relacionados con el narcotráfico y la corrupción política y que se trata de muertes y desapariciones de periodistas de ámbito local.

Ante esto ¿qué medidas tomar? Retomo algunas propuestas de Cencos: la radical transformación del desempeño de la PGR y su fiscalía especializada; la federalización de los delitos contra la prensa, aún atorada en la Cámara de Diputados, y atención a las recomendaciones de organismos internacionales. También las empresas y directivos de los medios de comunicación pueden contribuir a la protección de los periodistas, entre otras formas, garantizando las condiciones laborales adecuadas para su desempeño profesional.

Los periodistas tienen sus propias tareas, como desarrollar criterios comunes para dar cobertura a los temas de violencia, narcotráfico y corrupción política, así como códigos para la protección de medios y colegas agredidos. A la sociedad toda, nos queda transformar la indignación en acción, tomar medidas eficaces para que no se pierdan los medios al servicio de la democracia.

La increíble historia de 'la mujer del año 2010'

Francisco Garfias
www.elarsenal.net
Arsenal
Excélsior

Margarita Rojas Rodríguez, ex directora del Cereso 2 de Gómez Palacio, no fue amenazada, ni maiciada, para dejar salir a los reos a cometer masacres en Torreón, por cuenta del crimen organizado. Los motivos que la llevaron a adoptar tan atroz comportamiento son apenas creíbles. Se enamoró de un sicario treintañero, que hacía con ella lo que quería, según autoridades locales vinculadas con el caso.

Rojas Rodríguez no sólo permitía a los presos salir del penal a matar por contrato en vehículos oficiales y con las armas de los custodios. Las celdas se abrían por las noches para que un grupo de ellos, tres o cuatro, asistieran a las agitadas fiestas que organizaba la directora del penal en su casa.

Antes de que se descubrieran sus debilidades, que tanta sangre costaron, Margarita aparecía como un ser humano ejemplar. No en balde el Comité Estatal de la Mujer propuso su candidatura como la Mujer del Año 2010.

Y es que el currículum de la abogada era impecable. Nacida en Lerdo, se había graduado como licenciada en derecho en la Universidad de Coahuila. Fue agente del Ministerio Público en la Comarca Lagunera y presidenta del Comité de Integración Ciudadana para la Seguridad Pública, en su localidad natal.

En el historial de Margarita, presentando al Comité Estatal de la Mujer, destacaba, sobre todo, su humanismo. La presentaban como la versión duranguense de la madre Teresa: ayudaba a los pobres, tenía una niña adoptada. Y no sólo eso. Había aceptado la dirección del peligroso penal de Gómez Palacio, cargo al que nadie le quería entrar. Más aún: había logrado meter orden en la más violenta de las penitenciarias de Durango.

En ese mismo Cereso, antes de que Margarita llegara, se habían registrado dos motines, el último de los cuales dejó 20 muertos, según reportes de la prensa local. El anterior director, Tomás Asplan, no soportó la presión. Él también se olvidaba de su deber y dejaba salir a los reos. Hoy cumple sentencia por sus delitos, pero está feliz. No se cansa de repetir que vive y tiene a la familia completa.

Fueron los reos del penal dirigido por Rojas Rodríguez los autores de la masacre de 17 personas que hubo la madrugada del domingo 18 de julio en una fiesta que se celebraba en la Quinta Italia Inn, en Torreón. A esos mismos presos, se les atribuye la matanza cometida el pasado mes de febrero, en el Bar Ferrie de la misma localidad coahuilense, diez muertos; y la del Bar Juanas, en mayo, otros ocho muertos. Treinta y cinco en total.

- Sin conocerla, el gobernador del estado, Ismael Hernández Deras, distinguió a Margarita con el pomposo nombramiento "por su trayectoria y su valentía". El mandatario recuerda que parecía una mujer que "había bajado al lodazal, sin mancharse." Hoy se da cuenta de lo equivocado que estaba.

Hernández Deras, por cierto, está indignado y preocupado por las acusaciones que públicamente le hace el otrora priista José Rosas Aispuro, ex candidato aliancista a gobernador de la entidad, de que es aliado del ChapoGuzmán.

"No puede ser que su ambición desmedida y su cabrón rencor lo lleven a tales mentiras. Los otros grupos pueden tomarlo en serio. Me pone en riesgo a mí y a mi familia", advierte. El gobernador reconoce que el problema del narcotráfico "es más grande que yo, sin duda". Pero de allí a que lo conviertan en el "perro del mal", nomás no. "No me queda de otra, Voy a demandar a Aispuro", remata.

- Hay fiesta en el Grupo Salinas. El motivo es que el Juzgado 9 del DF desechó "por notoriamente improcedente" la demanda de amparo presentada por la SCT en contra de las medidas cautelares dictadas por el Juzgado de Distrito en materia de Amparo y Juicios Federales de Tamaulipas. Esto significa que la Cofetel y la SCT deberán cumplir la orden judicial de no dictar fallo, ni adjudicar frecuencias de la licitación 21, "si es que no quieren sumar más desacatos a los que ya tienen acumulados", puntualizan.

Disneylandia y el matrimonio gay

Fran Ruiz
fran@cronica.com.mx
La aldea global
La Crónica de Hoy

He aquí dos sentencias judiciales y una aprobación legislativa llamadas a hacer historia: Un juez federal de EU falló este miércoles que la Proposición 8, la ley que prohibió en California la celebración de bodas homosexuales, es ilegal. Ayer, tras dos días de deliberaciones, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) avaló que los matrimonios del mismo sexo en el Distrito Federal no violan ninguna disposición establecida en la Constitución mexicana. Por último, un arquitecto jubilado y un administrativo divorciado corrieron el martes pasado al registro civil de Buenos Aires para convertirse en la primera pareja gay que se casa legalmente en Argentina, dos semanas después de que el país sudamericano se convirtiera en el primero de América Latina —y segundo del continente, después de Canadá— que permite el matrimonio homosexual, gracias al apoyo logrado tras una votación en el Congreso.

En los tres casos, partidarios y detractores exigían un pronunciamiento claro de las autoridades sobre una de las últimas revoluciones sociales en marcha, la del reconocimiento de los derechos de los homosexuales, fuertemente discutida por la Iglesia y los sectores más conservadores de la población. El resultado, sin embargo, ha sido letal para los que se oponían con firmeza a este tipo de uniones y estaban seguros de que la ley estaba con ellos. Como afirmaron los legisladores argentinos y sentenciaron después los magistrados mexicanos y el juez californiano, no existe ninguna base legal que impida a una persona casarse con otra del mismo sexo y adquirir los mismos derechos y deberes que tendría cualquier pareja heterosexual.

En el caso de California, por ejemplo, la sentencia del juez es de una claridad que no deja lugar a dudas: la ley actual, por muy refrendada que esté por la población en el referéndum de 2008, es injusta porque otorga a las parejas de sexo opuesto un estatus “superior” al de las parejas del mismo sexo, sin que haya un solo artículo de la Constitución estadunidense que determine que se debe imponer esta superioridad. O por decirlo de otra manera, el magistrado Vaughn Walker dictaminó que negar el derecho a casarse a dos personas que así lo desean viola la enmienda 14 de la Carta Magna, que defiende la igualdad de derechos y libertades de todos los ciudadanos.

Algo muy parecido opinó la mayoría de ministros del alto tribunal mexicano en sus deliberaciones sobre la iniciativa del gobierno federal para tumbar la ley aprobada en la capital. A la queja del magistrado Sergio Aguirre Anguiano de que la “familia ideal” era exclusivamente la formada por un hombre, una mujer y los hijos que procreen, su colega el ministro Arturo Zaldívar refutó recordándole que esa familia “tipo Disneylandia” no refleja la realidad de México, que es la de un país que lleva más tiempo del que pensamos tolerando todo tipo de uniones familiares, desde madres solteras a padres divorciados, uniones libres y ahora también matrimonios del mismo sexo. El mismo juez de la SCJN metió el dedo en la llaga tras alertar cuántas de esas “familias ideales” están formadas por hombres que golpean o abusan a sus mujeres o hijos, sin que nadie haya puesto en entredicho la validez de los matrimonios heterosexuales.

Sentada así la legalidad de los matrimonios gays en California y bendecida por el máximo tribunal mexicano, la cuestión ahora es si esta revolución en marcha va a sentar jurisprudencia y extenderse a todo Estados Unidos y la república mexicana, o en muchas entidades de ambos países van a seguir pensando que viven en Disneylandia. Tarde o temprano las autoridades estatales o federales en ambos países tendrán que pronunciarse definitivamente.

Los sectores que se oponen seguirán de todos modos con la lucha. Recuerdo en España cuando se aprobó hace cinco años el matrimonio gay y los obispos sacaron a sus fieles a las calles para denunciar la segura destrucción de la familia tradicional. Pasados estos años, la familia tradicional española no ha desaparecido y convive en armonía con los matrimonios del mismo sexo, muchos de ellos con hijos adoptados, dejando así en evidencia al clero y a los sectores conservadores, que no les ha quedado de otra desde entonces que guardar silencio.

Hidalgo y Allende en agosto de 1810

Jesús Gómez Fregoso
Acentos
Milenio

Hace un siglo, a principios de agosto de 1810, la insurrección a favor de la independencia cada día iba siendo un secreto a voces, aunque las diversas juntas patrióticas guardaban un sigilo estricto, puesto que a todo el que ingresaba se le exigía “juramento de secreto y fidelidad, bajo pena de ser asesinado si descubría la menor cosa”. Existiendo diversos grupos, parecía esencial organizarse y fijar un plan definido y organizado. Las juntas de Querétaro y de San Miguel eran las más activas, y ambas pensaron que la ocasión más propicia para iniciar la lucha armada sería la feria de San Juan de los Lagos, la más famosa en aquellos tiempos, que cada año comenzaba el 1 de diciembre, y culminaba el 8, día de la Purísima Concepción, sin olvidar la fiesta del 12 en honor a la Virgen de Guadalupe cuyo triduo posterior, que terminaba el 15 facilitaría la insurrección.

Se planeaba que para esos días los capitanes Allende y Aldama, con oficiales y soldados amigos viajaran a San Juan, y que el primer día de la feria iniciarán el levantamiento, aprovechando que se reunían más de cien mil personas. Como los españoles eran básicamente los comerciantes, preocupados en la feria por vender sus productos sería fácil apresarlos. Después sería fácil que las diversas juntas en sus respectivos lugares hicieran lo mismo es decir que apresaran a los españoles y los recluyeran en las casas consistoriales de cada población hasta que el ejército insurgente se apoderara de la ciudad de México y expulsará a los gachupines a España, en forma parecida a lo que el gobierno español había hecho con los jesuitas en 1767: llevarlos a Veracruz y embodegarlos en diversas naves, llevándose solamente la ropa puesta y sin otra opción.

Era necesario la prisión y expulsión simultánea de los españoles en forma semejante a lo que había hecho el virrey marqués de Croix. Si hubiera alguna respuesta por parte de los españoles, los insurgentes se dividirían para combatir en cada ciudad para proseguir la guerra hasta obtener el triunfo. Después los jefes victoriosos se reunirían en la capital con el objeto de resolver la forma de gobierno que convendría en el futuro a la nación. Si la insurrección no lograba la victoria los jefes y soldados sobrevivientes, se dirigirían al gobierno de los Estados Unidos del Norte, solicitando el auxilio necesario para conseguir la independencia. Una vez que se acordó este proyecto, uno de los conjurados, don Felipe González, muy apreciado por Allende, que como acaso se le objetaría al tal proyecto, que era contrario al juramento de fidelidad prestado al Rey, sería de temerse que no fuera bien recibido por considerarlo irreligioso e ilícito, o por lo menos habría pretexto para desautorizarlo, por eso creía necesario que lo encabezara un eclesiástico inteligente y de buena reputación, para que el movimiento no pareciera opuesto a la religión. Está observación se consideró muy justa y prudente.

Es muy probable que Allende se hubiera puesto antes de acuerdo con Felipe González para la proposición dicha. No obstante que los clérigos don Joaquín Jurado y otros clérigos presentes dijeron que el juramento de fidelidad al rey no les obligaba por haberlo hecho forzadamente y se decidió que la persona más indicada para encabezar el movimiento era don Miguel Hidalgo y Costilla, quien a su carácter sacerdotal unía el de cura párroco, y que era muy apreciado en la región. Allende se ofreció a entrevistarse con Hidalgo en Dolores para comunicarle la determinación de la junta. Hidalgo aceptó y acompañó a Allende a su regreso a San Miguel. El 7 de agosto, don Miguel se presentó ante la junta de Querétaro y fue recibido con entusiasmo. Al regresar a Dolores, Hidalgo contrató gente para fabricar armas: hondas, machetes y lanzas, empleando talabarteros, herreros y carpinteros que trabajaban intensamente. Luis Castillo Ledón, en su Hidalgo: la vida del héroe, comenta sobre el hecho de nombrar a Hidalgo como jefe: “La elección que se había hecho de él para que se pusiera al frente de la revolución no podía ser mejor ni más acertada. Tenía verdadera superioridad. Sus estudios y la observación directa como párroco y como hijo de agricultor, y agricultor él mismo, le habían hecho palpar los graves males del absurdo sistema colonial.”(p. 159).

Ruta crítica para reformar la política de drogas

Alejandro Madrazo Lajous
Profesor-investigador del CIDE
El Universal

En este espacio he sido duramente crítico de la política de drogas que ha seguido el presidente Calderón: timorato frente a las tabacaleras y beligerante frente a las drogas ilícitas. Hoy reconozco la importancia y valentía de su nueva actitud en el tema y respondo al llamado para proponer y no sólo criticar.

Va pues, una propuesta de ruta crítica que espero contribuya a un cambio serio en la actual política de drogas:

Etapa I, antes de iniciar: 1.- Abandonar la retórica de la guerra. Hablar de “guerra” y de “enemigos” en lugar de “criminales” politiza a los narcotraficantes, abriéndoles un espacio en que pueden legitimarse como opositores, dejando atrás su carácter de criminales. Nada más peligroso. 2.- Contra la violencia y las armas. Sin necesidad del Legislativo, el Presidente puede usar estratégicamente los recursos humanos y económicos con que cuenta, insuficientes para pelear todos los frentes a la vez.

Dos medidas concretas: (i) suspender la caza al contrabando de droga y en su lugar ir tras el contrabando de armas. Son las armas, no las drogas, las que han matado, cobrando casi 30 mil vidas en lo que va de la guerra. (ii) Concentrarse en las organizaciones delictivas más violentas, en lugar de los narcomenudistas. Entre más violencia usen, más prioritario se vuelve combatirlos. Ello incentivaría a los propios grupos delictivos a minimizar el uso de la violencia: el que sea menos violento con la ciudadanía, recibirá menos atención del Estado.

Etapa II, primero lo primero: 1.- Prevención, prevención, prevención. Se regulen o prohíban las drogas necesitamos priorizar la prevención. Hay que entrarle parejo al tabaquismo, alcoholismo y farmacodependencia. Esto le permitiría al Presidente tender puentes con sus opositores quienes han tomado la iniciativa en la materia (los diputados perredistas Jesús Zambrano y Estela Damián, se han acercado ya a especialistas en prevención de adicciones; el gobernador priísta Enrique Peña Nieto recién presentó dos iniciativas importantes de prevención de tabaquismo y de alcoholismo).

2.- Apliquemos los tratados internacionales. Los tratados internacionales sobre drogas señalan que los usos médicos y científicos de los estupefacientes deben estar garantizados, no prohibidos.

Además, explícitamente excluyen de la prohibición al cáñamo (cannabis) industrial. Sustraigamos del ámbito de lo penal el uso industrial de la cannabis y el uso médico de los estupefacientes en general. La ex diputada, Elsa Conde, presentó dos iniciativas en este sentido a la Legislatura pasada, hoy congeladas en la Comisión de Salud.

Etapa III, por un cambio gradual en la política de drogas. Prohibir es la peor política de salud: genera mercados clandestinos y mina la legitimidad del Estado; regular, en cambio, le permite controlar quién, cómo, dónde y cuándo se consume.

Hagámoslo bien: la receta debe ser gradualista. Necesitamos recorrer un camino de aprendizaje institucional para el que no hay atajos: desregular un mercado sin contar con las instituciones y normas adecuadas para regularlo, puede ser tan catastrófico como prohibirlo (remember Telmex, los bancos, las carreteras, etc.). Nada peor para un mercado que un monopolio privado, sea lícito o no. Regulemos gradualmente las distintas sustancias y sus usos.

Hemos aprendido mucho de la regulación del tabaco. Usemos nuestra experiencia acumulada para regular, primero, los usos médicos de la mariguana. Si encontramos éxito, regulemos sus usos lúdicos. Hay dos buenas iniciativas al respecto: una, del senador René Arce; otra, más reciente y pulida, del diputado Víctor Hugo Círigo.

Con base en los resultados, podremos decidir el camino futuro: ya sea continuar o virar. Lo intransitable es el camino en el que estamos. Por lo pronto, las declaraciones del presidente Calderón son un comienzo, tardío, pero comienzo al fin. ¡Enhorabuena, señor Presidente!


Sí al debate por drogas: que haya sensatez

Carlos González Correa
car.atalaya@hotmail.com
La Crónica de Hoy

Bueno, al fin va a tocarse el tema TABÚ, que durante muchos sexenios no se podía abordar oficialmente: LA LEGALIZACIÓN DE LAS DROGAS. Apenas el martes pasado, FELIPE-PRESIDENTE aceptó que “debe abrirse el debate sobre la regulación respecto a las drogas”.

Así lo declaró en el seno del “Diálogo por la Seguridad, Evaluación y Fortalecimiento”. Reunión en la que participaron de su equipo: FRANCISCO BLAKE (Segob.), GARCÍA LUNA (SSPF) y CHÁVEZ CHÁVEZ (PGR), con especialistas, académicos y periodistas.

En México parece ignorarse que uno de los periodos más graves en la historia de nuestro vecino querido fue allá por el 1929 con su triste LEY SECA parida por los ¿puritanos? que encontraron que el alcohol (el bebido, no el frotado como bálsamo) era cosa del demonio. Esa ley prohibía el consumo total.

Así se gestó aquel tiempo de asesinatos en batallas aun en las vías públicas. Tal y como hoy estamos viviendo en veinte ciudades del país. Ellos, en USA, recuperaron su tranquilidad cuando decidieron ¡LEGALIZAR EL ALCOHOL!

Yo no encontré cuando andaba de reportero de nota policiaca, allá por los años 60, a ningún cristiano que por consumir alcohol o alguna yerbita o polvo se haya convertido en asesino nada más por consumirlo.

No son los que consumen, sino los que producen y venden, quienes al disputarse el mercado, desatan la guerra. Que además se lleva a los inocentes que por ahí andan a la hora de los balazos.

Al momento, no tenemos en ATALAYA el dato de CUÁNDO, DÓNDE Y CON QUIÉNES tendrá lugar ese diálogo. ¿Serán los mismos que estaban presentes cuando FELIPE-PRESIDENTE anunció su decisión de abrir el debate?

Otra duda que me asalta es si los grandes señores del NARCOTRÁFICO estarán satisfechos con que se legalice su actividad. ¿Se irán a someter a las LEYES DEL MERCADO? Porque aparte de las acciones de producción y distribución que ya se practican desde hoy, vienen las apasionantes de la publicidad.

OH MY GOD, ¿habrá spots de publicidad en la TV y en la radio? ¿Quién se apunta para modelo?

El desafío hispano de Obama

Andrés Oppenheimer
El Informe Oppenheimer
Reforma

El bando de los republicanos que apoya la ley SB1070 está mucho más motivado que el bando de los hispanos

A juzgar por las últimas encuestas, y por la reacción de los lectores a mi última columna sobre la ley inmigratoria de Arizona, el Presidente Obama tendrá dificultades en lograr que los hispanos salgan a votar y poder mantener el control del Congreso en las elecciones legislativas de noviembre.

El índice de aprobación de Obama entre los hispanos ha caído desde 64 por ciento a principios de junio a 54 por ciento a fines de julio, según una encuesta de Zogby International.

Otra encuesta anterior de Gallup revela que el apoyo a Obama entre los hispanos cayó desde 69 a 57 por ciento en los primeros cinco meses de este año, mientras que el apoyo de los blancos y los afroamericanos ha permanecido en los mismos niveles durante el mismo periodo.

Y lo que es aún peor para los demócratas, las encuestas revelan que muchos hispanos no saldrán a votar en noviembre.

"Se calcula una asistencia a las urnas bastante baja entre los hispanos: los hispanos están desencantados con el Gobierno de Obama y desilusionados con la economía, que es el tema más importante para todos", dice el encuestador John Zogby.

Los encuestadores coinciden en que, si los hispanos no salen a votar, al Presidente Obama le resultará difícil conservar ambas Cámaras del Congreso.

Hay alrededor de 70 bancas en la Cámara de Representantes que están en peligro -la mayoría de ellas demócratas- y el Partido Republicano sólo debe ganar 39 bancas para recuperar la Cámara.

Y el voto hispano será crítico en algunos de los estados con elecciones mas reñidas, incluyendo Florida, Nevada, Nuevo México, Colorado y Arizona.

"El voto hispano será probablemente el factor principal para que los demócratas puedan mantener el control de la Cámara baja", agrega Zogby. "Los demócratas no pueden sobrevivir si sólo consiguen 54 por ciento del voto hispano".

Por lo que puedo detectar en mi pequeño rincón periodístico, el bando de los republicanos que apoya la ley antiinmigración de Arizona está mucho más motivado que el bando de los hispanos que nos oponemos a la misma.

Después de publicada mi columna del 31 de julio sobre el probable impacto del fallo judicial que suspendió las partes más drásticas de la ley de Arizona, recibí una avalancha de comentarios de lectores que criticaban mi oposición a esa ley estatal.

En el momento en que escribo esta columna, 225 lectores comentaron la versión de la columna en inglés en www.miamiherald.com, la enorme mayoría de ellos defendiendo apasionadamente la ley de Arizona y criticando mi posición.

En comparación, sólo recibí 15 comentarios de lectores de la misma columna en el sitio web en español de El Nuevo Herald, www.elnuevoherald.com.

Simon Rosenberg, presidente del New Democrat Network, un centro de investigación de centroizquierda, reconoció que "el voto latino en el 2010 seguirá siendo aún abrumadoramente demócrata, pero será un porcentaje menor del electorado que en las dos últimas elecciones".

Un vocero del Comité Nacional Demócrata me dijo que el partido ha lanzado un esfuerzo de 50 millones de dólares para conseguir que salgan a votar los hispanos, afroamericanos y otros de los grupos más motivados para acudir a las urnas en noviembre.

Eso -y el hecho de que el presidente del Partido Demócrata, Tim Kaine, habla fluidamente el español- puede ayudar a conseguir que los hispanos vayan a votar, me señaló.

Mi opinión: Obama enfrenta una batalla cuesta arriba para conseguir en las elecciones de noviembre un porcentaje cercano al 67 por ciento del voto hispano que obtuvo en las elecciones de 2008.

Por supuesto, siempre existe la posibilidad de que los sectores antiinmigración de la derecha republicana impulsen leyes aún más xenofóbicas y mantengan el tema en la primera plana de los medios, lo que impulsaría a más votantes hispanos a acudir a las urnas y votar por los demócratas en noviembre.

Pero si eso no ocurre, Obama tendrá que dedicar mucho más tiempo a grabar anuncios televisivos en español -fingiendo que domina el idioma- como lo hizo durante su campaña de 2008, o correrá el riesgo de sufrir una fuerte caída del voto hispano.

Posdata: Como muchos lectores que comentaron mi columna del 31 de julio me criticaron por llamarlos "antiinmigrantes", señalando que "no estamos en contra de la inmigración, sino solamente en contra de la inmigración ilegal", permítanme afirmar una vez más que no compro ese argumento.

Es un argumento tramposo, porque bajo las leyes actuales, el mercado de trabajo de Estados Unidos requiere cientos de miles de trabajadores indocumentados, mientras que el sistema inmigratorio sólo ofrece visas legales para una pequeña fracción de ese número.

Esa es una receta para forzar a la gente a entrar en el país sin documentos, y es la razón por la que el país necesita una reforma inmigratoria realista.

Legalización a debate

José Antonio Crespo
Horizonte político
Excélsior

Calderón reconoció la conveniencia de que el tema se discuta abiertamente, si bien dejando en claro que él en lo particular no está de acuerdo.

A falta de reunión con los políticos, Felipe Calderón convocó a especialistas y otros actores sociales a dialogar sobre cómo enfrentar al crimen organizado. Eso no garantiza que haya un viraje importante en su estrategia, pero quizá podrían incorporarse nuevos elementos. La tendencia actual no es para entusiasmar a nadie. Si es correcta la cifra manejada por el Cisen, 28 mil muertes derivadas de la narcoviolencia en lo que va del sexenio (contra 25 mil que dijo la PGR hace unas semanas), ello implica que en 2010 los fallecidos por el narco serían ocho mil 700, casi la misma cantidad que se acumuló en el gobierno de Fox (nueve mil). De no variar esta tendencia, llegaremos a cerca de 20 mil muertes solamente en 2012 (y 65 mil en todo el sexenio).

En el diálogo sobre seguridad surgió el tema de la despenalización de las drogas. Calderón reconoció la conveniencia de que el tema se discuta abiertamente, si bien dejando en claro que él en lo particular no está de acuerdo con esa opción. En cambio, varios ex presidentes lo recomiendan abiertamente, como Ernesto Zedillo, César Gaviria e incluso Vicente Fox. Todos dieron esa batalla y, al evaluar los resultados, llegaron a la conclusión de que el esquema de la prohibición y la represión resulta irracional, pues, lejos de reducir la producción, el comercio y el consumo de las drogas, se incrementaron. Y, sobre todo, dio lugar a un rentable mercado negro que creó a las poderosas organizaciones criminales capaces de poner en jaque al Estado (pues aunque no lo derroquen, sí lo rebasan, lo inutilizan, lo corrompen y lo desvirtúan). ¿Dónde estuvo la ganancia en cuatro décadas de este modelo?

Alertó Calderón sobre el riesgo de que se expanda el consumo en las próximas generaciones, al reducirse el precio de los narcóticos y dado que la legalización puede tomarse como un aval del Estado. Sería bueno que nos comparta las fuentes de donde surgen tales afirmaciones o si se trata de una mera especulación. No es el alto precio ni la prohibición los que explican que la mayoría de los ciudadanos no consuma, por ejemplo, mariguana. Quien en México quiera consumirla, puede conseguirla sin demasiada dificultad, y no a precios exorbitantes. Quienes han decidido no ingerir esa droga por razones de salud, probablemente sigan en la misma línea, aun si se legalizara. Muertos por mariguana habría muy pocos, si acaso alguno (contrariamente a los muchos decesos que provocan el tabaco y el alcohol).

La Iglesia en general, como no cabía esperar otra cosa, se pronunció contra la despenalización (pese a que incluye en sus rituales una droga llamada vino, cuyo abuso puede ser letal, aunque con moderación no hace mayor daño, como no lo hace tampoco la mariguana). El arzobispo de Yucatán dice que "donde se ha legalizado (la droga) no se ha resuelto nada, sino al contrario". En cambio -agregamos nosotros- la prohibición nos ha prodigado bendiciones sin cuento, como lo podemos constatar ahora. El cardenal Norberto Rivera sugiere que se explore si la despenalización "realmente va a beneficiar la salud de los mexicanos". Pero ese no es su propósito, sino afectar el poder económico de los capos -con todo lo que eso implica- y reducir la violencia consecuente. Incluso si se incrementara en cierta medida el número de consumidores, pero se redujera significativamente la masacre actual, la medida habría sido racional.

Por su parte, Estados Unidos se mostró preocupado por la eventual despenalización en México. La Oficina Nacional de Política para el Control de Droga de ese país expresó que, "dado que nosotros no pensamos que la legalización terminaría con los cárteles de la droga, estaríamos muy preocupados sobre el impacto de la legalización en México en el negocio del cruce fronterizo de drogas y en la demanda de drogas en EU". Qué curioso. Washington no parece enterado de que en varias de sus entidades ya está vigente dicha legalización para usos terapéuticos (inapetencia, insomnio o dolor de cabeza, entre otros) y California probablemente lo hará también para fines recreativos. ¿En qué planeta vive el gobierno estadunidense? Claro, una cosa es que no pueda imponer la prohibición radical en sus entidades federativas, pero desde luego puede hacerlo en su patio trasero, donde sí ejerce pleno mando. Quieren allá que aquí sigamos destruyendo los cultivos y encarcelando a los campesinos, mientras allá cobran impuestos del producto, sin violencia de por medio. Ah qué simpáticos nuestros vecinos del norte. y qué tontos los mexicanos, si continuamos siguiendo sus órdenes (porque eso son), mientras ellos hacen lo contrario.

AMLO candidato

Joaquín López-Dóriga
lopezdoriga@milenio.com
En privado
Milenio

Ahora buscará interpretarse a sí mismo. Florestán

Desde la misma noche del 2 de julio de 2006, cuando se retiró a su casa, Andrés Manuel López Obrador decidió volver a buscar la Presidencia de la República en 2012. Y a partir de aquel momento comenzó a trabajar en ello. Tras proclamarse presidente legítimo de México, arrancó su campaña en dos vertientes: afiliación en torno a su persona y trabajo de tierra, además del patronazgo del PT haciéndolo el precandidato con más spots en los medios electrónicos.

Agotado el eufemismo en el que trató de ocultar sus ambiciones de 2000 a 2005, denme por muerto, ahora lo hace a través de otro: será candidato el que esté mejor posicionado en las encuestas, en un claro mensaje que busca tranquilizar a Marcelo Ebrard, quien no ha roto, pero tampoco le ha creído.

Los resultados electorales del 5 de julio fueron su revolvente. A la mañana siguiente, muy temprano, salió a anunciar su candidatura presidencial dejando a un lado discursos y ya inexistentes compromisos de no adelantarse.

Nosotros ya no vamos a esperar, nosotros vamos ya al 2012. ¡Que quede claro! —dijo— buscaremos un partido que nos registre de acuerdo a nuestros principios, el PT o Convergencia.

Tras unos días de críticas salió a decir que había hecho el anuncio de su nominación para impedir la impresión de un bipartidismo tras la derrota electoral del PRD y las victorias del PRI y de las alianzas del PAN.

Pero volvió a relanzar su candidatura diciendo que solo así, arrancando la campaña desde ahora, por encima de lo que diga la ley, alcanzaría a Enrique Peña Nieto, sumándose al destape del priista ya proclamado como tal por el PAN y por el gobierno del presidente Calderón.

En ambos casos, López Obrador anunció su candidatura como una maniobra, primero contra el bipartidismo, y luego contra la ventaja del inalcanzable Peña Nieto.

Pero siempre y en el centro, él, Andrés Manuel; él y su ambición presidencial, en lo que está en su derecho, aunque no lo esté en el de engañar, como ha engañado.

Retales

1. RIGOR. ¿Quién lleva en el gobierno federal la cifra oficial de muertos en la lucha contra el crimen organizado, la PGR, que tiene una; el Cisen, que tiene otra? Y más: ¿a quién le hace caso el Presidente?;

2. JEFES. Manlio Fabio Beltrones, del PRI, presidirá el Senado. En San Lázaro PAN y PRD se han unido para que sea un perredista el que los presida, pero no cuentan con los votos del PRI para elegirlo, se necesita mayoría calificada de dos terceras partes. Beatriz Paredes la quiere y no dará sus votos. Si llega a esa presidencia se quedará 18 meses, como ya lo hizo y el PRI presidirá todo el Congreso; y

3. AZULES. Josefina Vázquez Mota había visto en la dirigencia del PAN su plataforma para su candidatura presidencial de 2012. Lo que pasa es que Francisco Ramírez Acuña también tiene ese proyecto.

Nos vemos el martes, pero en privado.

'La casa por la ventana' por Paco Calderón