marzo 08, 2011

Solos NO pueden

Federico Döring
Excésior

El Partido de la Revolución Democrática reconoció que existe el riesgo de perder en delegaciones y posiciones en la Asamblea Legislativa, como en 2009, por eso busca alianzas en la ciudad.

Esta semana los partidos de izquierda que integran el frente Diálogo para la Reconstrucción de México (DIA) alcanzaron un acuerdo para ir en alianza por la jefatura de Gobierno del Distrito Federal. La idea es crear el frente común que les permita cerrar el paso al Partido Revolucionario Institucional y al Partido Acción Nacional.

La idea NO debería tener nada de extraordinario salvo porque suena muy prematuro, pero NO lo debe ser tanto en el contexto de la agenda pendiente de Marcelo Ebrard en el DF. Con ello aparentemente se rechaza de tajo la posibilidad de una alianza en la ciudad similar a la de otras entidades, pero quizá la intención no es cerrarle el paso al PRI sino construir el vehículo para poder designar al candidato de Ebrard.

Tanto tiempo de anticipación es parte de la planeación de Ebrard para sellar el apoyo del Consejo Estatal del PRD para la alianza antes de pedir licencia en busca de Los Pinos. Ya una vez obtenido dicho beneplácito la candidatura podría ser parte del arreglo institucional por la candidatura presidencial. Lo más destacable es que se reconoció que existe el riesgo de perder delegaciones y posiciones en la ALDF como lo hicieron en 2009 al dividir su voto.

Es una contienda bis a bis, el PAN puede vencer en varias candidaturas al PRD, pero con esta alianza se pretenden alinear a los partidos que la integran y sobre todo, a los recursos del GDF que serán desviados para operar esas campañas y movilizar a sus votos corporativos. La mayoría, no TODOS, los nuevos triunfos de Acción Nacional en 2009 obedecen a esa razón.

Ebrard que en esa época no controlaba al PRD del DF tuvo que recurrir al PT en Iztapalapa para vencer a René Arce y a Convergencia para postular varios ex priistas que no pudo sacar a competir a través del PRD por las cuotas de las tribus. Ahora irán juntos en reconocimiento a que individualmente no se tienen confianza para enfrentar al PAN.

Sin duda además lo hacen conscientes del enorme riesgo que les representa para conservar el GDF dos grandes factores en las dos delegaciones más grandes de la ciudad, a saber, Arce en Iztapalapa y Joel Ortega en Gustavo A.Madero.

Más allá de la lógica netamente partidista del PAN, PRD y PRI, esos dos actores políticos pueden ser en una elección cerrada a tercios los grandes definidores de la nueva realidad de nuestra ciudad. Como sea la noticia es doblemente buena pues reconoce que Ebrard NO las trae todas consigo en el DF y que no han encontrado una figura y/o liderazgo capaz de garantizarles el triunfo sin tener que ceder espacios a los otros partidos de izquierda; y porque favorece el escenario de una elección a tercios y menos atomizada que al PAN le favorece en sus estrategia electoral.

Las más recientes encuestas indican que es falso que Ebrard sea “el mejor alcalde del mundo”, pues la primer minoría electoral del DF no ha definido una intención de voto y le da lo mismo votar por cualquier partido y está en espera de las candidaturas, es decir, NO están enamorados de la forma de gobernar del PRD ni de Ebrard que tampoco es el PRD.

La falta de un liderazgo visible, real y consolidado de la nueva persona que encabece esa misión en el 2012 en el Distrito Federal le hará aún más difícil conciliar al interior las diversas candidaturas, por eso la nueva y superada camisa de fuerza para evitar rupturas y tránsfugas. Sólo faltan unos meses para que la batalla comience, de entrada se ve que el Gobierno del DF y el PRD no están listos y por eso este anuncio, enhorabuena por ellos y por la ciudad.

No hay comentarios.: