enero 15, 2011

Desayuno con diamantes

Yuriria Sierra (@YuririaSierra)
Nudo Gordiano
Excélsior

Cuatro legisladores mexicanos viajaron a París para conocer los avances en el uso de la energía nuclear, ya ven que somos potencia en ello...

Lo dijo Audrey Hepburn, “París es siempre una buena idea”, pero los legisladores, algunos, que no todos, por fortuna, se lo tomaron muy en serio.

La “ciudad del amor” se convirtió en destino perfecto para que cuatro de ellos se fueran a “conocer los avances en el uso de la energía nuclear”, ya ven que somos potencia en ello, y aún cuando les avisaron que el evento al que asistirían, en realidad, visitarían una planta nuclear, se había cancelado debido al mal tiempo.

El viajecito, obvio pagado por el erario, desglosa su costo de la siguiente forma: los pasajes costaron 47 mil 675 pesos, los hospedaron en el Hotel Buci, de cuatro estrellas y situado en el corazón de París, en uno de los barrios más exclusivos de la ciudad, y que tiene una tarifa por noche de 288 euros, más o menos unos cuatro mil 550 pesos, se les reservaron tres noches. Los viáticos, para cada uno, fueron de 400 euros diarios, que debían ocuparlos para pagar el hospedaje y, el resto, para los imprevistos (siempre gustos) que se les presentaran.

¡Qué padre! Nuestros legisladores entienden perfecto las necesidades del país. México como potencia nuclear, tiene que estar a la vanguardia no sólo en el área operativa y que hace que todas las plantas de energía nuclear, una por cada estado del país, funcionen a la perfección, sino porque además de ser líderes mundiales en esa área, nuestro país necesita que todos los niveles de gobierno entiendan lo importante que es tener leyes al respecto que, irremediablemente, tengan repercusión en otras del mundo, marcar pauta siempre ha sido sello mexicano en materia nuclear.

¿Me equivoco en supuesto o se equivocan en San Lázaro? Inútil responder, las partidas presupuestales que cada año ellos, los miembros del Congreso, se asignan, rara vez sufren rasguños; la manera en que aprueban esas partidas y demás incentivos, es siempre unánime, y los fines para los que son solicitados, ¡pfff!, como vemos, son revisados minuciosamente.

Ayer, en los reportes de la prensa, veíamos incluso las fotografías de éste “necesario” viaje de estos cuatro diputados: Ivideliza Reyes Hernández (PAN), Elsa María Martínez Peña (Panal) y Alfredo Villegas Arreola, del PRI, integrantes de la Comisión de Energía (al menos), así como Susana Hurtado Vallejo (PRI); todos, contentos de lo lindo, y cómo no, si del 5 al 11 de diciembre estuvieron en una de las ciudades más hermosas del mundo, destino de todo viajero, sitio de grandes historias de amor. ¿Cuántas películas no la han tenido de escenario?

Qué maravilla, ni Audrey Hepburn hubiera podido resistirse, no al despampanante brillo de un diamante, sino a la tentación, casi cegadora, de las ventajas de hacer del erario lo que se les dé la gana. Obvio, tuvimos noticias de quienes ahora piden que éstos viajes se evalúen mejor en futuras ocasiones, pero mientras, como reza el refrán, a estos cuatro legisladores, ya casi de mundo de tanto viaje, lo bailado, viajado, comprado, ¿quién se los quita?

No hay comentarios.: