noviembre 30, 2011

La era del cibercomercio y sus efectos en México

Julio Serrano
Apuntes Financieros
Milenio

Está clara la tendencia. Cada vez más consumidores utilizan internet para llevar a cabo sus compras en lugar de ir a tiendas físicas. Se avecina una nueva era comercial dominada por el cibercomercio. El impacto en nuestro país será profundo.

En el comercio, como en muchas otras cosas, lo que sucede en Estados Unidos nos abre una ventana hacia lo que sucederá en México. Los estadunidenses se sienten cada vez más cómodos comprando todo tipo de cosas por internet. Ya no sólo electrónicos, sino también coches, alimentos y hasta zapatos. Así como existe el Black Friday (un día donde las tiendas físicas ofrecen descuentos para marcar el inicio de la temporada más fuerte de ventas del año); ahora existe un Cyber Monday (donde los comercios electrónicos hacen lo propio). Este año, Cyber Monday (que fue antier) rompió el récord de ventas electrónicas en un día en EU.

Desde la perspectiva de los consumidores, es evidente por qué es cada vez más popular comprar por internet. Está la comodidad de comprar con un click en lugar de trasladarnos a una tienda física, la variedad de productos a nuestro alcance, la posibilidad de comparar precios sin tener que movernos de nuestro asiento. Y ahora, con la opción de utilizar nuestros teléfonos móviles y iPads para hacer compras electrónicas, todos estos atributos se vuelven aún más atractivos.

¿Qué implicaciones podría tener esta migración hacia el comercio electrónico en nuestro país? En primer lugar, los comercios nacionales podrían verse afectados por competidores extranjeros virtuales muy poderosos. En la era del comercio físico, para que un extranjero compitiera con un comercio local tenía que montar una tienda. Ahora, alguien como Amazon puede competir virtualmente desde EU. Lo único que requiere es de un buen centro de distribución en México.

En segundo lugar, el empleo en el sector comercio podría disminuir. La razón es, por un lado, que comercios virtuales como Amazon, al no tener que abrir sucursales físicas en el país, tampoco tendrían que contratar personal mexicano que las atienda. Por el otro lado, comercios locales tradicionales, al verse afectados por la poderosa competencia extranjera virtual, podrían verse obligados a reducir su plantilla laboral. En tercer lugar, y esta es una consecuencia positiva, los consumidores mexicanos podríamos tener un mayor acceso a más productos y a mejor precio gracias al comercio electrónico.

En México, el cibercomercio aún está en su infancia. El porcentaje de la población con acceso a banda ancha de internet es bajo. Además todavía existe miedo de utilizar una tarjeta de crédito por internet. Pero que no nos quepa duda. La pregunta no es si el cibercomercio explotará en nuestro país sino qué tan pronto.

No hay comentarios.: