marzo 01, 2011

Populómetro y sarcasmómetro

Yuriria Sierra (@YuririaSierra)
Nudo Gordiano
Excélsior

Quien cayó en posiciones, aunque diga siempre que no hay números que alcancen para contar tanto apoyo, es AMLO

En la más reciente entrega de números sobre presidenciables de Ulises Beltrán y Asociados, que se publicaron ayer en Excélsior, aunque no hay cambio en el puntero —Enrique Peña Nieto sigue con patines puestos rumbo a Los Pinos—, Marcelo Ebrard y Beatriz Paredes suman más adeptos y se colocan como segundo y tercero, respectivamente. El panismo sigue teniendo en la figura de Josefina Vázquez Mota sus posibilidades más fuertes pero, ¡oh, detalle!, junto a ella está también, hombro a hombro, Santiago Creel que, a diferencia de quien coordina a los panistas en San Lázaro, ya dijo con todas sus letras que va en busca de la candidatura del partido. Y es que Josefina, no ha gritado a los cuatro vientos sus intenciones, aunque ya anda en gira por todo el país.

Quien cayó en posiciones, aunque diga siempre que no hay números que alcancen para contar tanto apoyo, es Andrés Manuel López Obrador. Y es que, aunque la intención de voto que maneja sigue siendo importante, no podría verse beneficiada a futuro. A AMLO, como al América, lo aman o lo odian y es casi imposible que quien lo odie deje de hacerlo, por lo que tiene complicado aumentar sus niveles de apoyo.

Y, cómo no, poco le están ayudando los acontecimientos que vive junto al PRD. Si creíamos que las diferencias no podían encresparse más, nos equivocamos: Jesús Ortega ya le dijo “dictador”, ante la propuesta que hizo Cuauhtémoc Cárdenas, quien subió a 100 en el sarcasmómetro después de sugerir que, entonces, sea AMLO el nuevo dirigente del partido, para que haga lo que él crea conveniente y no se violen los principios que tanto dice El Peje que se han pasado por alto al guiñarle el ojo al panismo del Edomex.

Y es que las diferencias entre Los Chuchos y los lopezobradoristas se están tensando más con la llegada del 19 de marzo, fecha en que deberán nombrar a su nuevo presidente nacional y ahí sí se definirá el rumbo del partido y el del Peje, quien no reaccionó distinto a sus acostumbrados desplantes de soberbia, y le dijo al ingeniero que, aunque respeta siempre sus opiniones, haya sido sarcasmo o no, ya tiene su camino definido: fortalecer su movimiento, aquel que se conoce como MORENA, y que no cambiará de parecer, sigue en pie eso de “licenciarse” para así ausentarse del PRD si éstos no desisten en su estrategia aliancista para la elección del Estado de México porque, dice, “...nosotros vamos por un camino del todo nuevo ya no el camino trillado de siempre, nada con la mafia...” Hablando él de caminos trillados. ¡Vaya con esos usos conocidos y reacciones predecibles!

Y como lo escribimos hace unos días, ¿quién será el valiente que se aviente a presidir al PRD? Yo me sigo haciendo esa pregunta. Aunque al menos ya lo dijo Jesús Ortega: “...el cesarismo, el bonapartismo, el estalinismo, el presidencialismo y el caudillismo son claramente contrarios al interés ciudadano...” O sea, ni tantito chance de que sea un cercano a AMLO, por lo que se nos complica más ubicar a alguien capaz de unir de nuevo al partido, cosa urgente porque esos números que a Ebrard le aparecen en las encuestas piden por que detrás de él haya un partido sólido que lo respalde.

Addendum: Desde estas líneas, envío un fuerte abrazo a mi querida amiga Alejandra Sota por la pérdida de su padre. Amiga, mi cariño incondicional.

No hay comentarios.: