noviembre 24, 2011

Pido una disculpa a Luisa María Calderón

Román Revueltas Retes
revueltas@mac.com
Interludio
Milenio

Cuando Luisa María Calderón, luego de perder en las elecciones en Michoacán, dijo que no le parecían enteramente fiables porque el narco había metido las patas, algunos escribidores la atacamos como perros rabiosos: que no sabía perder, gruñimos, que se comportaba como López Obrador ante su derrota en las presidenciales de 2006, que esto, que lo otro…

El único argumento sólido que ofrecimos fue que existía, de cualquier manera, una sustancial diferencia de votos en las zonas urbanas del estado —precisamente aquellas donde el crimen organizado no tiene prácticamente ninguna influencia en las preferencia de los ciudadanos— a favor de Fausto Vallejo, el candidato del PRI. Su denuncia, sin embargo, se ha visto corroborada: Horacio Morales Baca, uno de los mandamases de la organización criminal La Familia, lanzó amenazas y advertencias a los pobladores de Tierra Caliente y Tuzantla para que no votaran, sobre todo, por el PRD —partido infiltrado presuntamente por Los Caballeros Templarios, un grupo rival, del cual hubiera recibido dos millones de dólares—, sino por el candidato local del PRI que, encima, estaría luego obligado a cumplir con “todo lo que le van a pedir”, según se puede escuchar en una grabación difundida por MILENIO.

Es una grabación, nada más. Pero parece dar a entender que hay una evidente complicidad entre los miembros de un cártel de la droga y un candidato a una alcaldía de una región de Michoacán. Esto, de entrada, merece ser investigado aunque no haya sido determinante en los resultados globales de la elección para gobernador. Ahora bien, el hecho de que se haya podido conseguir esta prueba no significa que no hay otras historias igual de turbias. Como ocurre siempre en estos casos, no lo podemos saber. Lo que sí, Luisa María Calderón no hizo otra cosa que señalar, en su momento, algo que ahora sale a la luz pública. Eso fue todo.
Merece una disculpa, desde luego.

No hay comentarios.: