octubre 24, 2011

Uste disculpe, Presidente

Luis González de Alba
La Calle
Milenio

A tal grado detesto a Javier Sicilia y sus arrebatos pidiendo pactos con criminales (lo recordó Carlos Marín a quienes habíamos leído con estupor: “Las mafias están aquí, pues pactemos… Tenemos que convivir con ellos”…Sí, con los que asesinaron a su hijo, ¿buen cristiano, está dispuesto a poner no la otra mejilla, sino otro hijo? Misma ocurrencia de Fox), que me perdí de un momento histórico, alguna vez demanda de jóvenes: el diálogo público con Calderón, transmitido en vivo desde el castillo de Chapultepec. www.milenio.com/cdb/doc/noticias2011/883b546061d676d18d79de33da19c98e)

Sus aliados relanzan la narco-exigencia de retirar al Ejército cuando no hay policía capacitada; su corte acusa al Presidente de 40 mil muertes producidas, en más de 95 por ciento, en la disputa por las sedes vacantes cuando cae un gran capo; apesta el católico poeta a Proceso y La Jornada, con añadido de incienso de sacristía y torpeza de mitin en CCH Oriente; es abominable su revistita católica, con nombre mal transliterado del griego, ésa que lanzó a la jauría (incluida la súbitamente guadalupana Jornada) contra el abad Schulenburg cuando puso en duda la existencia de Juan Diego (de cuya inexistencia no hay duda, sino absoluta certeza y por eso el dogma de la infalibilidad papal ya se fue al excusado de donde salió); a tal punto Sicilia es diva cuando se niega a asistir a una reunión donde estarán otras organizaciones de dolientes y argumenta que Calderón lo invitó a él y sólo a él… que me perdí el diálogo público.

¿No un diálogo así exigíamos los jóvenes para resolver un conflicto mucho, mucho menor en 1968? Cinco puntos simples y uno ingenuo. Me perdí de ver el descaro de llamar “autoritario” al Presidente que los está recibiendo en Chapultepec, les da micrófono para que amplifiquen tres baratijas ideológicas y una andanada de injurias al anfitrión. Se necesita no sólo ruindad, sino desvergüenza, idiocia profunda, para acusar de hambreador a quien invita a comer y sirve un banquete.

Calderón admitió un diálogo con organizaciones críticas de su gobierno, sobre todo el grupo de Sicilia, se transmitió en vivo y entró toda la prensa que quiso hacerlo. Y lo llamaron autoritario. Ya no entiendo nada.

Por pedir menos que eso, Díaz Ordaz nos respondió con
Tlatelolco.

El ánimo vengativo ciega, lo reconoce Federico Arreola: “Acepto que fui el que inició el rumor del alcoholismo de Felipe Calderón. Lo hice en 2006, en el programa radiofónico de Joaquín López-Dóriga, después de que Calderón me calumnió miserablemente. A una mentira respondí con otra. Hice mal, lo reconozco”:

sdpnoticias.com/sdp/columna/federicoarreola/2011/02/10/1192562.

Es el turno de Sicilia: como buen católico, de pedir perdón a quien lo recibió y escuchó… aunque no dijera sino frases huecas dirigidas a obtener el palmoteo de su público.

Veamos la diferencia entre el diálogo público en Chapultepec y, antes de las elecciones de 2006, al auto-reconocido calumniador, Federico Arreola, visitando directores de diarios para señalar qué periodistas debían ser despedidos, cuáles puestos a prueba de forma temporal y cuáles se quedarían cuando Manuel Andrés iluminara la Presidencia como anhelado Rayito de Esperanza que se remonta a 1810. Esa es la democracia de un priista de toda su vida, López Obrador, cuya riqueza inexplicable le permite, dicho por él mismo, tener 35 mil comités seccionales en toda la república y recorrer tres veces todo el país en campaña presidencial que, contra la ley, lleva cinco eternos años... ¿Quién paga tarimas, toldos, sonidos, lonches, matracas, autobuses de acarreo y todo eso?: el PT de Salinas. O, aprendiendo de Arreola, hay un candidato magnífico y de fortuna certificada por Forbes…

Gracias, Felipe Calderón, por probar que no tengo razón cuando he afirmado que “diálogo” y “público” son mutuamente excluyentes, y que un Presidente puede oír, frente a él y con TV e Internet en vivo, injurias mayores que la de gritarle “Sal al balcón, hocicón”; responder las peores majaderías con datos verificables. Y, por supuesto, enojarse como cualquiera, pero Sicilia no está detenido en el Campo Militar No. 1.

Y no, abajo-insultantes, no me he afiliado al PAN y debo la renta de un mes, ruines calumniadores.

Un buen izquierdazo. Teniendo el PAN tan flaca caballada para el 2012, un buen golpe con rebase de la “izquierda”, sería lanzar una mujer: primer caso en nuestra historia.

De cómo una bellísima joven hace todo por destruir su vida, y casi lo consigue: Olga (Planeta, 2010).

No hay comentarios.: