marzo 30, 2011

La muerte súbita de la alianza en el Edomex

Francisco Garfias (@panchogarfias)
www.elarsenal.net
Arsenal
Excélsior

Luis Felipe Bravo es el “candidato de unidad” del PAN en el Estado de México. La sorpresiva decisión constituye la rápida respuesta azul a la declaración del perredista Alejandro Encinas de que no será el candidato de una coalición con Acción Nacional, bajo ninguna circunstancia.

La noticia la supimos por Roberto Gil, secretario particular del Presidente. Nos llamó para desmentir la versión que publicamos aquí, en boca de un diputado del PRD, en el sentido de que personalmente transmitió a Encinas un mensaje de apoyo del presidente Calderón.

“Me cuelgan muchos sambenitos. Desde que salí de la Cámara de Diputados, hace tres meses, no he tenido ningún tipo de contacto con él. Mucho menos le he transmitido mensajes de apoyo del presidente Calderón. Alguien quiere sembrar dudas”, puntualizó.

- Poco les duró la euforia a los aliancistas azules y amarillos por el “sí” en la desairada “Consulta Ciudadana” —250 mil participantes en un universo de más de diez millones— que pretendieron hacer pasar como todo un éxito.

El aval de Marcelo Ebrard a la postura antialiancista de Encinas, y ahora la candidatura de unidad de Bravo Mena, enterraron cualquier posibilidad de replicar lo sucedido en Oaxaca, Puebla y Sinaloa.

Ni siquiera parece factible que se repita el escenario de Guerrero, donde el candidato panista declinó a favor del abanderado de la coalición, el ex priista Ángel Aguirre.

Es un hecho también que el Consejo estatal del PRD en esa entidad —dominada por los aliancistas de ADN y Nueva Izquierda— revise su postura favorable a la coalición con el PAN, obligado por las circunstancias.

“Marcelo no quiere una ruptura con López Obrador. No quiere pagar ese costo. Encinas pudo ser el candidato de la alianza, pero es el mártir de Andrés. Se sacrifica por él. Los dos pasaron por alto la lucha nacional”, explicó Fernando Belaunzarán, uno de los dirigentes de Nueva Izquierda

Todavía ayer, Javier Corral, delegado del CEN del PAN en el Estado de México y uno de los principales arquitectos de la alianza bicolor en esa entidad, escribió en su columna Rotafolios:

“Sería un despropósito y una enorme inconsecuencia democrática no atender la voz de las urnas que, como en pocas circunstancias, configura los elementos genuinos de lo que se llama mandato popular”.

- Sorprendió la presencia de Ifigenia Martínez en el acto en el que Encinas ratificó que no va en alianza con el PAN en el Estado de México. Según el diputado obradorista Rosendo Bernal, la presencia de Ifigenia en ese acto obedece al plan del nuevo dirigente del PRD, Jesús Zambrano, de reagrupar a las figuras del partido que se han alejado: Cuauhtémoc Cárdenas, Porfirio Muñoz Ledo. “Zambrano no quiere seguir la línea de Jesús Ortega”, puntualizó el legislador.

- El candidato del PRI a la gubernatura de Nayarit, Roberto Sandoval, inició su precampaña ayer en Tepic. El primer acto fue una caminata del Palacio de Gobierno a la sede del PRI.

Sandoval no era el gallo del gobernador Ney González, pero sí el mejor ubicado en las encuestas. El delfín de la casa de gobierno era el senador Raúl Mejía, cuñado del mandatario estatal. A Sandoval le hicieron ojitos algunos aliancistas, pero nanay. Otra vez la sombra de Malova.

- Nadie sabe para quién trabaja. Guadalupe Acosta Naranjo, ex dirigente nacional del PRD, aspirante a la gubernatura en ese estado, hizo diputada a Marta García, esposa del ex gobernador Antonio Echevarría.

La puso al frente de una comisión legislativa; la promovió todo lo que pudo, con la promesa de que lo respaldaría cuando se lanzara como candidato. Hoy es su principal adversaria en la carrera por ser el abanderado de la alianza al gobierno de la entidad.

- En la columna de ayer convertí a la diputada local del PRD, Alejandra Barrales, en vendedora ambulante. En las prisas le cambié el apellido. Le puse Barrios. Una disculpa a la legisladora y, sobre todo, a los lectores.

No hay comentarios.: