mayo 05, 2011

El gobernador tiene 13 familiares en la nómina

Carlos Loret de Mola (@CarlosLoret)
Historias de un reportero
El Universal

Su hermano, Carlos Mateo, es coordinador ejecutivo de asesores. Su hermana, Rosalinda, directora del DIF. Su otro hermano, Delfino, supervisor de la Secretaría de Educación estatal para la zona de la Costa Chica. Rafael, hermano también del gobernador, cobra como asesor en la Secretaría de Salud local.

Su sobrino, Jesús Ernesto, es asesor general. Otro sobrino, César, director de pilotos. Un tercer sobrino, Óscar, está al frente del Parque Papagayo. Juan Antonio, sobrino también, despacha en el área de Finanzas de la Procuraduría General de Justicia. Irma, su prima, en la Secretaría de Desarrollo Social. Miguel, primo, en Turismo. Rogelio, cuñado, en Finanzas de la Secretaría de Educación. Otro primo, Ernesto, en Planeación de la misma dependencia. Y a su hijo Ángel lo hizo diputado federal.

Trece. El número de parientes que tiene en la nómina el nuevo gobernador de Guerrero, el ex priísta Ángel Heladio Aguirre Rivero, quien llegó apenas al poder impulsado por el PRD-PT-Convergencia y de última hora hasta el PAN.

A nivel local —en varios medios de comunicación guerrerenses (El Sur, Gurú Político, La Jornada Guerrero) me baso para retomar esta información— empieza a ser un escándalo. Sobre todo por la manera subrepticia en que lo ha ido haciendo. El caso emblemático es el de su hermano Carlos Mateo:

Él es el coordinador general del Ejecutivo estatal, una figura como de jefe de gabinete, de vicegobernador, que creó el anterior mandatario, Zeferino Torreblanca, para poner un mando por encima de los secretarios. En el boletín oficial que dio a conocer varios nombramientos al arranque de la administración, perdido entre una veintena de nombres y cargos, decía: “Carlos Aguirre, asesor general”. Luego, en el organigrama oficial del gobierno ya tuvo que aparecer con todas sus letras: “Carlos Mateo Aguirre Rivero, Coordinador General del Ejecutivo Estatal”. El hermano del gobernador es el número dos en el estado. Los viejos modos con nuevas siglas. Las prácticas del priísmo de siempre, auspiciadas ahora por la “renovadora” oposición al PRI. Los abusos que la alternancia en México no ha logrado erradicar, sino simplemente fortalecer: lo que antes hacía el PRI ahora lo hacen todos lo demás... y lo sigue haciendo el PRI.

De qué tamaño será la indignación, qué tan complicado estará hablar abiertamente del asunto, que Alfredo López Rosas, hermano del procurador local nombrado por Ángel Aguirre, escribió en medios de comunicación locales un recuento de lo dañino que ha sido el nepotismo en la historia de México, tras lo que pide “hablar con la verdad, con la realidad, al gobernador, hablarle de frente con todo argumento veraz y legal que aporte estabilidad en el buen gobierno de Guerrero”.

¿De plano nadie se atreve a decirle que eso no se hace?

SACIAMORBOS

En la “cordial comida de amigos”, el veterano echó en cara al joven los artículos de opinión que lo han vapuleado.

No hay comentarios.: