agosto 31, 2010

'4 Informe de Gobierno' por Paco Calderón



Movía 'Barbie' tonelada de coca al mes




Luis Brito
Reforma

Ciudad de México (31 agosto 2010).- El narcotraficante Édgar Valdez Villarreal, "La Barbie", detenido ayer en un poblado de Lerma, Estado de México, comandaba una estructura criminal que traficaba una tonelada de cocaína mensual y que tenía presencia en seis entidades, informó la Policía Federal.

"Información de inteligencia señala que 'La Barbie' traficaba una tonelada de cocaína mensualmente", señaló Ramón Pequeño, jefe de la División Antidrogas de la PF.

Detalló que "La Barbie" fue ubicado por policías federales en una casa de seguridad en el poblado de Salazar, en Lerma, y detenido el lunes en un operativo en el que se debilitó a su grupo de protección.

A las 7:20 horas, "La Barbie" fue presentado ante los medios de comunicación en un hangar del Centro de Mando de la PF, en Iztapalapa, junto con cuatro hombres y dos mujeres con los que fue capturado.

El comisionado general de la PF, Facundo Rosas, afirmó que la detención del ex jefe de sicarios del capo Arturo Beltrán Leyva se consumó luego que policías federales obtuvieron información fresca sobre las casas de seguridad que utilizaba para esconderse en el Estado de México, durante el operativo realizado en un exclusivo condominio de Bosques de las Lomas, en el Distrito Federal.

Para ese momento contaban con información de que Valdez Villarreal se escondía en la zona poniente de la Capital tras permanecer en Guerrero, plaza que controló para "El Barbas".

"En las diversas etapas de esta investigación se contó con el intercambio de información de diversas agencias de Estados Unidos y de las Secretarías de la Defensa Nacional, de Marina, así como de la PGR", dijo Rosas.

El funcionario expuso que en la casa de seguridad donde "La Barbie" fue ubicado contaba con un grupo de apoyo de seguridad que fue asegurado para acotar una reacción, sin dar más detalles al respecto.

Con Valdez Villarreal fueron detenidos Juan Antonio y Mauricio López Reyes, Arturo Iván Arroyo Salas y Jorge Valentín Landa Coronado, éste último originario de Laredo, Texas; así como dos mujeres llamadas Maritzel López Reyes y Marisela Reyes Lozada.

Pequeño comentó que el narcotraficante originario de Estados Unidos comandaba en la actualidad una estructura criminal que tenía presencia en el Estado de México, Morelos, Nuevo León, Tamaulipas, Quintana Roo y el Distrito Federal.

Luego de que cayera abatido "El Barbas", el 16 de diciembre de 2009, Villarreal formó un grupo criminal con Gerardo Álvarez Vázquez, "El Indio", para mantener el control de Guerrero, agregó el mando.

A pesar de ser un cercano colaborador de "El Barbas" durante años, explicó, "La Barbie" fue apartado de su círculo principal después que el capo pactó una alianza con "Los Zetas".

Esto porque Valdez Villarreal sostenía una fuerte rivalidad con Miguel Treviño Morales, "El L40", segundo en importancia de "Los Zetas".

Ramón Pequeño también recordó que Héctor Beltrán Leyva lo culpa de haber traicionado a "El Barbas".

"Valdez Villarreal comentó que el día de la muerte de Arturo Beltrán Leyva recibió una llamada de éste para solicitar su apoyo, que le mandara gente para sacarlo del área ya que se encontraba rodeado por la Marina, a lo que 'La Barbie' le sugirió que se entregara", afirmó.

En todo momento, durante su presentación ante la prensa, el narcotraficante se mostró sonriente e incluso en un par de ocasiones murmuró.

Para que se defina su situación jurídica, Valdez Villarreal y sus presuntos cómplices fueron puestos a disposición de la SIEDO de la PGR.

Una de Cal(derón)…

Adrian Trejo
atrejo@callemexico.com
Calle Mexico

Apenas unas horas después del anuncio del despido de 3,200 policías federales por diversos actos de corrupción, la casualidad permite la reivindicación de este cuerpo policiaco presuntamente de élite.

La captura de Edgar Valdez Villarreal, mejor conocido como La Barbie, jefe de los sicarios del cartel de los hermanos Beltrán Leyva es, junto con la eliminación de Arturo Beltrán Leyva e Ignacio Coronel, uno de los mayores golpes a la delincuencia organizada en el país.

Al cierre de este espacio la información sobre la detención de La Barbie, que heredó el liderazgo del grupo criminal, era escueta y fluía a cuentagotas.

Se sabe que fue capturado por la Policía Federal, sin la intervención del Ejército o la Marina Armada de México, que curiosamente si participaron en los eventos en los que resultaron muertos Beltrán Leyva y Nacho Coronel.

Las fuerzas federales estuvieron a punto de detenerlo hace tres semanas cuando realizaron operativos en un edificio de departamentos en Santa Fe y luego en un fraccionamiento de Huixquilucan, en donde presuntamente se movía el delincuente.

La Barbie posee información suficiente como para desmantelar totalmente al cártel de los Beltrán Leyva pero su condición de estadounidense –nació en Texas-, lo hace sujeto de una extradición en fast track, si lo solicita el gobierno de Estados Unidos y lo acepta el mexicano.

Por lo pronto, esta captura, “aiga sido como aiga sido’’, representa un tanque de oxígeno para el gobierno federal pero especialmente para la Policía Federal, tan cuestionada luego de que se denunciara la complicidad de sus mandos en Ciudad Juárez y se reconociera el despido de 3,200 elementos, por cierto, un pequeño ejército con técnica y contactos para ofrecerse al mejor postor.

Si vive en el DF, prepárese para lo que viene luego de que la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje determinó dar por concluidas las relaciones laborales y por ende el contrato colectivo de trabajo, entre el Sindicato Mexicano de Electricistas y la extinta Luz y Fuerza del Centro.

Además, el laudo emitido ayer establece que las liquidaciones de los miles de trabajadores que no aceptaron la liquidación con un bono adicional, ofrecida por el gobierno, deberán sujetarse exclusivamente a los montos contemplados en el contrato colectivo, lo que les representará una merma muy importante en el cheque final.

Y mientras la JLCA emitía su laudo final, Martín Esparza, que embarcó a los trabajadores en este historia sin futuro, se placeaba en el teatro Metropolitan, durante el informe de actividades de Alejandra Barrales.

Por cierto, qué más da que le concedan o no la toma de nota a Esparza; a ver qué hace con el membrete.

Tan seguro estaba Manlio Fabio Beltrones de que sería el presidente del Senado, que con semanas de anticipación había confirmado su asistencia a la reunión de los presidentes de los Congresos de los países el G-20 que se realizará en Ottawa, Canadá.

Beltrones viajará el jueves y próximo y estará de regreso el lunes.

¡Todavía faltan dos años!

Juan Manuel Asai
jasaicamacho@yahoo.com
Códice
La Crónica de Hoy

El staff presidencial trabaja horas extras, a tambor batiente. Desde hace días la gente en Los Pinos pide pizzas para comer en la oficina. No hay de otra, es la semana del IV Informe de Gobierno. La tarea es sacarle todo el provecho político posible a la intensa exposición del mandatario en los medios de comunicación. En efecto, nos bombardean con promocionales de radio y televisión. Calderón por aquí, por allá, por todos lados, describiendo en sus espots un país que muchos no reconocen. Un sitio del que se oye hablar que se parece muy poco al lugar en el que nos tocó vivir.

Desaliento.- Será difícil que el Presidente termine la semana con banderas desplegadas. El país llega al IV Informe con el ánimo por los suelos. El desaliento impera. La somera revisión de los diarios de la última semana documenta el pesimismo. La quiebra de Mexicana de Aviación, repleta de ángulos oscuros; el conflicto de la jerarquía contra el GDF, por la cuestión gay; las eternas inundaciones de Tabasco, que se suceden un año sí el otro también; la determinación del TEPJF de que el Presidente violó la ley, pero no se le castigará; el asesinato de alcaldes de municipios con presencia del crimen organizado; los anticlimáticos Diálogos por la Seguridad, la reiteración de los coches-bomba y el incalificable episodio en el rancho San Fernando, en Tamaulipas, que fue la puntilla para la imagen internacional de México.

Atravesamos la coyuntura más adversa en mucho tiempo. Calderón no es responsable directo de esta colección de horrores, desde luego que no, y en muchos casos se ha esmerado por remontar los problemas, eso no se regatea, pero la sensación general es que estamos peor que hace un año, que en lugar de avanzar, retrocedemos. Hacen falta dosis altas de optimismo, pero ¿dónde tomarlas?

Hace un año, Calderón tuvo el tino de reorganizar la narrativa de su mandato, de dar coherencia y marcar el rumo con la presentación de diez compromisos para transformar a México. El ejercicio fue bien recibido. Siempre tranquiliza ver un cuarto ordenado, con las cosas en su lugar, aunque sea por unas horas. Se hizo un diagnóstico y se marcó un rumbo, por el que desgraciadamente no avanzamos. De manera que aquellos compromisos están desde hace meses en el archivo muerto. Nadie se tomó la molestia de darles seguimientos. Lo urgente, como siempre, dejó de lado lo importante. Al gobierno, por ejemplo, le urgían algunos triunfos electorales, por lo que resolvió emprender la aventura de las coaliciones con la izquierda para llevar al triunfo a priistas resentidos. El ambiente político se ensució, los ánimos se crisparon. Una de las consecuencias es que la discusión del paquete económico para el 2011 se dará en el pantano.

El periodo 2006-2010 ha sido muy difícil, poco propicio para el lucimiento, con un puñado de notas buenas y una montaña de noticias espeluznantes. El sexenio transcurre sin motivos para la algarabía popular. De hecho, el mes de septiembre que nos traerá la fiesta del Bicentenario, que muchos imaginaron fastuosa y que terminará siendo discreta, nada más para salir del compromiso, arranca con los cielos, como los ánimos, nublados. Explosiones de autos-bomba en lugar de fuegos artificiales. ¡Y todavía faltan dos años!

Cabos sueltos

Una fuente del más alto nivel reveló que para no mandar células cancerígenas al tejido sano, la PGR prefería tener cerca a los agentes que reprobaban los controles de confianza. No los despiden, prefieren ponerlos a realizar tareas burocráticas, sin manejo de información relevante, para que no se integren de tiempo completo a las bandas del crimen organizado, sobre todo ahora que muchos cárteles andan urgidos de refuerzos y están reclutando pistoleros, aunque no tengan cartas de recomendación. ¿Qué pasará a los miles de agentes que la Secretaría de Seguridad Pública decidió dar de baja? ¿Alguien les seguirá pista? ¿Cuánto tiempo pasará para que esos sujetos manden su currículum vitae al Cártel del Golfo o se unan a Los Zetas? Está bien sanear las instituciones, pero las instituciones no pueden operar como outsourcing de los cárteles. No se pueden dejar cabos sueltos, mucho menos más de tres mil doscientos cabos sueltos.

Edomex y DF, santuario de narcos

Carlos Loret de Mola
Historias de un reportero
El Universal

Cayó Édgar Valdés Villarreal, La Barbie. Lo detuvo la Policía Federal, que detalló en su expediente que tiene una gran afición por las mujeres guapas y exuberantes, es amante de las fiestas, el vestir bien y los deportes extremos.

Fue jugador de futbol americano en EU, donde nació (Laredo, Texas) en 1973. Rubio y de ojos azules, se ganó el apodo al tiempo que la confianza de capos como El Chapo Guzmán, El Mayo Zambada y Nacho Coronel.

Se volvió famoso y más buscado a la vera de los hermanos Beltrán Leyva, a quienes, según la autoridad, servía como jefe de operaciones. Los reportes de inteligencia exhiben que a la captura de Alfredo El Mochomo en 2008, la muerte de Arturo El Jefe de Jefes en 2009 y el arresto de Carlos 15 días después, Héctor Beltrán Leyva empezó a disputarse con La Barbie la repartición del cártel.

“Está completito y sin despeinar”, confió a este reportero una fuente de primer nivel en Seguridad Pública anoche, minutos después de darse a conocer su arresto. La misma fuente reveló que, en mayo de 2009, el cateo del Bar XXXóticas de Acapulco, presuntamente de su propiedad, fue clave para su intercepción.

Mucha gente se pregunta por qué la ola de violencia brutal no alcanza al DF y al Estado de México con la misma magnitud que a otras entidades. La respuesta está en que los narcos parecen haber elegido la Zona Metropolitana del Valle de México como santuario para vivir y desenvolverse, y quizá por eso mismo la “cuidan”:

A La Barbie lo detuvieron en La Marquesa, del lado mexiquense, a unos kilómetros de la capital del país.

Al hijo de El Mayo Zambada, Vicente Zambada Niebla, lo agarraron en marzo de 2009 en Jardines del Pedregal, al sur de la ciudad de México.

Doce días después, Vicente Carrillo Leyva, hijo de El Señor de los Cielos y, según el gobierno heredero en la jefatura del cártel de su padre, cayó en Bosques de las Lomas, donde convergen el DF y Huixquilucan.

En el mismo municipio arrestaron en este abril a Gerardo Álvarez Vázquez, alias El Indio o El Chayán, uno de los operadores principales de los Beltrán.

En Tlalnepantla, en el Estado de México, fue capturado en junio de este año José Francisco Barreto García, El Contador de los Beltrán, quien en su declaración, según reveló la Policía Federal, acusó a La Barbie de proteger a José Jorge Balderas Garza, El JJ, autor del disparo contra el futbolista Salvador Cabañas dentro del Bar Bar.

Donde viven y gobiernan el precandidato puntero en las encuestas a la presidencia en el 2012, y uno de los más fuertes aspirantes de la izquierda al mismo cargo, vivían también —¿gobernaban también?— todos estos capos... y quizá algunos otros que permanecen al amparo de las complicidades que facilitan la corrupción y/o el anonimato que brindan las hiperpobladas urbes.

SACIAMORBOS. Ya sin contar que Abel Silva Petriciolet, líder de la banda de secuestradores del joven Martí y una docena más, cayó en Atizapán de Zaragoza.

Pequeñez

Federico Reyes Heroles
Reforma

A don Carlos Abedrop, por su enorme generosidad universitaria.

Vivimos con la esperanza y la convicción de que será así. Hay tiempos de normalidad y tiempos de emergencia. En la primera condición nos podemos dar el lujo de proceder confiados en los hábitos, en las formas con las cuales nos hemos acomodado en el mundo. Pero la normalidad se quiebra en el momento menos esperado y quizá el menos propicio. Aparece la emergencia que tiene como principio que nada es igual, ésa es su fuerza, imponer sus tiempos, romper cánones. En esos instantes debemos sacar lo mejor de nuestros conocimientos pero también de nuestra intuición y de nuestra entraña. Estar a la altura de los nuevos retos muestra de qué estamos hechos.

Los marinos, los pilotos, los médicos en general y en particular algunas especialidades como la traumatología o quienes se encuentran en emergencias viven preparados para administrarlas todos los días. Pero los protocolos tienen límites, cuando se agotan sólo el conocimiento profundo y la capacidad para idear nuevas soluciones nos pueden salvar: aterrizar el avión en el Hudson por ejemplo. Pero no sólo en los asuntos técnicos hay emergencias, también en la historia ocurren. Hay hombres que se amilanan y empequeñecen frente a la emergencia y otros que se agigantan: Chamberlain y Churchill como ejemplo emblemático, Napoleón o Bismarck pero también MacArthur. Lo primero para poder dar la cara a la historia es leer los tiempos, saber si estamos en la normalidad o en la emergencia, de ser el caso nuestros parámetros para administrar la normalidad se desmoronan. Hay entonces que declarar y declararse en emergencia. Estamos obligados a pensar desde abajo con frialdad.

México vive desde hace tres años y fracción momentos de emergencia y sin embargo a la clase política se le mira apoltronada, como si no hubiera novedad en el frente. Por primera vez en nuestra historia contemporánea hay un serio desafío a las instituciones, un desafío armado que ha llevado al país a perder el control de ciudades y zonas enteras. Algunos hablan ya de la necesidad de declarar estado de excepción en ciertas áreas. Policías y Fuerzas Armadas se muestran incapaces de garantizar la seguridad de los ciudadanos. Por primera vez vivimos una estrategia muy bien armada y muy exitosa de terrorismo que ha provocado miedo generalizado, confusión y el derrumbe de la imagen del país en el exterior con terribles consecuencias económicas. Miles de mexicanos abandonan sus ciudades para ir a vivir en otras y con frecuencia a otros países. Se simpatice o no con la política seguida por el presidente Calderón, el hecho es que todos estamos en el mismo barco. Calderón se va en dos años pero los mexicanos continuaremos con la emergencia.

Pero quizá lo más preocupante es la estrechez de miras de la clase política. Los alcaldes defendiendo su soberanía cuando 400 municipios no cuentan con elementos, 90% de ellos dispone de menos de 100 efectivos, 70% sólo cuenta con educación primaria eso para no hablar de equipo y capacitación. Pero no aceptan la emergencia, repiten su eslogan "soberanista" cuando ya tienen el agua en el cuello. Ellos controlan el 40% (300 mil) de los efectivos de las policías del país, manejan más elementos que las Fuerzas Armadas (200 mil) y todavía algunos se niegan a analizar la posibilidad de integrar 32 cuerpos policiales estatales como primer paso a la policía central. Si estuviéramos en el edén de la seguridad entendería su arrogancia, pero estamos en el infierno. ¿Qué defienden? Como aderezo nos enteramos de que 7 de cada 10 municipios están infiltrados por el narcotráfico. En esas manos está la seguridad cotidiana de los mexicanos y también buena parte de la explicación de la omnipresente impunidad.

Y qué decir de los señores legisladores que fueron incapaces de convocar a un periodo extraordinario para procesar, entre otras, la Ley de Seguridad Nacional, exigencia expresa de las Fuerzas Armadas. Han sido también incapaces de sacar adelante una ley antisecuestros para no hablar de la urgencia de un nuevo Código Federal de Procedimientos Penales. Ahora los priistas salen con la genial idea de reducir el IVA. Por ideas geniales como ésa México es, según información de CEPAL, el único país de América Latina cuya recaudación, sin petróleo por supuesto, ha disminuido en la última década. México recauda en el 2008 9.4%, mientras Brasil llegó al 35.5%, Argentina 30.6%, Chile 21%, incluso Chávez recauda más, 14.2%. En su desdén hacia México está la explicación de por qué no hay más dinero para infraestructura, para educación, para ciencia y tecnología o para seguridad, asunto que trae en jaque al país. De la reforma laboral mejor ni hablar, ya vienen nuevas iniciativas a acumularse en las pilas de las anteriores mientras los jóvenes sin empleo se multiplican. Como muestra de su insensibilidad queda el pleito por la Mesa Directiva y las iPads.

Lo aterrador de estos días nublados para México es la pequeñez de los gobernantes, quizá no se han percatado de la emergencia.

Sí: que bajen el IVA

Leo Zuckermann
Juegos de Poder
Excélsior

El asunto acabó siendo una negociación electorera de quinta. Y si Acción Nacional incumplió, ahora le toca al Revolucionario la venganza.

Que no se nos olvide: si hoy pagamos más impuestos es porque el PRI estuvo dispuesto a dar sus votos en el Congreso a cambio de que el PAN no se aliara con los partidos de izquierda para disputarle al PRI ciertas elecciones estatales. Una vergüenza que los priistas hubieran solicitado esta condición y que los panistas la hubieran aceptado; una estupidez que lo hayan firmado.

Que no se nos olvide: la presidenta del PRI, Beatriz Paredes, y el del PAN, César Nava, signaron un pacto con dos "testigos de honor": el entonces secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, y el secretario de Gobierno del Estado de México, Luis Miranda. El PAN se comprometía a no aliarse con el PRD en las elecciones de gobernador mexiquense en 2011. Y aunque no estaba contemplado en el documento firmado, trascendió que, a cambio, el PRI otorgó su apoyo en el Congreso para aumentar los impuestos.

Se dice que había un pacto similar de "más impuestos a cambio de menos democracia" para Oaxaca. Que el gobernador priista Ulises Ruiz, al igual que el mexiquense, Enrique Peña Nieto, estuvieron de acuerdo con dar los votos de "sus diputados" para aumentar la tasa del IVA de 15 a 16% a cambio de que el PAN no se aliara con la izquierda en el proceso electoral oaxaqueño de 2010.

Que no se nos olvide: el PAN incumplió. Sí se alió con la izquierda en Oaxaca y en otros cuatro estados. En tres de ellos (Puebla, Oaxaca y Sinaloa) ganaron. Y ya anunciaron que van por una alianza en el Estado de México el año que entra.

Así fue el proceso para que los mexicanos pagáramos más impuestos. En lugar de ser una discusión racional, seria y de altura de cobrar más tributos para mejorar el gasto en buenos programas públicos, el asunto acabó siendo una negociación electorera de quinta.

Y si el PAN incumplió, ahora le toca al PRI la venganza. Eso explica que el tricolor quiera reducir la tasa del IVA para regresarla a 15 por ciento. Una hábil maniobra política que ha dejado al gobierno panista en una posición defensiva endeble.

El secretario de Hacienda la ha tildado de "irresponsable". Ha invitado a que los priistas digan dónde se podría recortar el Presupuesto para absorber una pérdida en los ingresos públicos que se calcula en alrededor de 30 mil millones de pesos. ¿En educación, salud, seguridad o en Oportunidades?, pregunta Ernesto Cordero.

¿De verdad el gobierno no puede recortar 30 mil millones de pesos en su gasto para aliviar la carga tributaria de los ciudadanos? A mí se ocurren algunas ideas:

. Reformar la fórmula de financiamiento de los partidos que obligatoriamente les provee más dinero cada año.

. Cancelar la construcción de la nueva refinería en Tula que costará diez mil millones de dólares; en las actuales condiciones económicas, Pemex podría adquirir una refinería similar por una décima parte de esta cantidad.

. Reducir el tamaño del Congreso lo que significaría ahorros salariales y materiales incluidos menos iPads para los diputados.

. Prohibir que equipos profesionales de futbol reciban fondos públicos como hoy sucede en varias ciudades.

. Prohibir que los funcionarios públicos de todos los niveles se otorguen bonos antes de entregar su respectivo puesto.

. Evitar que el dinero público que reciben las bancadas en el Congreso se canalice a movimientos sociales como el del "gobierno legítimo".

. Recortar partidas que terminan en las arcas del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

. Bajar el gasto de publicidad del gobierno federal que se ha incrementado de manera importante estos años.

El gobierno tiene buenos programas que no sería conveniente recortar. Pero también tiene partidas donde hay mucho dispendio y que habría de suprimir o rebajar. Esto tendría la consecuencia positiva de que los mexicanos pagáramos menos impuestos. Y ese debe ser el debate: cuántos impuestos a cambio de qué gasto. De ninguna forma más tributos a cambio de menos democracia.

Por lo pronto, el PRI ya metió en un brete al gobierno con su propuesta de reducir la tasa del IVA. Y mientras no se recorten partidas inútiles y dispendiosas, yo lo apoyo.

Los cobardes violentos del SME

Ciro Gómez Leyva
gomezleyva@milenio.com
La historia en breve
Milenio

Nadie me lo contó. Bajé de mi oficina en MILENIO unos minutos antes de las siete de la noche, porque me avisaron que un grupo del SME, que acababa de cerrar el cruce de Morelos y Bucareli, había tratado de arrebatarle la cámara a uno de nuestros reporteros. Y que estaban especialmente agresivos, amenazando con golpear a quien se atreviera a hacerles una imagen. ¡Chingada madre, ni que fueran Los Zetas!

Caminé 50 metros, llegué con nuestros camarógrafos a la esquina de Enrico Martínez y Morelos, a 100 metros del bloqueo, en el momento en que una veintena de ellos rompían los vidrios de una destartalada camioneta Nissan y golpeaban al chofer, un tipo al que uno de los del SME acusó de ser un perro traidor de la CFE. La plasticidad perfecta: una horda indignada del pueblo bueno agrediendo a un traidor en proporción de 20 a uno.

Transmitimos la imagen en MILENIO Televisión. Se ve con claridad quiénes rompen los vidrios y golpean. Se ve incluso a uno que roba una maleta, o un bulto, del asiento de la Nissan.

Basta ya de esta impunidad. El SME fue al Congreso y perdió. Fue a la Suprema Corte y perdió. Fue a la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje y ayer se enteró que había perdido también. Entonces se enojaron y salieron a golpear y a intimidar, sin éxito, a los periodistas a los que, como al pobre hombre de la Nissan, consideran traidores a la causa.

Las autoridades del Distrito Federal no tendrán excusa para no buscar, detener y poner ante un juez a esos cobardes disfrazados de luchadores sociales ofendidos.

Basta ya de creerles cuando dicen que “los medios criminalizamos su protesta”.

Son unos cobardes.