octubre 14, 2011

México, Irán y la hipocresía del Tío Sam

Fran Ruiz (@perea_fran)
fran@cronica.com.mx
La aldea global
La Crónica de Hoy

En dos días hemos pasado de los elogios de EU a México, por haber ayudado a desmantelar una trama terrorista en Washington, presuntamente financiada por Irán, a criticar y presionar al gobierno de Calderón, por mantener relaciones diplomáticas con Teherán.

“¿Para qué necesita México a Irán?”, se preguntó el congresista republicano Ed Royce, tras sugerir una ruptura de relaciones entre ambos países, al quedar probada, según dijo, la conexión entre el cártel de Los Zetas y el régimen islámico.

Sostiene Royce, presidente del subcomité de Terrorismo de la Cámara de los Representantes, que hay “ciertas normas de conducta” que deben acatar todas las naciones y que si las violan deben pagar las consecuencias. Esto es lo que pide que haga México con el régimen iraní, tras haber sido acusado por el FBI de intentar asesinar, con la ayuda de narcos mexicanos, al embajador saudí en Washington.

Por su parte, el demócrata Albio Sires expresó así lo que debería hacer México: “Cuando viene un extranjero a tu país a reclutar unas personas que están destruyendo tu país, creo que deberían repensar cuál es la relación que deben tener con ese país extranjero”.

Tiene razón el demócrata, pero yo antes que señalar a Irán señalaría a Estados Unidos: “Cuando viene EU a entregar armas a unas personas que están destruyendo tu país, creo que México debería repensar cuál es la relación que deben tener con ese país extranjero”.

¿Les suena lo de la entrega de armas? Al legislador Royce, el mismo que denuncia que Irán cruzó una línea roja en México, se ve que no o se le olvida convenientemente.

Las acusaciones vertidas contra Irán aún están por probar, pero lo que ya ha quedado probado es la existencia de al menos dos operaciones “Rápido y Furioso” para introducir ilegalmente armas en México, muchas de las cuales fueron usadas por los narcos para cometer crímenes. Aquí no estamos hablando ya de una “conducta inapropiada”, sino de un acto delictivo supuestamente autorizado por el procurador general de EU, Eric Holder, según denuncian varios documentos secretos donde plasmó su firma.

Bajo la misma lógica de los congresistas estadunidenses, que exigen a México que ponga en revisión sus relaciones con Teherán, el gobierno mexicano debería poner en revisión sus relaciones con Washington, ya que su fallida operación ilegal “Rápido y Furioso” ha costado muchas vidas.

Por tanto, es el gobierno de México el que debería exigir responsabilidades al de EU, y no al contrario.

Tiene razón el secretario de Estado para Narcóticos y Seguridad, William Brownfield, cuando advierte de que “el mayor peligro para EU es el narcotráfico”, desde luego que lo es, y mucho más si encima Estados Unidos les entrega las armas.

Así que, antes de preocuparse por una posible alianza entre Los Zetas y la Guardia Republicana iraní, ya saben los congresistas de EU lo que tienen que hacer: cortar el flujo de contrabando de armas y municiones desde sus estados fronterizos a México. Si los republicanos tienen tanto miedo a que la seguridad nacional de EU esté amenazada por esta alianza delictiva ¿por qué bloquean cualquier intento del gobierno de Obama para endurecer las leyes sobre el control de armas?

Mientras EU siga gastando miles de millones de dólares en comprar droga a los narcotraficantes y mientras no se impida la venta masiva de todo tipo de armas, sin apenas control, los carteles del narcotráfico seguirán aliándose con quienes crean conveniente, poniendo en peligro no sólo la tranquilidad de los mexicanos, sino la de los estadunidenses.

No hay comentarios.: