agosto 31, 2011

Regular o no las drogas

René Arce Islas
rene.arce@congreso.gob.mx
La Crónica de Hoy

Ante los lamentables hechos de violencia suscitados en todo el país, ante la demanda ciudadana de frenar esta ola de terror, ante la exigencia de que el Congreso de la Unión apruebe las reformas necesarias que permitan contar con mejores instrumentos legales para el combate al crimen organizado, en México es tiempo de discutir –de manera seria, responsable y con proyección– el asunto de la conveniencia o no de la legalización de las drogas.

Es por ello que en el Senado de la República, a través de la Comisión Bicameral de Seguridad Nacional, organizamos el foro “Regulación del mercado de drogas en México”. Nuestro país ya no aguanta más. La violencia relacionada con los cárteles de la droga ha causado 34 mil 600 muertos desde 2006, ello de acuerdo a los últimos informes del gobierno; sin embargo, las cifras negras estiman que ya van alrededor de 50 mil muertes ligadas al narcotráfico.

Guste o no reconocerlo, existe un consenso en que la “estrategia” del gobierno federal en su lucha contra el crimen organizado ha fallado: el número de adictos aumenta vertiginosamente y la violencia en el país ha llegado a niveles intolerables; por ello se ha demandado la revisión y el cambio de dicha “estrategia”, sin que hasta el momento se haya suscitado movimiento alguno. Ante esta crisis es necesario abrir el debate y discutir si estamos ante la oportunidad de dar otro trato al mercado de las drogas.

Quienes apoyamos la legalización de algunas drogas, como es el caso de la mariguana, planteamos que el control de este mercado lo asuma el Estado, ello le permitirá, entre otras cosas, optimizar recursos y dedicarse de lleno al combate de otros delitos. Insistimos, es necesario discutir y analizar, en todos los foros posibles y con los puntos de vista de todos los actores involucrados, el impacto de la legalización de las drogas en la Seguridad Pública y en la Seguridad Nacional de México.

Por dicha razón, en este primer ejercicio de foro-debate, realizado en el Senado de la República, fue muy importante contar con el punto de vista del gobierno federal, así como con representantes de sectores y grupos sociales del país.

Ya han pasado más de cuatro décadas que se inició la lucha contra las drogas y las adicciones y poco o nada se ha logrado; en México, el número de adictos crece, los grupos criminales se expanden y las drogas se vuelven más diversas y accesibles, principalmente para los jóvenes. Ante esta situación, necesitamos cuestionarnos y revisar paradigmas, necesitamos conocer a fondo las experiencias de otras naciones que ya han avanzado en el tema, necesitamos analizar nuestro contexto social, económico, cultural y hasta político para ver qué es lo más conveniente para México en materia del mercado de las drogas. Cerrarse al debate es cerrarse a la posibilidad de encontrar soluciones a este problema tan lacerante ya para la sociedad en general.

Tanto en la iniciativa que presenté sobre el tema de la legalización de la mariguana ante el pleno del Senado de la República como en los diversos espacios donde he expresado mi punto de vista, reconozco que con la regulación no se acaba el problema del narcotráfico de manera inmediata. Es necesario tener claro que se trata de un proceso, que hay que librar etapas, pero que es indispensable comenzar ya. Si se opta por la legalización, de inmediato se tienen que atender ámbitos como las políticas de salud pública, el de educación, el de justicia y readaptación social, entre otros.

El asunto de la legalización de las drogas puede resultar un tema difícil por sus implicaciones éticas, morales y sociales y los conflictos que genera en una sociedad conservadora como la nuestra; no obstante, sacarlo de la mesa de debate por prejuicios de cualquier índole es una falta de respeto y compromiso con México y todos los mexicanos, pues son ellos quienes a diario conocen o viven las terribles consecuencias que trae consigo esta “guerra” que emprendió el gobierno federal contra el crimen organizado.

Es momento de generar una sinergia y abrir el debate a todos los ámbitos, sectores, grupos sociales, económicos y políticos. Es tiempo de fijar una postura y plantear alternativas; se pueden o no generar acuerdos tras el debate, se puede o no cambiar la visión y por ende el rumbo, pero lo que no debemos permitir es evitar la discusión y permanecer indiferentes ante el principal problema que enfrenta México.

Jobs

Diego Beas (@diegobeas)
ruta66@diegobeas.com
RUTA 66
Reforma

La imagen más evocativa del personaje se repetía dos veces al año: el escenario era el Moscone Center de San Francisco; él, en su uniforme militante, vestía, invariablemente zapatos deportivos, jeans y camisa negra de cuello alto. Se desplazaba de un extremo al otro con las palmas de las manos unidas al frente. Pausado, lacónico, taciturno incluso, presentaba al mundo las nuevas creaciones de su compañía. A punto de finalizar cada una de sus intervenciones, después de dar las gracias y despedir al público, pronunciaba las famosas palabras que ponían nerviosos a sus más fieles seguidores: "There is one more thing".

Desde este escenario, y durante los últimos quince años, Steve Jobs presentó al mundo uno a uno los productos con los que Apple se convirtió no solo en la empresa tecnológica más grande y rentable del planeta -dejando en el camino a su antigua rival, Microsoft-, sino en todo un símbolo de la economía digital y la era del conocimiento.

Su renuncia la semana pasada como consejero delegado de la compañía pone fin a una de las carreras más brillantes en la historia empresarial de Estados Unidos. Un industrialista de la era de la información que ya comparte honores con los Ford, los Taylor y los Carnegie. Además de su éxito como empresario, Jobs deja en mi opinión tres legados que serán por los que se recuerde al genio de Cupertino.

En orden cronológico, el primero tiene que ver con haber tenido la visión para masificar y democratizar la revolución informática. Sucedió en la segunda mitad de los años setenta del siglo pasado. Cuando las computadoras eran máquinas gigantescas, costosísimas y utilizadas principalmente en aburridas y rutinarias tareas empresariales. Con la introducción de la Apple II en 1977 y en mayor medida la Macintosh en 1984, Apple plantó cara al modelo informático industrial y abrió por primera vez una ventana al uso masivo de estas herramientas que muy poco años después se convertirían en la piedra angular de un nuevo sistema económico y productivo. La educación, las comunicaciones, las finanzas, el periodismo, el cine, la música y hasta la propia democracia se verían afectadas por los cambios que introdujo esta revolución lanzada desde un garaje en Palo Alto.

La segunda gran aportación de Jobs vendría casi 15 años más tarde, después de haber sido apartado del mando de la compañía y, en el inter, haber lanzado el estudio de animación más exitoso de la historia, Pixar. Corría el cambio de milenio, Internet se extendía por todo el planeta y había un nuevo reto a resolver: ¿cómo dejar la rigidez e inmovilismo de los ordenadores personales para dar paso a dispositivos y plataformas más versátiles? Parte de la respuesta la daría Apple el 23 de octubre de 2001. El día que presentó la primera versión del iPod. Un reproductor de música digital que se convertiría en mucho más; la primera iteración en un largo proceso que una década después ha transformado no solo a la industria informática, también a la de la música, la telefonía móvil y la distribución de información. Primero el iPod, después el iPhone y finalmente el iPad el año pasado. Pocos saben que antes de que existiera el iPhone existía un proyecto muy avanzado para lanzar una tableta. Fue Jobs el que ordenó invertir las prioridades y salir primero con un teléfono -el tipo de decisiones estratégicas que hacen la diferencia en la ejecución de una compañía de esas dimensiones-. En 10 años, en suma, Apple consolidó un ecosistema móvil -dispositivos, aplicaciones, música, cine- que la convirtió en la compañía de medios más importante del mundo.

Lo que nos conecta con su tercer legado. Menos asentado que los dos anteriores, la transformación que ha forzado Jobs en los medios de comunicación marcará un punto de inflexión. Sobre todo en la prensa impresa. Tuvo que ser Apple la que puso en jaque a una industria complaciente y fosilizada que se negaba a reconocer que Gutenberg ya no tenía la clave de la distribución de la información. Además de la movilidad que aporta Apple, la compañía californiana ha introducido los soportes -físicos- y el discurso -estético, visual, filosófico- para reinventar por completo la forma en la que concebimos el storytelling de la información. Los cambios que hemos visto hasta ahora son solo el principio de un proceso que hará que en retrospectiva Gutenberg parezca un picapiedra prehistórico -el paréntesis Gutenberg, algunos ya lo llamaban-.

Han sido el tesón y la visión de Steve Jobs las que más han aportado para imaginar el mundo después de la imprenta.

Hallan nuevas mentiras a Moreira

Los motivos de las nuevas denuncias serán similares a los de la primera: uso de documentos alterados y falsificados para contratar créditos

Gonzalo Soto y César Sánchez
Reforma

Ciudad de México (31 agosto 2011).- La Procuraduría Fiscal de la Federación prepara dos denuncias más contra quienes resulten responsables de contratar créditos bancarios con irregularidades en el Gobierno de Coahuila durante el mandato de Humberto Moreira.

Esas acusaciones se agregarán a la que ya se presentó ante la PGR por otro préstamo, indicó en entrevista el titular de esa dependencia, Javier Laynez.

El motivo de las nuevas denuncias, señaló, será similar al de la primera: uso de documentos alterados y falsificados para contratar créditos con bancos tomando participaciones federales como garantía.

"Tienes ahorita la que ya todo mundo ha comentado y estamos revisando porque habrá dos más por hechos muy similares y vamos contra quienes resulten responsables", aseguró.

Por separado, fuentes cercanas al proceso que pidieron el anonimato indicaron que las nuevas denuncias incluirán dos créditos con Santander y dos con BBVA Bancomer.

En el caso del primero de los bancos, uno es por mil 100 millones de pesos, contratado el 12 de julio de 2010 y el otro por mil 100 millones de pesos con fecha del 28 de marzo de 2011.

Bancomer tiene uno por mil 650 millones de pesos con fecha del 2 de diciembre de 2009 y otro por 550 millones del 2 de septiembre del año pasado.

El crédito irregular con Banco del Bajío, ya denunciado, es por mil millones de pesos y tiene fecha del 16 de diciembre de 2010.

"(También presentaron) documentos con sellos y firmas de recibidos en Hacienda, que comprobaban que ya habían sido registrados estos créditos en esa dependencia y quedaban con participaciones como garantías, pero alguien de adentro de la Secretaría no completó el registro", indicó otra fuente bancaria que pidió no ser identificada.

Fiscaliza Hacienda a otras entidades

La Secretaría de Hacienda revisa la licitud de los procesos de endeudamiento no sólo de Coahuila, sino también de otros estados, señaló Javier Laynez, Procurador Fiscal de la Federación.

"Hacienda únicamente inscribe los créditos que están garantizados o tienen como fuente de pago las participaciones de los estados, lógicamente a raíz de este suceso (de Coahuila) la unidad que tiene estos registros está checando que no vaya a haber otros que estén en el mismo supuesto", explicó.

De presentarse una situación de falsificación de documentos para la contratación de deuda, aseguró el funcionario, la Procuraduría tomará medidas similares a las aplicadas con el Gobierno de Coahuila.

Sobre la primera denuncia, que involucra al Banco del Bajío, expuso que aún no hay respuesta, pues el Ministerio Público apenas está levantando una primera investigación para conocer quiénes intervinieron en la alteración de los documentos.

Los hechos de ese primer caso se conocieron cuando el Gobierno de Coahuila acudió a la Tesorería de la Federación para solicitar la afectación de las participaciones para cubrir un crédito, relató Laynez; sin embargo, dijo, cuando se buscó el expediente de dicha deuda, no se encontró registro.

"La Tesorería es la que, coloquialmente, suelta la lana, la Unidad (de Coordinación con Entidades Federativas) le dice 'permíteme', va a ver su archivo y no hay nada, no existe ése crédito, no está registrado.

"Un mes después vino Banco del Bajío y pregunta por esa afectación de participaciones, fue ahí cuando el banco dice que sí tiene un registro y vimos que el documento es falso", agregó.

Modus operandi

Directivos bancarios explicaron cómo se operó en el caso de Coahuila.

"Lo que ellos (funcionarios estatales) modificaron fueron dos decretos (el 476 y el 318) en el Periódico Oficial del Estado... imprimieron un periódico falso y lo presentaron a los bancos para obtener los préstamos, los decretos verdaderos eran sobre otros temas", detalló un directivo bancario.

"(También presentaron) documentos con sellos y firmas de recibidos en Hacienda, que comprobaban que ya habían sido registrados estos créditos en esa dependencia y quedaban con participaciones como garantías, pero alguien de adentro de la Secretaría no completó el registro", indicó otra fuente.

Añadió que las firmas de recibido de esos documentos no registrados, son de Jaime René Jiménez, quien durante años fue director de Deuda Pública de la Unidad de Coordinación con Entidades Federativas de Hacienda, y fue despedido de la dependencia en marzo de este año.

Las fuentes explicaron que esta información se descubrió cuando las instituciones de crédito solicitaron a la Tesorería de la Federación oficializar las garantías de las participaciones, y ésta a su vez solicitó a la Secretaría Hacienda verificar el registro de esos créditos, y al revisar registros y documentación de los créditos, se percataron de las irregularidades.

Steve Jobs: revolucionario de industrias

Julio Serrano
Apuntes Financieros
Milenio

Recuerde (si es que tiene la edad para hacerlo) cómo operaba la industria de la música hace apenas 10 años. Si nos gustaba una canción había que comprar un CD completo en la tienda de discos, y esto es si teníamos la suerte de que la tienda lo tuviera en existencia. Ahora compárela con la industria de la música de hoy. Aunque quedan vestigios del pasado, estamos hablando de un cambio radical. Si nos gusta una canción podemos “bajarla” desde la comodidad de la computadora de nuestra casa (o desde nuestro celular), con plena certeza de que la vamos a encontrar. No hay necesidad de comprar todo el disco si sólo queremos una canción.

¿A quién le debemos esta transformación? En gran medida a Steve Jobs, fundador y director general de Apple. Jobs fue quien introdujo el iPod y el iTunes en 2001, sembrando así las semillas de la revolución en la industria de la música. Hoy la empresa de música más importante no es ni Sony ni EMI ni Warner, sino Apple, una empresa de tecnología. En su camino a la dominancia musical, Apple se encargó de destrozar el modelo de negocio de las empresas disqueras tradicionales y al mismo tiempo vender 10 mil millones de canciones a través de iTunes.

A Jobs no le bastó con revolucionar la industria de la música, también se encargó de hacer lo propio con la del cine, la editorial y la de televisión. Utilizando una receta similar a la que usó para conquistar la industria de la música. Jobs ajustó la mira para ampliar su dominio mediante la creación de productos como el iPhone, el iPad y el App store. Empresas tradicionales en estas industrias, desde productores de cine como Paramount hasta editoriales como The New York Times y televisoras como CBS, están temblando ante la presencia de Apple.

Apple no siempre fue exitosa. De hecho, hace unos años estuvo a punto de quebrar. Pero bajo la capitanía de Jobs ha logrado colocarse entre las empresas más valiosas del mundo, por momentos ocupando el lugar de honor.

Son muchos las características de Jobs que explican su éxito: su disposición a tomar riesgos, su capacidad de ver las cosas de una manera diferente, su apertura a cuestionar la sabiduría convencional, su habilidad para recuperarse de los fracasos. No hay que olvidar que a Jobs lo corrieron de Apple, sólo para ser recontratado años más tarde. En sus propias palabras: “Ser despedido por Apple fue lo mejor que me pudo haber pasado”. (En ese periodo Jobs nada menos fundó Pixar, creadora de películas como Toy Story.)

La semana pasada Jobs renunció como director general de Apple por motivos de salud. No cabe duda que pasará a la historia como uno de los grandes innovadores de principios del siglo XXI. Industrias que fueron víctimas de su ingenio no lo extrañarán. Los consumidores sí.

agosto 30, 2011

Acciones, acciones, acciones

Adrian Trejo (@adriantrejo)
atrejo@callemexico.com
Calle Mexico

Los 10 más importantes empresarios regios –y del país-, sostuvieron la tarde de ayer una reunión de trabajo con el presidente Felipe Calderón Hinojosa.

El tema obligado fue el clima de inseguridad que priva no sólo en Monterrey sino en todo el estado que tiene ya algunos municipios que bien podrían declararse “territorios autónomos”, pues ni las policías se acercan.

El asunto ya ha rebasado al gobierno estatal y por ello los empresarios más influyentes del país, entre ellos Lorenzo Zambrano, de Cemex, y Roberto Barrera, de Gruma, decidieron reunirse con Calderón para externarle su enorme preocupación por el tema de la inseguridad pública.

En la reunión también se comentó de la captura de cinco de los presuntos delincuentes que provocaron el incendio y la muerte de 53 personas; sin embargo, la exigencia de los hombres de negocio fue ir más allá de esta detención que si bien amortigua la crítica hacia el gobierno estatal, no resuelve el problema en tanto no se detenga a los autores intelectuales que son quienes organizan a las células que extorsionan a todos los negocios, independientemente del ramo o del tamaño.

Lo acuerdos no fueron hechos públicos. ¿Habría otroooo compromiso de que no volverá a ocurrir?

Por si las dudas, la Secretaría de la Función Pública, a petición de la Unidad de Gobierno de la Secretaría de Gobernación, inició una auditoría integral a la Dirección General Adjunta de Juegos y Sorteos.

La petición, curiosamente, no fue provocada por el incendio del Casino Royale; esta fue solicitada el 9 de junio pasado y no va dirigida a ningún permisionario en particular sino a los empleados o servidores públicos, como quiera llamarle, que trabajan en la Dirección Adjunta de Juegos y Sorteos.

Es decir, los muchachos de Salvador Vega Casillas investigan si no hay por ahí de casualidad algún funcionario que le haya pegado al Bingo…sin jugar.

Nada más para precisar, la Cámara de Diputados pretende incrementar su presupuesto para el próximo año en 460 millones 501 mil 806 peses respecto del aprobado para el actual ejercicio.

Mediante un comunicado, el Comité de Administración informó que presentó el anteproyecto de Presupuesto de Egresos para el Ejercicio 2012, el cual contempla un incremento del 8.7 por ciento en términos reales con respecto al del ejercicio para el 2011, que fue de 5 mil 293 millones 124,208 pesos.

Y aunque el incremento solicitado es por lo menos el doble de la inflación esperada para el final del año –en ese indicador se basan los aumentos a los salarios-, los diputados decidieron verse “ahorradores”. Ajá.

Alejandra Barrales demostró el domingo el músculo físico –literal-, al correr el maratón de la Ciudad de México en 4 horas y 19 minutos y hoy pretende mostrar el músculo político en la carrera por la candidatura perredista a la jefatura de Gobierno.

A ver cómo le resulta el evento en el que rendirá su segundo informe de labores.

El problema y el dilema de Peña Nieto

Leo Zuckermann (@leozuckermann)
Juegos de Poder
Excélsior

Creo que Moreira no será el dirigente nacional del PRI a la hora de la verdad, cuando formalmente comience la campaña presidencial.

Enrique Peña Nieto tiene un problema: se llama Humberto y se apellida Moreira. Y es que el ex gobernador de Coahuila, hoy presidente nacional del PRI, gracias al apoyo de Peña, se ha convertido en la figura perfecta para atacar al tricolor con el mensaje de que el “nuevo PRI” es en realidad el “viejo PRI” que quiere regresar a Los Pinos.

En Estados Unidos dirían que Moreira es el poster boy perfecto para este mensaje. Como gobernador de Coahuila gastó muchísimo dinero y endeudó al estado de manera desproporcionada (multiplicó en más de cien veces la deuda pública de su entidad). Lo hizo con opacidad, mintiendo sobre los montos e incluso falsificando documentos. Además es conocido por su nepotismo extremo y se habla del presunto enriquecimiento inexplicable de funcionarios de su gobierno que no tenían un quinto y se hicieron multimillonarios de la noche a la mañana. Para terminar, el líder del PRI es uno de los políticos más cercanos a Elba Esther Gordillo, símbolo máximo del viejo corporativismo priista que sobrevive con vigor.

De esta forma, Moreira es la foto perfecta del póster de la oposición priista que diga: “No se hagan bolas, este es el verdadero PRI que quiere regresar a Los Pinos: el viejo PRI”. Literal y simbólicamente, Moreira se ha convertido en un pasivo para la candidatura presidencial del PRI. Suma poco y potencialmente puede restar mucho. Porque para que Peña pueda convertirse en Presidente deberá presentarse como una figura de un PRI nuevo, moderno, diferente al del autoritarismo, que ha aprendido a gobernar en democracia; que, desde luego, no quiere cometer los mismos abusos del pasado, como sí los cometió Moreira en Coahuila.

En este sentido, el presidente del PRI se ha convertido en un lastre para la próxima campaña presidencial de Peña. Lo más prudente, desde un punto de vista electoral, sería retirarlo de la dirigencia nacional del partido. Pero aquí viene el dilema para Peña.

Los barones priistas, que gobiernan sus feudos a su antojo, van a demandarle garantías a Peña: de que los protegerá, para que puedan seguir rigiendo a placer, si se convierte en soberano. El problema es que si Peña remueve a Moreira, tanto los ex gobernadores como los actuales, que tienen peso político en sus estados, pues desconfiarán de un “jefe” que, a la hora de la verdad, cuando viene el golpeteo de la oposición, los abandona para defender sus intereses personales. Tendrán la idea de que Peña está dispuesto a hacer todo con tal de ganar, incluso sacrificar a sus aliados; aliados que necesita para amarrar la candidatura presidencial del PRI y llegar a la Presidencia.

Si Moreira es relevado, Peña minimizaría uno de los ataques más dañinos que le harán durante su campaña, el de que “chango viejo no aprende maroma nueva”, pero correría el riesgo de alienar a todos los políticos priistas que están buscando que los proteja frente a los abusos de poder que han cometido en sus estados. En cambio, si Moreira se sostiene al frente del PRI, Peña dejaría abierto un flanco muy peligroso para que lo ataquen durante la campaña presidencial, pero mantendría tranquilos a los priistas que están dispuestos a ayudarlo a cambio de que luego los resguarde desde el poder presidencial.

Por lo pronto, todo indica que Peña ha decidido apoyar a Moreira. El domingo se refirió a él como “un dirigente que encabeza el priismo nacional con valor e inteligencia”. Es un respaldo frío, pero respaldo al fin y al cabo. Todo esto puede cambiar, desde luego, cuando Peña amarre la candidatura presidencial del PRI. Ahí ya tendrá el poder formal y la autonomía para tomar las decisiones más convenientes para ganar la Presidencia. Y Peña ya demostró en el Estado de México que no se tienta el corazón cuando se trata de ganar. Por eso creo que Moreira no será el dirigente nacional del PRI a la hora de la verdad, es decir, cuando formalmente comience la campaña presidencial.

No hay regreso

León Krauze (@Leon_Krauze)
leon@wradio.com.mx
Epicentro
Milenio

Son las cuatro de la tarde de un jueves. Tres autos se estacionan afuera del casino Royale, en pleno corazón de Monterrey. Una camioneta se da el lujo de retroceder varios metros en reversa, buscando un acomodo más adecuado en la entrada del local. De los autos bajan nueve sujetos. Llevan armas, pero no prisa. No corren; se les nota la parsimonia que otorga la impunidad. Con toda calma ingresan al enorme local. Algunos llevan tambos de combustible: planean un infierno. Dicen algunos testigos que los delincuentes les advirtieron lo que estaba a punto de ocurrir. Pero no les dieron tiempo de ponerse a salvo. En realidad no les importó si sobrevivían los clientes y los empleados, que no tenían culpa de nada. Iban a lo que iban. Podemos intuir que su “patrón” les había ordenado darle una “lección” al dueño del casino Royale. Dudo que hayan pensado por un momento en el pánico que causarían, en la muerte de medio centenar de personas que estaban a punto de provocar. Lo suyo es la maldad pura; algunos, delincuentes de carrera. La maldad a sangre fría. En el fondo, sin embargo, todo eso importa poco. Lo realmente fundamental es lo que el acto ilustra. Y lo que revela es trágico.

De todas las conclusiones que arroja el modus operandi de este comando incendiario me quedo con una que me parece particularmente aterradora. Alguna vez leí una entrevista con uno de los comandantes estadunidenses en Irak. Eran los días más complejos de la ocupación, cuando las explosiones de dispositivos improvisados cobraban decenas de vidas todos los días en las calles de varias ciudades iraquíes. En ese contexto, el general en cuestión explicaba que el síntoma claro de la alarmante gravedad de la coyuntura era el descaro de los terroristas. Cuando un delincuente siente que ya no necesita esconderse, decía el comandante, algo realmente anda mal. Eso es lo que ocurrió en Monterrey el jueves pasado. A los salvajes que incineraron el casino Royale y mataron a cinco decenas de personas no les importó la luz del día, ni el tráfico, ni las cámaras de seguridad, ni los testimonios de los sobrevivientes. No les importó nada. No necesitaron el cobijo de la oscuridad para desatar la barbarie. Y eso es terrible.

Si se confirma que el incendio del casino Royale se debió a un escarmiento salvaje por una extorsión no satisfecha, el episodio se convertirá en la suma de muchos de los temores del Estado mexicano. Desde hace años, el gobierno ha explicado que el principal riesgo que corre el país con la consolidación de las estructuras del crimen organizado es la sustitución misma del Estado. En otras palabras: envalentonado por la impunidad absoluta que reina en buena parte del país, el narcotráfico cobra sus propios “impuestos” y ofrece su propia “protección” a la ciudadanía. Es decir, en el vacío, pretende tomar el papel del Estado, robarle el monopolio del uso de la violencia. El casino Royale es la expresión más pura de ese Estado alternativo, mafioso y perverso.

La pregunta, claro, es si ese Estado paralelo es tolerable. Hay quien dice que lo deseable es encontrar un punto medio, un diálogo que implique una tregua con esos mismos actores que pretenden suplantar al Estado mexicano. Otros más prefieren cerrar los ojos e imaginar que todo esto comenzó hace apenas cuatro años, que estas estructuras de poder e impunidad se desarrollaron en ese abrir y cerrar de ojos que ha sido el sexenio incompleto de Felipe Calderón. Ambos —los que proponen pactar y los que pretenden reducir todo a un ejercicio anticalderonista— están en su derecho. Yo, sin embargo, no puedo compartir sus postulados. No concibo un Estado que permita su propia suplantación. Hay cosas simplemente intolerables, por más que las consecuencias sean dolorosas y trágicas. Y a esos, a los del casino Royale, hay que llevarlos ante la ley, a toda costa. Eso, o nos acostumbramos a esa parsimonia homicida, en plena tarde, en pleno tráfico, en las ciudades de nuestro México.

agosto 29, 2011

El torpedo 2012

Álvaro Delgado
a.m.

Un trámite de rutina en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), a principios de año, condujo a una trama para avalar con documentación federal falsa un crédito de mil millones de pesos contratado por el gobernador con licencia de Coahuila, Humberto Moreira, actual presidente del Partido Revolucionario Institucional (PRI), en un caso de implicaciones políticas que ya indaga penalmente la Procuraduría General de la República (PGR).

Con licencia de Gobernador a partir del 4 de enero de este año, Moreira ya no ostentaba ese cargo cuando, en febrero, se falsificó la document1ación, pero sí lo tenía el 16 de diciembre, fecha en que se contrató el crédito con el Banco del Bajío, parte de los 32 mil millones que dejó en su gestión y que lo tienen en medio del escándalo.

De hecho, según información del sector bancario, hay por lo menos otros dos créditos con irregularidades que perfilan, también, denuncias penales ante la PGR: Corresponden a Bancomer y Santander, que prestaron al Gobierno de Coahuila 2 mil millones de pesos cada uno y, en el caso del segundo, Moreira estaba al frente del Gobierno cuando se cometió el delito.

Proceso obtuvo copia de la denuncia de hechos presentada por la SHCP a la PGR, el vienes 1 de julio –dos días antes de las elecciones en Coahuila–, que involucra en conductas presuntamente delictivas a Héctor Javier Villarreal Hernández, el principal operador financiero de Moreira en el Gobierno de Coahuila, y Jaime René Jiménez Flores, funcionario de la SHCP identificado como priísta.

Se trata de la falsificación del “Registro de obligaciones y Empréstitos de Entidades Federativas y Municipios” que deben hacer éstos ante la Unidad de Coordinación con Entidades Federativas de la SHCP y que se descubrió cuando, el 15 de febrero, la Tesorería de Coahuila pidió a la Tesorería de la Federación depositar 23 millones de pesos mensuales de participaciones federales, equivalente al 3.80% de éstas, para pagar el crédito contratado por Moreira.

Pero el 11 de marzo, día en que se le envió un oficio al titular de la Tesorería de Coahuila para solicitarle el número del registro que otorga la SHCP para los créditos, requisito para transferir los recursos de las participaciones federales, sólo hubo silencio, “sin que a la fecha en que se hicieron del conocimiento los hechos a la Procuraduría Fiscal de la Federación, el Gobierno del Estado de Coahuila haya dado respuesta”.

Según la denuncia que investiga la PGR, a través de la Procuraduría Fiscal de la Federación, los documentos apócrifos indican que el Gobierno de Coahuila ostentó registros que en realidad corresponden al Gobierno estatal de Zacatecas y al municipal de Jiutepec, Morelos.

Esta adulteración de documentos oficiales de la SHCP es semejante a la falsificación de decretos del Congreso de Coahuila para contraer también deuda pública para el Gobierno de Moreira, según fue denunciado por el Partido Acción Nacional (PAN) el 28 de junio, que se investiga en el ámbito local.

De acuerdo con las pruebas presentadas por funcionarios del Gobierno panista, presuntamente se falsificaron dos decretos del Diario Oficial de Coahuila para justificar la autorización otorgada por el Congreso para la contratación de deuda, pero los originales se referían al relevo en una regiduría y a la designación del contralor interno del Instituto Electoral.

En el caso de la falsificación de documentos de la SHCP, la trama se fue develando con mayor claridad luego de que el Banco del Bajío proporcionó los datos del crédito contratado por Moreira, quien el jueves 25 se pronunció por una investigación, luego de que el titular de la SHCP, Ernesto Cordero, reveló ese día la denuncia.

Aunque Moreira aseguró, en la entrevista con la locutora Adela Micha, que él ya no era gobernador cuando ocurrieron los hechos que se investigan, él es el responsable de contratar el crédito mediante el decreto que emitió el 6 de julio de 2010 y se publicó en el Diario Oficial de Coahuila el 12 de ese mes y año.

El contubernio

A finales de marzo, Rafael Romo Aguiñaga, quien dijo ser director jurídico de Negocios de la Dirección de Riesgos del Banco del Bajío, S.A., solicitó vía telefónica a Raúl Sergio González Treviño, director general adjunto de la Unidad de Coordinación con Entidades Federativas de la SHCP, información sobre la petición del Gobierno de Coahuila para el depósito del dinero y que se frustró por el silencio de las propias autoridades estatales.

Los funcionarios de esa dependencia hurgaron en los archivos, pero no encontraron ningún expediente sobre el caso, por lo que González Treviño pidió al directivo datos más específicos. El 4 de abril le envió, vía correo electrónico, un documento escaneado que fue clave.

Era un escrito sin número fechado el 14 de marzo de 2011 y firmado por Héctor Javier Villarreal Hernández, secretario ejecutivo del Servicio de Administración Tributaria del Estado de Coahuila (SATEC), y con supuesto sello de recibido el 16 de marzo de 2011 de la Unidad de Coordinación con Entidades Federativas de la SHCP, mediante el cual el Gobierno estatal instruía a la SHCP a “dar trámite a efecto de que a partir de esta fecha la Tesorería de la Federación entregue los montos que corresponden al 3.80% de los ingresos derivados de las participaciones…”.

Con esos datos, una vez más se procedió a buscar en los archivos de la SHCP, “y no se detectó evidencia documental del ingreso del oficio mencionado”, tal como quedó asentado en el acta anexada a la denuncia que investiga la PGR.

Dos días después, el 6 de abril, a solicitud de González Treviño, Romo Aguiñaga remitió copia del contrato del crédito otorgado a Coahuila, en el que aparece el supuesto registro de la deuda ante la SHCP, junto a una firma presuntamente del director de Deuda Pública de Entidades y Municipios, Jaime René Jiménez Flores, y entonces emergió la falsedad:

Al analizar el oficio número 351-A-PFV-4096 por el cual supuestamente se registró la deuda fechado el 14 de febrero de 2011, con número de registro 044/2011, aparentemente firmado por el director de Deuda Pública de Entidades y Municipios, Jaime René Jiménez Flores, se hacen las siguientes precisiones, a fin de evidenciar la irregularidad detectada:

a.- En la copia del oficio del supuesto registro del Gobierno de Coahuila, proporcionada por el Banco del Bajío, (se) señala que le corresponde el número 044/2011, sin embargo, en los registros de la Unidad de Coordinación con las Entidades Federativas ese número de registro corresponde al estado de Zacatecas.

b.- En la copia del supuesto oficio del registro del Gobierno de Coahuila, proporcionado por el Banco del Bajío, tiene como número de oficio 351-A-PFV-4-096. Al respecto, la numeración de los oficios firmados por el funcionario público Jaime René Jiménez Flores sigue la siguiente numeración 351-A-PFV-2, es decir, en lugar del número 4 se utiliza 2 en el penúltimo código; asimismo, el oficio que se tiene registrado como 096/351-A-PFV-2-096, que aparentemente correspondería a un registro del Gobierno de Coahuila, en realidad pertenece a una cancelación de garantía de crédito del Gobierno de Jiutepec, Morelos.

c.- En la copia del supuesto oficio de registro del Gobierno de Coahuila no obra la leyenda “2011, Año del turismo en México”, vigente para los documentos oficiales del Gobierno federal.

d.- El servidor público que supuestamente suscribe el citado documento, el C. Jaime René Jiménez Flores, afirma haberse encontrado de incapacidad médica en la fecha de la suscripción, además señala que dicho expediente no existe en los archivos de la Dirección a su cargo.

Yo no fui

Así, con base en la lista de irregularidades detectadas, la Unidad de Coordinación con las Entidades Federativas de la SHCP informó a la Procuraduría Fiscal de la Federación que “se presume que se reúnen los elementos para acreditar el delito de falsificación de documentos, sin desestimar cualquier otro delito que se llegare a tipificar derivado de las investigaciones (que realice la PGR)”.

Y es que, según la SHCP, los probables responsables pusieron y usaron una firma presuntamente falsa en el oficio fechado el 14 de febrero y en el sello del registro en el contrato del crédito otorgado por el Banco del Bajío al Gobierno de Coahuila, “ya que el funcionario público Jaime René Jiménez Flores afirma haberse encontrado de incapacidad médica en la fecha de suscripción del citado oficio y del sello del registro, además señala que en los archivos de dirección a su cargo el expediente en cuestión no existe”.

Añade la denuncia: “Asimismo, los hechos que se denuncian, se presume, tuvieron el propósito de sacar provecho para sí o para otro, ya que el contenido del documento falsificado y el sello estampado en el contrato de crédito multicitado tienen como finalidad obtener el registro de un crédito ante la Unidad de Coordinación con las Entidades Federativas, a favor del Gobierno del Estado de Coahuila hasta por un mil millones de pesos, haciendo hincapié en que el registro del crédito tenía como efecto la afectación del 3.80% (tres punto ochenta por ciento) de la participación estatal para el pago del crédito, registro apócrifo que fue presentado ante la institución bancaria para el trámite correspondiente”.

En la denuncia, la SHCP pide a la PGR obtener del Banco del Bajío original del contrato de crédito otorgado al Gobierno de Coahuila el 10 de diciembre –cuando Moreira era aún gobernador en funciones–, “con el sello de Registro de Obligaciones y Empréstitos de Entidades Federativas y Municipios, aparentemente signado por el servidor público Jaime René Jiménez Flores con sello y firma presuntamente falsos, como base de cotejo con la firma original del servidor público”.

Le solicita, también, practicar las diligencias ante el Gobierno de Coahuila para obtener los siguientes documentos:

Original del oficio número 351-A-PFV-4-096 por el cual supuestamente se registró la deuda fechada el 14 de febrero de 2011, con números de registro 044/2011, aparentemente firmado por el director de Deuda Pública de Entidades y Municipios, Jaime René Jiménez Flores.

Original del escrito sin número, (fechado el) 4 de marzo de 2011, suscrito por Héctor Javier Villarreal Hernández, secretario ejecutivo del Servicio de Administración Tributaria del Estado de Coahuila, y con supuesto sello de recibido el 16 de marzo del presente (año) por parte de la Unidad de Coordinación con las Entidades Federativas.

Se requiere, además, a la titular de la Tesorería de la Federación: “Original del oficio TGE/107D/2011, del 8 de febrero de 2011, con sello recibido 15 de febrero de 2011, emitido por el titular de la Tesorería General del Estado de Coahuila de Zaragoza dirigido a la Tesorería de la Federación, por el cual se solicita la afectación presupuestal y el cual dio origen a la investigación.

“Una vez recabados los documentos originales que se tildan de falsos, se solicite la comparecencia del director de Deuda Pública de Entidades y Municipios, Jaime René Jiménez Flores, a efecto de que se realicen las periciales correspondientes para determinar si las firmas que aparecen en los documentos en cuestión fueron o no estampadas por el citado funcionario”.

Y concluye: “En razón de los hechos descritos (…), esta Dirección de Delitos Diversos de la Dirección General de Delitos Financieros y Diversos hace de su conocimiento hechos que salvo error de apreciación pudieran ser constitutivos de delito, a efecto de que esa Representación Social de la Federación en ejercicio de sus atribuciones proceda a lo que por derecho corresponda y, en su caso, se ejercite acción penal en contra de quien o quienee resulten responsables”.

El impensable fracaso

Jesús Silva-Herzog Márquez (@jshm00)
Reforma

La imaginación gubernamental se ejercita en calificativos. Las sorpresas de la barbarie son recibidas con creatividad para el adjetivo. Poco más. El Presidente reacciona públicamente a la nueva atrocidad tras consultar el diccionario de sinónimos. Su trabajo no es otro que repetir un discurso que ha pronunciado mil veces, agregando un par de palabras de indignación. Ataques bárbaros, inhumanos, indecibles, sin corazón, incalificables, mezquinos, crueles, atroces, despiadados, bestiales, estúpidos, irracionales, terroristas. Se ha vuelto rutina ver al presidente mexicano vestido de luto. Traje negro, corbata negra y párpados de duelo. Lo volví a ver hace unos días tras el crimen de Monterrey. Lo escuché oprimir de nuevo el botón de su discurso acostumbrado. No me parecieron ahora, como no me han parecido nunca, palabras de un hombre insensible. Todo lo contario, al escucharlo y, sobre todo, al verlo, se percibe su aflicción profunda, auténtica. Pero ahora, tras el crimen perpetrado con frialdad contra inocentes, la reiteración de su pésame se escucha como un golpe adicional. ¿Es eso todo lo que tiene que decirnos el Presidente? ¿Ésa es su posición frente al nuevo latigazo de la violencia?

El Presidente siguió el mismo libreto que ha usado tantas veces en ocasiones terribles: 1. Condena del crimen. 2. Calificación de la salvajada. 3. Rechazo a la impunidad. 4. Reiteración de que no habrá impunidad. 5. Llamado al compromiso de todas las fuerzas políticas. 6. Convocatoria a la unidad nacional.

No niego sentido a estos seis puntos. Me parecen elementos necesarios en el discurso de un jefe de Estado ante circunstancias espantosas. Incluyen un recordatorio de las vidas segadas por la violencia, un compromiso de justicia y un llamado a la unión. Lo que no aparece aquí, lo que no aparece por ningún lado, es la reflexión honesta sobre el rumbo de su estrategia y el asomo de una perspectiva autocrítica. Tal vez la conmoción se ha vuelto a tal punto rutinaria que no es capaz ya de sacudir nuestras certezas. Podría pensarse que el duelo no es el momento para hacer público un examen de conciencia. Pero hay algo que la urgencia revela: si el hombre es capaz de conmoverse, el político no se altera. La obcecación es inconmovible. Cualquier evento es una razón para perseverar. Pase lo que pase, debemos mantener el paso. Ése es el mensaje presidencial hoy, como ha sido el mensaje desde que definió apresuradamente su estrategia contra el crimen organizado. Insistir, perseverar, no flaquear.

La incomodidad que me produce el hermetismo de su discurso es la certeza de que Felipe Calderón no tiene elementos para reconocer su fracaso. No me interesa declarar aquí que eso ha sucedido, que el Presidente fracasó. Para un veredicto tan contundente no confío en mi juicio. Lo que me interesa decir es que, en caso de que eso fuera una realidad palmaria, el presidente de México sería intelectual y políticamente incapaz de reconocerlo. Si el fracaso le estallara en las manos, si se le presentara contundentemente ante los ojos, si todos los conocedores coincidieran en que su política ha encallado, si el fracaso le gritara en la oreja, Felipe Calderón sería incapaz de advertirlo. Se lo impiden su estructura mental, la rigidez de su voluntad, la envoltura de su pequeño equipo de fieles y ese poder que se le escurre día con día. Para Felipe Calderón el fracaso es sencillamente impensable. No dejará de abrirse a la crítica, no dejará de escuchar a los discrepantes, pero no tolerará que la duda perfore su convicción de que vamos bien, de que su ruta es la única y que cualquier alteración de rumbo sería una renuncia imperdonable. Qué útiles deben resultarle al Presidente tonterías como la de Vicente Fox, quien sugiere pactar una tregua con los criminales y una amnistía -¿con vochito?- a los sicarios. Posiciones tan absurdas como ésa deben servirle al Presidente para contrastar su firmeza con la tentación de abdicar. ¿Lo ven? La alternativa es pactar con asesinos. En realidad, ninguna persona seria considera que la ocurrencia foxiana merezca análisis. Lo que debe ponderarse son alternativas inteligentes y eficaces para enfrentar al crimen y reducir la violencia en el país.

El Presidente camina con empeño. No ha permitido que nada distraiga su paso. Nuestro drama no es su tenacidad sino la ausencia de referentes de avance y la indisposición para aceptar que el fracaso es posible.

¿Cómo explicar lo del Casino Royale?

Leo Zuckermann (@leozuckermann)
Juegos de Poder
Excélsior

Parece un acto típico de extorsionadores que necesitan publicitar su capacidad violenta para que funcione su empresa criminal.

¿Cómo entender el acto criminal del jueves pasado en el Casino Royale de Monterrey donde murieron 53 personas? ¿Cómo es posible que un puñado de delincuentes, con toda impunidad, sin utilizar máscaras, se presente al lugar y le prenda fuego en una operación de menos de tres minutos?

Puede pensarse, desde luego, que se trató de un acto de locura. Que los matones, a lo mejor bajo la influencia de una droga, embriagados de poder, fueron a hacer una “travesura”. Por desgracia, nunca hay que descartar la irracionalidad como hipótesis de los actos más violentos de la humanidad. Quizá éste haya sido otro caso más.

Pero, si se parte de la premisa de que más bien fue una acción racional, pues hay otras hipótesis. ¿Fueron los narcotraficantes los que incendiaron el Casino Royale? No parecería ser el caso. A los narcos, para prosperar, les conviene mantener un bajo perfil. No les conviene llamar la atención a fin de poder comercializar sus productos y, sobre todo, exportarlos al mercado estadunidense. A menos, desde luego, que tengan que enfrentarse a sus competidores. Ahí sí que están dispuestos a sacar sus ejércitos para defender territorios y rutas de trasiego. No toleran la competencia y, como operan un negocio ilegal con equilibrios económicos endebles, pues la manera de hacerse respetar y de honrar contratos y acuerdos es ejerciendo la violencia.

En este sentido, una posible hipótesis de lo ocurrido en el Casino Royale tendría que ver con que los centros de juego sirven para lavar dinero del narco y todo tipo de negocios ilegales. En Monterrey, como en muchos lugares del país, han proliferado los casinos literalmente amparados por el Poder Judicial. Es difícil pensar que haya tanto mercado para tantos establecimientos; que haya tantos “ludópatas” en México (ahora les llaman así a los jugadores empedernidos). Podría ser el caso que el dueño del Casino Royale no cumplió con un pacto de lavado de dinero con sus socios del crimen organizado. Y, ante esto, pues fueron a quemarle el lugar y a matarle a 53 de sus clientes. A fin de comprobar esta hipótesis será fundamental investigar a los dueños del Casino Royale y sus posibles nexos con las mafias. Por lo pronto, resulta muy significativo que, a la fecha, no se sepa quiénes son ni dónde están.

He ahí una posible hipótesis. Sin embargo, me parece una violencia excesiva lo ocurrido en el Casino Royale como venganza por un asunto de lavado de dinero. A los narcos no les conviene generar tanta indignación social que, a la postre, produce presión sobre el gobierno que, a su vez, desemboca con una reacción muy dura del Estado en contra de los criminales que trafican drogas. En otras palabras: son muchos costos a cambio de un beneficio relativamente menor.

Y no nos hagamos bolas: la diferencia entre el crimen organizado y el desorganizado es que el primero son empresas que actúan racionalmente tratando de maximizar beneficios y minimizar costos. Bajo esta lógica, de un acto racional de delincuencia organizada, me parece que la hipótesis más plausible para explicar lo del Casino Royale estaría en la extorsión. Éste, a diferencia del narcotráfico, es un negocio que necesita mandar mensajes muy violentos para obtener beneficios. La amenaza de “si no me pagas una cuota semanal, te incendio el lugar” tiene que ser creíble para que el empresario pague puntualmente. Y al que no paga, le destruyen el negocio.

Se trata, desde luego, de uno de los delitos que más afectan a la sociedad y al bienestar económico de una región. Además, típicamente genera una violencia desmedida ya que los criminales necesitan de la publicidad para hacerse creíbles. Violencia tan descarnada como la que vimos el jueves pasado en Monterrey. Después de lo del Casino Royale, ¿cuál negocio no va a pagar su cuota? Envalentonados, los extorsionadores llegarán con los empresarios y les dirán: “Pues nada más acuérdate de lo que ocurrió en Monterrey”.

Me parece que lo del Casino Royale hay que conectarlo con el reporte de la asociación civil México Evalúa, de la semana pasada. Resulta que la extorsión es el crimen que más ha crecido estos años en el país: “Este delito muestra una clara tendencia ascendente desde enero de 1997 hasta mayo de 2011 […] El promedio mensual de denuncias de extorsión ascendió de 136 con Zedillo, a 185 con Fox, y a 418 con Calderón. Lo anterior significa que entre Zedillo y Calderón, el promedio mensual de denuncias de extorsión se incrementó 209%”. Y estos son datos con base en las denuncias presentadas a la autoridad. Seguramente hay muchos más actos de extorsión que nunca se denuncian.

Sobre el Casino Royale, hay otra hipótesis que manejó el presidente Calderón en su discurso: que se trató de un acto terrorista. En este sentido, habría sido una maniobra premeditada del crimen organizado para generar miedo en la población, de tal suerte que la sociedad, aterrada, presione al gobierno para que éste deje de perseguirlos y puedan operar con libertad sus negocios ilegales. Sin embargo, la historia enseña que esta estrategia nunca les ha funcionado a los delincuentes, sobre todo a los narcos. Lo único que ha hecho, en Colombia o Perú, es meterle más candela a la persecución criminal. Partiendo de la premisa de que esto no le conviene a ningún delincuente, pues no suena plausible la hipótesis del terrorismo.

Lo del Casino Royale parece un acto típico de extorsionadores que necesitan publicitar su capacidad violenta para que funcione su empresa criminal. Y la extorsión, por desgracia, ha venido creciendo de manera significativa estos años en México. Se trata de uno de los crímenes que más agravian a la sociedad y de los que peores consecuencias tienen para la economía. Por eso el Estado debe atacarlo de manera prioritaria incluso sobre el narcotráfico.

Terrorismo y terror

Héctor Aguilar Camín (@aguilarcamin)
acamin@milenio.com
Día con día
Milenio

Puede haber terror en una población sin que haya terrorismo. El terror supone un miedo generalizado. El terrorismo la intención de causarlo mediante uno o varios actos dirigidos a conseguir ese fin.

El gobierno de la República ha conferido a un acto terrorífico la condición de un acto terrorista, y ha otorgado al salvaje atentado contra un casino irregular que no pagaba su cuota de extorsión, el carácter de un acto político intencionadamente dirigido a crear pánico social, incertidumbre colectiva e inestabilidad política.

Ha convertido a unos criminales del raquet de la protección de casinos de la ciudad de Monterrey en una amenaza de violencia deliberada y sistemática contra la población de toda la República.

Me parece que, con toda su barbarie criminal, su inhumana frialdad, su repugnante desprecio por la vida de inocentes, el atentado contra el antro de apuestas casino Royale, en cuyas llamas quedaron mortalmente atrapados 53 clientes del sitio, no da para tanto.

El Presidente lee bien el sentimiento de luto y alarma de la opinión pública, pero conduce esa emoción incontestable a la explicación equivocada, una explicación que, viniendo de la autoridad presidencial, lejos de aliviar la presión, la multiplica, pues sugiere que estamos al principio de una época de terror sistemático más que ante un episodio terrorífico que tiene una explicación tan puntual como debe ser su castigo.

En Nuevo León hay un boom de casinos irregulares que viven sin permisos plenos y en previsible pago de extorsión a bandas criminales del lugar.

Son negocios que tienen un pie en la legalidad y otro en el trato rutinario con el crimen: porque pagan protección o porque lavan dinero. Hay que regularizarlos y hacerlos legales antes que volver sus ajustes de cuentas una expresión del terrorismo que acecha al conjunto de la sociedad.

La reparación moral que merecen las víctimas de este atentado sólo puede ser uno: investigar, detener, exhibir y castigar a los culpables.

Escalar oratoriamente el conflicto hasta las nubes incendiadas del terrorismo es una forma de hacer terrorismo con las palabras. No necesitamos discursos ni gestos oratorios. Lo que necesitamos es investigación judicial sólida y castigo de los culpables, tanto de los autores materiales como de los intelectuales, y de la red de influencias políticas, permisos, empresarios, jueces y autoridades que tienen el país lleno de negocios de juego por su mayor parte irregulares.

¿Terrorismo? No. Impunidad.

agosto 26, 2011

Coahuila, deuda con registro falso

Marco A. Mares (@marco_mares)
El Economista

El gobierno de Coahuila falsificó un registro para obtener un crédito por alrededor de 1,000 millones de pesos, presuntamente de Banco del Bajío, de acuerdo con información extraoficial.

La primera denuncia que presentó la Secretaría de Hacienda ante el Ministerio Público corresponde a la falsificación de un registro. La dependencia realiza una intensa investigación.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público encontró un modus operandi en este tipo de falsificación de registros para obtener créditos por parte de instituciones bancarias.

La Procuraduría Fiscal de la Federación, que encabeza Javier Laynez, presentó la denuncia contra quien resulte responsable porque no hay elementos en contra de una persona específica. No se trata de la falsificación del decreto.

Lo que fue falsificado fue el registro. El registro tiene un rubro que dice “autorización de la Legislatura”; en ese rubro se establece el decreto por el cual la Legislatura autorizó el endeudamiento.

Lo que dice el documento falso es que la autorización de la Legislatura consta en el decreto 318, que se editó el 6 de julio del 2010 y se publicó en el Diario Oficial del estado el 12 de julio del 2010.

Al consultar en la página de Internet y el Diario Oficial de ese estado, se observa que ese decreto no corresponde a una autorización del Congreso para un endeudamiento, sino a una designación de un servidor público, el Contralor Interno del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de ese estado. Todas las entidades y municipios de la República tienen que registrar sus obligaciones y empréstitos de entidades federativas y municipios ante la Secretaría de Hacienda.

La Secretaría de Hacienda, a través de la Unidad de Coordinación con Entidades Federativas, emite un registro que es lo que avala la afectación de la participación en garantías de créditos que adquieren los estados.

Lo que sucedió en este caso concreto es que el estado en cuestión exhibe ante un banco un registro falso con el cual obtiene la línea de crédito. Cuando ese banco va a la Secretaría de Hacienda a efecto de corroborar esta garantía, es cuando la Secretaría de Hacienda hace una clasificación y determina que el documento no coin­cide con los registros, por tanto, el documento carece de validez.

Se trata de la falsificación de un supuesto registro. Los datos del registro que se usan para obtener el crédito corresponden al estado de Zacatecas.

La guerra del pollo

Está por definirse la guerra del pollo entre Estados Unidos y México.

El próximo lunes se realizará una reunión entre los múltiples protagonistas y el gobierno federal en la que se podrían generar luces en torno de la decisión final que tomará el gobierno alrededor de la confrontación entre productores de pollo mexicano y exportadores e importadores estadounidenses de pollo.

El próximo mes de septiembre, la Secretaría de Economía emitirá una resolución preliminar en torno de si procede o no la aplicación de cuotas compensatorias a los exportadores de pierna y muslo de pollo de Estados Unidos.

A fines del año pasado, Bachoco y dos empresas más: Productos Agropecuarios de Tehuacán (PATSA) y Buenaventura Grupo Pecuario (Buenaventura) presentaron ante la Unidad de Prácticas Comerciales Internacionales de la Secretaría de Economía una solicitud de investigación antidumping contra las importaciones de pierna y muslo de pollo de Estados Unidos.

La acusación es en el sentido de que los exportadores estadounidenses venden la pierna y muslo de pollo a México por debajo de su costo de producción, es decir, en condiciones de dumping.

Y en la otra esquina están empresas como Pilgrims y Tyson, que son dos de los más grandes importadores en México, además de los exportadores de Estados Unidos y el propio gobierno de ese país.

Todos ellos, junto con comercializadores, asociaciones de productores y de comercializadores se oponen a la potencial imposición de cuotas compensatorias a la importación de piernas y muslos de pollo.

Como le he informado en este espacio, el jefe de la Unidad de Prácticas Comerciales Internacionales, Hugo Pérez Cano Díaz, encabeza la investigación, cuyo expediente está constituido por miles de hojas que llenan una oficina completa, con los argumentos de más de 50 partes acreditadas.

Es un caso verdaderamente complejo, no sólo por la cantidad de involucrados, sino por la dificultad para determinar si efectivamente hay dumping o no.

CUENTOS VERAS

Y ¿qué argumentan los productores nacionales? Aseguran que del 2007 al 2010 México pasó de 6.06 a 13.06% en la participación del volumen de exportaciones de pollo de Estados Unidos.

Con ello, México pasó al primer lugar entre los principales destinos de las exportaciones de pollo proveniente del vecino del norte.

Los productores mexicanos acusan que los exportadores e importadores de pollo estadounidense venden la pierna con muslo de pollo por debajo de su costo de producción.

Estas partes del pollo –aseguran- también se venden a México a precios por debajo del costo de producción en Estados Unidos

Para deshacerse de los sobrantes de pierna y muslo, los avicultores estadounidenses la venden por debajo del costo de producción del pollo entero.

El complot

Adrian Trejo (@adriantrejo)
atrejo@callemexico.com
Calle Mexico

Los recientes hechos de violencia que ha padecido el país –desde la balacera en las cercanías del estadio de fútbol, en Torreón, hasta el asesinato de más de 40 personas ayer en un casino de Monterrey-, ha servido para que los teóricos del complot revivan una tesis.

De acuerdo con esta tesis, habría “mano negra” en esos hechos con los que se buscaría desestabilizar el país para enrarecer y eventualmente suspender el proceso electoral federal del 2012.

Lo malo del asunto, es que no son pocos los que piensan que eso es factible y ponen como ejemplo el caso de Michoacán, que vivió una espiral de violencia días antes de que los partidos políticos eligieran a sus candidatos a la gubernatura.

Tal violencia hizo que el gobierno federal propusiera a los partidos explorar la posibilidad de postular a un candidato único a la gubernatura.

La negociación fracasó porque los partidos nunca estuvieron interesados realmente en concretarla, pero quedó el antecedente de que, ante un ambiente de violencia incontrolable, lo mejor sería pactar una salida política.

Ahora la violencia se ha manifestado en varias entidades de la República, desde Coahuila hasta Veracruz, que ayer vivió una ola de terror psicológico motivado por un mensaje a través de las redes sociales que alertaba sobre un enfrentamiento entre bandas.

La teoría del complot, lamentablemente, no abona en beneficio de tranquilidad de la población sino que se constituye en un elemento más de violencia social que terminará por afectarnos a todos.

El senador Manlio Fabio Beltrones Rivera decidió presentar su informe de labores a través de Internet en lugar de un foro multitudinario como los que se han visto recientemente.

A partir de las 14:00 horas del próximo martes, usted podrá seguir la transmisión en directo del informe de sonorense en la siguiente dirección www.senadorbeltrones.com y podrá interactuar con el legislador a través de las redes sociales.

Por cierto, Beltrones dejará la presidencia de la Mesa Directiva del Senado de la República y será, a partir de septiembre, el presidente de la Junta de Coordinación Política; el panista José González Morfín, será el nuevo presidente del Senado.

Medio en broma medio en serio, los panistas se preguntan si los buenos deseos del presidente Felipe Calderón para Josefina Vázquez Mota fueron un espaldarazo o de plano “el beso del chamuco”.

Ayer el presidente Calderón le deseó buena suerte a la diputada –que está que se va, que se va y no se ha ido-, en sus actividades por venir, en presencia del secretario de Hacienda Ernesto Cordero.

Lo interesante del caso es que se trata del primer gesto amistoso público de Calderón para con Vázquez Mota, a quien muchos veían con veto de Los Pinos.

Ya se vio que no es así; si no hay voto, por lo menos no hay veto.

Santiago Creel, por su parte, demandó “piso parejo” en la contienda panista.

Y lo hizo nada menos que en Puebla, territorio 100% corderista.

Lo esperable

Macario Schettino (@macariomx)
schettino@eluniversal.com.mx
Profesor del ITESM-CCM
El Universal

El presidente del PRI, Humberto Moreira, durante su gestión como gobernador de Coahuila multiplicó por 100 la deuda de su gobierno. Peor aún, lo hizo a escondidas. Todavía peor, si es posible: hay evidencia de que parte de ese endeudamiento ocurrió mediante el mal uso de documentos oficiales, incluyendo algunos que parecen haber sido falsificados. En muy pocas palabras: es un fraude que llevó la deuda de Coahuila de 300 a 32 mil millones de pesos. La garantía de esas deudas, supuestamente, eran las participaciones federales que recibe el estado, pero el monto endeudado hoy es más de tres veces mayor a dichas participaciones. No sólo engañó el señor Moreira a sus votantes y al gobierno federal, sino también a las instituciones financieras. Ése es el presidente del PRI que quiere regresar a Los Pinos.

No va solo el señor Moreira en la irresponsabilidad. Michoacán, Chihuahua, Nuevo León y Quintana Roo tienen deudas que más que duplican sus ingresos por participaciones. Multiplicaron su deuda —en los últimos 10 años, de manera brutal— los estados de Zacatecas (más de 15000%), Michoacán (8000%), Coahuila (nuevamente, más de 4000%), y Nayarit, Oaxaca y Veracruz (entre 2 y 3000% cada uno de ellos).

Salvo Michoacán, todos los estados mencionados son gobernados por el PRI, y por eso no parece extraño que el mismo señor Moreira, en su carácter de presidente de ese instituto político, haya exigido una nueva Ley de Coordinación Fiscal antes de cualquier tipo de reforma: de seguridad, laboral o política. Primero más dinero; después lo que sea. Pero ese después nunca llega. En los dos años que lleva el PRI con mayoría en la Cámara de Diputados, no han decidido nada. Ni siquiera las reformas planteadas por ellos mismos. Nunca hubo la Ley de Emergencia Económica que anunciaron en 2009, ni una nueva Ley de Banca de Desarrollo (mejor, imagínese cómo la manejarían, viendo cómo manejan sus estados), ni reforma laboral. Nada.

Lo que debería preocuparnos es que esa Cámara de Diputados, y ese presidente del PRI son el equipo del gran candidato del partido. Ése es el equipo de Peña Nieto y, en consecuencia, eso es lo que uno debería esperar si el gobernador del Estado de México gana la Presidencia. Habrá quien diga que no, que si algo ha hecho bien Peña es limpiar las finanzas de su entidad. Es cierto, el Estado de México ha mejorado su posición financiera durante el gobierno de Peña Nieto, pero no puede decirse lo mismo de sus socios en el camino al poder. Y en política todo se hace en equipo.

Puede uno suponer que Peña Nieto se equivocó en 2009, cuando decidió asociarse con los personajes que hoy sabemos han saqueado a sus estados, o que han utilizado esos recursos para fingir un buen gobierno cuando lo que hubo fue dispendio. Tal vez así sea, pero en su papel de líder de la fracción del Revolucionario Institucional en la Cámara, Peña ha detenido todas las decisiones. Ya lo decíamos hace algún tiempo: tal vez porque sabe que no gustarán a los mexicanos, tal vez porque pueden ser dañinas, o tal vez porque no le importa. Le atribuyen a López Obrador haber dicho que nada debía cambiarse sino hasta que él llegara a la Presidencia. Puede que la frase le quede mejor a Peña Nieto. Tal vez los dos son inseparables, como argumentaba José Antonio Crespo en días pasados.

El hecho, incontrovertible, es que diversos gobernadores han endeudado a sus estados de forma totalmente opaca. No sólo porque no queda claro en qué gastaron, sino porque el endeudamiento se hizo mintiendo o escondiendo información. Lo más grave, desde la democracia, es que esa información era desconocida para los votantes cuando eligieron al sucesor. Es un fraude político, si no es que financiero.

Eso, para los más jóvenes, es lo que vivimos durante el siglo XX. Gobernantes que endeudaban al país sin que nadie se enterara, que lo hacían para fingir que sus gobiernos eran buenos, que ocultaban la información hasta después de las elecciones. A esos gobernantes les debemos las crisis de los 80 y 90: Echeverría devaluó cuando ya se había elegido a López Portillo, quien devaluó (y nacionalizó la banca) cuando ya De la Madrid era electo. O Salinas y Zedillo, que siguen discutiendo quién causó el error de diciembre. Todos nos empobrecieron. Igual que los gobernadores lo hacen hoy.

Pero hoy lo sabemos antes de elegir. Ya sabemos qué podemos esperar. Está en nuestras manos.

Jobs y Apple

Sergio Sarmiento
Jaque Mate
Reforma

"Cada determinado tiempo aparece un producto revolucionario que cambia todo... Uno es afortunado si consigue trabajar en uno de ellos en su carrera. Apple ha tenido la fortuna de introducir varios al mundo".

Steve Jobs


No sorprende que las acciones de Apple Inc. hayan caído cuando Steve Jobs anunció su retiro de la dirección general de la firma. Pocos empresarios han tenido una influencia tan importante en el desarrollo de una compañía tan grande. Habría que remontarse a la primera mitad del siglo XX con Henry Ford, fundador de Ford Motor Company, para encontrar un caso similar.

Jobs parecía destinado a una vida con dificultades. Su madre lo dio en adopción al nacer. No completó sus estudios universitarios. Fundó en 1976 una empresa de computación con un nombre tomado sin permiso de la disquera de los Beatles. Le gustaba ir a contracorriente de las tendencias en la industria.

Tras un importante éxito inicial, Apple empezó a tener problemas. Jobs fue desplazado de la dirección general y después de la firma en 1985. De inmediato creó Next, muy innovadora en lo tecnológico pero con problemas financieros. Next fue comprada en 1996 por la propia Apple, que también tenía dificultades. Un año más tarde Jobs regresó a la dirección general de Apple.

Desde entonces la empresa ha gozado de una constante cadena de éxitos. Además de las computadoras Macintosh, introducidas por Jobs en su primer turno como director, surgieron en esta segunda ronda las tiendas Apple, la iMac, la iPod, la MacBook, el iPhone y la iPad, con distintas variedades.

Al borde de la quiebra a mediados de los noventa, Apple volvió a crecer. Su acción se cotizaba en 21.12 dólares el 2 de enero de 1997. Con el tiempo rebasó a todas las empresas fabricantes de computadoras. Después se convirtió en la más valiosa firma de tecnología del mundo, por arriba de Microsoft. Durante un momento rebasó en valor accionario incluso a la petrolera Exxon y fue la mayor empresa del mundo. El 1o. de agosto de 2011 la acción de Apple abrió en 397.78 dólares. Ayer estaba en 373.72.

Como otros fundadores, sin embargo, Jobs se convirtió en el centro de todas las decisiones importantes, y muchas menores, de la empresa. Las grandes estrategias de negocios, los detalles técnicos, el diseño interior de las tiendas y los detalles de las presentaciones de nuevos productos pasaban por el escritorio de Jobs en Cupertino, California. Casi todos los que trabajaban con él lo admiraban, o lo adoraban, pero esto hacía difícil que se opusieran a sus puntos de vista.

¿Qué va a pasar ahora con Apple? No habrá cambios importantes en el corto plazo. Jobs ha preparado su partida con cuidado. Se mantiene, para empezar, como presidente del consejo de administración. Si la enfermedad se lo permite, podrá enfocarse en la visión de largo plazo y en la innovación sin preocuparse de los problemas del día a día. Su sucesor como director general, Tim Cook, ha sido director de operaciones desde hace años. La empresa, por otra parte, tiene ya dispositivos e innovaciones preparados para salir al mercado en los próximos meses.

En el largo plazo, sin embargo, es difícil, si no imposible, ocupar el lugar de un fundador como Jobs. Ford Motor Company sigue siendo una de las mayores automotrices del mundo, pero las innovaciones de Henry Ford no se han repetido. Habrá que ver qué ocurre con Apple, una empresa que ha vivido de la innovación durante tanto tiempo.

Que se oigan

Gustavo Arvizu, quien trabaja en una distribuidora de libros, ofrece en un correo argumentos adicionales contra el precio único del libro. ¿Cómo se justifica -pregunta- que se dé el mismo precio a quien compra 5,000 libros, y tiene una inversión muy grande, contra quien adquiere 50, y hace una inversión mucho menor. "Éste no es más que otro caso de los políticos que tratan de hacer cosas 'que se oigan bien' en lugar de que funcionen bien".

La despedida de Jobs

Antulio Sánchez (@tulios41)
Internet
tulios41@yahoo.com.mx
Milenio

No hay plazo que no se cumpla ni fecha que no llegue”, y Steve Jobs ha dejado de ser CEO de Apple. Su quebrada salud ha sido el motivo de esa retirada. Más allá de ser la principal figura en la conducción de los derroteros de Apple, él ha pasado ya a la historia de la tecnología por su destacado talento e innovación en el campo de la computación.

Sin ser un creador de hardware, los productos que Apple lanzó bajo su conducción han revolucionado el mundo de la computación y los dispositivos móviles. El periplo que lo llevó a eso empezó cuando, junto con el que fuera su inseparable amigo, Steve Wozniak, dio vida en la segunda mitad de los años 70 del siglo pasado a Apple Computer Company, que se presentó como subversiva, liberadora y hasta “contracultural”. Poco después se volvió una empresa innovadora que revolucionó la computación y terminó por devenir en una empresa de culto entre sus fieles seguidores.

Sin embargo, no todo ha sido maravilloso en el caminar de Jobs, ya que en la segunda mitad de 1985 tuvo que abandonar Apple porque la empresa tenía precarios índices de ventas, pero el éxito le llegó más adelante: 12 años después de su despido retornó a Apple y, curiosamente, se apoyó económicamente en Microsoft para levantar el vuelo. Es a partir de ese momento que Apple empezó a cosechar una serie de éxitos.

Pero si bien al retorno de Jobs las ventas de equipos de cómputo de Apple nunca pudieron despegar, el éxito llegaría de la mano de los gadgets. De esa manera el iPod, la iTunes, el IPhone y el HIPAD no sólo se convirtieron en una revolución en el campo de las nuevas tecnologías, sino que modificaron el concepto de entretenimiento. De paso generó un capital simbólico: para los consumidores de Apple la empresa no vende hardware o interfaces, sino un estilo de vida.

Pero, más allá de lo desigual que son en términos de funcionalidad los equipos de Apple, lo cierto es que Jobs con el correr del tiempo vino a ocupar el lugar que había criticado: pasó de ser un opositor decidido y deliberado de los sistemas corporativos, institucionales y centralizados (los creados por IBM y Digital Electronics Corporation), a un refractario de sus propias ideas y a convertir en el presente a su empresa en una especie de “jaula de hierro” y en la esencia del mainstream tecnológico.

agosto 25, 2011

Madriza a Moreira: lo dejan solo

Ricardo Alemán (@RicardoAlemanMx)
Excélsior

¿Dónde está el Partido Revolucionario Institucional; donde están los gobernadores; los jefes parlamentarios; los cuadros históricos..?

Es tal el escándalo por la deuda del gobierno de Coahuila —y por sus secuelas políticas y mediáticas—, que en el PRI ya hablan de la caída y el relevo de Humberto Moreira, dirigente al que parecen haber dejado solo y en abandono, no sólo líderes políticos, sino gobernadores y hasta encumbrados militantes.

Y es que además de tibias expresiones en defensa de Moreira —que a pregunta expresa han formulado Enrique Peña y Manlio Fabio Beltrones—, lo cierto es que nadie más ha salido en defensa del jefe nacional del PRI —al que le ha llovido como a pocos—, y en cuyo futuro no pocos jefes y tropa ven un cercano novenario.

Más aún, en opinión de no pocos priistas —de todos los tamaños y de todos los tonos—, Humberto Moreira se ha convertido en un lastre para el partido tricolor, sobre todo en momentos que debía exhibir que es un partido moderno, democrático, transparente y alejado de la transa y el chanchullo.

Y, por si no fuera suficiente, empieza a correr la especie de que el ex gobernador Humberto Moreira y toda su parentela son el mejor ejemplo del gobierno priista gastalón, irresponsable, nada transparente y solapador que no debe regresar al poder presidencial. Cobra carta de naturalización la hipótesis de que, si un gobernante con las características de Moreira fue llevado a la dirigencia del PRI, qué se puede esperar de un gobierno presidencial priista.

Pero no es todo. Esa mala imagen que se construye en torno al PRI y a su jefe nacional, Humberto Moreira, es una imagen negativa que pega directo bajo la línea de flotación del más aventajado de los presidenciables, Enrique Peña Nieto. En otras palabras: queda claro que la madriza que —con razón o sin ella— se ha llevado en las últimas semanas el señor Humberto Moreira no es contra el ex mandatario de Coahuila, tampoco contra el ciudadano Humberto Moreira, y menos contra su numerosa parentela.

No, en realidad es una madriza de imagen, credibilidad, confianza e incongruencia a un PRI que aspira a regresar al poder, con una imagen renovada y una confianza ciudadana de alernativa al PAN y al PRD. Pero tampoco es todo. En última intancia, aunque en primer lugar, la madriza es contra Enrique Peña Nieto. Y es que si tiran o desprestigian a Moreira, tiran o desprestigian a Peña Nieto. De ese tamaño es la golpiza.

Sin embargo, la gran pregunta es si el priísmo ya decidió dejar solo a Humberto Moreira, si ya no le importa la imagen del presidente del PRI y si les vale un pito la confianza ciudadana en el presidenciable más aventajado, Enrique Peña Nieto. Y es que, si ya no les importa nada de eso, entonces se entiende que dejen solo a Moreira y que permitan el daño a su partido y al más aventajado presidenciable. Seguramente los barones del PRI saben que detrás del caso Moreira hay mucha mugre, como para quedarse callados. De lo contrario, ya habrían cerrado filas. Por eso la pregunta.

¿Dónde está el PRI; donde están los gobernadores; donde están los jefes parlamentarios; los cuadros históricos..? ¿Nadie es capaz de aclarar a la sociedad si hubo transa en Coahuila, si hay cochupo en el endeudamiento, si se trata de una campaña para tumbar sólo a Moreira? Y por supuesto que nadie dice si es cierto o falso que dejaron solo a Moreira y que por eso nadie mete las manos mientras en el callejón de 2012 lo madrean.

Y la sorpresa es mayor cuando aparecen joyas como la siguiente. Desde la Secretaría de Hacienda mandan decir que el transa gobierno de Coahuila falsificó decretos del Congreso local para obtener créditos de manera ilegal. Condenable, sin duda. Pero es igual de cuestionable que en la Secretaría de Hacienda hayan turnado un crédito, sin cotejar la validez de un documento oficial. ¿Cuántos gobiernos estatales, del PAN y del PRD, estarán iguales? Se sabe que gobiernos como los de Veracruz y Tamaulipas, por ejemplo, de plano se pasaron al bando contrario —al del PAN—, porque temen ser perseguidos.

Sin duda que el gobierno de Coahuila pudo haber incurrido en toda clase de transas, pero tampoco hay duda de que es víctima de una persecución político-electoral. Y también parece que los barones del PRI han dejado morir solo a Moreira. Al tiempo.

EN EL CAMINO

Dice Santiago Creel que no, que no rompió ni con Felipe Calderón y menos con la dirigencia del PAN. Parece que seis años no le han servido de nada: no aprende que, en política, el miedo, la timoratez y la pequeñez no son buena compañía. Ya tendrá tiempo de sobra para entender que la mejor herramienta política son las agallas.

agosto 24, 2011

To the Apple Board of Directors and the Apple Community:

I have always said if there ever came a day when I could no longer meet my duties and expectations as Apple’s CEO, I would be the first to let you know. Unfortunately, that day has come.

I hereby resign as CEO of Apple. I would like to serve, if the Board sees fit, as Chairman of the Board, director and Apple employee.

As far as my successor goes, I strongly recommend that we execute our succession plan and name Tim Cook as CEO of Apple.

I believe Apple’s brightest and most innovative days are ahead of it. And I look forward to watching and contributing to its success in a new role.

I have made some of the best friends of my life at Apple, and I thank you all for the many years of being able to work alongside you.

Steve

Ernesto Cordero: la decisión

Marco A. Mares
El Economista

Al secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, se le están acortando los tiempos para subirse con todo a la arena política y pelear en la elección interna para alcanzar la candidatura panista a la Presidencia de la República.

Aunque él personalmente ha dicho que no renunciará a la dependencia sin antes dejar listo el paquete económico y entregarlo el próximo 8 de septiembre, hay quienes consideran que ya se le está haciendo tarde para meterse a fondo en la contienda interna. Tiene que apurarse si es que la quiere ganar, afirman.

Hay un reconocimiento generalizado al interior de los círculos de poder oficial de que la coordinadora de la fracción panista, Josefina Vázquez Mota, se ha fortalecido notablemente en las últimas semanas.

Y aunque al mismo tiempo advierten que el equipo de Cordero y él mismo han venido haciendo un trabajo intenso que lo ha fortalecido en la interna, opinan que debe volcarse ya, de lleno, en la lucha política.

Lo curioso es que no es la opinión de sus adversarios políticos de otros partidos políticos -quienes han insistido hasta el cansancio que deje su doble cachucha de Secretario de Hacienda y precandidato-, sino la opinión de funcionarios de muy alto nivel que están dispuestos a apoyarlo con todo.

Hay en esos mismos círculos de poder la convicción de que el presidente Felipe Calderón apoyará al candidato panista que alcance la mayor fuerza y pueda derrotar al PRI. También están convencidos de que el Jefe del Ejecutivo está claro de que el candidato tendrá que mostrar un marcado rasgo de irreverencia.

Al final, Felipe Calderón llegó a la Presidencia de la República porque brincó y superó al candidato oficial de Vicente Fox: Santiago Creel.

El partido en el gobierno, de hecho, llegó así al poder: con la actitud irreverente del propio Fox. Fue lo que rompió con la tradición priísta del dedazo.

En esa tesitura, Vázquez Motta podría considerarse como una precandidata que ha avanzado, a pesar de no ser la favorita del Presidente de la República.

Y Cordero ha mostrado una actitud muy institucional, desde su aceptación pública para contender por la silla presidencial.

Hasta ahora ha guardado todas las formas de respeto no sólo a la primera magistratura del país, sino a su encargo como responsable de las finanzas públicas.

Y es, sin lugar a dudas, el precandidato que tiene la preferencia presidencial.

No obstante, tal preferencia no será suficiente porque los tiempos del dedazo ya pasaron a la historia.

Por eso, advierten, ya se le están acortando los tiempos a Cordero para que tome la decisión y brinque de lleno a la arena política; sin embargo, Ernesto Cordero ha mostrado congruencia y lo más probable es que se mantenga en lo que ha dicho.

Lo cierto es que la circunstancia internacional y nacional favorece a Cordero y su permanencia en el cargo.

En lo internacional, con la crisis de la deuda en Europa y en Estados Unidos, los elevados déficit fiscales y el contexto nacional con las elevadas deudas de varios estados de la República Mexicana dejan muy claro el contraste con el manejo prudente y responsable de las finanzas públicas del gobierno federal.

La materia que favorece y fortalece a Ernesto Cordero, sin duda, es el tema económico.

Ello no quiere decir que deba permanecer en el cargo y negociar él personalmente el paquete económico.

Slim sale de compras

Carlos Slim volvió a salir de compras. Aprovechó los bajos precios y compró sendos paquetes accionarios en The New York Times y la tienda de súper lujo Saks.

Se trata de las clásicas compras de oportunidad que realiza el magnate mexicano. A través de Inmobiliaria Carso, Slim compró 553,000 acciones clase A de The New York Times a precios que oscilaron entre 6.83 y 7.09 dólares.
Con esto elevó a 7.3% su participación en el prestigiado diario.

Y en Saks, donde ya es el mayor accionista, compró 620,000 acciones para alcanzar 16 por ciento.

En ambos casos, Slim aprovecha precios bajos. En el caso de NYT compra apenas unas semanas después de que los propietarios del diario le prepagaron un multimillonario préstamo.

CUENTOS VERAS


El gremio de los banqueros y las autoridades del sector revisan un nuevo modelo para reservar los créditos que conceden las instituciones de crédito a los estados y municipios. La novedad es que reducirán el peso específico que tiene la calificación de las agencias calificadoras como Standard and Poor’s, Moody’s y Fitch. Lo positivo es que la Secretaría de Hacienda y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores busquen acotar a los bancos para que concedan sus créditos y generen las reservas respectivas en función de las pérdidas esperadas.

Rendición de cuentas para una mejor democracia

Lorenzo Córdova Vianello (@lorenzocordovav)
Investigador y profesor de la UNAM
El Universal

Uno de los consensos en la teoría política es que la democracia es una forma de gobierno que hace de la rendición de cuentas de los servidores públicos uno de sus rasgos distintivos. Los planos en los que la misma se articula en las democracias son múltiples y van desde el juicio político, que sobre la actuación de los gobiernos y su desempeño realizan los ciudadanos en cada cita electoral —una de las modalidades en las que la responsabilidad pública de quien toma decisiones colectivas es evaluada—, hasta la específica responsabilidad de tipo penal, administrativa y política a la que los funcionarios públicos están sujetos (dependiendo de sus funciones y jerarquía).

Es cierto que en las democracias las elecciones cumplen una función específica que es la de integrar, a partir de las preferencias electorales de los ciudadanos, los órganos de representación política en donde se procesan y se asumen las decisiones colectivas (que en cuanto tal constituye la finalidad específica primaria de los comicios); pero también lo es que aquellas son también un momento en el que, a través de su voto, los ciudadanos de un país evalúan a sus gobernantes, premiando o castigando su actuación o la adopción de ciertas políticas públicas durante un periodo de gobierno o bien una legislatura. El voto, de aprobación o de rechazo, es una manera en la que opera en las democracias una rendición de cuentas de cara a los electores.

Sin embargo, la rendición de cuentas propiamente dicha consiste en la posibilidad —siempre abierta y, por ello, siempre latente— de exigir responsabilidades a los servidores públicos por los actos realizados y las decisiones asumidas durante su función al frente de un cargo. El punto resulta crucial porque una de las características de las democracias frente a las autocracias es la responsabilidad que supone el ejercicio del gobierno frente a la irresponsabilidad, que es una de las principales características de los regímenes autocráticos.

En ese sentido, no hay constitución democrática que no implique un régimen de responsabilidades de los funcionarios públicos. Así lo hace también nuestra Carta Fundamental al dedicar su cuarto título a normar precisamente ese régimen. Sin embargo, tanto la regulación normativa —incluido el plano constitucional— como la práctica real de la exigencia de las responsabilidades hace que entre nosotros la impunidad sea la regla y el fincamiento de responsabilidades ante los abusos la excepción.

Por supuesto no pretendo desconocer los avances (insuficientes, por cierto) que como consecuencia del proceso de democratización se han incorporado (como la constitución y gradual fortalecimiento de la ASF o el surgimiento del IFAI y la constitucionalización del derecho a la información) y que inevitablemente redundan en una mejor rendición de cuentas. Pero el trecho por andar en esta materia es, todavía, enorme.

Así, por ejemplo, los alcances de la figura del fuero y la cantidad de funcionarios protegidos por el mismo es inaceptable. Prácticamente no hay alto funcionario del Estado (en el plano federal y local) que no esté escudado frente a la acción penal, algo inaceptable en un régimen democrático. El fuero ha sido no pocas ocasiones utilizado como un escudo protector de conductas ilegales y como la fuente de numerosos actos de abuso de poder.

Un ominoso ejemplo de la impunidad que caracteriza a nuestro orden jurídico se presentó el año pasado cuando el Tribunal Electoral determinó que el presidente Calderón violó la Constitución al emitir mensajes en los días previos a la realización de varias elecciones locales en 2010, pero que no procedía la imposición de sanción alguna.

En el mismo sentido, dependencias como la Secretaría de la Función Pública (y su antecesora, la Secodam), son instituciones ineficaces para hacer de la rendición de cuentas una constante de la actuación de los servidores del Estado y son absolutamente inútiles frente a los eventuales abusos en el ejercicio de su función cometidos por los altos funcionarios.

Es cierto que el tema de la rendición de cuentas ha estado presente en el ya largo debate de la reforma del Estado. Numerosas iniciativas de reforma constitucional han planteado modificar el régimen de responsabilidades, pero también es cierto que nunca ha sido uno de los ejes articuladores de las propuestas que se han presentado (y mucho menos de las pocas, poquísimas, que han prosperado). En los hechos, las alusiones a este tema ha sido más de tipo discursivo, pero es algo que el repensamiento del Estado en clave democrática impone cambiar radicalmente si queremos tomarnos en serio la consolidación democrática de nuestro sistema político.

¿Cómo le creen a AMLO?

Leo Zuckermann (@leozuckermann)
Juegos de Poder
Excélsior

Si él decide que Juanito sea candidato a delegado en Iztapalapa para luego renunciar a favor de Clara Brugada, eso sucede

No sé usted, pero yo no tengo duda alguna de que el candidato presidencial de la izquierda será Andrés Manuel López Obrador. ¿Quién lo va a poder bajar? ¿Ebrard? ¿Los Chuchos? No lo creo.

Y no lo creo porque cuando AMLO ordena algo, las fuerzas de la izquierda le obedecen. Si él indica que hubo fraude electoral, aunque no presente pruebas, fraude electoral hubo. Si él afirma que es presidente legítimo, le ponen su banda. Si él decide que Juanito sea candidato a delegado en Iztapalapa para luego renunciar a favor de Clara Brugada, eso sucede. Si él se opone a una alianza electoral con el PAN en el Estado de México que pueda darle un golpe a Peña Nieto, la alianza se aborta. Si él designa por dedazo a Alejandro Encinas como el candidato de la izquierda a gobernador en aquella entidad, nadie desafía esta orden. Y, desde luego, cuando diga yo voy a ser el candidato presidencial de la izquierda en 2012 y punto, pues la izquierda procederá a ungirlo. ¿Tiene usted alguna duda? Yo no.

Lo que me parece increíble es que haya perredistas que todavía crean que Marcelo Ebrard puede ser el candidato en caso de que las encuestas lo sitúen como el candidato con más posibilidad de ganar la elección. ¿Acaso no saben quién es AMLO? ¿No recuerdan su historia? ¿No saben cómo se comporta?

López Obrador es un personaje muy predecible. Siempre trata de imponer su voluntad a como dé lugar. Cuando alguien se atreve a desafiarlo, le dobla las apuestas para asustarlo. Muchos efectivamente se espantan y lo dejan ganar aunque el tabasqueño esté faroleando.

Esta estrategia le funciona con jugadores miedosos. La única manera de ganarle es enfrentándolo para medir fuerzas con él. A lo largo de su historia, son pocos los que se han atrevido a hacerlo. En 2006, Calderón se atrevió. AMLO había prometido que el panista no tomaría posesión como Presidente. El hoy mandatario dijo, pues a ver de qué cuero salen las mejores correas porque yo voy a ir al Congreso a tomar posesión. Lo hizo. Y López Obrador perdió porque estaba faroleando.

AMLO ahora presume que ha organizado una estructura social impresionante que ha bautizado con el nombre de Movimiento de Regeneración Nacional o Morena. Según él, ya tiene casi un millón de ciudadanos afiliados en todas las secciones electorales del país. La meta es llegar a cinco millones para que éstos lleven a cuatro más a votar a favor de él en 2012 y pueda sacar 20 millones de votos. Suena bien. El problema es que la dichosa Morena simple y sencillamente no funcionó en el Estado de México en julio pasado: Alejandro Encinas perdió por 40 puntos porcentuales frente al PRI, con una votación relativa menor a la que obtuvo Yeidckol Polevnsky hace seis años.

Lo de Morena suena a otra faroleada más de AMLO. No obstante, pretende que los tres partidos de izquierda le den a este movimiento candidaturas a diputados y senadores, la representación completa en 100 de los 300 distritos y en todos los órganos electorales del país. ¿Y qué creen? Pues que se los van a dar. Como le van a dar la candidatura presidencial.

La pregunta es si Ebrard se atreverá a desafiarlo a la hora de la verdad. Si las encuestas que van a levantar demuestran que AMLO es el mejor candidato, pues Marcelo ya no podrá hacer nada. Pero, si el resultado es a favor de Ebrard, ya sabemos qué hará AMLO: desconocerlas. Argumentará que estuvieron truqueadas, que las manipuló la mafia que domina el país, etcétera, etcétera (de hecho este discurso ya lo está telegrafiando desde ahora). Acto seguido, procederá a autoproclamarse como el candidato de la “verdadera” izquierda. Gustosos, el PT y Convergencia le ofrecerán la candidatura. ¿Y qué hará Marcelo? ¿Lo enfrentará? ¿Romperá con él? ¿Buscará la candidatura por otro partido? No lo creo. No veo a un Ebrard con los tamaños y los apoyos para hacerlo. Por eso pienso que AMLO será el candidato único de la izquierda. Y estoy dispuesto a tomar apuestas de los ingenuos que todavía creen que el tabasqueño se hará a un lado.