noviembre 23, 2011

Los Juanitos

Sergio Sarmiento (@sergiosarmient4)
Jaque Mate
Reforma

"Engañar a los hombres de uno a uno es bastante más difícil que engañarlos de mil en mil". Santiago Rusiñol

Manlio Fabio Beltrones ha decidido, supuestamente en aras de la unidad del PRI, declinar a su aspiración para obtener la candidatura a la Presidencia de la República. No le hace, sin embargo, ningún favor a Enrique Peña Nieto, el aspirante que se encuentra adelante en las encuestas. Las reglas del juego establecidas por la reforma electoral del 2007 impiden a los partidos tener tiempos de radio y televisión en la precampaña, que empieza el 18 de diciembre, si solo tienen un aspirante. Esto les da una enorme ventaja a los partidos que llegan a la precampaña oficial con dos o más precandidatos.

Ya Andrés Manuel López Obrador pidió a los dirigentes del PT y Movimiento Ciudadano que se presenten como "candidatos Juanito", esto es, como aspirantes a la candidatura que permitan a la izquierda el uso de los tiempos de radio y televisión pero que después se retiren para dejar el camino libre al único y real candidato. El esquema sería similar al que utilizó López Obrador en el 2009, cuando lanzó la candidatura de Juanito en Iztapalapa con la instrucción de que después debía renunciar y permitir que Clara Brugada ocupara la jefatura de la delegación de Iztapalapa. Las cosas no fueron tan fáciles, porque Juanito terminó por creerse su nominación y al final tuvo que ser obligado a dejar el gobierno delegacional para permitir que lo asumiera Brugada. Las candidatas Juanito se han utilizado también para burlar las cuotas de género en las listas electorales.

Ahora el PRI se enfrenta a una situación similar. Peña Nieto se ha quedado como precandidato único del PRI. Esto en principio le quitaría el uso de los tiempos de medios en la precampaña que comenzará el 18 de diciembre. Si el PAN va a tener una precampaña real, con tres aspirantes hasta este momento, y el PRD se va a crear la suya con precandidatos Juanito, el PRI estaría obligado también a montar una precampaña falsa para no ser el único partido sin esos tiempos de medios.

No podemos culpar a nadie de estos engaños que a nadie engañan. El problema surge de una ley electoral hecha para generar simulaciones. Ningún partido va a aceptar guardar silencio mientras los demás utilizan los medios para sus campañas.

El senador Beltrones ha escogido declinar a sus aspiraciones presidenciales en un momento complicado para el PRI. Todo el mundo sabe que Peña Nieto ya es el virtual candidato del partido. No faltará quien acepte convertirse en un nuevo Juanito para ayudar al partido a obtener los tiempos de precampaña, pero tendrá que hacerlo ante una sociedad que sabrá claramente que todo es una simulación. Ya incluso el Partido Verde ha anunciado que apoya la candidatura del mexiquense. Si alguien es presentado como rival de último momento, no podrá quitarse de encima las acusaciones de que es un nuevo Juanito.

Lo ideal sería, por supuesto, modificar la ley y tener reglas más sensatas y más justas, pero eso ya no se puede hacer ahora. Hay que jugar con lo que hay. Por eso nadie puede pensar que Beltrones está buscando congraciarse con Peña Nieto al renunciar en "aras de la unidad". Mucho mejor habría sido para el candidato tener a un rival fácil pero legítimo como Manlio, que las encuestas colocan muy por debajo en popularidad, que buscarse ahora un Juanito para cumplir la misma función en un acto de abierta simulación. Pero me imagino que para eso se hizo la ley: para hacer de los Juanitos una parte habitual del paisaje político de nuestro país.

MÁS DE 4 POR CIENTO

Después de bajar a una cifra de 3.2 por ciento, el crecimiento de la economía ha regresado en el tercer trimestre al 4.5 por ciento anual que tuvo también en los tres primeros meses del año. El promedio de los nueve primeros meses es superior es de 4.1 por ciento anual. No es una cifra para hacer volar las campanas, pero tampoco está mal en un momento de estancamiento internacional.

No hay comentarios.: