agosto 22, 2010

México y la Conferencia Mundial de la Juventud

Víctor Beltri
Politólogo
contacto@victorbeltri.com
twitter.com/vbeltri
Excélsior

Ser homosexual, negro o mujer ya no es, en la mayor parte del mundo occidental, motivo de discriminación.

Hace cuarenta años los jóvenes hicieron suya la bandera de la libertad. Lucharon por ella con toda su energía, en todos los frentes, y lo que entonces parecía una utopía se comenzó a traducir, poco a poco, en pequeñas victorias que ahora se dan por sentado: vivimos en un mundo en el que, a pesar de que aún hay muchas cosas por hacer, las minorías dejan de ser consideradas como tales y se integran paulatinamente a la sociedad, de pleno derecho. Ser homosexual, negro o mujer ya no es, en la mayor parte del mundo occidental, motivo de discriminación. Y en donde aún lo es, la sociedad misma promueve la desaparición de las políticas discriminatorias. Hace veinte años la bandera tomada por los jóvenes fue la de la democracia. Las conquistas llegaron, también, de manera contundente. Desde Berlín hasta América Central. Desde Moscú hasta la Ciudad de México. Cada vez son menos los países que viven fuera del sistema que, si no perfecto, permite tomar en cuenta la opinión de todos los ciudadanos, sin distinción, asignándoles el mismo valor.

Es un proceso que, visto hacia atrás, tiene una lógica apabullante. La búsqueda de la libertad, que reconoce igualdades en lo social, evolucionó hacia la búsqueda de la democracia, que reconoce igualdades en lo político. Tras haber sentado las bases de igualdad entre las personas, y entre las personas respecto al Estado, la siguiente búsqueda será, necesariamente, la de la igualdad de oportunidades. La búsqueda de la justicia.

Y eso es, precisamente, en lo que se están ocupando nuestros jóvenes. La Conferencia Mundial de la Juventud, que se celebrará del 23 al 27 de agosto, en León, Guanajuato, apuesta por ser un punto de encuentro entre gobiernos y sociedades, entrando de lleno al reto de revertir la desafortunada idea de que estamos ante una "generación perdida". La Conferencia será la ocasión perfecta para lograr que los objetivos de la juventud comulguen con los de los gobiernos, a través de políticas específicas concertadas entre los Estados. Fomentará el diálogo entre los diferentes actores alrededor de una juventud que, especialmente en México, tiene preocupaciones reales: igualdad de oportunidades en educación, en empleo, en desarrollo. Oportunidades para tener acceso a las nuevas tecnologías; acceso a la industria; acceso al gobierno.

México tendrá, en unos cuantos años, más jóvenes que en ningún otro momento de su historia moderna. El número de personas en edad económicamente activa duplicará, prácticamente, al número de personas en edad dependiente. Es una gran oportunidad, que debe de aprovecharse cabalmente: las políticas que sean planteadas, ahora, tendrán una repercusión importantísima para las siguientes generaciones, y podrán significar la diferencia entre prosperidad y pobreza para nuestro país, en el futuro cercano. Las decisiones que se tomen en estos momentos podrían definir, también, el papel de México en el ámbito internacional. El esfuerzo de un solo país no es suficiente, especialmente en un contexto en el que migración, costumbres, idiomas y medios de comunicación nos unen, antes que nada, con una región que abarca, por afinidades, más de un continente: Iberoamérica.

México recibe, con los brazos abiertos, a los países del mundo para discutir y reflexionar sobre el papel de los jóvenes en el presente, y sobre las acciones a tomar para garantizar el futuro. Es una ocasión extraordinaria para que nuestro país acepte, asuma, y garantice, la vocación de liderazgo iberoamericano de una juventud que, generosa, está dispuesta a demostrar que, más que generación perdida, es una generación de encuentros. Y, si tomamos las decisiones correctas, una generación que vivirá, indudablemente, tiempos mejores que los que nos tocaron a nosotros.

Bicentenario desperdiciado

Néstor Ojeda
nestor.ojeda@milenio.com
Vuelta prohíbida
Milenio

Al secretario de Educación Pública y presidenciable panista, Alonso Lujambio, le tocó bailar con la más fea cuando lo pusieron de bateador emergente como responsable de los festejos del Bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución.

Lamentablemente, en lugar de ponerlo en una plataforma de despegue y lucimiento políticos, lo colocaron como blanco idóneo de las críticas a la organización de una conmemoración desprestigiada por la sombra del dispendio, la corrupción y la absoluta ausencia de sentido de trascendencia.

Dice Lujambio que sería “un desperdicio imperdonable” no celebrar con alegría y con júbilo los 200 años de nuestra existencia como país, lo que reclamarían tarde o temprano las nuevas generaciones.

Al parecer ofendido por la negativa percepción que en amplios círculos existe ante el pobre alcance conceptual de las celebraciones, el secretario Lujambio califica de “mezquinos” a quienes critican no la fecha, sino el indigno espectáculo en que el gobierno de Felipe Calderón convirtió el 200 aniversario de nuestra Independencia y el Centenario de la Revolución.

Pero qué otra reacción podían esperar ante el fracaso evidente del bodrio que nos quieren hacer pasar como conmemoración, que tiene como ejemplos emblemáticos la postergación del Arco que sería el monumento simbólico del Bicentenario y el vergonzoso y privatizado tema musical de Aleks Syntek y Jaime López, que no pasa de ser una rola popera facilona de un pretendido nacionalismo chafa.

Así, los panistas demostraron que, sin importar el esfuerzo que hagan por estar a la altura del momento histórico, los valores y principios de los Insurgentes y los Revolucionarios mexicanos están muy lejos de su ideario político y, sin duda, no forman parte de sus prioridades. Lo que nos regalan como conmemoración es la muestra clara de su visión sobre los movimientos libertarios más importantes de nuestra historia.

En resumen, para el gobierno de Calderón y el PAN, la Independencia es una telenovela y la Revolución y sus postulados de plano se les atragantan.

'O tempora, o moiras' por Paco Calderón



¿Enemigos para siempre?

Jean Meyer
Profesor investigador del CIDE
jean.meyer@cide.edu
El Universal

Cuando uno llega a Jerusalén, desde el aeropuerto de Tel Aviv, tiene la impresión de un país en desarrollo expansivo: autopistas iluminadas, puentes, barrios nuevos, pueblos en construcción por todos lados, enormes grúas, embotellamientos... y un muro, el muro, serpiente nefasta que se acerca y se aleja de la autopista, el muro que separa Israel de los territorios palestinos ocupados desde 1967, en violación flagrante de todas las resoluciones de la Organización de Naciones Unidas.

El Israel pionero que conocí en 1961 contaba 70 mil vehículos, de los cuales sólo la tercera parte eran privados; hoy el Israel capitalista tiene 2.1 millones de vehículos, el 70% siendo coches particulares. La población más que duplicó para llegar a 7.3 millones, de los cuales más de un millón son árabes y un millón de rusos recién llegados. Así que en 2010 encuentro otro mundo y sin embargo el problema fundamental no ha sido resuelto y sigue de pie: la injusticia fundamental hecha a los palestinos. Me la plantearon sin tapujos en 1961 los compañeros marxistas del kibutz en el cual trabajé durante el verano; en aquel entonces se hablaban de “árabes”, todavía no de “palestinos”.

¿Serán enemigos para siempre israelíes y palestinos? Mi último texto sobre los hombres de voluntad de estos dos pueblos me valió insultos de mexicanos que simpatizan con los bandos opuestos: unos me tildan de antisemita pro palestino que se une al coro que quiere la desaparición de Israel; otros sospechan que soy un judío disfrazado de cristiano que no denuncia un Israel opresor de los palestinos. Me alegra la tercera corriente que piensa que “el Espíritu como viento soplará a donde quiera, cuando y como quiera, de modo que esas semillas de buena voluntad en medio del desierto de incomprensión darán a su tiempo fruto”.

Ni Israel, ni Palestina pueden ser entendidos completamente si uno no toma en cuenta el estado de ánimo y las reacciones pasionales de sus ciudadanos: miedo, desesperación, coraje, cansancio, escepticismo, la sensación de asedio sin fin, la derrota permanente de los moderados, el éxito de los extremistas. Es necesario hacer el esfuerzo para entenderlos a todos, entender el problema en todas sus dimensiones que mezclan historia reciente, a la escala de un siglo, y no tan reciente, historia regional y mundial; que hacen intervenir las tres religiones monoteístas, judaísmo, islam y cristianismo, y también las identidades antiguas, modernas y todavía en formación: Israel nació ayer, en 1948, y el mundo empezó a oír de los palestinos apenas 20 años después. En buena parte, si el problema se antoja insoluble, es por su naturaleza pasional.

Que la situación se haya agravado y se esté agravando cada día, lo puede uno ver en Jerusalén, ciudad tres veces santa, ciudad que sigue hermosa con todo y una urbanización modernista salvaje, ciudad que vive en un ambiente muy pesado donde las tres religiones cohabitan mal y de manera agresiva, lo que vuelve muchas veces el aire irrespirable. Para la sociedad internacional, la parte oriental de Jerusalén, conquistada en 1967 por los comandos de Moshe Dayán, es parte de los territorios ocupados que Israel debe devolver a los palestinos, los cuales quieren establecer aquí su capital. Pero los palestinos cristianos y musulmanes, con toda razón, se preocupan por la “judaización” creciente de Jerusalén. Tanto la alcaldía hebrea como el Estado de Israel tratan de disminuir en porcentaje y en cifras absolutas la población árabe del sector oriental; su esfuerzo permanente se intensifica cada día y resulta obvio que la meta final es vaciar “nuestra capital eterna” de toda su población árabe. Cuando uno pasea por la ciudad vieja, dividida en barrios cristiano, armenio, musulmán y judío, uno no puede dejar de notar el gran número de banderas blanquiazules que ondean, fuera del barrio judío, sobre casas compradas a la buena y a la mala, o expropiadas. Mi acompañante me enseñó así la casa comprada por Arik Sharon, antes de que se hundiera en el coma. Me explicó cómo eso empezó en el barrio musulmán, cerca de la tercera estación del Vía Crucis, luego alrededor de la puerta de Jaffa, finalmente a lo largo del camino que lleva al Muro de los Lamentos.

De manera arbitraria la alcaldía decreta periódicamente que hay que destruir una o varias casas ocupadas por palestinos para construir edificios sobre los cuales no tarda en ondear la bandera israelí. Tan pronto como uno sale de la ciudad, incluso desde el piso 18 de mi hotel, se ve el muro, armado con placas de concreto, un muro alto de varios metros, a veces cubierto de grafiti de color, que corre alrededor de la ciudad y la separa de los territorios ocupados de Cisjordania. Este terrible símbolo ha sido condenado en 2004 por la Corte Internacional de La Haya…

Testimonios de la Patria Chica

Enrique Krauze
Reforma

Hasta ahora, la crítica a la oferta del Bicentenario se ha centrado en lo que ha hecho o dejado de hacer el Gobierno Federal. Yo mismo he señalado recientemente en este espacio sus deficiencias y errores, a los que debo agregar el despliegue de necrofilia con los restos de los héroes, que nada agrega al conocimiento de sus vidas y sólo introduce una mórbida distorsión sobre su sentido histórico. Por otro lado, procuré registrar también las cosas que el Gobierno ha hecho bien y está a tiempo de hacer mejor. Hay varios proyectos en marcha desdeñados por las elites capitalinas (políticas, académicas, mediáticas) que han tenido una repercusión amplia y positiva en el país y que sólo la mezquindad o el cálculo político han pretendido descalificar. Entre ellos, hay uno que me parece en verdad notable: el Portal "Mi orgullo municipal" (www.orgullomunicipal.mx).

De todo México han estado acumulándose mensajes que responden a la sencilla pregunta ¿por qué te enorgullece tu municipio? Las respuestas son el mejor desmentido que conozco a nuestros profetas del Apocalipsis ahora. Algunos ejemplos, tomados al azar:

"Porque un grupo de calnalenses que se organizaron para combatir a los franceses que se habían apoderado del municipio y los derrotaron quitándoles la bandera que se encuentra abandonada relativamente en la Presidencia Municipal". Calnali, Hidalgo.

"Porque es el único municipio de Puebla que tiene dos lenguas indígenas, el náhuatl y el totonaco". Ahuatlán, Puebla.

"Por los apantles corre agua limpia, transparente, fresca...". Jiutepec, Morelos.

"Porque era el único teatro privado de Jalisco, en el cual se reunía la clase política del estado... y venía el general Porfirio Díaz a ver los estrenos de las obras". Ixtlahuacán de Membrillos, Jalisco.

"Resonancias de la creación prevalecen... son los canteros que, desde la época prehispánica, labran la piedra al ritmo que sólo ellos conocen, pues se dice que este arte lo heredaron de los toltecas...". Chimalhuacán, Estado de México.

"La torre solitaria del campanario es el emblema cultural de mi querido municipio... se construyó en 1702". Atzalan, Veracruz.

"Porque cuando se formó la tierra, (la Rumorosa) era el fondo del mar y ahora es el lugar más alto de Baja California". Tecate, Baja California.

"Cuando veo danzar a las bellas mujeres 'Flor de piña' se me enchina la piel". San Juan Bautista Tuxtepec, Oaxaca.

"Estos pelícanos que viajan desde Canadá para pasar el invierno en la ribera del lago de Chapala". Venustiano Carranza, Michoacán.

"La gente va mucho con Nuestro Padre Chuyito, porque es muy milagroso y Mazapil es un pueblo con muchas leyendas en especial la de la 'Señora de los Tocones' que camina por las calles a medianoche". Mazapil, Zacatecas.

"Las horchatas de catedral. Las han tomado hasta presidentes. Son una tradición trasmitida de padres a hijos". Villahermosa, Tabasco.

"Mi pueblo fue testigo con su 'Cerro de la Trinchera' de las luchas, recorridos y descansos del General Vicente Guerrero Saldaña. Además estoy orgullosa de la danza de los apaches". Azoyu, Guerrero.

"La plaza de toros 'La Petatera', elaborada de Petate, tablas de madera y sogas, en los más de 140 años de tradición nunca se ha registrado un accidente". Villa de Álvarez, Colima.

"Las gorditas, aparte de su exquisito sabor, son símbolo de 'emprendimiento' e identidad, hasta... cruzan fronteras". Victoria, Tamaulipas.

"Por sus playas cristalinas, de colores inigualables, arena, flora y fauna, para admirarse de verdad". La Paz, Baja California Sur.

"En esta pirámide se encuentran cinco mascarones hechos de estuco representando al dios sol llamado Kim de nuestros antepasados mayas". Acanceh, Yucatán.

"Cuna de Mariano Escobedo, arrojado y valiente al responder al llamado de la patria, gobernador de San Luis Potosí, Senador, Secretario de Guerra". Galeana, Nuevo León.

"Porque mi ciudad cuenta con paisajes preciosos... la arquitectura colonial... y su lindo clima...". Álamos, Sonora.

"Porque el tono de voz y las expresiones de los cositias son únicas". Comitán de Domínguez, Chiapas.

"Porque fue un pueblo minero en el cual podemos admirar la arquitectura de sus casas y la traza del pueblo. Es como viajar en el tiempo". San Luis de la Paz, Guanajuato.

"Orgullo municipal" tiene muchas virtudes. Es democrático (de abajo a arriba), participativo, igualitario, plural, variado, abierto, concreto, cubre toda la geografía nacional. El paso siguiente es comunicar su existencia de manera eficaz. Bastaría sustituir los miles de soporíferos mensajes sobre la Corregidora o Leona Vicario por un llamado directo a la gente para que envíe, con la extensión que quiera, el "orgullo de su pueblo" (incluyendo la mención a su municipio). De ser preciso, habría que comprar tiempo en los noticieros o solicitar un reportaje. Todo con el objeto de enriquecer el Portal (que ahora, según creo, tiene un predominio de pueblos del México viejo, por ejemplo Zacatecas) y formar un mapa cultural del país. Ese mapa aparecería en el Portal, acompañado de un buscador con el que el usuario accedería gratuitamente a la información sobre su pueblo o municipio, o de otros que le interesen, con la posibilidad de agregar, corregir, comentar.

Si este Portal se cruza con otro paralelo (www.historiasdefamilia.sep.gob.mx) y con trabajos académicos serios (como el que realiza desde hace años el historiador Bernardo García Martínez de El Colegio de México sobre la historia de todos los pueblos mexicanos), 2010 podría ser el año en que México, decidido a conocerse y valorarse a sí mismo, echó a andar una revolución en la microhistoria.

Jóvenes engañados

Enrique Aranda
De naturaleza política
Excélsior

Como buque sin timón ni timonel iniciará la Conferencia Mundial de Jóvenes, convocada por la ONU.

No comienzan aún, de manera formal, sus trabajos, y la Conferencia Mundial de Jóvenes convocada por la Organización de Naciones Unidas (ONU) para celebrarse esta semana en Guanajuato avanza ya, a manera de un buque sin timón. y sin timonel, hacia el fracaso.

Y ello, no sólo por el hecho de que, hasta ayer, solamente se habían registrado delegaciones ministeriales de 95 de los 195 países que inicialmente se dijo asistirían sino, fundamentalmente, por la mal disimulada intención de los organizadores mexicanos de literalmente imponer, primero, un posicionamiento consensuado a quienes representarán al país en el foro juvenil multinacional sino, más lejos, de hacer valer un documento de conclusiones integrado sin intervención alguna de los participantes.

Un documento, habría que decir, redactado en salones de la Universidad Autónoma de Zacatecas, por parte de un equipo que lidera la demógrafa Elena Zúñiga Herrera, la misma cuya referencia como directora de contenidos del evento fue borrada apenas de la página oficial y que, sólo para ubicar las cosas, tanto en el foxismo como en el curso de la presente administración, fue removida de la secretaría general del Consejo Nacional de Población (Conapo), dependiente de Gobernación, tras confirmarse su lejanía respecto de las políticas oficiales en la materia. y su extrema cercanía con colectivos tales como ¿Católicas? por el Derecho a Decidir, Sipam, Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE) y Afluentes, por sólo citar algunos.

A su lado, en el operativo de imposición que ha comenzado a ser repudiado por jóvenes de diversas naciones -particularmente a través de internet y de las redes sociales- habría que ubicar a la titular del Instituto Nacional de la Juventud, la panista Priscila Vera que, responsabilizada de la organización de la Conferencia Mundial por parte de México, naufraga un día sí y otro también, en la organización del evento que, se prevé extraoficialmente, podría ser inaugurado el miércoles por el presidente Felipe Calderón.

A partir de hoy, por lo pronto, en León, la capital industrial de Guanajuato, miles de jóvenes de México, Estados Unidos, Alemania, España, Colombia, Chile y Argentina, muchos de ellos financiados por la alemana fundación (socialdemócrata) Konrad Adenauer, iniciarán una suerte de foro paralelo con miras a evidenciar su malestar y, particularmente, elaborar un documento "que verdaderamente recoja la opinión e inquietudes de los jóvenes." y que, en su momento, será elevado a la consideración de los organizadores para ser tomado en cuenta en la redacción de un documento de conclusiones más auténtico.

El asunto pues, no apunta a terminar bien. Sin embargo.

Asteriscos

* Como resultado de una imposición llegó al cargo que ahora ocupa. por una nueva imposición, más pronto de lo que lo muchos creen, deberá irse. Ya le informaremos.

Veámonos mañana, con otro asunto De Naturaleza Política

Predicar el infierno es un delito: abuso infantil

Luis González de Alba
Se descubrió que...
Milenio

Enseñar a niños sin uso completo de razón que la tortura es justificada, debe penarse como delito grave, equivalente a corrupción de menores y abuso infantil, ya sea que el abusador sea pariente, maestro o sacerdote del dios único, y único que sigue aplicando tortura eterna para castigo de niños puñeteros, niñas que faltan a misa dominical y mujeres que abortan. Un monstruo de celos, ira, venganza y pruebitas maliciosas para ver quién cae, un espantajo producto de la imaginación de un pueblo inculto e iletrado, simples pastores nómadas en territorio hostil, entre los grandes imperios de Egipto en el sur y Babilonia en el norte, esclavo de unos y luego esclavo de otros, y de ellos pepenó lo peor.

Al parecer, los pastores cananeos que luego se denominarían israelitas, oyeron en sus viajes la tesis del faraón Akén Atón, acerca de un solo dios y le atribuyeron todos los usos y costumbres del padre cananeo que exigía obediencia absoluta como único medio de sobrevivir al semidesierto y de que el niño no fuera devorado por los todavía existentes leones de la región. Nada más le dieron superpoderes a ese padre feroz.

Le atribuyen la creación del mundo. Pero en su “diseño inteligente” dejó escrito: Devoraos los unos a los otros: el león come gacela; el gato, ratones; el gavilán, palomas; con monstruosa sevicia creó avispas que paralizan a otro ser vivo, una oruga, para depositar huevos en su interior y que las recién nacidas coman oruga… viva. Hizo con refinada maldad predadores que se ceban sobre el animal más débil, el enfermo, viejo o muy joven. Si ya había inventado la fotosíntesis, por la que las plantas se alimentan de luz solar, la pudo disponer también para sus criaturas semovientes. Pero no: allí vemos a los encantadores leoncitos devorando una cebra aún viva y que alcanza a levantar la cabeza para mirar con horror sus tripas por el suelo. Y la delicia que es un costillar de cordero.

Este pueblo de pastores, a ratos nómada, luego sedentario, luego esclavo, inventó el cuento infantil de un castigo divino por el que ese Monstruo de Ira imaginario ahogó a todos los seres vivos, excepto al justo Noé con su familia y una pareja de cada animal. No se preocuparon, porque no los conocían, de resolver la forma en que Noé consiguió sus canguros de Australia, los osos polares del norte y los pingüinos del sur. Una idiotez que un niño de seis años puede observar. El Todopoderoso, por serlo, podía haber ordenado la muerte instantánea de todos los humanos, por pecadores irredentos y relapsos, sin hacer perecer perros, gatos, caballos, toros, faisanes, jilgueros, colibríes y cuanto hay, que ni la debían ni la temían, y olvidando, el Berrinchudo Eterno, que peces, delfines y gaviotas no se ahogan. Una gran estupidez.

Al parecer este pueblo nómada recogió, como todos los de la zona, un hecho real que los arqueólogos aún no descifran: hubo una gran inundación, narrada también por caldeos y otros pueblos. Pudo ser la ruptura del breve puente de tierra que separaba al Mediterráneo de una gran planicie llena de ciudades prósperas: lo que hoy es el Mar Negro. Pudo ser el hundimiento de la isla Thira. Algo hubo, eso es cierto. Pero un pueblo de pastores sin filosofía ni ciencia lo atribuyó a un Padre Aterrador que castigó a sus hijos… porque eso era lo que hacían esos padres.

He aquí el meollo del asunto: no pasaría de ser un cuento bobo como Blanca Nieves o La Cenicienta o La Atlántida de Platón, pero es todavía empleado por señores que usan faldas coloradas y encajes de señoras como método para inducir obediencia en el niño, y así, por medio del terror doblegarnos y que nos entreguemos a ellos (en todos sentidos, remember Marcial Maciel). La Iglesia nos abruma la infancia, abusa de nuestra falta de razón (de ahí su interés en recuperar la escuela primaria), nos convence de que la venganza, la tortura, el castigo físico son justos porque los emplea el Todopoderoso. Y eso es absolutamente ilegal en un país que ha erradicado la tortura como método para castigar el delito, ya no digamos para educar.

En consecuencia, como labor urgente, la Suprema Corte debe revisar la legalidad constitucional de enseñanzas que hacen de la tortura eterna, la hoguera, y el azufre las bases de la educación infantil en casa, en el sermón dominical y en la escuela a cargo de curitas y monjitas. El abuso infantil no ocurre nada más cuando le bajas los calzones al monaguillo, sino cuando llenas de terrores nocturnos a los niños y los convences de que la tortura es correcta puesto que la aplica el Altísimo.

EVA. Así como es muy probable que haya ocurrido una enorme inundación, también tenemos los humanos, todos los hoy vivos, una madre única: la “Eva mitocondrial” que vivió hace unos 200 mil años en al este de África. No coincide con el “Adán euroasiático” del que descendemos todos los hombres no africanos y vivió hace unos 70 mil años. Lo dejamos para la próxima.

Mi novela con la atracción entre un preso político (yo) y un preso común: Otros días, otros años (Planeta, 2008).

Mi página web: www.luisgonzalezdealba.com