septiembre 29, 2010

'Transporte público' por Solís



Santa María Tlahuitoltepec

Yuriria Sierra (@YuririaSierra)
Nudo Gordiano
Excélsior

Era de madrugada, por la hora y por costumbre, la gente se encontraba en el interior de su casa, dormía cuando de pronto la tierra se movió y el cerro se les vino encima. Se les había advertido de los riesgos, se les había pedido con antelación ir a los albergues. Pero nadie quiso abandonar su hogar y sus pertenencias. Y, así, parte de Santa María Tlahuitoltepec se cubrió de tierra, esfumó los sueños de algunas personas y el talento de otras, por las casas que, se presume, fueron sepultadas. Y, para colmo, el clima impedía no sólo tener claridad respecto a las dimensiones reales de la tragedia, sino agilizar las labores de rescate. Es más, ni seis intentos de aterrizaje del gobernador Ulises Ruiz lograron que las autoridades llegaran a la zona afectada. Ni el clima ni las condiciones del terreno ayudan. (Lo mismo que le pasó a Felipe Calderón en Tabasco, donde el avión presidencial sobrevoló por más de 30 minutos, sin éxito para aterrizar en esa otra zona castigada por la naturaleza).

Si un trayecto carretero en tiempo normal nos lleva de la ciudad de Oaxaca a Santa María Tlahuitoltepec en tres horas, imaginemos cuánto tardará hoy en llegar cualquier persona que desee acercarse. Según lo estimaba Protección Civil del estado, hasta la entrega de esta columna, son al menos 11 personas las desaparecidas y cuatro casas afectadas y les ha sido complicado obtener mejores datos porque las condiciones del lugar impiden remover escombros, lo que, se pronostica, tomará tres días como mínimo. Y hay un puente caído que no ayuda a que personal de rescate llegue y así tener una más precisa estadística.

Qué doloroso ha sido este hecho, mientras aterrados nos acostumbramos a las notas que dan cuenta de asesinatos de alcaldes y civiles, nos topamos con más golpes, distintos de esa otra realidad.

Tanto en Santa María Tlahuitoltepec como en las costas del Golfo de México, que han sido azotadas por Karl y por Matthew, el clima ha sido factor importantísimo para asegurar las labores de rescate, que ni tan seguras. Leíamos ayer que son al menos unas nueve mil personas las que habitan en Tlahuitoltepec, identificada así como una cuna de talentos, pionera en la defensa de su cultura, la mixe. Desde hace años han realizado trabajos y esfuerzos importantísimos no sólo para conservar, sino con miras a difundir todo aquello que encierra la cultura mixe. Incluso, su Instituto Tecnológico de la Región Mixe es reconocido como uno de los pocos del país enfocados en el desarrollo de las comunidades indígenas.

Ayer por la tarde entrevisté a Ulises Ruiz, el gobernador de Oaxaca, en la Segunda Emisión de Cadenatres Noticias. Noté el desconcierto, por lo malo de las condiciones que no le permitieron llegar a aterrizar en Santa María Tlahuitoltepec, la incredulidad para creer cómo es que una comunidad fue sepultada en una sola noche, y la incertidumbre, porque ni el mismo gobernador tenía una fuente que le permitiera dar una cifra exacta y que lo hizo desmentir incluso lo dicho por Felipe Calderón cuando éste hablaba de siete víctimas mortales. Y es que se habló primero de cuatro, luego de siete, después de nuevo cuatro y el mismo gobernador Ruiz terminaba el día declarando que tal vez no había ni una sola víctima mortal.

El Ejército y la Marina entraron a pie porque los accesos terrestres estaban bloqueados. Para la noche, la Cruz Roja Mexicana ofrecía como saldo las 11 personas desaparecidas, y se daba la orden de regresar al DF con todo y maquinarias. Pero más vale eso que desatender una tragedia que pudo haber sido mayúscula...

La discusión mentirosa

Adrian Trejo (@adriantrejo)
atrejo@callemexico.com
Calle Mexico

A propósito de la pugna mediática entre PAN y PRI por la reducción del IVA, no debe perderse de vista la opinión de los gobernadores ni de los secretarios de finanzas de los estados.

Ayer los 32 secretarios de finanzas del país se reunieron con los dirigentes de la bancada panista a quienes solicitaron no reducir el IVA, como fue acordado por los diputados del PRI en su reunión plenaria de agosto.

La razón es muy sencilla, si se reduce un punto porcentual el impuesto al consumo, el erario dejará de recibir 36,000 millones de pesos, de los cuales 9,000 se destinan a los estados.

De acuerdo con las cifras manejadas ayer en la reunión entre los funcionarios estatales y los diputados del PAN, los estados que más padecerían el impacto de la reducción del IVA son el estado de México, que dejaría de percibir ingresos federales por 1,311 millones de pesos, el DF perdería 1,182 millones.

Veracruz dejaría de recibir 623 millones; Nuevo León 466 millones; Puebla 419 millones; Chihuahua, 290 millones y Coahuila 241 millones de pesos.

Por eso y porque ningún gobernador, del partido que sea, come fuego, la discusión de la baja del IVA es tan sólo un distractor o, en el peor de los casos, una carta política para negociar quién sabe qué.

Por lo pronto está claro que ni el PRD le apostará a una reducción del impuesto al consumo, a menos que quieran darse un tiro en el pie.

En los próximos días se calentará la discusión del presupuesto del DF para el 2011.

Ya los asambleístas del DF, sobre todo los perredistas, andan como queriendo pelear pues el jefe de gobierno de la capital, Marcelo Ebrard, lanzó la voz de alerta.

Ebrard denunció que el gobierno federal solo propuso 1,000 millones de pesos para la construcción de la línea 12 del Metro, la obra cumbre del gobierno capitalino, cuando lo que se necesita para avanzar suma la cantidad de 4,000 millones de pesos.

Los diputados de todos los partidos representados en la ALDF, manifestaron, al menos de palabra, su intención de increpar al gobierno federal por tan mala señal.

Nomás falta que la queja se haga oficial y que los diputados del DF negocien lo que deben para que la línea 12 del Metro no se quede simplemente en “medio metro’’.

La falta de un liderazgo priísta de peso en la ALDF quedó de manifiesto ayer cuando el “dipuholigan’’, Cristian Vargas, propuso la inclusión en letras de oro del nombre de Plutarco Elías Calles, el patriarca del priísmo.

La petición del diputado tricolor fue rechazada debido a que no se cabildeó antes con ningún partido; y hasta los más noveles legisladores saben que esas propuestas no transitan si no hay consenso previo.

Este error de primaria tratará de ser corregido mañana jueves, pero por lo pronto ya le abollaron el nombre al “Moisés’’ tricolor.

El Canal 11, ¿es todavía del Politécnico?

Octavio Paredes López*
La Crónica de Hoy

La historia registra que en 1958 el director general del Instituto Politécnico Nacional, ingeniero Alejo Peralta, tomó como propia la idea de la creación de un canal de televisión con propósitos principalmente educativos; él financió personalmente la adquisición de algunos de los primeros equipos y pidió la colaboración de profesores y estudiantes afines al tema, especialmente al joven ingeniero y posterior profesor del Instituto Tecnológico de Massachusetts, Manuel Cerrillo, quien era hijo de un ex director general del Instituto. El canal comenzó como un circuito interno para ofrecer clases en las antiguas instalaciones de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica en el centro de la ciudad de México; las pruebas iniciales ocurrieron en agosto de ese año y se impartían en vivo y por las tardes, según la versión de uno de los fundadores. Sin embargo, fue hasta el 2 de marzo de 1959, a las 16:00 horas, cuando salió al aire el primer programa del ya denominado XEIPN Canal 11 de televisión. El distinguido maestro Vianney Vergara ofreció una clase de matemáticas y ésta fue la señal inaugural del naciente Canal 11; el maestro Vergara ha dejado testimonio de la agradable sorpresa que él recibió con tal invitación de la dirección general. El ingeniero Peralta designó al ingeniero politécnico José Ruiloba como gerente administrativo del Canal 11 y fue necesario instalar monitores en las diversas escuelas del IPN para que se captara la señal. Fueron innumerables los problemas iniciales; entre otros, el ingeniero Vergara tuvo que preparar cuadernillos para que los estudiantes pudieran seguir las clases y éstas se concentraron en la preparación de estudiantes.

Desde las etapas iniciales la programación del Canal del Poli (como se le designa usualmente) fue mayoritariamente propia y tenía el propósito de completar la enseñanza de los alumnos por medio de cursos, conferencias, documentales, enseñanza de idiomas y aspectos culturales; todo ello extensivo al público en general. En las primeras décadas, para captar la señal en el DF, era necesario adquirir una antena especial. Con la renuncia del ingeniero Peralta en 1959 llegó a la Dirección General el ilustre ingeniero Eugenio Méndez Docurro, hombre de amplia visión e impulsor de importantes organismos vinculados a la ciencia, tecnología e innovación como el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del IPN (creador indiscutible de este centro, aunque algunos parecen querer tergiversar la historia de esta hazaña), y primer director general del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología y de la Agencia Espacial Mexicana de esa época, entre otros. Desde la administración de Méndez se aceptó que la programación fuera principalmente de corte cultural. Es triste reconocer que a medida que la calidad de la transmisión y de los programas mejoraba, en esa medida sus directivos se desligaban del IPN (ya ninguno de ellos con sangre de la institución de los burros blancos, excepto solamente los técnicos) y fortalecían sus alianzas políticas con la Secretaría de Educación Pública.

En 1977 el secretario de la SEP empezó con el procedimiento, ahora usual, de designar desde esa instancia a los funcionarios del Canal 11; de hecho, ahora parece ser que lo hace el propio Presidente de la República como es el caso de Fernando Sariñana, que, se comenta, lo designó el presidente Calderón, con quien participó en la campaña de 2006.

El 29 de diciembre de 1981 se publicó en el Diario Oficial de la Federación la nueva Ley Orgánica del IPN. En el artículo 10 define la naturaleza jurídica del XEIPN Canal 11 como un órgano de apoyo dependiente de esta institución. El artículo 32 a la letra dice: “El director de la estación de televisión del Instituto Politécnico Nacional será designado por el secretario de Educación Pública a propuesta del director general del IPN, la función sustancial de dicho canal será la de difundir y defender la cultura nacional, la historia, la tradición, las costumbres, y nuestra idiosincrasia, respecto del extranjero”. Adicionalmente, en el Reglamento Interno del IPN se establece que el Canal 11 tiene el carácter de órgano de apoyo y participa de la personalidad jurídica y patrimonio propio del Instituto y tiene la función de la extensión y difusión de la educación y la cultura.

A partir de 1981 los programas educativos del Canal 11 cobran nuevo impulso y el periodo de 1986-90 fue particularmente rico en este terreno; y también aquí el divorcio casi total con el IPN fue evidente. Para esas fechas ya el propio director general del Poli difícilmente tenía acceso a los convenios que su “órgano de apoyo” establecía con otros organismos. En el lapso de 1991 al año 2000 el Canal 11 parecía que tocaba fondo en su alejamiento a todo lo que tuviera que ver con el IPN; algunos eventos vinieron a confirmar posteriormente lo erróneo de esta suposición.

En el gobierno del presidente Fox llegó a la dirección del Canal el irapuatense Julio di Bella, con entrenamiento como técnico automotriz pero con cierta experiencia previa en Radio Televisión de Guanajuato. Di Bella procuró acercarse a las autoridades del IPN, y si bien la presencia de politécnicos y de las actividades del Poli en la pantalla de la televisora no fueron mayúsculas, sí se realizaron algunas acciones. Di Bella reconocía, por lo menos teóricamente, su pertenencia a los colores guinda y blanco, aunque en la práctica la presencia de programas originados en el Instituto no fue tan notable como debería corresponder a una televisora creada por la imaginación y la creatividad de los burros blancos, y también con recursos económicos y de otros tipos, limitados pero estratégicos, provenientes del Poli, institución que había ya sacrificado sus propios proyectos de televisión educativa en aras del apoyo a lo que se ha considerado, según su propia Ley Orgánica, su canal de televisión.

La designación de Sariñana a la dirección del Canal 11 representa en la práctica el inicio de lo que parece una disgregación final del carácter politécnico residual que pudiera todavía existir en la televisora. Se le cambió el nombre al Canal por el de Once TV México sin que mediara una consulta al Consejo General Consultivo del Instituto; además, el logo del IPN no aparece jamás y el nombre del Instituto en la pantalla tiene un tamaño que parece buscar su ilegibilidad. Y actualmente el único programa dirigido por más de tres décadas por un distinguido politécnico, y conocedor sin paralelo de los avatares del Canal, es el economista Julio Téllez, conductor del programa Toros y Toreros en donde también es una verdadera autoridad; es decir, hay politécnicos capaces para la comunicación.

La Gaceta Politécnica del 27 de julio pasado consigna la firma del convenio de colaboración entre el IPN, su Canal 11 y el Organismo Promotor de Medios Audiovisuales, descentralizado de la Secretaría de Gobernación (por cierto en el documento aparece el nombre original: XEIPN Canal 11 pero no en la pantalla de la televisora). Según se indica, se alcanzará en próximos meses 49% de la cobertura nacional, y se digitalizará su señal. A través de un procedimiento muy cuestionado en su legalidad, el Politécnico se compromete a entregar a OPMA su programación, y se asigna un presupuesto adicional de 466 millones de pesos que quizás lo usufructuará OPMA. Aunque una buena parte de la comunidad del Poli ha permanecido en el silencio, algunas de sus organizaciones y líderes académicos han expresado reclamos y preocupaciones por este posible desmembramiento y alejamiento de los fines para los que fue creada la televisora; asimismo, se tiene noticia que el grupo de ex-directores generales está preocupado por esta nueva situación. La misma Gaceta Politécnica consigna el discurso de Sariñana durante el evento previo; en ningún lugar aparece reconocimiento alguno, más bien se percibe un desdén implícito, al papel clave de los politécnicos para la creación y mantenimiento del primer canal de televisión en su género en Latinoamérica, género que parece desdibujarse bajo los intereses de los políticos en el poder.

Como se sabe, el IPN es un organismo desconcentrado de la SEP y el Canal 11 es una entidad descentralizada. Y el propio director general del Poli, actualmente la doctora Yoloxóchitl Bustamente, es designado sin consulta formal alguna por el Presidente de la República. Todo ello le genera una cierta dosis de debilidad a la actual funcionaria ante la SEP y ante el propio presidente Calderón, aunque podría apoyarse en su Consejo Consultivo y en las diversas instancias politécnicas para reorientar los acontecimientos; la propia eventual reelección de la directora depende de estas autoridades, si es que los panistas se mantienen en el gobierno federal. A pesar de que la doctora Bustamante haya declarado durante este evento que portamos orgullosamente en el pecho el escudo del IPN y en la espalda el del Canal 11, en cualquier caso, y aun si esto fuera así, no se puede ignorar que la presencia de politécnicos y de los logros del IPN no aparecen, quizás solamente en forma harto excepcional, en la pantalla de su Canal 11; es decir, un “órgano de apoyo” que no apoya.

* OPL recibió Medalla Lázaro Cárdenas-IPN en dos ocasiones; Investigador y fundador del Cinvestav-IPN, Irapuato; Miembro de la Junta de Gobierno, UNAM; y Miembro del CCC.

Cinvestav

consejo_consultivo_de_ciencias@ccc.gob.mx

El gobierno de Marcelo sí encarcela por abortar

Ricardo Alemán (@laotraopinion)
aleman2@prodigy.net.mx
Itinerario Político
El Universal

Durante su Cuarto Informe de Gobierno, el jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard, presumió, como logros de su gestión, que la capital del país es el paraíso de las libertades ciudadanas, entre ellas la despenalización del aborto.

Más aun, a través de la directora del Instituto de las Mujeres, Martha Lucía Mícher, el gobierno capitalino promovió la liberación de mujeres encarceladas en Guanajuato, dizque por el delito de aborto. Acaso por eso, el pasado lunes Marcelo felicitó a las siete liberadas, mientras Micher dijo que son ejemplo de la lucha ciudadana a favor de las mujeres. Pareció confirmarse la idea que la capital del país compite con el paraíso de las libertades ciudadanas. Pero, ¿qué creen?

Parece que manos malévolas se empeñan en engañar a Marcelo Ebrard y en desdorar su imagen. ¿Por qué? Porque reportes oficiales dicen que en el DF purgan hoy sendas condenas por “aborto calificado” dos mujeres, una en el reclusorio femenil de Tepepen y otra en Santa Martha. La primera es una mujer de 24 años de edad, que ingresó a la cárcel en los primeros meses de 2010. La segunda, una mujer de 43 años, que está en reclusión desde 2004. ¿Dónde están el Instituto de las Mujeres del DF? ¿Quién montó el cuento de que en el DF no existen mujeres presas por el delito de aborto? ¿Por qué montar el cuento de que en Guanajuato había mujeres presas por abortar, mientras en el DF sí están presas por abortar?

Pero hay más. De 2000 a 2010, el DF inició mil 320 averiguaciones previas por el delito de aborto. De 2006 a julio de 2010, las averiguaciones previas por abortar llegan a 523 casos; 53 de ellas de enero y julio de 2010. Más: según datos oficiales, “fueron 11 las mujeres sentenciadas por el delito de aborto en el Distrito Federal, dentro del periodo comprendido del año 2000 al 12 de agosto de 2010”. Todo esto en una década de gobiernos de izquierda. ¿Qué tal?

¿Qué quiere decir lo anterior? ¿Cómo explicar que en el gobierno promotor de la despenalización del aborto mujeres purgan condenas por abortar y sigue la integración de averiguaciones previas por ese delito? ¿Quién engaña con el grosero “candil de la calle y oscuridad de la casa”? Todo indica que en la despenalización del aborto alguien engaña no sólo a Marcelo, sino a los ciudadanos. ¿Quién? ¿Por qué? Al tiempo.

EN EL CAMINO. ¿Qué tal las dotes inmobiliarias de César Nava? Pero sea de 15 o siete millones, su depa de Polanco es una ofensa, una insensibilidad, una torpeza. ¿Qué no criticaba el PAN esos excesos del PRI? Golpe a los creyentes de la honestidad y medianía de los azules… Otro bárbaro es el diputado regio Idelfonso Guajardo, que presume que operará la sucesión en el PRI. Lo peor es que existen quienes le creen.

AMLO, coincidiendo con Peña

Joaquín López-Dóriga
lopezdoriga@milenio.com
En privado
Milenio

Ya no se trata de tener una buena voz, con una buena canción basta. Florestán

Andrés Manuel López Obrador ha decidido iniciar su campaña presidencial en el mismo territorio que su opositor priista: el Estado de México.

Y desde allí ha dicho una y otra vez lo mismo que Enrique Peña Nieto: su rechazo a la alianza electoral PAN-PRD, amenazando con un candidato suyo.

López Obrador sabe que no tiene la menor oportunidad de que su candidato gane las elecciones de julio del año que viene, pero a él lo que le importa son las de julio pero de 2012, campaña en la que está.

Sabe, también, que el PRD de Jesús Ortega no le va a hacer caso, que la alianza con el PAN es una decisión tomada y que sólo les falta un candidato a modo para los dos partidos y competitivo, partiendo del mismo supuesto de AMLO: si el PRI pierde las elecciones del Estado de México en 2011, Peña Nieto perderá las de la Presidencia en 2012, lo que no deja de ser un cálculo de esos a la medida de sus diseñadores, del deseo, no de la realidad, y que no garantiza que dándose el supuesto de que una derrota del PRI en 2011, conlleve en forma automática a la de 2012.

Es una ilusión política en la que sostienen la alianza PAN-PRD, y en lo que están de acuerdo Ortega y César Nava, quienes se han acercado a varios prospectos sin encontrar al candidato idóneo, deje usted al ideal.

El punto es que ni estos aliados ni AMLO dan espacio a lo que es algo más que una mera posibilidad: que el PRI les gane.

De ser así, ¿quiénes serían los derrotados en 2012 si ellos parten del supuesto de que quien gane el Estado de México ganará la Presidencia?

Ese es el riesgo de su apuesta, como si la alianza PAN-PRD fuera sinónimo de victoria asegurada.

Si Peña vence a esa alianza el año que viene en el Estado de México, ¿qué argumento electoral de peso efectivo tendrían en 2012?

Y eso ya para no hablar de si cada partido va con su candidato y la izquierda dividida entre AMLO y Marcelo Ebrard.

Retales

1. CÓNCLAVE. Hoy, a las nueve, desayunan en el PRI Beatriz Paredes, Jesús Murillo, Manlio Fabio Beltrones, Emilio Gamboa, Enrique Peña Nieto y no sé si Paco Rojas. Tampoco tengo confirmado a Humberto Moreira. ¿Hablarán de la sucesión del PRI, de la del Estado de México o de la presidencial?;

2. COLOSO. Colosal problema el de Alonso Lujambio: el destino del Coloso del día 15, que no saben qué hacer con él. Y no me digan que con lo que costó fue para una tarde de verano; y

3. CLARÍSIMO. La senadora Minerva Hernández se va al PAN porque el PRD ha perdido identidad. Debería hablar de esa preocupación, por ejemplo, con Manuel Espino, que dice lo mismo pero del PAN. Minerva tuvo que renunciar a su candidatura al gobierno de Tlaxcala a favor de la panista que perdió con el priista Mariano González. Y por eso se va.

Nos vemos mañana, pero en privado.

El Congreso, sin brújula

Jorge Fernández Menéndez (@jorgeimagen)
Razones
Excélsior

Lo ocurrido en las comparecencias muestra que la descalificación, el insulto, el rollo de cada legislador, sea lo que resalte algún medio.

Para mis amigos y compañeros de Excélsior ante las cobardes agresiones de Esparza y sus hooligans.

Las comparecencias de los funcionarios federales para la glosa del IV Informe de Gobierno han confirmado lo inútil de ese procedimiento, incluso cuando se realiza en comisiones que se supone son especializadas, y ratifica que el Congreso en general y la Cámara de Diputados en particular han perdido la brújula.

Lo ocurrido en las comparecencias muestra que no hay el más mínimo interés en analizar con seriedad lo presentado, todo se ha convertido en una feria de descalificaciones, monólogos ni siquiera compartidos, en ocasiones de insultos gratuitos, esperando que sea eso: la descalificación, el insulto, el rollo de cada legislador, lo que resalte algún medio. Y muchas veces lo logran, el problema es que, en cada una de esas ocasiones, el Congreso pierde estatura ante la sociedad.

Apenas el lunes hubo una serie de comparecencias que exhibieron argumentos ridículos. El senador Ricardo Monreal (que quizá quiere ganar puntos con López Obrador porque en cada una de esas comparencias destacó como el más agresivo y el menos reflexivo de los legisladores) ante la canciller Patricia Espinosa se lanzó con un largo discurso que reclamaba una dura respuesta diplomática a la comparación que hizo la secretaria de Estado, Hillary Clinton, de México con la Colombia de hace 20 años, con motivo de la explosión de un coche bomba en Ciudad Juárez. Yo no sé qué piensa Monreal al respecto, pero lo que dijo Clinton me pareció bastante sensato, se estuviera o no de acuerdo con ella y fue un comentario en un foro académico. Pero lo absurdo es que los compañeros de bancada de Monreal han sido quienes más han insistido en el tema al incursionar incluso en la tesis del Estado fallido. Creo que nuestra diplomacia no se encuentra al nivel que requiere el país, pero no es por esas tonterías que buscan reflectores, criticando, venga o no al caso, a Estados Unidos, sino porque no se está jugando el papel que podríamos desempeñar. Hemos convertido a la nuestra en una democracia reactiva y poco propositiva, sin iniciativa en temas clave de la agenda internacional, incluso en algunos que nos involucran directamente. Pero de eso no se habló.

Monreal, y otros legisladores, vapulearon al secretario de Economía, Bruno Ferrari. Monreal lo insultó una y otra vez, lo menos que le dijo es que era un cero a la izquierda y un inútil. ¿Por su desempeño en esa dependencia? No, lo hizo porque había sido un activo participante en la oposición a López Obrador. ¿Se están haciendo bien las cosas en Economía? Creo que hay muchas luces y sombras y que si el país está perdiendo competitividad y si retrocedemos años con año en el ranking de las economías mundiales es que algo está mal y se debe modificar profundamente. Pero de eso, una vez más, no se habló.

En la comparecencia del secretario de Seguridad Pública se llegó al extremo. Un grupo de legisladores le reclamó a García Luna por el incremento de los robos a casa habitación y a transeúntes, de las extorsiones y de los secuestros, y se llegó a decir que se cometen 50 mil secuestros anuales en México. Tenían razón en estar molestos, pero, como les dijo García Luna, todos esos delitos son del ámbito local, no federal, y él es el responsable de la Secretaría de Seguridad Pública federal y venía a dar cuenta de esas acciones. En otras palabras, a quienes hay que pedirles cuentas de esos incrementos en los delitos locales es a los gobernadores y a los presidentes municipales. A lo que respondieron los legisladores diciendo que no les importaba si era local o federal el delito, que era responsabilidad del gobierno federal, y en particular de García Luna, recuperar la seguridad.

Paradójicamente, eso no se puede hacer así porque el Congreso, o sea los legisladores, no han avanzado en las leyes que se requieren para garantizar esa responsabilidad federal. Aún no contamos con fuerzas policiales unificadas, más de 80% de los policías estatales y municipales no han sido enviados a que pasen los controles de confianza y leyes como la de secuestro acaba de aprobarse en comisiones, pero todavía no pasa siquiera al pleno de San Lázaro. Y, para colmo, los mismos legisladores que se comprometieron a respetar las leyes, fueron los que acudieron entusiasmados a proteger y darle fuero a un presunto delincuente como el ahora diputado Julio César Godoy Toscano, con una orden de aprehensión vigente y reclamado por la justicia, acusado de fuertes vínculos con el narcotráfico.