noviembre 08, 2011

El cardenismo agoniza

Juan Manuel Asai
jasaicamacho@yahoo.com
Códice
La Crónica de Hoy

La era de la hegemonía del PRD en el estado de Michoacán toca su fin. De hecho está viviendo sus últimos días. El pasado domingo, los principales partidos políticos del país llevaron a cabo sus eventos de cierre de campaña rumbo a la jornada electoral para elegir gobernador del estado. Los tres pusieron toda la carne en el asador, echaron la casa por la ventana.

Cocoa.- El dato relevante es que el Partido Acción Nacional llega a la última semana de campaña con posibilidades reales de ganar, llevando como candidata a Luisa María Calderón, hermana del Presidente de la República. Que el PAN derrote al cardenismo en Michoacán será un golpe devastador para el PRD, del que le costará mucho tiempo y trabajo recuperarse. No hay que perder de vista que el PAN surgió a la vida pública, allá en la década de los años 30 del siglo pasado, precisamente para contener el impulso transformador, socialista, del cardenismo. Tuvo éxito relativo, pero que con el paso de las décadas asuma el poder precisamente en la cuna del general Cárdenas era algo impensable.

Claro que primero, además del PRD, tiene que vencer al PRI, que durante todo el proceso estuvo al frente en las encuestas de preferencias electorales, aunque en los últimos días nadie, ni siquiera su propio candidato, metería las manos al fuego por su triunfo. La elección pinta para tener un cierre cardiaco, en el que todo, salvo la recuperación del PRD, puede suceder. El PRI recurre desde ya al argumento del voto útil. Le pide a los perredistas que para evitar el triunfo de la derecha, que significará una humillación para el cardenismo, voten por el tricolor.

La verdad es que el desgaste del PRD es inocultable. Su deterioro está a la vista de todos. La caída comenzó desde la administración de Lázaro Cárdenas Batel que un gobernante menor y dejó un tiradero en el estado que no pudo corregir Leonel Godoy, que además de padecer el llamado Michoacanazo tuvo que pasar la vergüenza de que un hermano del mandatario apareciera ante la opinión pública como ahijado de uno de los capos más conocidos del crimen organizado en la entidad.

Laboratorio- El proceso en Michoacán, no el del Edomex, es el verdadero laboratorio para el 2012. Quedó claro que una ventaja grande puede esfumarse con el uso intensivo y correcto de los medios de la propaganda, que una buena candidata, joven y con un lenguaje accesible para todos, como la Cococa tiene ventajas sobre un candidato añoso que habla como se hablaba el siglo pasado.

La pregunta pertinente para los próximos días es la siguiente: ¿El crimen organizado, La Familia o los Caballeros Templarios tienen agenda electoral? Se dirá que ya se registró un asesinato en un acto de proselitismo, pero la verdad todavía no está claro si la ejecución del alcalde de La Piedad es responsabilidad de la mafia, o se trata de un crimen del orden común. Lo que no significa que sea menos grave, nada de eso, sino que no forma parte de una ofensiva de las bandas del crimen organizado que operan, casi con impunidad, en esa entidad desde hace por lo menos una década,

Ojalá que la violencia no inhiba la participación ciudadana, que el miedo no provoque que la gente se quede en sus casas. Lo ideal, pero no podemos obligarlos, es que los ciudadanos salgan y abarroten las urnas. La autoridad tiene la obligación de crear las condiciones para el despliegue pleno de los derechos ciudadanos. Hay en Michoacán fuerzas federales a granel. Deben, junto con la policía local, blindarlas casillas para que la gente pueda emitir su voto. La seguridad es aliada de la democracia. La violencia es su bestia negra. Lo demás es lo de menos. Si un partido u otro se alza con el triunfo es una consecuencia del juego del poder. Antes ganaron unos, ahora se perfilan otros para triunfar. Lo importante en todo caso es que su triunfo sea reflejo de la voluntad ciudadana. Que los ciudadanos sufraguen, que las balas no voten.

No hay comentarios.: