octubre 27, 2010

La verdad nunca se sabe

Denise Maerker
Atando Cabos
El Universal

¿Cómo se puede dar algún crédito a lo que dice un hombre privado de su libertad, esposado y hablando ante una cámara rodeado de hombres armados que le apuntan a la cabeza? No se puede. Esa es la única respuesta válida. Y, sin embargo, en este país nuestro, en el que nadie cree ya en nadie, la aparición de un video en el que el hermano de la ex procuradora de Chihuahua se acusa y la acusa de proteger a un cártel de la droga merece ser mencionada en los noticiarios como una noticia importante.

Hay varias razones; no es simple locura o irresponsabilidad. Una, porque nadie cree que los criminales puedan llevar a cabo sus actividades sin apoyo de ciertas autoridades, y, sin embargo, no hay alcaldes, procuradores, secretarios de seguridad estatales o federales en la cárcel. Es obvia la impunidad con la que operan las autoridades corruptas y la incapacidad de los fiscales. Dos, porque en Chihuahua, y no sólo ahí, hemos sido testigos de los amplios márgenes con que operan ciertos grupos sin ser molestados, es decir, porque lo que dice el hermano de la ex procuradora es posible. Y tres, porque hay antecedentes de que un video obtenido bajo presión da pie a una acusación formal de las autoridades. Fue un video de un policía golpeado de Gómez Palacio, Durango, lo que llevó a las autoridades federales a detener a la directora del penal de esa ciudad, acusándola, como se denunciaba en el video, de dejar salir a internos con armas y vehículos oficiales para perpetrar atentados en la vecina ciudad de Torreón.

No digo que los dichos del hermano de la ex procuradora, Patricia González, sean ciertos ni mucho menos, pero sí que las dudas que suscitan son explicables. Que es abominable otorgar la más mínima credibilidad a una declaración obtenida bajo tortura, es cierto. Que todos perdemos al hacerlo, también es cierto. Hoy, creer una u otra versión no está relacionado con la solidez de las pruebas o de las argumentaciones, sino con el origen de la declaración o de la acusación. Cada quien parece escoger según sus preferencias políticas. Y cada vez nos dividimos más, no sólo por nuestras opiniones, sino por la versión que tenemos de los últimos acontecimientos. Lo mismo en el caso de la ex procuradora que en el del diputado Godoy Toscano. El resultado concreto es que convivimos con delincuentes y encarcelamos inocentes, que destruimos reputaciones y descobijamos a valientes que dan la cara por nosotros. Pero no sabemos quién es quién.

Porque parece mentira la verdad nunca se sabe es el genial título del difícil libro de Daniel Sada. Lo cierto es que, con buenas instituciones, hasta la verdad más increíble sería aceptada.

Tienda por tienda

Sergio Aguayo Quezada (@sergioaguayo)
Reforma

Es una burla que los mexicanos mueran para frenar el tráfico de marihuana mientras los vecinos legalizan su consumo. La quejumbrosa impotencia de Felipe Calderón, el Presidente de las soluciones empantanadas, es una afrenta.

El martes 2 de noviembre se votará en California la Propuesta 19 que legalizaría el cultivo, la venta y el consumo de la marihuana. Según las encuestas la Propuesta será derrotada en las urnas. En la práctica legalizan calladamente la comercialización de la marihuana para usos "medicinales". California fue el primer estado en aprobarla en 1996 y este año ya tiene unas mil tiendas que generan alrededor de mil millones de dólares de ganancias anuales. Para que el negocio prospere hasta redujeron las penas a quienes la consuman poniéndolas al nivel de las multas de tráfico (El País, 22 de octubre de 2010). Otros 13 estados han aprobado iniciativas similares; el uso "medicinal" es una tendencia imparable (un cuadro con la información detallada puede verse en www.sergioaguayo.org).

Mientras prospera la nueva industria, Washington sigue exigiendo a México que le haga el trabajo sucio. Es una hipocresía consistente con la historia estadounidense. Como son pragmáticos siempre enfrentan un problema buscando obtener alguna ganancia. Como se consideran excepcionales piensan que pueden y deben dictarle al mundo un código de conducta.

Felipe Calderón es un regañón en casa. Fustiga a gobernadores y funcionarios que se "agachan y se van de lado" y a la sociedad reclama que no se una en torno a su propuesta. Pero frente a Estados Unidos, es un bonachón. Ante la posibilidad de que California apruebe la legalización el Presidente declaró que "nos va a meter en un problema difícil de resolver. Va a tener un impacto en el mercado mexicano y no sé en qué sentido". Luego adoptó el tono del papá severo pero complaciente, esta "inconsistencia en la política pública de Estados Unidos es algo reprobable" (El Tiempo citando a La Razón, 6 de octubre de 2010).

Hace tiempo la retórica nacionalista y los exabruptos ocasionales encubrían la debilidad mexicana. En 1969 Washington cerró unilateralmente la frontera y Gustavo Díaz Ordaz impulsó con beneplácito una Operación Dignidad para que ya no compráramos productos estadounidenses. Duró poco el enojo y cedió silenciosamente al chantaje estadounidense sin que hubiera reproches, porque la prensa estaba controlada.

Estas maniobras han perdido eficacia. Los discursos no encubren la falta de imaginación de Calderón, quien mantiene una estrategia que sólo convence a quienes lo rodean. Estados Unidos lo apoya verbalmente pero no colabora en serio frenando, por ejemplo, el nocivo tráfico de armas.

Vivimos una gravísima emergencia ante la cual urgen nuevas ideas. Bosquejo una propuesta para presionar a Estados Unidos. Estoy convencido de la pertinencia de legalizar la marihuana pero tengo claro que somos una minoría; según una encuesta nacional en vivienda de Consulta Mitofsky (enero de 2009) sólo 18% aprobaría su legalización.

Si Estados Unidos seguirá normalizando el uso medicinal de la mota, ¿por qué México no hace lo mismo? En nuestro país ya está bastante flexibilizado el consumo (se permite cargar cinco gramos de mota), ¿por qué no autoriza el gobierno federal la apertura de establecimientos donde se pueda expender legalmente la hierba para propósitos terapéuticos? Dichos establecimientos hasta podrían tener a un médico de planta que, por ejemplo, recete dos carrujos al día para el mal de amores. Para evitar una proliferación exagerada podría limitarse su número a los establecimientos autorizados en Estados Unidos. Ni uno más, ni uno menos.

Conociéndolos, Washington reaccionará con indignación y preocupación. En ese momento México podría exigirle que controlen en serio la exportación de armas a nuestro país y hasta podrían decirles que utilicen los recursos de la Iniciativa Mérida para reforzar los controles en su frontera. En tanto no lo hagan, Washington es un cómplice pasivo del tráfico de armas que facilita las oleadas de violencia.

Para que esto se diera, Felipe Calderón tendría que saber identificar correctamente a los enemigos de la dolida patria. También debería entender que Estados Unidos sólo respeta a quienes se defienden. Con esta lógica la consigna debería ser: ¡Tienda por tienda! ¡Inhalaremos!

(Después de entregar la columna me entero de las declaraciones del presidente Calderón en Colombia. Ojalá y no sea un exabrupto momentáneo, sino el inicio de una revisión de los supuestos fundamentales tras su política).

LA MISCELÁNEA

Antes de que termine el mes los diputados elegirán a tres nuevos consejeros del Instituto Federal Electoral. Todos sabemos que está en juego la credibilidad de los comicios presidenciales de 2012. Necesitamos a personajes autónomos, conocedores del tema y con carácter firme. Hay de dónde elegir: entre los aspirantes se encuentran Emilio Álvarez Icaza, David Gómez Álvarez, Salvador Guerrero Chiprés, Alfredo Orellana Moyao y Jorge Javier Romero.

Colaboraron con información Rodrigo Peña González y Dolia Estévez.

Elecciones e internet

Leo Zuckermann
Juegos de Poder
Excélsior

Desde que comenzó la revolución digital, se volvió común decir "esto va a cambiar la forma en que." Mucho se ha hablado, por ejemplo, de cómo la internet está transformando la política. Parece que fue hace mucho tiempo, en realidad hace dos años, cuando la campaña de Barack Obama explotó las nuevas herramientas digitales para ganar la Presidencia de Estados Unidos. Obama recaudó más de 500 millones de dólares en donaciones online, utilizó las redes sociales para atraer al segmento más joven del electorado y efectuó anuncios espectaculares, como quién sería su compañero de fórmula, vía internet por mensajes de texto.

Desde entonces, que no fue hace mucho tiempo, todo político tiene que tener una presencia importante en la red. Debe contar con su propia página y blog informativo. Tiene que enviar regularmente correos electrónicos, estar inscrito en Facebook y twittear cotidianamente. Debe gozar, en suma, de una estrategia integral para utilizar todos los instrumentos del nuevo medio comunicativo que es internet.

Muchos todavía argumentan que esto sólo aplica a países desarrollados donde existe una cobertura amplia de internet. Falso. Los teléfonos celulares, que hoy en día son pequeñas computadoras conectadas a la red, han cambiado esto. En la actualidad, en los países emergentes son cada vez más los votantes que tienen acceso a internet.

Tómese, por ejemplo, el caso de la más reciente elección presidencial en Colombia. El candidato del Partido Verde, Antanas Mockus, rápidamente se convirtió en el político más popular de la red con más de 600 mil fans en Facebook y cientos de miles de seguidores en Twitter. Su campaña, además, trasmitía muchos anuncios propagandísticos en sitios populares de internet. De esta forma, su principal contendiente, Juan Manuel Santos, del Partido de la U, se convirtió en el candidato "viejo" y "aburrido" que no entendía el fenómeno digital.

Santos comenzó a perder terreno en las encuestas. Su campaña descubrió que parte del problema residía en una falta de estrategia para internet. Contrataron, entonces, a la firma estadunidense Election-Mall.com para llenar ese hueco. En menos de 72 horas se formó un "cuarto de contienda" sólo para internet que diseñó la estrategia que fue implementada por 80 trabajadores de tiempo completo.

En pocos días Santos alcanzó y superó a Mockus en comunicación innovadora por la red. La historia de esta hazaña la cuentan Luis G. López, Ravi Singh y Dennis Anderson en un fascinante artículo en el más reciente número de la revista Campaigns and elections. Entre otras tácticas ejecutadas, la campaña lanzó una aplicación específica de la estrategia de "Santos para Presidente" para los iPhones, un "muro digital de la vergüenza" para que la gente opinara sobre los materiales ofensivos de las campañas negativas y un videojuego en internet donde Santos, como Super Mario Bros., luchaba contra pobreza, corrupción, desempleo y tráfico de drogas. Los estrategas santistas también propagaron, de manera viral y masiva, los errores comunicativos de Mockus, como haber dicho que admiraba al presidente venezolano Hugo Chávez. Además, el día de la elección, cuando era importantísimo sacar a la gente a votar, la campaña informó al público dónde estaba ubicada su casilla vía mensaje gratuito de SMS.

La innovadora estrategia de nuevos medios contribuyó a la victoria contundente de Santos, sobre todo en el segmento creciente de votantes involucrados en internet, es decir, los jóvenes.

No hay duda: la revolución digital ya cambió la forma de hacer campañas en las democracias. En México apenas lo estamos percibiendo en los procesos electorales locales. Pero el verdadero fenómeno, con toda su fuerza, lo vamos a observar en la próxima elección presidencial de 2012, sobre todo si se toman en cuenta las absurdas regulaciones que existen para los medios tradicionales que seguramente harán más apetitoso el uso de los nuevos medios de comunicación.

Panistas a navaja libre

Joaquín López-Dóriga
lopezdoriga@milenio.com
En privado
Milenio

Lo que no quieres dar, luego te lo quita el viento. Florestán

El proceso de relevo de la dirigencia nacional del PAN se antoja como el más interesante en la vida de ese partido, pero también como el más virulento.

No hay antecedentes de cinco aspirantes ni del vuelco como el que ha dado el registro de Roberto Gil Zuarth, quien aparece como el candidato del presidente Calderón, llevando como principal operadora a la ex jefa de la Oficina de la Presidencia Patricia Flores y el respaldo de Germán Martínez y de Fernando Gómez Mont, quien en julio renunció a esa militancia y rompió con César Nava.

Desde los destapes se dejó ver el tono de lo que será esta campaña. Un Gustavo Madero quien no consultó con el presidente Calderón, siendo su coordinador en el Senado, y le avisó por teléfono, lo que produjo malestar en Los Pinos; un Francisco Ramírez Acuña que está en este proyecto cambiando la búsqueda de la Presidencia de la República por la de su partido; una Cecilia Romero tocada por la masacre de 72 emigrantes a su paso por la Instituto Nacional de Migración, y una sorpresiva Judith Díaz, de la cultura del esfuerzo panista.

Pero la verdadera sorpresa y factor desequilibrante y hasta punto de fricción en el proceso fue la irrupción de Gil Zuarth, un buen cuadro al que parecen llevar al Calvario a sus 33 años, y que ha dividido el voto de los panistas, calentado a los candidatos y endurecido su discurso.

Los padrinos son representativos: de Madero, don Luis H. Álvarez, y su esposa de Romero; de Ramírez Acuña, Santiago Creel, y de Gil, ya dije, Patricia Flores.

En este caso la ex funcionaria opera con el objetivo de aportarle los votos de los consejeros, sobre todo de los identificados más que con ella, con el presidente Calderón. Sus operadores son Jorge Manzanera, ex secretario de elecciones del PAN, y Rafael Jiménez, encuestador de Los Pinos.

A ver si el esfuerzo, y desgaste, de llevar a un calderonista a la presidencia del PAN para manejar la selección de su candidato presidencial no tiene un costo superior al beneficio, como suele ocurrir.

Porque si Gil Zuarth es un cuadro brillante del panismo, como lo es, ¿para qué lo meten ahora en esa trituradora?

Retales

1. ¡CHIHUAHUA! Preocupantes las declaraciones del gobernador César Duarte en el sentido de que el crimen organizado los ha rebasado en Chihuahua. ¡Qué será más adelante!;

2. COCOA. Parecería un error la candidatura de Luisa María Calderón en Michoacán, porque de perder en noviembre, la derrota sería de su hermano el presidente Calderón. Lo cierto es que Cocoa es la única que pinta allí. Y por eso la comida del cumple-destape con mil invitados; y

3. FUERO. Persiste el malestar entre las fuerzas armadas por el tono de la discusión en torno a la reforma del fuero militar, tema del que se sienten excluidos.

Nos vemos mañana, pero en privado.

'Reforma laboral' por Paco Calderón