octubre 27, 2011

Michoacán, ensayo para 2012

Ricardo Alemán (@RicardoAlemanMx)
Excélsior

Con todo el respaldo de sus dirigencias nacionales y de sus centros reales de poder, el PAN y el PRI ensayan la polarización de la elección presidencial

Más allá de que el domingo 13 de noviembre se renovará el gobierno de Michoacán —y que se trata de una contienda cerrada entre el PRI, el PAN y el PRD—, poco se sabe de la última elección estatal previa a la madre de todas las batallas, la contienda presidencial de 2012.

¿Por qué es importante la elección de Michoacán, en donde se elegirá no sólo a gobernador, sino a alcaldes y diputados locales?

Se pueden proponer muchos escenarios —en realidad tantos como lo permita la imaginación—, pero lo cierto es que todo indica que para los dos partidos con mayor presencia nacional —el PRI y el PAN—, Michoacán será una suerte de ensayo para la contienda presidencial de 2012. ¿Por qué un ensayo?

1. Porque con todo el respaldo de sus dirigencias nacionales y de sus centros reales de poder —partidos y gobiernos—, el PAN y el PRI ensayan, en Michoacán, la polarización de la elección presidencial. Es decir, que durante la contienda electoral michoacana, azules y tricolores han creado las condiciones ideales para que la batalla se focalice especialmente en una contienda entre el PAN y el PRI, lo que están a punto de conseguir. Ese mismo escenario tratarán de repetirlo en la elección presidencial.

2. Que al concentrar la disputa del poder michoacano —Ejecutivo del estado, alcaldías y Congreso local—, sólo en los partidos políticos con mayor presencia nacional —que como todos saben son el PRI y el PAN—, lo que pretenden azules y tricolores es rezagar a un lejano tercer lugar al partido que gobierna en Michoacán, el PRD. Y ese escenario está a punto de cumplirse. Según las encuestas, el PRD ya está en la tercera posición.

En otras palabras, que si el PAN y el PRI logran derrotar al PRD en Michoacán y consiguen enviar a un penoso tercer lugar al partido gobernante en esa entidad —el PRD—, el mensaje que estarán enviando es que el PRD no es invencible ni siquiera en sus bastiones fundacionales, como hoy es Michoacán, y mañana puede ser en el Distrito Federal. Si vencen al PRD en Michoacán, lo derrotarán en la capital del país.

3. Sin embargo, el ensayo parece más importante para el PAN que para el PRI. ¿Por qué? Porque para el PAN es prioritario ganar en un estado como Michoacán —que además de ser el terruño de Felipe Calderón es emblema de la violencia y la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado—, pero sobre todo porque la candidata del PAN al gobierno michoacano es María Luisa Calderón, la hermana del Presidente. ¿Por qué son importantes todas esas variables?

4. Porque si gana el PAN en Michoacán, como partido enviará el mensaje de que en una entidad donde empezó la lucha presidencial contra el crimen, los electores aprueban esa lucha mediante el voto a favor —precisamente— de la hermana del Presidente. Es decir, esa victoria sería un triunfo para Felipe Calderón.

5. Porque también se estará enviando el mensaje de que los electores aplauden —como política prioritaria del estado— la lucha contra la violencia y el crimen. Por esa razón ya está en esa entidad el quipo de campaña del candidato oficial del PAN, Ernesto Cordero, quien pretende capitalizar un eventual triunfo de Calderón en Michoacán.

6. Porque el PAN enviará el mensaje de que el tema de temas en la campaña presidencial —igual que habría ocurrido en Michoacán— es la lucha contra la violencia, antes que, por ejemplo, la creación de empleos, el combate a la pobreza, el crecimiento económico. O, si se quiere, que es tan importante la seguridad como el empleo, la inversión y el crecimiento económico.

7. Pero además —y bajo la hipótesis de que resulte ganadora la candidata de Acción Nacional, Luisa María Calderón, sobre el priista Fausto Vallejo, y que sea relegado al tercer sitio el perredista Silvano Aureoles—, el PAN enviará el mensaje de que es un partido ganador y que, a pesar de los obuses lanzados contra el Presidente por la lucha contra el crimen y la violencia, el apellido Calderón sigue siendo ganador.

Eso es lo que piensan los azules y por eso el ensayo. Pero existen dos datos que son fundamentales. Uno, que en el ensayo michoacano, la candidata es mujer —lo que en la presidencial dejaría fuera al señor Cordero—, y que es muy claro que desde Los Pinos se manejan los recursos presupuestales con fines electorales. ¿Qué tal? Al tiempo.

EN EL CAMINO

La cacareada reforma electoral quedó en un parto de los montes, pues no pasaron reelección, revocación de mandato y veto presupuestal. Aun así, se dan pasos pequeños, como las candidaturas independientes.

No hay comentarios.: