noviembre 17, 2011

Manlio se baja

Carlos Loret de Mola (@CarlosLoret)
carlosloret@yahoo.com.mx
Historias de un reportero
El Universal

Entre domingo y lunes, Manlio Fabio Beltrones anunciará que abandona la carrera por la candidatura presidencial del PRI. Expresará públicamente que el próximo domingo 27 de noviembre, fecha en que su partido ha determinado recibir las solicitudes de los aspirantes a la primera magistratura del país, él no inscribirá la suya.

Eso ya lo tiene decidido. Lo que aún está pensando y consultando con su equipo es cómo se retira: abrazando al festejado, callado sin despedirse o pateando un par de mesas en la ruta de salida.

A sus más allegados, el coordinador de los senadores del PRI y presidente de la Cámara alta ya hizo el anuncio. Les confió que incluso había hablado con Enrique Peña Nieto —quien con la declinación de Beltrones quedará como precandidato único a la presidencia por el Revolucionario Institucional, salvo sorpresa— y habían negociado que el proceso interno del PRD les marcaría la pauta:

Si Andrés Manuel López Obrador y Marcelo Ebrard seguían peleando la bandera de “las izquierdas”, eso daba tiempo al PRI para una contienda interna Peña-Beltrones, pero si el 15 de noviembre el perredismo mostraba unidad, la única manera de no dañar la posición del PRI en las encuestas era empujando un precandidato “de unidad”.

Antier, López Obrador y Ebrard borraron en 15 minutos de discursos de civilidad política las infames semanas previas: los perredistas siguen tan felices que ya olvidaron que perdieron las elecciones en Michoacán y que las pugnas internas han impedido elegir sus consejeros en todo el país. Los priístas tomaron nota. Y no quieren dejar solo a Andrés Manuel.

Todo estaba “planchado” para la declinación tersa de Beltrones a favor de Peña Nieto. Sin embargo, irritó al senador y su “cuarto de guerra” la convocatoria al registro de precandidatos presidenciales publicada por el dirigente nacional del PRI, Humberto Moreira: presuntamente en contra de lo resuelto de manera unánime por el consejo directivo del partido, el ex gobernador de Coahuila decidió cambiar la redacción del acuerdo para permitir las expresiones abiertas de apoyo a un precandidato presidencial por parte de gobernadores, legisladores, senadores, diputados, sectores, en lo que en el argot electoral se conoce como “cargada”.

Ese “raspón” y la claridad sobre qué le puede ofrecer Peña Nieto a Beltrones a cambio de su declinación (¿nada?, ¿la dirigencia nacional del partido en relevo de Humberto Moreira?, ¿un cargo en la campaña?, ¿una promesa para un eventual futuro gobierno?, ¿espacios para sus mariscales en las listas de diputados y senadores?) serán determinantes de la manera en que el senador abandonará la contienda interna.

Dependerá de la evaluación que hagan el ex gobernador del Estado de México y su equipo sobre el valor político-electoral de Beltrones. Quedan cuatro días.

SACIAMORBOS

Los Chuchos impulsarán al ex rector para el DF

No hay comentarios.: