octubre 07, 2010

Tomar Reforma

Sergio Sarmiento
Jaque Mate
Reforma

"Los políticos son personas que, cuando ven luz al final del túnel, van y compran más túnel". John Quinton

Andrés Manuel López Obrador abrió el camino. Ahora ha seguido sus pasos el director de la Conade, Bernardo de la Garza, quien como el tabasqueño ha decidido cerrar el Paseo de la Reforma de la Ciudad de México para promoverse políticamente.

Una de las decisiones más acertadas de López Obrador como jefe de Gobierno del Distrito Federal fue renovar el Centro Histórico y el Paseo de la Reforma de la ciudad. Cuando fue derrotado en su campaña presidencial de 2006, sin embargo, decidió tomar esa misma zona, quizá como venganza contra los ciudadanos que no lo eligieron.

Lo que demostró el tabasqueño, sin embargo, es que una toma del Paseo de la Reforma genera inevitablemente la atención de los medios. Por eso la nueva generación de políticos se ha estado peleando el uso de esta señorial avenida para propósitos políticos.

Después de Andrés Manuel vino Marcelo Ebrard, quien en un intento por señalar que el PRD no tenía por qué verse limitado al Zócalo como su territorio político y podía tomar el Ángel de la Independencia hasta entonces asociado con el PAN, se apropió de Reforma para su paseo ciclista de los domingos. Más tarde lo cerró durante varios días para una exhibición de autos de fórmula 1. Ya envalentonado, clausuró la avenida todas las noches durante un mes en diciembre de 2009 y enero de 2010, generando una cotidiana pesadilla de tránsito y promoviendo una enorme contaminación atmosférica; lo hizo para poner un árbol de Navidad que servía de promoción a una empresa privada, Pepsi-Cola. En los últimos meses ha eliminado un carril de circulación para colocar una ciclopista, que hasta ahora sólo es utilizada por él y su comitiva el primer lunes de cada mes.

El gobierno federal panista, que claramente no quería aceptar que Reforma se convirtiera en territorio perredista, ha contraatacado. Para los festejos del bicentenario cerró durante una semana completa la avenida.

Ahora le toca el turno a Bernardo de la Garza, el titular de la Confederación Nacional del Deporte, quien está cerrando el Paseo de la Reforma desde hoy hasta el lunes en la mañana para llevar a cabo un Festival Olímpico Bicentenario. Para ello está colocando en la avenida una piscina, una pista de carreras y otras instalaciones deportivas, las cuales tendrán que ser desmontadas unos días después. El presupuesto original de esta extravagancia era de 100 millones de pesos, aunque dice De la Garza que lo ha reducido a sólo 80 millones por patrocinios privados.

De la Garza fue precandidato a la Presidencia de la República en 2005 antes que el Partido Verde lo sacrificara para postular al priista Roberto Madrazo. El gobierno federal panista lo ha revivido políticamente y lo ha ungido como máximo dirigente del deporte nacional, una actividad en la que, como es costumbre en el gobierno del presidente Calderón, este político no tenía ningún conocimiento previo.

México tiene innumerables instalaciones permanentes en las que se pueden llevar a cabo encuentros deportivos. Pero el señor De la Garza, en lugar de utilizar los 80 millones para remozarlas y dejar algo que se pueda usar durante años, prefiere quemarse el dinero en un loco fin de semana. La razón es que necesita el Paseo de la Reforma para buscar los reflectores de los medios. Su interés es político. El deporte claramente no le interesa.

De la Garza no es el único político que busca expropiar espacios públicos para su beneficio. Andrés Manuel marcó el rumbo en el Paseo de la Reforma. Hoy todos quieren imitarlo.

POLÍTICAS SOCIALES

La campaña presidencial ya ha empezado. Marcelo Ebrard utilizó la conferencia anual de The Economist para cuestionar las políticas sociales del gobierno federal y presumir las suyas. No explicó, sin embargo, por qué, si Solidaridad/Progresa/Oportunidades es tan malo, ha sido copiado por tantos países del mundo, incluyendo al Brasil de Lula.

El volado de la legalización

Leo Zuckermann
Juegos de Poder
Excélsior

De acuerdo con el vocero en materia de seguridad del gobierno federal, Alejandro Poiré, ya se está evaluando cuál sería la reacción de la administración del presidente Calderón en caso de que el electorado californiano apruebe, el próximo 2 de noviembre, la legalización de la mariguana con fines recreativos. El tema es de la mayor trascendencia. De legalizarse la cannabis en California, el asunto metería en un brete a los gobiernos federales de México y de Estados Unidos que se oponen a dicha medida ya que consideran que la prohibición es la mejor política pública para combatir el consumo y la adicción de las drogas incluida la mariguana.

La buena noticia para los que están a favor de la prohibición, como el gobierno de México y el de Estados Unidos, es que las preferencias en las encuestas en California comienzan a moverse en esta dirección. Todavía hace un par de semanas, los sondeos demostraban que la mayoría de los californianos se inclinaba a favor de la legalización de la mariguana. El martes, sin embargo, salió publicada una nueva encuesta de Reuters/Ipsos que revela que 53% de los californianos está en contra de legalizar la cannabis con fines recreativos. con 43% a favor. La Propuesta 19 (así es el nombre oficial de esta idea en la boleta) ha perdido combustible. Las posturas conservadoras, que también existen en California, comienzan a aparecer.

Para efectos prácticos, en la actualidad, el uso de la mariguana está más que tolerado en ese estado de la Unión Americana. Su consumo está permitido con fines medicinales (tan sólo se requiere una receta médica para comprarla legalmente en tiendas especiales que ya existen) y la penalización de aquellos a los que se les encuentra una dosis menor de una onza es francamente risible: se considera una ofensa menor con una multa máxima de cien dólares sin que el culpable quede registrado como criminal.

Si esta es la situación actual, resultaría lógico que el siguiente paso fuera la legalización completa de la mariguana en California, lo cual no sólo beneficiaría al erario de ese estado que tiene una severa crisis fiscal sino que convertiría a esa entidad en un interesantísimo laboratorio para medir cuál política pública es más eficaz para resolver el complejo problema de las drogas: la prohibición o la legalización. No obstante estas ventajas, de acuerdo al reporte de la encuesta, ha surgido un nuevo escepticismo sobre la legalización que va "desde aquellos que dudan que la medida de verdad traerá muchos miles de millones de dólares en impuestos hasta aquellos que ven a la mariguana como un peligro real". Al parecer, la oposición a la legalización comienza a galvanizarse.

Eso es lo que indican las encuestas. En este espacio, empero, siempre he insistido que las apuestas son el mejor indicador para predecir un acto futuro. Por fortuna, el sitio intrade.com ha abierto un mercado para apostar si los electores californianos aprobarán o no la Propuesta 19 que legalizaría la producción, venta y consumo de la mariguana en California. Ayer, los apostadores le estaban dando 50% de probabilidad a que pasara esta propuesta en el referéndum del 2 de noviembre, es decir, hoy por hoy se trata de un volado, cuando este lunes la probabilidad de aprobación estaba en 68 por ciento.

Se trata, sin duda, de una mala noticia para los que estamos a favor de legalizar las drogas comenzando con la mariguana y de una buena noticia para los que están en contra. El asunto está en un hilo. A ver qué pasa. Por lo pronto, los conservadores están ganando terreno: el moméntum está a su favor.

Ausencia y explicación sensatas

Carlos Marín
cmarin@milenio.com
El asalto a la razón
Milenio

Julio César Godoy optó por no confrontarse (o al menos intentarlo), como había advertido, con el procurador general de la República, Arturo Chávez Chávez.

Hizo bien, porque ser ya diputado federal no lo libra de la orden de aprehensión que hay en su contra y, en tal condición, era poco probable que quien debe detenerlo se expusiera al ridículo de dialogar con un “prófugo de la justicia”.

Quizá fue gracias a ese gesto de prudencia de Godoy que los diputados pudieron escuchar una explicación sobre el michoacanazo difícil de rebatir:

La PGR tiene la obligación de acatar al Poder Judicial, lo mismo en sus fallos contra los autos de formal prisión que las órdenes de captura y arraigo.

En el caso específico de Godoy, la Procuraduría no puede cometer el delito de desacato a la orden de un juez.

De hecho, ante el pastelazo en que se ha convertido el michoacanazo, a Chávez le convendría olvidarse de Godoy… si no fuera porque Chávez mismo se ganaría su propio pase a la cárcel.

César Nava, riqueza sospechosa

Alfonso Zárate Flores (@alfonsozarate)
Presidente de Grupo Consultor Interdisciplinario, SC
El Universal

La breve pero intensa carrera política de César Nava, en su mayoría al amparo de Felipe Calderón, a quien conoció cuando tenía 20 años y el hoy presidente de la república era secretario general del PAN, ha estado salpicada por rumores sobre un comportamiento personal y político licencioso y poco apegado a la ética exigible a los servidores públicos, un comportamiento que durante los largos años del priísmo los panistas no perdieron oportunidad en fustigar, y con sobrada razón. En ese sentido va una de las líneas que se propone explicar su separación de la oficina de la secretaría particular en Los Pinos el 27 de noviembre de 2008 y, también, su renuncia a postularse para otro periodo al frente del Partido Acción Nacional: se habría convertido en un personaje altamente vulnerable.

El escándalo de estos días: la adquisición de un departamento de casi 400 metros en el piso 13 de una torre ubicada en Rubén Darío, quizás la avenida más cara de México, por una tercera parte de su valor comercial, ha querido ser explicado a partir de un “ofertón”. César Nava habría logrado tocarle el corazón a los usualmente insensibles desarrolladores inmobiliarios, en este caso de Residencial Fundición, para que le vendieran ese departamento de lujo en siete millones de pesos, con lo que se habría ahorrado unos 18 millones. Como diría el inefable Vicente Fox: “¡Que se lo crea su abuela!”.

Pero eso no es todo, habría que agregarle el costo de decorarlo y el del mobiliario, y los gastos del fiestón “de rigurosa etiqueta” del sábado pasado en el piso 51 de la Torre Mayor, con el que celebró su boda… y los de la luna de miel en las islas Fidji, con escala en Nueva York… y la pensión alimenticia para los tres hijos de su primera familia, la que formó con Covadonga Baños Ardavín.

¿De dónde saca tanto dinero el todavía presidente del Partido Acción Nacional? ¿Heredó de alguna tía rica? ¿De su paso por Pemex, como abogado general, como afirman unos? ¿De gestiones extraoficiales mientras fue secretario particular del presidente Felipe Calderón? ¿De alguna ayudadita a Inmobiliaria Brom que le permitió aumentar pisos a su torre y, por ende, sus ganancias? ¿De “guardaditos” exentos de comprobación de la presidencia del partido? Lo que es evidente es que no encontró forma de justificar la adquisición de semejante propiedad en su valor real y tuvo que inventar el cuento de la ganga.

En El Yunque, la ultraderecha al poder, Álvaro Delgado identifica a César Nava Miranda, su padre recientemente fallecido, como uno de los dirigentes de organismos de la ultraderecha en México, y al propio recién casado como integrante de esa organización clandestina. ¡Así se las gastan los nuevos meones de agua bendita!

Los panistas no han resistido la prueba del poder y si en otro tiempo los políticos priístas se jactaban de que “les había hecho justicia la Revolución”, ahora a los “místicos del voto” les está haciendo justicia la alternancia. Baste recordar a “la pareja presidencial” de Vicente Fox y Martha Sahagún y a los muchachos Bribiesca, al gobernador Armando Reynoso Femat de Aguascalientes, a Emilio González Márquez de Jalisco y a innumerables alcaldes, sobre todo del llamado “corredor azul” en el estado de México, que se han despachado con la cuchara grande.

Detrás de los contratos de obra pública, de las concesiones, de las autorizaciones que se otorgan desde el poder, hay beneficios ilegales; las posiciones importantes se asignan a partir de criterios de militancia o cercanía…

Manuel Gómez Morín, el fundador de Acción Nacional, llamaba a dotar de ética al ejercicio público, a formar ciudadanía, procurar el bien común y privilegiar el interés nacional. Pero en una nueva generación de panistas abundan los frívolos que gustan, como lo hacía Juan Camilo Mouriño, de ostentar sus relaciones con “los dueños de México”, su gusto por los antros de moda y la ropa de marca. No es todo, está también la farandulización de la política. Por eso, en la recepción de la boda se mezclaban lo mismo figurones de la política que figurines del show business. Patylú ya tiene su príncipe azul.

En 2000, el PAN y Vicente Fox tuvieron, para ganar, un arma secreta: el desprestigio acumulado del PRI. Hoy, para regresar, el PRI cuenta con otra arma secreta: las malas cuentas y los escándalos de la nueva clase gobernante, la filocracia.

Legalización

Jorge G. Castañeda (@JorgeGCastaneda)
jorgegcastaneda@gmail.com
Reforma

En una entrevista a La Razón, el presidente Calderón dijo: "si lo hace California, nos va a meter en un serio aprieto... Y si se da, es realmente muy difícil para un gobierno meter a la cárcel a un campesino que está sembrando marihuana para venderla a los californianos". Afirmación con varias implicaciones.

El Presidente usó el mismo razonamiento esgrimido por el presidente Santos de Colombia ante la Asamblea General de la ONU: "¿Cómo puede alguien decirle a un campesino de mi país que será perseguido y castigado por sembrar plantas para producción de droga, si en otras partes del mundo ésta se vuelve una actividad legal?". Qué bueno que Calderón y Santos pien- sen cada vez más parecido, porque sólo si trabajan juntos podrán convencer a otros, si lo desean, de que la estrategia punitiva contra las drogas no va a ningún lado.

La encuesta del Public Policy Institute of California, del 29 de septiembre, da 52% a favor de legalización de la cannabis, 41% en contra y 7% de indecisos entre votantes probables: demócratas e independientes son más partidarios que republicanos, casi 2 a 1; latinos más que blancos; y jóvenes más que adultos de más de 55 años. En estas votaciones la experiencia dice que es necesario tener el 50% del sí semanas antes, o se corre el riesgo de perder. Por primera vez una encuesta seria provee un resultado que supera la mitad de las intenciones de voto. Parece que la Iniciativa 19 será aprobada, aunque dada la volatilidad política en Estados Unidos todo puede pasar.

Si la estrategia de Calderón está perdiendo a los californianos, y en particular a los mexicano-americanos, también está perdiendo al círculo rojo mexicano. El que la revista Nexos haya publicado en su número de octubre una editorial con el punto de vista de todo su Consejo Editorial (sin objeciones o abstenciones) a favor de la legalización de las drogas en general y de la marihuana en particular es un hecho que debiera preocupar a los partidarios de la estrategia actual dada la representatividad de ese Consejo. Nexos no es el The New York Times y los miembros de su Consejo Editorial no somos los intelectuales adversarios a la guerra de Vietnam que provocaron la virtual renuncia de Johnson. Pero, si Calderón está perdiendo a este grupo, que simpatizaba más con su estrategia que con las posiciones críticas, es para ocuparse del tema.

Un breve comentario de respuesta a mi amigo Ernesto Samper, ex presidente de Colombia, que en un artículo en El País discrepa de las posturas de Aguilar Camín y mía, así como de Fox, en torno a la legalización. Cuando en 1979, en tanto presidente de la ANIF, y de nuevo en 80 y 81 Samper decía "el país debe estudiar la legalización de la marihuana... Legalización no consiste en dejar la marihuana al garete... sino enmarcar su cultivo, comercio y consumo dentro de las leyes y normas que rigen nuestra economía, nuestra sociedad y nuestro Estado. Proponer dicha legalización unilateralmente, sin contar con los Estados Unidos, sería poco menos que una bravuconada de chiquillo caprichoso...". En 1981 afirmó "si Colombia no legaliza la marihuana, la economía nacional se verá erosionada y desestabilizada, se consolidará la impunidad de las mafias de traficantes...". Cito porque el ex presidente Samper siempre ha sido un hombre de mente abierta, que racionalmente matizó sus posiciones por la responsabilidad de su cargo. Es cierto que en 1994 se pronunció contra la legalización. Entiendo que hoy piense que no es apropiado; incluso me parece lógico que lo equipare a una claudicación. Sólo me permito señalar que la posición de Aguilar Camín y mía expuesta en El País dos días antes que Samper, no es ésa. Abogamos por la legalización de la marihuana y de todas las drogas de manera paulatina para combatir mejor al crimen en lo que más daño causa a la sociedad: secuestros, extorsión, asaltos, balaceras. Pero me congratulo de poder debatir estos temas con personalidades de la talla de Ernesto Samper.

Legalizar, ¡ya!

Rafael Álvarez Cordero
raalvare2009@hotmail.com
Médico y escritor
Excélsior

México llegó tarde al control de la natalidad, a la aceptación del aborto, a los matrimonios homosexuales y a las tecnologías limpias.

¿Quiere usted hacer un negocio lícito que sea rentable? Adquiera una franquicia de la empresa WeGrow Hydroponics, guárdela unos meses y, cuando se legalice la mariguana, podrá adelantarse a quienes aún no tienen los derechos.

México llega tarde. Llegó tarde al control de la natalidad, a las detecciones del cáncer, a los trasplantes de órganos, llegó tarde (y aún no llega por completo) a la aceptación del aborto, llegó tarde (con clérigos que vomitan sandeces) a los matrimonios de homosexuales, llegó tarde (aún no llega) al uso de las tecnologías limpias y, ahora, está a punto de llegar tarde a la legalización de las drogas.

¿Cuánto dinero ha gastado el gobierno tratando de detener a los narcos?, ¿cuántos muertos se acumulan cada día en esa lucha imposible de ganar?

Si sabemos que el alcohol mata más que la mariguana (28 mil muertos en accidentes por alcohol cada año), ¿por qué el alcohol está permitido y la cannabis no?, ¿qué vamos a hacer ahora que se generalicen el cultivo y la venta de la yerba en Estados Unidos?

Estas y otras preguntas sólo sirven para hacer patente la incongruencia de aferrarse a una idea moralista, sin sustento científico, que ha costado al país miles de muertos y cientos de miles de millones de pesos.

Ya veo a Felipe Calderón convocar a un "comité para analizar las ventajas y desventajas de la legalización de las drogas", formado por decenas de individuos que -como en los otros comités, de seguridad, de combate al secuestro, de una policía única, etcétera- servirá para lo que se le unta al queso.

Ya estoy viendo a los diputados y a los senadores engolando la voz para pontificar sobre ventajas y desventajas de la legalización, en sesiones soporíferas que no llegarán a nada.

Ya estoy viendo a cristianos y paganos rasgándose las vestiduras para defender sus dogmas y sus creencias, y a analistas y periodistas expresar sus fobias y sus filias.

Los argumentos a favor de la legalización de las drogas son muchos: reducirá la inestabilidad política que padecemos, disminuirá la población de las cárceles, liberará recursos -ahora gastados en la guerra inútil-, para educación, salud y mejoría de las áreas pobres.

Al legalizar la droga, el gobierno contará con un ingreso extra que podrá utilizarse para crear empleos y podemos tener decenas de argumentos más, pero todo se resume en éste: es una tontería criminalizar una práctica milenaria, quien es alcohólico o adicto lo seguirá siendo, haya o no prohibición, y si el alcohólico o el drogadicto quieren, pueden recibir atención adecuada para superar su problema -tenemos buenas instituciones públicas y privadas-, y para esto también se necesita dinero, que puede provenir a los ingresos de la droga.

Dhar Mann, fundador de WeGrow Hydroponics dice: "Cuando se mida bien el potencial de la industria de la mariguana, otros países . van a hacer algo parecido a lo que ya comenzó en Estados Unidos".

Las voces a favor de la legalización seguirán aumentando en número y en intensidad, los sólidos argumentos a favor están ahí y llegó el momento, no hay tiempo que perder.

¡Legalizar, ya!

Los riesgos de legalizar las drogas

Héctor Aguilar Camín
acamin@milenio.com
Día con día
Milenio

La discusión de los riesgos de legalizar las drogas es uno de los textos sugerentes del informe de Nexos sobre la materia.

En primer lugar está el riesgo de lo que hará el crimen organizado cuando pierda sus grandes ganancias. ¿Se extenderá a otros delitos como el secuestro y la extorsión?

La respuesta de Nexos es que sí, esto puede suceder, pero no por mucho tiempo. La diferencia entre el narcotráfico y la extorsión o el secuestro es que en el narco los delincuentes tienen la complicidad de las víctimas: los consumidores de drogas buscan a sus proveedores: son la mitad activa del delito. Los secuestrados y extorsionados, no. Todo lo contrario: huyen de sus victimarios, y acuden a la autoridad.

Si se legalizan las drogas, los narcotraficantes buscarán el negocio en otros crímenes. Pero la diferencia en las ganancias y en los riesgos del negocio permite suponer que el crimen será más débil, menos rico, más derrotable.

Segundo riesgo: ¿por qué un mercado legal regulado no daría lugar también a un mercado negro no regulado?

Seguramente sí, responde el informe de Nexos. Pero los volúmenes, los márgenes de ganancia y, sobre todo, la violencia, serían mucho menores, como sucede con los mercados negros del alcohol, el tabaco, las medicinas y la piratería industrial.

Tercer riesgo: el efecto de largo plazo de un mercado con más sustancias tóxicas disponibles para una sociedad que de por sí vive intoxicada.

Este es un peligro real, admite el informe de Nexos, pero “quienes abogamos por legalizar pensamos que sus riesgos pueden ser mejor atendidos mediante la regulación, la información y la educación. El esquema prohibitivo ha hecho que nuestras sociedades renuncien a educarse a sí mismas en el daño que pueden causarle las drogas. La experiencia del tabaco y el alcohol... es que con información y políticas públicas pueden controlarse las consecuencias negativas”.

En cuarto lugar está el riesgo del efecto que la oferta legal de enervantes podría tener sobre los jóvenes. Es una preocupación fundamental.

Si algo hay que regular con cuidado —asume el informe de Nexos— es precisamente el acceso de los jóvenes a las drogas. Entre más joven empieza una persona a consumir drogas... mayores son las posibilidades de que desarrolle hábito o adicción... El entorno familiar y la escuela deben jugar un papel fundamental en la educación relativa al consumo de drogas, y no sólo, como hoy, en ignorarlas.

La vida es riesgo: hagámoslo transparente y, hasta donde se puede, administrable.