abril 04, 2011

Una candidatura ilegal

Pablo Hiriart (@phiriart)
phl@razon.com.mx
La Razón

Alejandro Encinas es un buen político y mejor persona, pero la legislación electoral le impide ser candidato al gobierno del Estado de México por una sencilla razón: no es de allá.

De concretarse su candidatura será ilegal.

La foto y la información que publica hoy este diario en su portada son concluyentes: Encinas votó en el DF.

No tiene manera de acreditar una residencia en el Estado de México, cuando hace menos de dos años la acreditó en la capital del país.

La ley electoral en esa entidad marca que para ser candidato al gobierno del estado se requiere una residencia mínima de cinco años, y Encinas no la tiene.

Seguramente la tuvo en aquel lejano 1993, cuando contendió contra Emilio Chuayffet y Luis Felipe Bravo Mena, pero de eso han pasado 18 años.

El argumento de que si en esa época pudo ser candidato ahora también lo puede ser, no es válido, porque Encinas cambió de lugar de residencia al Distrito Federal.

La residencia se demuestra con la credencial de elector, y en las elecciones recientes Encinas votó en Coyoacán. Eso acaba de ocurrir. Fue en 2009.

Uno reside donde está empadronado, y Encinas no lo está en la entidad que ahora quiere gobernar.

Los dirigentes de los partidos políticos seguramente están pensando en la conveniencia o inconveniencia de impugnar esa candidatura.

Piensan que frenar por ilegal al precandidato del PRD al gobierno del Estado de México lo convertiría en víctima.

Sin embargo esto no es un asunto de conveniencia política, ni de hacer víctimas, sino de cumplir las leyes.

Los que asumen un puesto de elección popular juran sobre la Constitución cumplir y hacer cumplir las leyes. ¿Para qué esa faramalla, entonces?

O sea, para evitar que alguien se haga la víctima no se deben aplicar las leyes. Bonita cosa.

Aquí no estamos ante un asunto interpretativo, sino que de manera flagrante se viola ley electoral del Estado de México. Encinas no puede ser candidato a gobernador. Punto.

Vive en el DF. Su residencia acreditada en el padrón electoral y en su credencial del IFE indica que no vive en el Estado de México sino en el DF.

Que hace años fue residente en el Estado de México, lo habilitó para ser diputado federal en dos ocasiones. Muy bien.

Pero al cambiar la residencia al DF, Encinas pudo ser Jefe de Gobierno capitalino en sustitución de López Obrador, y pudo también convertirlo en habitante de la delegación Coyoacán.

No se puede tener residencia en dos estados. Y Encinas la tiene aquí.

Su candidatura, de concretarse, sería ilegal.

No hay comentarios.: