febrero 25, 2011

Sócrates “el bocón”

Francisco Garfias (@panchogarfias)
www.elarsenal.net
Arsenal
Excélsior

Sócrates Rizzo no es un político improvisado. Anda en esto hace décadas. Es difícil suponer que no midió el impacto de sus declaraciones sobre la supuesta manera como los presidentes, en los tiempos del PRI, controlaban el narcotráfico y garantizaban la paz social.

“Había un Estado fuerte y un Presidente fuerte; una Procuraduría fuerte y había un control férreo del Ejército. Les decían: ‘Tú pasas por aquí, tú por aquí, tú por aquí’, pero no me toques estos lugares…”, dijo el ex gobernador de Nuevo León a estudiantes coahuilenses. Pero eso se acabó, según él, con la llegada de los panistas Vicente Fox y Felipe Calderón a Palacio Nacional.

Estas palabras calaron hondo en el PRI, partido que llevó a Rizzo a la gubernatura. Contribuyen también a extender la percepción de que los entonces presidentes Carlos Salinas de Gortari y Ernesto Zedillo Ponce de León fueron cómplices de los cárteles de la droga.

Rizzo, además, puso “de pechito” a su partido para que lo ataquen desde la oposición. Gustavo Madero, jefe nacional del PAN, aventó la primera piedra: “Un presidente fuerte no pacta con los criminales”, dijo. Pero fue la diputada azul María Antonieta Pérez Reyes la que disparó el cañonazo.

“Lo que dijo Sócrates Rizzo no es novedad, a todos nos ha quedado claro que los presidentes priistas controlaban al crimen organizado. De esto da clara información el reporte emitido por la procuraduría suiza en el caso de los hermanos Salinas de Gortari. Pero algo que no dijo es cuánto cobraron esos presidentes por ceder el control del país al narcotráfico”, dijo en tribuna.

Los priistas no se engancharon en el debate, a pesar de la gravedad de las acusaciones. Sólo subió la diputada Adriana Terrazas, de Ciudad Juárez, para rechazar que los gobiernos del tricolor hayan tenido nexos con los cárteles de la droga. Ya encarrerada, reprochó a la legisladora panista aprovechar el debate sobre derechos humanos para llevar a la tribuna lo de Sócrates.

¿Qué le pasó a Rizzo? Era la pregunta que se hacían ayer, molestos, muchos diputados del PRI. Unos y otros repetían que el ex gobernador de Nuevo León se va a pasar al PRD. No faltó quien jurara haber visto a Sócrates con Manuel Camacho Solís en la cafetería del hotel Marriot de Polanco, hace algunas semanas.

Benjamín Clariond, el hombre que lo sucedió en el Palacio de Gobierno de Nuevo León, era de los más enfadados. “Es una irresponsabilidad hacer declaraciones tan temerarias. Si tiene pruebas, que las presente”, exigió. El Benjas, como le dicen, fue gobernador del estado durante 18 meses. En ese lapso, Ernesto Zedillo visitó 14 veces esa entidad. “Ni una sola vez hablamos del narco”, asegura.

Ya que estamos con los neoleoneses. Los diputados federales de ese estado andaban, la noche del miércoles, por el rumbo de Antara. Fueron a festejar el nombramiento de Rogelio Cerda como presidente de la Comisión de Defensa de la Cámara de Diputados.

Es la tercera comisión que preside un regiomontano. Las otras dos las tienen Ildefonso Guajardo, Economía, y el neoaliancista Reyes Tamez, Educación.

Le preguntamos a Rogelio cuáles serán sus prioridades en la Comisión de Defensa. “Superar el rezago legislativo”, repuso, de bote pronto. ¿Ley de Seguridad Nacional?, insistimos. “Hay que sacarla adelante, definir claramente qué es seguridad pública, seguridad interior y seguridad nacional. Tenemos que dar claridad al papel de las Fuerzas Armadas en la lucha contra el narcotráfico”, respondió.

Amalia García Medina podría ser inhabilitada para el servicio público durante diez años. Esa es la posible sanción que enfrenta por supuestas irregularidades cometidas bajo su gestión, luego de que el juez segundo de Distrito en Zacatecas negó la suspensión definitiva al amparo promovido por la ex gobernadora de esa entidad.

En México hay un grave problema de insuficiencia renal. Las cifras con contundentes: 129 mil personas padecen esta insuficiencia de manera crónica. Ocho millones más la sufren de manera leve. El potencial de esa enfermedad es alarmante. “Es capaz de desfondar cualquier sistema de salud”, advierte el panista Antonio Osuna Millán, presidente de la Comisión de Salud.

El diputado del azul nos adelantó que se va a presentar una iniciativa que, a su juicio, va a detonar la donación de órganos. Parte del principio de que todos somos presuntos donadores, salvo que, en vida, hayamos hecho expreso el rechazo a que nos extraigan un órgano. La idea es aprovechar trámites obligatorios, como la expedición de credenciales del IFE, por ejemplo, para hacer la pregunta. “La iniciativa va a marcar este periodo de sesiones en temas de salud”, vaticinó.

No hay comentarios.: