noviembre 22, 2011

Le ofrezco una disculpa a La Cocoa

Ciro Gómez Leyva
gomezleyva@milenio.com
La historia en breve
Milenio

La grabación difundida anoche en MILENIO Televisión dibuja la forma en que el crimen organizado participó en las elecciones de Michoacán. Antes que nada, ofrezco una disculpa a Luisa María La Cocoa Calderón, a quien descalifiqué aquí el martes pasado por no saber perder y por sembrar la sospecha de que “la mafia le robó la elección”.

Podrá decirse que el audio se limita a un pequeño municipio de la Tierra Caliente, Tuzantla, pero servirá para escuchar con oídos receptivos que ese modus operandi pudo reproducirse en otros puntos de la entidad. Y para pensar que La Cocoa tenía razón al afirmar que “en algunas zonas, grupos delictivos tomaron el control de las casillas, de quién podía y quién no podía votar, y violentaron el derecho de muchos ciudadanos”.

Una voz da la orden de votar por el candidato del PRI a la presidencia municipal de Tuzantla, Julián Rodríguez Rosales, o “se les quemará la casa con todo y familia”. Y agrega: “Al votar por Julián, todos tienen derecho a pedir lo que van a necesitar y yo me voy a comprometer a que se los dé, y a güevo se va a cumplir”.

Julián ganó con 3 mil 329 votos, contra 3 mil 296 del candidato del PRD, Javier López Yáñez, quien, según la voz, recibía apoyo de otro grupo criminal. Treinta y tres votos de diferencia. Sufragó 59 por ciento del padrón tuzantlense. El PAN (862 votos) no pinta ahí.

Julián Rodríguez Rosales tendrá que dar una explicación, lo mismo que el gobernador electo, Fausto Vallejo. Por lo pronto. Las huellas son alarmantes.

No sé si aparecerán nuevas grabaciones, pero el caso de Tuzantla no puede ser desechado con el típico: es un pinche pueblito.

No hay comentarios.: