noviembre 14, 2011

El Buen Fin y el mercado interno

Arturo Damm Arnal (@ArturoDammArnal)
arturodamm@prodigy.net.mx
La Crónica de Hoy

El Buen Fin, ese largo fin de semana del viernes 18 al lunes 21 de noviembre, durante el cual se combinarán descuentos de por lo menos 10 por ciento con mayor poder adquisitivo, consecuencia del adelanto en el pago de parte de algunos aguinaldos, ¿será, como lo afirma sus promotores, la ocasión para apuntalar el mercado interno? La respuesta depende de qué entendamos por apuntalar el mercado interno. Si por ello entendemos que durante algunos días, efecto, por el lado de la oferta de los descuentos, y por el lado de la demanda del mayor poder de compra, las ventas de algunos establecimientos comerciales aumentarán, entonces la respuesta a la pregunta es afirmativa: el Buen Fin será la ocasión para apuntalar el mercado interno. Pero si creemos, tal y como es mi caso, que esa definición resulta deficiente, y que lo resulta por la poca ambición que encierra, entonces la respuesta es negativa, y el Buen Fin no pasará de ser una ocasión para que durante algunos días las ventas de los establecimientos comerciales aumenten por arriba del promedio, aumento al que le seguirá, en los días subsiguientes al Buen Fin, una disminución por debajo del promedio, por lo que el resultado final será más de lo mismo.

Apuntalar el mercado interno, rectamente entendido, significa que los consumidores mexicanos demanden más bienes y servicios, para lo cual se requiere que ganen más, para lo cual se necesitan más y mejores puestos de trabajos, para lo cual resulta indispensable que se invierta más y mejor, para lo cual es imprescindible que se incremente la competitividad del país, de tal manera que el apuntalamiento del mercado interno empieza por el aumento de la competitividad del país, condición necesaria para que en México se invierta más, condición necesaria para que en México se creen más y mejores empleos, lo que a su vez es necesario para que los mexicanos dispongan de más ingreso, condición necesaria para que consuman más, todo lo cual no se logra, como de hecho no se ha logrado, de la noche a la mañana. Para empezar la competitividad de México, primera pieza del rompecabezas, deja mucho qué desear, con calificación de 6.1, y para terminar la generación del ingreso, última pieza, también deja mucho qué desear. ¿Ingreso promedio mensual en 2010? Dos mil 986 pesos.

Por apuntalar el mercado interno debe entenderse no el aumento esporádico del consumo, y menos por obra y gracia de descuentos y adelantos de pagos de aguinaldos, sino el aumento sostenido, consecuencia del aumento en la productividad del trabajo, y por ello del ingreso de los trabajadores, en el consumo de bienes y servicios, lo cual supone el incremento constante en el bienestar de la gente, lo cual no se logra con una iniciativa como el Buen Fin, que lo que hará será, uno, adelantar unas semanas parte de las compras navideñas y, dos, adelantar también unas semanas los descuentos que ya son uso y costumbre al inicio del año. ¿Algo más? ¡Nada Más!

No hay comentarios.: