diciembre 28, 2011

¿Ciencia peligrosa?

Martín Bonfil Olivera (@martinbonfil65)
mbonfil@unam.mx
La ciencia por gusto
lacienciaporgusto.blogspot.com
Milenio

Suena a locura: dos científicos toman un virus patógeno —el de la influenza aviar, o H5N1 (no confundir con el H1N1, de la influenza porcina de 2009)— y le introducen mutaciones para hacerlo más peligroso.

El virus H5N1, aunque puede pasar de aves a humanos, lo hace muy raramente. Y hasta ahora no se transmite de humano a humano. Pero Yoshihiro Kawaoka, en Estados Unidos, y Ron Fouchier, en Holanda, lo modificaron genéticamente hasta lograr que pudiera transmitirse por el aire.

No lo hicieron por un ansia malsana de manipular a la naturaleza sin importar los riesgos, sino porque esas mutaciones han ocurrido ya en la naturaleza —aunque no juntas—, y esto hace sólo cuestión de tiempo que pueda surgir un virus que cause una epidemia mortífera. Aunque hay quien opina que dichas investigaciones no debieran realizarse, estudiar estos virus permitirá conocerlos de antemano y desarrollar pruebas diagnósticas, vacunas y medicamentos para combatirlos.

El problema es que los investigadores necesitan publicar sus hallazgos para ser revisados y usados por sus colegas. Y el Consejo Consultivo Nacional de Bioseguridad estadunidense opina que ello constituye un riesgo excesivo, pues la información podría ser usada por terroristas para crear un arma biológica. Por ello, ha pedido a las prestigiadas revistas Science y Nature que omitan publicar los procedimientos detallados.

Ello ha causado un airado debate. La libertad de investigar y comunicar lo que se descubre son fundamentales para la ciencia. La posibilidad de que un gobierno intervenga para decidir qué puede publicarse y qué no —muchos hablan de “censura”— podría bloquear el avance de la ciencia. Probablemente lo que ocurra será que se declare una moratoria en la difusión de los resultados y que se abra una discusión amplia.

Desde Frankenstein, la imagen de una ciencia que irresponsablemente juega con fuerzas más allá de su control y termina causando daño se ha vuelto muy popular. Lo cierto es que avanza cada vez más rápido, y las circunstancias cambian. Sin duda lo más sabio será analizar y discutir con cuidado, para encontrar nuevas reglas que permitan investigar sin riesgos inaceptables.

diciembre 26, 2011

Regalos navideños

Denise Dresser
Reforma

Para Enrique Peña Nieto:

1. Un tubo de "Neuragel" que active las neuronas en tan sólo cinco aplicaciones.

No garantiza milagros.

2. Un teleprompter portátil.

3. La Biblia para "Dummies".

4. El libro Cómo ser un candidato presidencial en diez lecciones fáciles.

5. Las obras completas de Carlos Fuentes.

6. Un kilo de tortillas.

7. Una despensa de productos Conasupo para su hija, enviado por "la prole".

Para Andrés Manuel López Obrador:

1. Un detector de mentiras.

2. Un manual para organizar plantones y mítines sin violar la ley electoral.

3. Un abrigo de oveja para sus reuniones con empresarios.

4. Una consultoría gratuita por parte de Corín Tellado.

Para Humberto Moreira:

1. Un ábaco.

2. Un block de solicitudes oficiales de endeudamiento de la Secretaría de Hacienda.

3. El amor eterno de los coahuilenses por todo lo que les dejó.

4. Una casa al lado de Arturo Montiel.

Para Ernesto Cordero:

1. Un cheque por 6 mil pesos para la renta, el carro y la colegiatura.

2. Un lema de campaña: "Calderón y yo".

3. Cinco panistas más que apoyen su campaña.

4. Un mérito propio.

Para Felipe Calderón:

1. Un flota de helicópteros nuevos con GPS integrado.

2. Un traje de "Hombre Invisible" para el fin del sexenio.

3. Una dotación de por vida de Prozac.

4. El cerebro de su esposa.

Para Jorge Emilio González, el Niño Verde:

1. Invitación a sus fiestas con seguro de vida incluido.

2. Pena de muerte para los secuestradores del partido al que pertenecen.

3. Un alcoholímetro en la curul de Jorge Kahwagi.

4. Un programa de intercambio cultural con Rumania.

Para Elba Esther Gordillo:

1. Un contrato de maquillaje de Sherwin Williams.

2. Manual para acomodar yernos e hijas en futuros gabinetes.

3. Una distribuidora de Hummers para el SNTE.

4. El libro Finanzas Sindicales 101.

Para Josefina Vázquez Mota:

1. Un "extreme makeover" con Gaby Vargas.

2. Un equipo de campaña que funcione.

3. Un diccionario de sinónimos para evitar las frases trilladas.

4. El libro Dios mio, hazme Presidenta por favor.

Para Marcelo Ebrard:

1. Un reloj de arena.

2. La Secretaría de Gobernación antes del 2050.

3. La caída en coma de Andrés Manuel López Obrador.

4. Una larga luna de miel en el Segundo Piso del Periférico.

Para Santiago Creel:

1. Una membresía al Casino Royale con quesos oaxaqueños incluidos.

2. La portada de la revista Quién con el título "El político totalmente Palacio".

3. Una fotografía autografiada de Emilio Azcárraga en agradecimiento por las concesiones.

4. Un arreglo floral con machetes donado por los ejidatarios de Atenco.

Para Jorge Hank Rhon:

1. Unas botas de pescuezo de ocelote.

2. Un instructivo titulado "Cómo convertir tu casa en arsenal de armas del Ejército".

3. Una canasta navideña de la Procuraduría General de la República.

4. La biografía: De narco a gobernador: Atlacomulco de mi corazón.

diciembre 23, 2011

2012, disputa por la ley

Macario Schettino (@macariomx)
schettino@eluniversal.com.mx
Profesor de Humanidades del ITESM-CCM
El Universal

Ya en plenas vacaciones. Mañana es Nochebuena, y dentro de una semana, fin de año, de forma que pocos habrá interesados en leer periódicos y en ver noticias. Aunque estemos acá en plenas precampañas, igual que en Estados Unidos, Europa a medio arreglar, Irak rumbo al desastre y Corea del Norte quién sabe hacia dónde. El mundo deberá esperar una semana a que celebremos y descansemos.

No está mal que lo hagamos, porque 2012 sí va a ser un año complicado. En parte por lo que rápidamente enunciaba en el párrafo anterior. Ya hablamos de ello la semana pasada, del mundo nuevo en que vivimos y que no se parece al que conocíamos, aunque no nos demos cuenta en qué magnitud es diferente. Ya lo veremos en 2012 y los siguientes años, y habrá muchos sorprendidos.

En México, sigo pensando que la discusión de fondo es acerca del fin del viejo régimen y la consolidación de una democracia liberal plena. Una discusión que lleva 15 años en proceso, tiempo en el cual este país ha cambiado mucho. Antes de 1997, por ejemplo, no había atisbo alguno de Estado de derecho. El poder presidencial superaba a la ley. Eso ya no ocurre, aunque sigamos siendo un país sin cultura de la legalidad. Pero hoy el poder máximo no está en manos del Presidente, se ha dispersado. En materia jurídica, la Corte tiene la última palabra; en asuntos monetarios, el Banco de México; y en una gran cantidad de asuntos cotidianos, los gobernadores y otros poderes fácticos, como les dicen ahora a las viejas corporaciones. Esto no es necesariamente bueno, pero es un hecho que hay que considerar para cualquier interpretación de la realidad que se busque hacer. No hay ya un Estado autoritario, pero no hay tampoco un régimen democrático en forma, con pesos y contrapesos.

En estos 15 años el bienestar de los mexicanos se ha incrementado de forma significativa, aunque no lo percibamos todos de la misma manera. Me parece que el punto anterior, la dispersión del poder y la falta de consolidación del régimen, hace muy difícil reconocer el cambio en bienestar porque el rumbo no es claro. En un régimen autoritario no hay duda de la dirección. En un régimen democrático no hay duda del proceso. En la situación en que estamos, todo está en duda, y la angustia que eso produce supera los avances en bienestar. Pero no tanto como para que buena parte de los mexicanos no los tome en cuenta a la hora de decidir su voto.

Porque precisamente lo que se requiere hacer en México es decidir de forma definitiva si nos regresamos o nos seguimos. Avanzar implica aceptar que esa subordinación a la ley que inició en 1997 se extienda a todos los mexicanos en todos los ámbitos. Volvernos un país civilizado, pues. Eso no puede hacerse con un buen número de leyes en las condiciones actuales. No podemos olvidar que éstas se construyeron en el viejo régimen, con el objetivo de perpetuar en el poder al grupo que había ganado las guerras civiles a la salida de Porfirio Díaz. Y además para permitirle, a ese grupo, extraernos toda la riqueza posible. No es que hubiese corruptos en ese régimen, es que el régimen era la concreción del saqueo.

Con esas leyes es imposible hacer funcionar un país, y por eso es necesario modificarlas. Pero de poco sirve hacerlo si nadie piensa cumplirlas. Es decir, si no hay forma de obligar a quien no quiere cumplir la ley, que es lo mismo. Hoy eso no existe, porque no existe policía, es decir, eso que nos hace ser miembros de la polis, ciudadanos.

Quienes ofrecen justicia por encima de la ley lo que en realidad están proponiendo es regresar a un régimen autoritario, tal vez con un buen dictador, pero a fin de cuentas un retroceso. Quienes impiden los cambios legales, quienes frenan las reformas, lo que quieren es mantener esos privilegios para los grupos saqueadores, antes llamados corporaciones, hoy mejor conocidos como poderes fácticos.

Más allá de partidos políticos, ya lo hemos comentado aquí, lo relevante es construir una coalición liberal que concentre su esfuerzo en establecer de forma definitiva el imperio de la ley. Eso, a fin de cuentas, es la consolidación de un régimen democrático liberal, no otra cosa. Hay muchos que se confunden en los objetivos, o que se distraen con temas específicos, o que siguen viendo espectros que ya no existen, si alguna vez lo hicieron.

Ésa será la gran discusión de 2012: ¿Queremos un país de leyes aplicables a todos? No se pierda en otros temas.

Turrones

Juan Villoro (@juanvilloro56)
Reforma

Recibí un turrón y sospeché de inmediato que había pasado por otras manos. No me refiero a las personas que lo produjeron, sino a un efímero propietario anterior.

El empaque tenía la atractiva y resistente presentación de los productos artesanales que se pueden apilar sin que les pase nada; no había señas de maltrato y la fecha de caducidad estaba más en orden que la de mi licencia de manejo. Además, el regalo venía de Vic Glutamato, amigo que sólo ofrece lo mejor. Pero algo vibraba en esa caja.

Releo la frase anterior y descubro con alarma la palabra "vibraba". ¿Es posible que un sencillo postre me regrese a una época de psicodelia y relaciones esotéricas con el cosmos en que las cosas me atraían o repelían por un sistema de ondas magnéticas que nunca supe descifrar? Pero eso fue lo que advertí: el regalo había sido antes de otra persona.

Quiso la casualidad que Vic llegara a la casa en el momento en que mi tía Antonomasia trataba de salir de ella (no podía porque su suéter de estambre se había enredado con una esfera del árbol de Navidad). Como de costumbre, Vic venía dispuesto a humillarnos con buenas noticias: no había encontrado un solo embotellamiento en el Distrito Federal. Una vez más su optimismo sugería que los demás estamos perturbados.

Por desgracia, su estado de ánimo parecía fundado; no pidió usar el baño (hubiera sido una señal inequívoca de que llevaba horas en el tráfico); lucía fresquísimo, arreglado con agraviante pulcritud (yo estaba en pants, con la cara de quien acaba de ver Halloween 13 o una película de arte iraquí); sencillamente no parecía venir del fraccionamiento al que yo llego en dos horas. Un hombre en navideña plenitud, que habita una realidad paralela a la que no tenemos acceso los neuróticos.

Antes de su llegada, Antonomasia había expresado las opiniones del polo opuesto de la humanidad. Una amiga suya olvidó que el pavo provoca sueño, se quedó dormida y se volcó en la carretera a Irapuato; otro amigo se atragantó con las ramas de los romeritos mientras cantaba O Tannenbaum y acabó el villancico en la Cruz Roja; alguien más descubrió que el bacalao tiene cada día más espinas pero, con la valentía que da el ponche, consideró que la Navidad es temporada de faquires y acabó con el esófago espinado. Y antes de eso, la tía había hablado del cambio climático, el desfalco mundial de los banqueros y la falta de credibilidad de los políticos.

La sonrisa de azúcar glass de Vic le produjo un cortocircuito semejante al que ella estaba a punto de provocar con su suéter de Chiconcuac enredado al árbol. Pronosticó que esta Navidad nos atragantaríamos con tejocotes.

Mi amigo me dio el turrón mientras la tía lograba zafarse del árbol (agregando a la decoración un par de hilachas color heno). Antonomasia me dijo con sincera angustia: "¡Le acabas de poner frenos a tu hija! ¡Es como comprar un Audi! ¡Y tus libros no se venden tanto!"; luego señaló el sólido turrón de Alicante: "¡Año Nuevo en el dentista!".

Para cambiar de tema, Vic habló de una película excelente y una novela deslumbrante. Antonomasia lo vio con el desprecio que se le concede a los seres inferiores, incapaces de entender que la vida vale la pena por las decepciones que provoca. Informó que la película en cuestión había hecho que el turismo sexual aumentara en Tailandia. En cuanto a la novela, el autor había plagiado 25 páginas de John Irving, que tampoco es la gran cosa. Me asombra la cantidad de datos adversos que domina mi tía, como si Google se hubiera inventado para alimentar sus desacuerdos.

Vic agradeció los útiles conocimientos negativos de la tía mientras yo pensaba en las personas que antes habían sido dueñas del turrón: ¿Chacho?, ¿Frank?, ¿Ricky?, ¿Yuli?, ¿el gran Philippe?

¿Por qué pensé en esos cinco nombres? Lo que hasta ese momento me había parecido una "vibración", es decir, una intuición más o menos chamánica, se presentó como lo que era desde el principio: una señal del inconsciente. Es molesto decirlo pero en este caso la asociación libre de ideas dependía menos de Freud que del sentimiento de culpa que el cristianismo de posada infunde en el sujeto guadalupano: ¡yo le había dado turrones a esas cinco personas! Pero no había comprado ninguno: eran regalos desplazados.

Entendí mi desconcierto de otro modo. El turrón es un bien que se disfruta sin alharaca. Nunca he oído que alguien diga: "¡Qué antojo de turrón!" o "Vamos a casa de Chacho: tiene unos turrones geniales". Estamos ante un dulce agradable, difícil de rechazar, que define una temporada. Una golosina de calendario. Su cometido principal es el de circular. Más que un alimento es un mensaje que se antoja retransmitir. Regalar el turrón que acabas de recibir es como retuitear un saludo.

Antes de las redes sociales, la gente se mandaba azúcar en señal de paz.

A reserva de lo que diga Antonomasia, es un logro que una especie de depredadores haya inventado un dulce hecho para pasar de mano en mano, un sistema de comunicación que en ocasiones insólitas incluso se puede masticar.

Sbohem Václav

Leo Zuckermann (@leozuckermann)
Juegos de Poder
Excélsior

Havel fue un personaje extraordinario para los que consideramos a la democracia liberal como la mejor forma de gobierno.

Termina 2011 con una mala noticia: la muerte de Václav Havel, un hombre que cambió, para bien, el destino de su país. Un héroe en una era donde las grandes figuras, junto con las grandes ideologías, han venido a menos.

Havel fue un personaje extraordinario para los que consideramos a la democracia liberal como la mejor forma de gobierno. En los años setenta, después de la vergonzosa invasión de los tanques soviéticos a Praga en la primavera de 1968, el dramaturgo Havel se convirtió en uno de los líderes de la resistencia al régimen autoritario comunista. En 1977 ayudó a fundar Capítulo 77, un manifiesto que demandaba al gobierno checoslovaco a adherirse a los estándares internacionales de derechos humanos. En 1978 escribió el ensayo El poder de los impotentes donde analiza la esencia de la represión comunista y los mecanismos que usa este tipo de regímenes para crear una sociedad resignada y tímida, con individuos propensos a la corrupción. Su activismo político le valió el ostracismo: sus obras teatrales fueron prohibidas y, en 1979, se le pidió que escogiera entre el exilio o cinco años de cárcel. Havel demostró su estatura al escoger la prisión.

En 1989, fue uno de los líderes que fundaron el Foro Cívico, asociación que unió a todos los movimientos opositores checoslovacos que pugnaban por un gobierno democrático. Disidentes, estudiantes y artistas manifestaron pacíficamente su rechazo al poderoso aparato comunista que estaba tambaleándose por el derrumbe de la Unión Soviética y su campo de influencia. El liderazgo de Havel fue factor fundamental para que 41 años de dictadura comunista terminaran abruptamente. Por su moral intachable, producto de predicar con el ejemplo, el otrora dramaturgo vedado se convirtió en el Presidente de su país; uno liberado del yugo comunista.

La presidencia de Havel no fue miel sobre hojuelas. Tuvo numerosas dificultades, producto de la transición tan abrupta del autoritarismo a la democracia. El momento más difícil que tuvo que enfrentar fue la partición, en 1993, de Checoslovaquia en dos naciones. Algunos que se rehusaban a la división, criticaron duramente al Presidente por no hacer más para impedirla. Pero Havel, al final, aceptó la realidad nacionalista. Renunció como Presidente de Checoslovaquia para convertirse en Presidente de la República Checa.

A pesar de las dificultades, después de 13 años de estar en el poder, Havel dejó a su país en una situación envidiable. Hoy, la República Checa es una democracia plena que ha completado la transición a una economía de mercado competitiva e igualitaria.

Intelectuales como Havel son generalmente un desastre cuando tienen la posibilidad de ejercer el poder. Su ingenuidad no les ayuda a enfrentar a políticos de tiempo completo quienes tienen todo el colmillo para desgastarlos. Sin embargo, el ex presidente checo tuvo los tamaños suficientes para capotear esta situación. A final de cuentas preservó su puesto por 13 largos años a pesar de ser criticado por ciertas acciones, como los muchos perdones presidenciales a criminales probados.

La principal fuerza de Havel fue moral. Como Presidente cumplió un papel de jefe de Estado. A pesar de que tenía ciertas facultades políticas como la disolución del parlamento, Havel supo ponerse por encima de la política cotidiana para convertirse en una figura representativa de lo mejor del pueblo checo. Pero la moral también fue su debilidad política. Havel nunca dejó de ser un crítico, lo cual impactó negativamente su popularidad. Constantemente les recordaba a sus conciudadanos que la democracia también dependía de ciertos estándares morales. Este idealismo lo distanciaba de los checos comunes y corrientes. Sus discursos eran sofisticados, lo cual dificultaba la comunicación en la era del sound bite televisivo.

Václav Havel, el gran estadista liberal, murió el domingo pasado. Hoy se llevará a cabo un funeral de Estado en su honor en el emblemático Castillo de Praga. Su legado perdurará. Porque hoy la República Checa ya no depende de un hombre, sino de instituciones democráticas. Y ese es, quizá, la mejor herencia de este personaje que cambió el destino de su nación para siempre. “Sbohem Václav”, que te vamos a extrañar.

diciembre 21, 2011

Los hermanos Clouthier, dolor de cabeza panista

Adrian Trejo (@adriantrejo)
atrejo@callemexico.com
Calle Mexico

El presidente del PAN, Gustavo Madero, se ha metido en un berenjenal con su negativa de permitirle competir por una senaduría por Sinaloa al diputado Manuel Clouthier, hijo del famoso "Maquío", del mismo nombre.

Si bien al presidente del PAN le asiste “la razón moral’’ al cuestionar al sinaloense por las críticas hechas al partido y al propio presidente Felipe Calderón, tendrá que demostrar en los tribunales que le asiste también una razón jurídica indiscutible.

El hijo de Maquío, al igual que su hermana Tatiana, se convirtieron en un dolor de cabeza para el PAN con sus críticas, a tal grado que ella renunció a su militancia en el blanquiazul, luego de denunciar una especie de acoso político.

Clouthier asegura que los fundamentos estatutarios invocados por Madero para negarle el registro para competir por la senaduría en Sinaloa, son tan endebles que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación los desechará irremediablemente.

Si eso ocurriera, Madero tendrá que reconsiderar su hasta hoy endeble liderazgo; la eventualidad de que gane el hijo del ex candidato presidencial se verá, quiérase o no, como una derrota del calderonismo, al que se atribuye la negativa.

Y aunque usted no lo crea, el asunto no fue por ahí. Ya verá.

Diputados de todos los partidos han pedido la comparecencia ante la Comisión Permanente del presidente de la Cofetel, Mony de Swaan, por el escándalo derivado de la revelación que concedió dos contratos por 200,000 dólares a dos amigos suyos.

De Swaan declaró que no hubo conflicto de intereses en la asignación de los contratos pero, evidentemente, no puede ser juez y parte en un juicio.

Si hubo o no tendrá que decidirlo una comisión, la que sea, considerando que no se afecta sólo la credibilidad del funcionario sino de todo un sistema que en teoría debe ser garante de la competencia en buena lid en el sector de las telecomunicaciones.

Para que tenga una idea de lo que hablamos, mientras la economía crecerá, según proyecciones oficiales, entre 3.5 y 4.0% este año, el sector de las telecomunicaciones cerrará este año con un crecimiento estimado en 7.5 por ciento.

Nada más por eso se pide claridad en el actuar de los funcionarios responsables.

Pues que la presidenta municipal de Aguascalientes, Lorena Martínez, decidió aprovechar las facultades que le concede la ley para anunciar la creación de un nuevo impuesto por “el uso de infraestructura urbana como banquetas, postes y obras subterráneas’’.

La alcaldesa informó que el impuesto, cuyo monto aún delibera el Cabildo, será pagado por empresas de telecomunicaciones que instalan cables y líneas sobre postes de alumbrado público propiedad del municipio.

O las empresas gaseras que literalmente abren banquetas y pavimento para tender sus redes de ductos.

No se le podrá negar a la presidenta municipal que es previsora, porque si desaparece la tenencia vehicular en el estado, al menos el impacto en las finanzas municipales no será tan grave. ¿Qué no?

PAN se ‘deshace’ de la dinastía Clouthier

Elena Michel y Ricardo Gómez
El Universal

Criticar los cambios en el blanquiazul ya causó que los hijos del ex candidato presidencial de 1988, Manuel y Tatiana, se confronten con la actual dirigencia

Manuel y Tatiana -los dos hijos del ex candidato presidencial del PAN en 1988 y uno de los ideólogos de ese partido, Manuel J. Clouthier, Maquío- se han confrontado con la dirigencia nacional panista por criticar los cambios que ha habido en el interior del blanquiazul o a los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón. El primero impugnará ante el máximo órgano electoral la decisión del PAN de rechazar su precandidatura al Senado, mientras que Tatiana renunció a su militancia en 2005.

Manuel Clouthier Carrillo acusó que a la actual dirigencia nacional del partido "parece no importarle" las aportaciones de Maquío, y recordó que a su mamá, Leticia Carrillo, viuda de Clouthier, la "corrieron" en 2005 del Comité Ejecutivo Nacional bajo el argumento de que era una "figura decorativa".

"Las agresiones las hemos recibido la familia por parte del partido. El mejor ejemplo es que agredieron a mi madre señalándola como figura decorativa. Yo creo que como señora y viuda de Maquío merecía más respeto", dijo el legislador en entrevista con EL UNIVERSAL.

El sábado 17 de diciembre, un día antes del arranque de las precampañas, la secretaria general del PAN, Cecilia Romero, notificó a Clouthier, a través de una carta, el rechazo de su postulación, y el dirigente nacional del PAN, Gustavo Madero, ni siquiera ha aceptado hablar con el legislador vía telefónica.

"Si quieren que no sea senador, que me ganen con votos, no con el garrote (...) La política ha sido secuestrada por los partidos", dijo el diputado federal, quien nunca ha sido formalmente militante panista.

La secretaria general del blanquiazul, Cecilia Romero, aseguró que el rechazo a Manuel Clouthier fue una decisión institucional. El PAN, dijo, no puede reconsiderar el fallo y la decisión tiene sustento.

En términos generales, dijo, "se analizó el punto de vista de las autoridades del estado y, segundo, las actitudes que el diputado ha tenido respecto a los logros del partido, a la actuación de las autoridades, tanto del partido como del gobierno, independientemente de la posición personal que cada uno de nosotros tengamos respecto de él, de su familia y su padre".

Clouthier Carrillo comentó que tiene muchos amigos en el PRI y en el PRD, pero dijo que no se afiliará a ningún otro instituto porque se formó con los valores de Acción Nacional.

"No creo en el liderazgo por herencia, creo en los principios y valores de Acción Nacional, y por eso terqueo en ser el precandidato del PAN, y por eso voy a impugnar de manera jurídica. Si quisiera irme a otro partido no insistiría", comentó.

Otros rechazados

La Comisión Nacional de Elecciones no sólo rechazó a Clouthier, sino también a la ex alcaldesa de Mérida, Ana Rosa Payán; a Serafín Ortiz, hermano del ex gobernador de Tlaxcala Héctor Ortiz, por incumplir requisitos de la convocatoria.

Gustavo Madero informó que 270 candidatos externos fueron admitidos y buscarán un cargo de elección popular.

Origen y destino

Manuel J. Jáuregui
Reforma

Nunca es un buen momento para pisar la prisión, pero Navidad es el peor de todos.

Fuentes priistas aseguran que el ex presidente del tricolor y ex Gobernador de Coahuila, Humberto Moreira, está fuera del País por sana precaución.

Le preocupa que la PGR pueda girar orden de aprehensión en su contra por la falsificación de firmas y violaciones a la ley en la contratación de la inmensa deuda de Coahuila, Estado al que dejó quebrado.

(Igual que su ex vecino González Parás dejó a Nuevo León: parece que "el juegue ahora y pague después" es el pasatiempo favorito de no pocos Gobernadores tricolores).

Esto del temor fundado de Moreira fue desde antes de que la PGR anunciara que va por 12 funcionarios y ex funcionarios implicados en este fraude, entre ellos su SECRETARIO DE FINANZAS y confidant, Héctor Javier Villarreal.

Son muchos los rumores que circulan en la sociedad coahuilense sobre el enriquecimiento inexplicable de quienes hipotecaron a ese Estado, sede de importantes plantas automotrices, minería y siderurgia.

Se rumora de adquisiciones e inversiones cuantiosas en todo tipo de cosas (hasta en una flotilla de aeronaves que le da servicio al priismo nacional).

Claro, son rumores, y el ciudadano promedio no tiene forma de saber si son ciertos, si exageran o se quedan cortos.

Esto lo mencionamos por lo siguiente: la PGR ya abrió averiguaciones previas sobre la falsificación de firmas.

Mas, ¿no será procedente investigar el PARADERO de ese dinero adquirido de manera fraudulenta?

Tan importante es el fraude cometido en el ORIGEN del dinero, como los que pudieron haberse dado en el DESTINO del mismo.

Esto se debería perseguir casi de oficio porque ambas cosas van de la mano.

Se hacen de dinero en forma abusiva para gastarlo ¿en qué?

Sí, una parte se invirtió en obra, mas por lo que escuchan y ven los coahuilenses no todo se dedicó a eso: afirman líderes de la sociedad coahuilense que hubo chacoteo de lo lindo en la profunda alberca que fueron los fondos públicos de Coahuila.

El problema, y por eso sentimos debe actuar la PGR, es que en ese Estado hay plena OPACIDAD y no hay certeza sobre el uso que se le dio al dinero contratado a la malagueña.

Los partidos de Oposición han sido borrados del mapa, la disidencia acallada y una buena parte de los empréstitos -dicen- se han destinado a la compra de voluntades.

En Coahuila, cualquier ciudadano se los dice: se vive un CACIQUISMO a la antigua, tanto que el presunto falsificador dejó en el trono a su HERMANO para que le cuide las espaldas.

El NEPOTISMO a todo lo que da, una de las características del caciquismo es justo eso: poner a quien se quiere como se quiere y a la hora que se quiere.

Sin tener vela en este entierro nos atrevemos a proponer que el PRI y su candidato, el docto Peña Nieto, tienen ante sí un problema bastante serio.

No pueden, como lo hizo en un principio el candidato del copete engomado, DEFENDER lo indefendible, poner el pecho para recibir los dardos dirigidos a Humberto Moreira y meter las manos a la lumbre por él.

Ello equivaldría a convertirse en cómplices de todas las maldades que han acontecido en Coahuila.

Lo cual, estarán de acuerdo, resultaría ser una estrategia electoral un tanto insensata.

El único camino prudente, políticamente hablando, que les queda es el opuesto: sumarse al clamor de justicia (recordemos que la justicia siempre es y será sinónimo de "verdad") y pedir -más aún, exigir- que se corran los telones de la opacidad en Coahuila para que la luz del sol ilumine hasta el más oscuro rincón de la HACIENDA PÚBLICA.

Esto, y también hacer propio el mote "caiga quien caiga".

Si Humberto Moreira y sus compadres cometieron barrabasadas, que se responsabilicen por ellas.

Moreira, su prominencia en el priismo, la forma en que llegó al escenario nacional y la manera en que se fue, es hoy y será hasta julio del 2012 un importante TEMA ante la opinión pública nacional, que además salpica al candidato presidencial de su partido.

Si anda Moreira FUERA del País como dicen, pues que regrese y que EXPLIQUE con veracidad y apertura cómo ingresó el dinero que contrató mañosamente, y cómo y en qué se gastó en su administración.

Algo menos que esto equivale a reconocer, si no culpabilidad, definitivamente plena responsabilidad.

El spin de López Obrador

Leo Zuckermann (@leozuckermann)
Juegos de Poder
Excélsior

AMLO admite que el plantón tuvo un costo importante para la izquierda que lidera. Pero lo justifica como una decisión de “mal menor”.

El lunes, en este espacio, analicé el spin que estaba utilizando Peña Nieto para darle la vuelta al error que cometió en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara e incluso beneficiarse del desliz. Hoy examinaré otro spin: el que ahora está usando López Obrador con respecto al plantón que promovió en diversas avenidas del Distrito Federal así como en el Zócalo capitalino después de la elección de 2006.

Recuerdo al lector que, en comunicación, un spin se refiere al mensaje que trasmite una persona para aprovechar a su favor algún evento relevante. En política se usa mucho para darle vuelta a errores que cometen gobernantes y candidatos.

El lunes, en un mensaje divulgado por YouTube, López Obrador se refirió al plantón de Reforma y Zócalo. Dijo: “Se hizo precisamente para evitar la violencia. Nos costó mucho, nos han cuestionado mucho por eso; pero hay que decirles que si no hubiésemos tomado esa decisión hubiesen habido muertos”. Y recalcó, en el tono de su nuevo discurso mesurado y conciliador, que su movimiento político pretende “el cambio por la vía pacífica. No queremos la violencia […] Yo no odio. Yo lo que quiero es la transformación con la participación de todos. Queremos la reconciliación de los mexicanos para salvar al país. Todo lo que estoy planteando de la República Amorosa es sincero. No es de coyuntura electoral. Yo no odio a nadie”.

López Obrador admite que el plantón tuvo un costo importante de imagen para la izquierda que lidera. Pero lo justifica como una decisión de “mal menor”. De no haberlo hecho, las cosas hubieran empeorado, al punto de llegar a los muertos. En otras palabras, él se comportó de manera responsable al “despresurizar” un movimiento social que se estaba desbocando después de la desilusión por haber perdido una elección que ellos creían que ganarían. El plantón, en este sentido, fue una especie de “válvula de escape”. La conclusión es que AMLO es un político responsable al que habría que agradecerle la visión que tuvo para que no hubiera muertos por el conflicto poselectoral de 2006.

Como dije el lunes en el caso de Peña Nieto, ya decidirá el electorado si le cree o no. Por lo pronto, López Obrador está utilizando un típico giro comunicativo por el error del plantón: quiere darle la vuelta al asunto e incluso utilizarlo a su favor.

Un spin, también como mencioné el lunes, debe ser consistente con la estrategia del candidato para que funcione. Si tuvo éxito el spin de Fox en 2000 por el error del “martes negro” (su terquedad de querer debatir “hoy, hoy, hoy”), fue porque era congruente con su estrategia de “ya es hora de cambiar y simplemente no podemos esperar más”. La pregunta, en este sentido, es si el spin de López Obrador sobre el plantón es o no congruente con su estrategia electoral actual.

La respuesta, creo, es afirmativa, ya que el “nuevo AMLO”, que empieza a conocerse en las redes sociales como AMLOve, el de la República Amorosa, está tratando de vender una imagen novedosa de bondad, humildad, justicia y reconciliación. Ya no es el rijoso de antes, el del desafuero, el de una campaña electoral de enfrentamiento con diversos actores sociales, el del conflicto poselectoral donde mandaba al diablo a las instituciones, caracterizaba al Presidente como “pelele” e inflamaba las plazas asegurando que una mafia le había robado las elecciones. No. Ahora es un político amoroso que no odia y quiere evitar la violencia, tal como lo hizo en 2006 al haber propiciado un plantón a fin de impedir que hubiera muertos.

Insisto: ya será el electorado quien decida si le cree o no.

BlackBerry y los estragos de la competencia

Julio Serrano
Apuntes Financieros
Milenio

Cómo cambian las cosas. No hace mucho tiempo, BlackBerry era el líder indiscutible de los llamados smartphones. Hoy está luchando por sobrevivir. Estos son los estragos de la competencia, y en particular de la competencia tecnológica.

De dominar el mercado de teléfonos celulares inteligentes (smartphones) hace unos años, BlackBerry ha ido perdiendo terreno de manera significativa. Hace un año todavía tenía casi una cuarta parte del mercado estadounidense. Hoy sólo 9 por ciento. La situación financiera de Research in Motion (RIM), dueño de BlackBerry, se ha deteriorado de la mano de su competitividad. Su utilidad neta en el último trimestre cayó en más de 70 por ciento en comparación con igual trimestre del año anterior. Y el precio de la acción —quizá el punto de referencia más relevante sobre la salud financiera de una empresa—se desplomó casi 80 por ciento durante 2011.

¿Qué pasó? Una combinación de aciertos por parte de la competencia y errores de su parte. Como bien sabemos, Apple introdujo el iPhone, un excelente producto lleno de innovaciones tecnológicas, lo que le permitió ganar mercado. Los smartphones basados en Android, el sistema operativo de Google, resultaron sumamente populares gracias a la mezcla de calidad y precio.

RIM ha cometido errores que le han costado caro. Su tablet que introdujo hace unos meses para competir con el iPad fracasó. El lanzamiento de un nuevo sistema operativo para sustituir a su anticuado sistema actual se ha demorado y no estará listo hasta finales del próximo año. Su red, como hemos sido testigos los usuarios mexicanos, ha tenido una serie de fallas.

Claro está que BlackBerry no será ni la primera ni la última empresa de tecnología que sufre un cambio tan drástico en su posición competitiva y situación financiera. Tan sólo hay que hacer un recorrido por las compañías que han dominado el mercado celular para apreciar que los descalabros son la regla y no la excepción. Ahí está el caso de Motorola, quien en un inicio era el rey de los celulares. Después en distintos momentos dominaron empresas como Ericsson, Nokia y RIM.

Cada una de estas empresas se veía imbatible cuando estuvo arriba, e invariablemente tropezó. Ahora es Apple quien está en la cima. Los fanáticos de Apple seguramente tendrán miles de argumentos para afirmar que en esta ocasión será distinto; que la competencia no podrá desplazar a una empresa tan innovadora. Pero si la historia nos ha enseñado algo es que se equivocan. Así funciona el sistema darwiniano que rige el mundo corporativo, y en particular a las empresas tecnológicas.

diciembre 20, 2011

Paco Calderón




Yo no quería

Sergio Sarmiento (@sergiosarmient4)
Jaque Mate
Reforma

"Si no hubiésemos tomado esa decisión, hubiesen habido (sic) muertos". Andrés Manuel López Obrador

Ahora resulta que Andrés Manuel López Obrador no quiso hacer el plantón de 2006 en el Paseo de la Reforma, Avenida Juárez, Madero y el Zócalo de la Ciudad de México, sino que se vio obligado a llevarlo a cabo para evitar una explosión de violencia.

En un mensaje divulgado por YouTube ayer lunes, el candidato presidencial de la izquierda en 2006 y 2012 ha retomado una de las decisiones que más daño le han hecho políticamente. El bloqueo duró seis semanas y paralizó buena parte de la actividad económica en el centro de la Ciudad de México. Cientos de trabajadores, quizá miles, perdieron sus empleos por este bloqueo, que fue un durísimo golpe a las empresas establecidas en la zona.

Lo que más irritaba era que se trataba de un plantón fantasma. Las tiendas de campaña se quedaban vacías en el día y en las noches sólo permanecía una pequeña guardia. Los pocos participantes se dedicaban a jugar futbol callejero. La policía del Distrito Federal protegía el plantón. No podía hacer otra cosa porque el jefe de Gobierno de la ciudad, Alejandro Encinas, respondía más a los intereses de López Obrador que a los de los ciudadanos.

Sabemos que el plantón dividió profundamente a la izquierda. Varios dirigentes y colaboradores de López Obrador -quien había realizado con anterioridad violentos bloqueos de pozos petroleros en Tabasco- se opusieron y argumentaron que se estaba desplomando el respaldo popular a los partidos participantes. Andrés Manuel se negó a levantar el plantón hasta el 15 de septiembre, en vísperas del desfile de independencia. La Secretaría de la Defensa había señalado que la parada militar se llevaría a cabo en su ruta tradicional con plantón o sin él.

Pero ahora resulta que las cosas no fueron así. "Lo del plantón de Reforma y del Zócalo -afirmó ayer López Obrador, en un mensaje difundido por YouTube- se hizo precisamente para evitar la violencia. Nos costó mucho, nos han cuestionado mucho por eso; pero hay que decirles que si no hubiésemos tomado esa decisión hubiesen habido (sic) muertos. Y que nosotros sinceramente queremos el cambio por la vía pacífica. No queremos la violencia".

El candidato añadió en su mensaje: "Yo no odio. Yo lo que quiero es la transformación con la participación de todos. Queremos la reconciliación de los mexicanos para salvar al país. Todo lo que estoy planteando de la república amorosa es sincero. No es de coyuntura electoral. Yo no odio a nadie".

Yo no sé si la transformación de López Obrador es real o no. Todos tenemos el derecho de cuestionar el amor del tabasqueño por el prójimo con el historial que tiene. Pero pretender que él no quería el plantón de Reforma, y se vio obligado a ordenarlo para evitar una explosión de violencia, simplemente no es congruente con la información que tenemos sobre lo ocurrido entre fines de julio y mediados de septiembre del 2006. Los testimonios disponibles permiten saber que había muchas objeciones al plantón entre los seguidores de López Obrador, pero que éste insistió en llevarlo a cabo.

Siempre pensé que la estrategia de Andrés Manuel en la actual campaña sería apostar al olvido colectivo sobre lo sucedido en el 2006. Lo ayudaba la prohibición a la crítica en la ley electoral, la cual impediría que sus rivales mostraran en televisión imágenes de los bloqueos de los pozos petroleros de Tabasco o del plantón de Reforma. Sin embargo, la decisión de explicar este bloqueo como una medida de sacrificio para evitar actos de violencia rebasa los límites de lo que uno hubiera considerado plausible.

·SUCESIÓN

Kim Il-sung tomó el poder en Corea del norte en 1948 y lo ejerció férreamente hasta 1994. Su hijo, Kim Jong-il, lo heredó y lo mantuvo hasta su muerte este 17 de diciembre. El nieto Kim Jong-un, al parecer de 28 años, ha sido designado sucesor. Los regímenes comunistas, como también hemos visto en Cuba, tienden a las sucesiones monárquicas.

Extremos opuestos

Yuriria Sierra (@YuririaSierra)
Nudo Gordiano
Excélsior


De casualidades e ironía. El fin de semana dijeron adiós dos personajes de la vida política mundial, a quienes cuesta trabajo encontrar un punto de coincidencia, al menos uno que no sea las enormes diferencias entre ellos.

Primero fue Václav Havel, escritor, dramaturgo y uno de los más grandes pensadores y sí, políticos del mundo. Último presidente de Checoslovaquia y primero de la República Checa, y quien nos deja un pensamiento sobre la república, que no sólo queda para la referida por él, porque nos queda a todos los que soñamos con un país entero y fuerte. Escribía Havel así en un ensayo titulado La república que yo sueño: “Puede ser que me pregunten con qué República sueño. Les contestaré: con una República independiente, libre, democrática; con una República económicamente próspera y, al mismo tiempo, socialmente justa. En otras palabras, con una República humana que sirva al hombre y por ello pueda esperar que el hombre le sirva también a ella. Con una República de hombres cultos, ya que sin ellos no sería posible resolver ni uno solo de nuestros problemas humanos, económicos, ecológicos, sociales y políticos...”. Más claro y más sensato, imposible.

Horas más tarde, nos enterábamos de la muerte de Kim Jong-Il. El dictador norcoreano que se mantuvo hasta el pasado sábado en el poder desde 1994. Uno de los últimos dictadores comunistas vivos en el mundo y que mantuvo a su país en una alerta constante de guerra, sobre todo contra Corea del Sur. Encabezó uno de los gobiernos más militarizados y duros del mundo, que se enfrentó en varias ocasiones con gobiernos de Occidente. Jong-Il fue prácticamente una bestia política a quien no le importaban nunca las condiciones de hambruna en que quedó sometido su pueblo; sólo él, su poder y su permanencia que hoy es una herencia, pues será su hijo, Kim Il-Un, quien aún no cumple los 30 años, un hombre al que se le dibuja tan caprichoso y desalmado como su padre, quien quedará al frente del gobierno norcoreano.

En la madrugada de ayer encontramos (gracias a Jesús Silva Hérzog Márquez) un texto escrito por el mismísimo Václav Havel sobre Kim Jong-Il:

“Kim Jong-Il es capaz de chantajear al mundo entero con ayuda de su ejército de un millón de hombres, armas nucleares, cohetes de largo alcance y la exportación de armamento y tecnología militar (...) Kim Jong-Il quiere ser respetado y temido en el extranjero, quiere ser reconocido como uno de los líderes más poderosos en el mundo moderno. Está dispuesto a dejar que su pueblo muera de hambre, y utiliza ésa hambre como arma para liquidar cualquier signo de vacilación a la lealtad a su gobierno. Mediante sus chantajes Kim Jong-Il recibe alimentos y petróleo, mismo que distribuye entre los leales a él...”

Pensamientos nada gratuitos. Hace un par de años un interesante análisis sobre el comportamiento de Kim Jong-Il concluía en similitudes con otros grandes líderes, como Hitler o Saddam Hussein. Coincidencias que lo unían a ellos, en 14, de desórdenes de la personalidad, de los cuales, los seis más importantes lo colocaron como un sádico, paranoico, antisocial, narcisista, esquizoide y esquizotípico. Este estudio fue realizado en la edición de septiembre de 2009 de la publicación Behavorial Sciences of Terrorism and Political Aggression, bajo el título, Anatomy of a Megalomaniac: Psychological Analysis of Kim Jong-Il Afar.

Dos personajes por completo distintos, donde tal vez la única coincidencia entre ellos haya sido lo alejadas que estuvieron siempre sus ideologías. Extremos opuestos que se fueron casi al mismo tiempo. Vaya ironía.

Addendum. Y lo que sí llegó al mismo tiempo fueron los arranques de precampaña en nuestro país. En sendos eventos, todos los aspirantes comenzaron a mostrar músculo para sentirse los meros, meros. En el caso del PAN, tanto Cordero como Josefina, estuvieron acompañados por su equipo, incluso el ex secretario de Hacienda retó al aspirante priista a debatir temas económicos, que es como su carta fuerte. El mismo Peña Nieto, en su arranque, declaró que todas las críticas que ha recibido estas últimas semanas se deben al “temor” que sienten sus adversarios; vaya forma de curarse en salud. El Peje, por su parte, primero en la Gustavo A. Madero, y después en Iztapalapa, se hizo aplaudir por sus seguidores, para que lo hagan sentir rey. Y Santiago Creel, quien, bueno, sigue haciendo su luchita y eso nadie lo puede negar.

diciembre 19, 2011

Silenciar al canario

Rafael Cardona
racarsa@hotmail.com
El cristalazo
La Crónica de Hoy

Corre el “borrego” con extrema velocidad, mejor dicho, vuela, abruma con sus 140 gorjeos de pajarito chismoso, de Tweety* y hace caer uno a uno, como las piezas de un dominó imprudente y apresurado, innecesariamente presuroso, a decenas de ociosos pero también a notables figuras políticas como el comedido Presidente de la República, presto en ofrecerles un pésame a los deudos del aún enfermo para después verse forzado, tras poner al Estado Mayor Presidencial como fuente definitiva, al poco elegante perdón pero siempre no.

Y como él, muchos. Algunos de buena fe y otros con malevolencia como esos cuya imaginación inventó un “pri-dominio pirata”, del cual muchos se colgaron para confirmar la falsedad.

“Miguel de la Madrid ha muerto”, proclamaban las redes y lo repetían los locutores sabatinos, quienes, se sabe de sobra, suplen a los titulares, lo cual no habría sido garantía de rigor, ni exactitud, pero al menos quienes les dan categoría a las emisiones radiofónicas pueden hoy descansar tranquilos: todo fue cosa del suplente de fin de semana, por lo general un joven menos experto y más acelerado. Dicen.

En los diarios, al menos, hubo tiempo de rectificar en las ediciones impresas después del destorlongo de los sitios web.

Obviamente el periodismo no esperó el nacimiento de las redes sociales para equivocarse. Los cínicos de este oficio se disculpan siempre con una frase al principio ingeniosa y hoy francamente manida: el periodismo no es una ciencia exacta.

Pero ni así se justifican las perniciosas aplicaciones de las anárquicas e irresponsables redes sociales, cuya riesgosa condición pone al mundo de rodillas sólo por el alegre movimiento simultáneo de los pulgares de varios miles de inconscientes.

Se quiera aceptar o no, es necesario regular estas redes. No se trata de darle a la propagación de mentiras o idioteces, insultos, chismes o maniobras políticas disfrazadas, condición de delito. No lo es aun cuando desde mi punto de vista debería serlo.

Pero el anonimato es un aliado y si en este país no fue posible registrar a los usuarios de la telefonía celular, si no se puede evitar la “celularización carcelaria” con su inconveniente de chantajes y secuestros virtuales desde las prisiones, menos se podrá hacer algo con los cibernautas, “tuiteros”, “feisbuqueros” y demás.

La única solución para limitar las consecuencias de este desmadre les toca a los medios formales. No es tiempo para lamentaciones definitivas, pero sí para insistir una vez más en cómo le vamos a hacer todos para frenar estas oleadas de chismes disfrazados de información o si vamos a sucumbir en el mar de las confusiones.

La palabra enredo proviene de red, precisamente.

La velocidad de propagación de la mentira, con sus condiciones desestabilizadoras, podría ser un argumento suficiente para oponerlo a la intocable “libertad de expresión”, si ésta es el incesante y ocioso murmullo de las redes.

Hemos visto casos peligrosos en Morelos, en Veracruz y hemos atestiguado cómo la estridencia y el grillerío se han alzado contra quienes pretenden exactitud, certeza, profesionalismo y responsabilidad en la información. Pues comencemos por los propios medios y dejémosle la irresponsabilidad estridente a los diletantes de la BB.

Si la radio (concesionada), la televisión (concesionada), las agencias, los sitios web de las editoriales profesionales, con todo y sus “Códigos de Ética” y sus imaginarios “ombudsman” de las audiencias deciden retirarle su peligrosa condición de “fuente” informativa a los “tuiteros” y similares, sus errores se quedarán en las redes y no tendrán repercusiones.

Las redes sociales logran importancia sólo cuando dejan de serlo y se convierten en sucedáneos portátiles de los medios masivos de comunicación, los cuales —así sea teóricamente— conocen límites y regulación a sus conductas.

Ellos deben seguir con su ociosidad transmisora de mensajes mínimos y a veces punzantes; nosotros, los profesionales de la información (si en verdad lo somos), con el tratamiento serio, exacto y (hasta donde es humanamente posible) veraz e imparcial de las noticias mediante su confirmación para publicar y no para rectificar.

Prolija es la colección de estos errores, de estas muertes mal divulgadas y muy conocida también la aclaración de George Bernard Shaw al director del Time sobre su defunción en la primera plana: la noticia publicada ayer en el diario, señor director, me parece un poco exagerada.

Debemos dejar a los canarios en jaula.

*(Tweety se llama el canario infructuosamente perseguido por el gato negro; aquí el ave es el cachondeo rumoroso y Silvestre la veracidad)

Milli Vanilli y Peña Nieto

Jorge Chabat
jorge.chabat@cide.edu
Analista político e investigador del CIDE
El Universal

A fines de los años 80, un dueto compuesto por Fabrice Morvan y Rob Pilatus, cuyo nombre artístico era Milli Vanilli, causó sensación. En un par de años sus éxitos musicales se colocaron en los primeros lugares del hit parade de Estados Unidos e incluso a principios de 1990 recibieron el Grammy al artista revelación. Sin embargo, a fines de ese año se descubrió el fraude: Morvan y Pilatus no eran realmente quienes interpretaban las canciones sino otros cantantes. Quienes se creía que cantaban eran realmente sólo una imagen para las portadas de los discos y para las presentaciones en vivo en las cuales, obviamente, hacían playback. La historia está llena de este tipo de historias. Cantantes que no cantan realmente, escritores que no son los autores de los libros que presumen y, desde luego, de políticos que sólo dicen lo que les dicen sus asesores que digan, pues realmente no tienen mucha idea de las cosas. Después de los incidentes de la Feria del Libro de Guadalajara y de las entrevistas en las que no supo el salario mínimo ni el precio del kilo de tortillas, todo indica que Peña Nieto es una versión de Milli Vanilli en la política mexicana. En cuanto lo dejan sin apuntador, divaga, titubea, mira al horizonte y no dice nada.

Ciertamente, uno no espera que ningún político sepa TODO, pero sí que tenga al menos algún contacto mínimo con la realidad del país que pretende gobernar. Que Peña Nieto no se acuerde de los libros que leyó no es realmente grave: nos habla de alguien que pone poca atención a lo que lee. Pero que no sepa el salario mínimo o el precio de las tortillas es un indicador de que, como muchos políticos, vive en su mundo aparte. Si tuviera en la mente esos dos datos, sabría que la gran mayoría de los mexicanos tiene serios problemas para subsistir todos los días, a pesar de que ha dicho que se le olvidan los libros pero no la pobreza y la violencia que vive el país. Puede ser, pero es obvio que el conocimiento que tiene de ambos problemas no es profundo. De hecho, no es la primera vez que el candidato priísta balbucea y no sabe cómo responder a una situación imprevista. Hace un par de años, luego de una inundación en el Estado de México, Peña Nieto fue entrevistado por Joaquín López Dóriga sin script. Ahí balbuceó y mostró que ante una situación de emergencia no sabe cómo responder.

Es difícil saber cómo afectarán a Peña Nieto los traspiés de las últimas semanas. Seguramente van a tener algún efecto a la baja en la intención del voto. Habrá que ver si esta incipiente imagen de insustancial que le han forjado a Peña los medios de comunicación y las redes sociales, se consolida durante la campaña. Lo cierto es que, a diferencia de lo que ocurría en las épocas doradas del priísmo, cuando los candidatos oficiales estaban blindados pues el gobierno-partido controlaba lo que se decía en los medios, en las campañas presidenciales de la actualidad no hay red de protección para los dislates. Es muy probable que los otros candidatos también cometan errores. De hecho, ya López Obrador dijo que el boleto del Metro era de dos pesos, cuando es de tres, lo cual refleja que hace muchos años que AMLO no se sube al transporte público y Ernesto Cordero también confundió a la autora de un libro. En fin, errores como éstos van a ocurrir. Sin embargo, da la impresión de que la opinión pública será más crítica con Peña Nieto, por dos razones: porque es el puntero en las encuestas y porque prevalece en el imaginario colectivo la idea de que la imagen de político exitoso que tiene es en buena medida producto de la publicidad en medios. De hecho, su corta trayectoria política da sustancia a esta percepción. En otras palabras, se le percibe como un político que es más imagen que sustancia. Que es, pues, como Milli Vanilli, la portada del producto que se quiere vender, pero no el producto.

No cabe duda que Peña Nieto ha logrado, hasta ahora, lo que parecía imposible hace unos años: la unidad del PRI. Y tampoco hay duda de que, hoy por hoy, encabeza las encuestas. En ese sentido, todo parece indicar que su nombramiento fue un acierto. Sin embargo, su postulación se hizo con la lógica de que el aparato priísta puede hacer ganar a un maniquí. El problema es que, en los tiempos que corren, sin el control estatal de los medios, no hay aparato partidista que pueda proteger a los candidatos de sí mismos. Y eso puede afectar sustancialmente el panorama electoral del próximo año.

Precampañas

Sergio Sarmiento (@sergiosarmient4)
Jaque Mate
Reforma

"Algunas veces las campañas políticas hacen que gente perfectamente decente hable y actúe como perfectos bufones". Tony Snow

Dice el calendario oficial del IFE que ayer, 18 de diciembre, comenzaron las precampañas para la Presidencia de la República. Esto quiere decir que los años previos de campaña no existieron. Shhhh. No evidenciemos a los candidatos y precandidatos ante el IFE y el Trife que no se han dado cuenta de nada.

¿A quién se le ocurre empezar una precampaña electoral una semana antes de Navidad? Solamente a los políticos que elaboraron la legislación electoral. Pero no hay que preocuparse demasiado. El que hace la ley hace la trampa. Los políticos han hecho campaña desde siempre. Andrés Manuel López Obrador ha recurrido incluso a spots de radio y televisión, de esos que supuestamente no se pueden comprar.

La trampa continúa. Supuestamente no hay precampañas todavía para cargos locales. Sin embargo, Mario Delgado, aspirante a la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal, aparece constantemente en entrevistas televisadas. Por doquier hay espectaculares del senador Carlos Navarrete y la diputada Alejandra Barrales. Una llamada telefónica interrumpe este sábado pasado mi tranquilidad hogareña para que una voz grabada narre los logros de Miguel Ángel Mancera como procurador de justicia.

Una de las grandes ventajas del inicio formal de las precampañas es que, me imagino, dejaremos de escuchar el nauseabundo comercial del silbidito del Seguro Popular. Empieza, sin embargo, una nueva avalancha de spots electorales que hará palidecer incluso la que padecimos en 2009. Pronto estaremos vomitando el contenido de los spots.

Políticos de todos los partidos nos dijeron que uno de los propósitos de la reforma electoral del 2007 era eliminar la "espotización" de la política. El perredista Guadalupe Acosta Naranjo acusó a quienes se oponían a la nueva ley de defender "el país del spot y los ratings" frente a quienes querían impulsar "el derecho de los ciudadanos a obtener información que sirva para orientar sus decisiones". El petista Alejandro Yáñez afirmó que la nueva ley eliminaría la "espotización", acabaría con un sistema que convertía a los candidatos en meros "productos de mercadotecnia política" y abriría una nueva era de debate de altura e intercambio de ideas. La priista María de los Ángeles Moreno aplaudió el fin de "la cultura del spot" y afirmó que ¡ya no se discriminaría a los candidatos por ser feos o tener mala voz!

Algunos medios creyeron las promesas de los políticos sin molestarse en examinar la nueva ley. La Jornada proclamó triunfante el 13 de septiembre de 2007: "Sepulta el Senado la dictadura de los espots".

La verdad es que si bien en 2006 se emitieron 750 mil spots electorales, la cifra este año ascenderá, según la Cámara de la Industria de la Radio y Televisión, a 44 millones (el IFE dice 20 millones, pero al parecer no toma en cuenta los spots locales). Nunca México ha sufrido una tormenta de anuncios políticos de esta magnitud. Es posible que ningún país, ni siquiera los más autoritarios, haya vivido algo similar. El sistema político mexicano ha superado a Hugo Chávez.

Con el inicio formal de las precampañas, Josefina Vázquez Mota empezó su primer mitin en el Paseo de la Reforma de la Ciudad de México el sábado 17 de diciembre, unos 10 minutos antes de la medianoche (con lo cual, formalmente, violaba la ley). Por primera vez pudo pedir abiertamente el voto de los ciudadanos. Toda la campaña anterior, con sus espectaculares, entrevistas y presentaciones de libro, simplemente no existió.

· HITCHENS

Christopher Hitchens, firme defensor del ateísmo, falleció el 15 de diciembre. Fue uno de los intelectuales públicos más reconocidos de la Unión Americana y del Reino Unido. En estos tiempos en que los políticos mexicanos necesitan citar libros para mostrar su cultura, les recomiendo leer o por lo menos hojear Dios no existe (God Is Not Great) y Hitch-22 (su autobiografía).

La encuesta o el cochinero

Adrian Trejo (@adriantrejo)
atrejo@callemexico.com
Calle Mexico

El próximo viernes 23, el PRD del DF emitirá la convocatoria para elegir al candidato a la jefatura de gobierno de la capital, así como a los consejeros del partido, los delegados y los diputados locales.

Evidentemente, la atención se centra en el proceso para elegir al candidato a Jefe de Gobierno, toda vez que desde hace meses las tribus perredistas se han enfrascado en una lucha fraticida por hacerse del puesto.

Varias de las tribus o corrientes de partido se han manifestado a favor del método de encuestas, similar al que se utilizó para elegir al candidato presidencial.

Los menos son quienes pretenden que se haga una consulta abierta, pero las experiencias que tiene el PRD en procesos similares han terminado en un auténtico cochinero; y no se quieren arriesgar.

Así que las tribus tienen hasta el próximo miércoles para ponerse de acuerdo en el método para la elección de su candidato a jefe de gobierno, sin que haya fracturas mayores para cerrarle el paso a sus rivales.

Por cierto, como parte del acuerdo entre las tribus con Andrés Manuel López Obrador para que éste no enviara señales de que tiene “un favorito’’ o que secuestró el proceso en el DF, todos los suspirantes acudieron al evento que el tabasqueño tuvo en la delegación Gustavo A. Madero.

Allí estuvieron Carlos Navarrete –de los “Chuchos’’, quien se pensó no acudiría-, Miguel Mancera, Martí Batres, Alejandra Barrales, Mario Delgado; bueno, hasta el secretario de Trabajo Benito Mirón asistió.

Pero será el único evento, durante la campaña de AMLO por el DF, en que se les verá juntos.

Ya después cada uno decidirá por su cuenta qué hacer.

Andrés Manuel López Obrador también se equivocó en el precio de un servicio básico, el costo del precio del boleto del Metro, el cual, dijo, “cuesta dos pesos’’ cuando su precio es de tres pesos.

Sin embargo, la equivocación de AMLO no tuvo en las redes sociales la réplica y la sorna que tuvieron las de Enrique Peña Nieto. Ambos gazapos ¿no tienen el mismo “peso’’ político tratándose de dos candidatos a la Presidencia? ¿No pesó el hecho de que López Obrador haya sido jefe de gobierno? ¿Desde cuando no se sube al Metro a pesar de “ser prole’’?

Y mientras eso pasa en el PRD, en el PRI capitalino, sin pies ni cabeza, no encuentran la fórmula para crear la “candidatura ganadora’’ de Beatriz Paredes.

El asunto está en que por lo menos en 10 delegaciones, la estructura pertenece al diputado Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, el famoso heredero del imperio de la basura, y a quien la propia Paredes se niega a reconocer como un factor de poder dentro del PRI capitalino.

De la Torre soñó con la candidatura a la jefatura de Gobierno pero no será y cuando quiso voltear al Senado se encontró con que dicha candidatura ya estaba regalada al Verde Ecologista. Por eso, por eso.

Lágrimas y risas

Pedro Ferriz (@PedroFerriz)
El búho no ha muerto
Excélsior

Éstas son sólo algunas reflexiones que les dejo antes del fin de año, para que se entretengan un rato. En estas fechas hay que buscar la paz.

Aunque el panorama electoral no está completo, tenemos que empezar a ver los pocos escenarios reales que se presentan en el horizonte, previo al final de año.

Factor real es que Enrique Peña Nieto ya no es el mismo que el de hace un mes. Si bien en la mayoría de los medios de comunicación se le sigue tratando igual, las redes sociales lo han devaluado sin remedio. El sinónimo de EPN-ignorancia se ha acuñado. De hecho, sectores del priismo reclaman que se baje de la candidatura para presentar un hombre fuerte y no “eso tan desgastado”. Manlio Fabio Beltrones cobra fortaleza por dos razones fundamentales: Es estructurado y sólido. No lo descarten. EPN ha ligado una tras otra. No sabe nada de nada del ámbito político-intelectual. Es evidente que no es “prole”. Tampoco es ama de casa, por lo que no tiene porqué saber de la canasta básica y, menos, cuál es el salario mínimo. Para acabarla de rematar, su nivel de inglés es similar al de un filipino recién llegado a Los Angeles. Enrique es ya sinónimo de cara bonita y cabeza hueca... mmmmm, mala combinación. ¿Sabían que usa tacones internos en los zapatos? Tendría más éxito en una telenovela, donde por lo menos existe un guión. ¡William Levy y Carlos Ponce son guapos también! Grave resulta que un pre candidato sea visto con ternura. Como un crío sin bases. Carlos Fuentes propone a alguien que hable de tú a tú con Barack Obama no con Malia y Sasha, las hijas del presidente.

Diagnóstico: la culpa es de él. Nunca se preparó.

El otro es Andrés Manuel López Obrador.

Visto ahora en comparación con EPN, ¡el tabasqueño luce como todo un estadista! De hecho ya fue Presidente... nadie se dio cuenta. Bueno, sólo él y los colaboradores que se lo hicieron sentir. AMLO se presenta seis años después como la antítesis de lo que fue. Ahora concilia, prodiga amor, quiere a los ricos tanto o más que a los pobres. Es un conocedor “profundo”, no sólo de los problemas de México, sino de las soluciones. Ha convencido a sectores nada despreciables del empresariado, que es el “hombre”. Dueño de la llave. Es plural, obsecuente y de amplísimo espectro. Domina todas las corrientes de pensamiento del país. Un estadista de talla internacional. Lástima que le haya gustado esto de la política. La verdadera vocación de Andrés Manuel es la de “pensador”. Filósofo del presente, más ahora que está convencido que debe ser bueno y estar del lado de los patrocinadores de su camino a la Presidencia. Esto, mientras asciende al trono.

Pero hay algunos “problemitas” que tenemos que arreglar antes de hacerlo Presidente.

1.- ¿Cómo le vamos a hacer para bajarlo de la silla, una vez arriba? Buscará formas para cambiar la ley. Algún día lo escucharemos decir por la TV —obviamente ya estatizada— “...¡y seré Presidente después del 2030!”. Dentro de tres consecutivos sexenios aferrado en Palacio Nacional.

2.- De hacerlo Presidente, ¿Cuándo nos vamos a sacudir del nuevo círculo de poder? vg: Dolores Padierna en Sedesol, para manejar los programas sociales sin sesgo partidista. René Bejarano, esposo de Dolores (si no lo ha ocultado ahora, ¿se imaginan ya en Los Pinos?) en la Función Pública. Ordenando la transparencia de todas las secretarías. Martí Batres al frente de Economía... ¡Miren que sabe hacer negocios! Ricardo Monreal en la Secretaría de Hacienda. Siempre ha querido expandir los horizontes del ingreso y gasto. El suyo, claro. Jesús Zambrano en Banco de México. Tener un gobernador de “talla internacional” resulta clave. Porfirio Muñoz Ledo en Relaciones Exteriores. Podríamos contar con él hasta antes de la comida. Manuel Camacho Solís en Gobernación. Extraordinario “conciliador” con todos los sectores políticos y sociales. Marcelo Ebrard en el DIF. Pablo Gómez flamante y vitalicio presidente de Congreso. Hombre de leyes... todas de su inspiración. Hortensia Aragón al frente de Semarnat. Sabe mucho de basura y esas cosas. Armando Quintero en Comunicaciones y Transportes. En el DF ha hecho un gran trabajo con taxis y peseras. Carlos Ahumada, al frente de la Coparmex. Aunque sea argentino, eso lo arreglamos. La lista es más larga, pero aquí no cabe.

3.- ¿Qué pasará con el empresariado, una vez que se den cuenta de que todo eso del “amor y paz” era una finta? ¿Tendrán fuerza para combatirlo, cuando vuelva a ser enemigo?

4.- ¿Qué haremos con el binomio Chávez- López Obrador, cuando se junten a hacer proclamas cotidianas contra Estados Unidos? El TLC será con Venezuela, en nada suficiente pero soberano.

Éstas son sólo algunas reflexiones que les dejo antes del fin de año, para que se entretengan un rato. Recuerden que en estas fechas hay que buscar la paz, verter una que otra lágrima y reír un rato... aunque sea a costa de los candidatos.

www.revoluciondelintelecto.com

Del PAN hablaremos cuando haya humo blanco. Aunque la columna que haga sea ralita.

Multipiquen el mensaje.

http://www.twitter.com/PedroFerriz

Sí, Federico, es Josefina

Román Revueltas Retes
revueltas@mac.com
Interludio
Milenio

No puedo estar más de acuerdo con Federico Berrueto: quienes pudieran oponerse a que Josefina Vázquez Mota sea presidenta de México por el mero hecho de ser mujer conforman una minoría insignificante. En este país hay mujeres poderosísimas y nos acomodamos perfectamente a su existencia. Y las mujeres hacen de todo en nuestra sociedad: boxean, pilotan aviones comerciales (el otro día, para mayores señas, en la cabina del Embraer de Aeromexico había dos chicas en los mandos y, mira, tan normal el asunto), conducen vagones del metro, son paracaidistas en el Ejército o desempeñan oficios peligrosos sin restricción alguna.

Pero, encima, frente a dos pesos pesados como Obrador y Peña Nieto, la condición femenina de la aspirante panista no sería una desventaja sino, por el contrario, un plus. De cualquier manera, la delantera que ha tomado ya la mujer a estas alturas debiera significarle el nombramiento como candidata del Partido Acción Nacional a la presidencia de la República. Es ciertamente una saludable práctica democrática que se pongan a competir abiertamente los pretendientes pero, a la hora de la verdad, la balanza debiera inclinarse hacia donde van las preferencias de las mayorías ciudadanas. Tan simple como eso.

Ah, y falta todavía que veamos en acción a una señora muy brillante, decidida y carismática. Mucha gente, que todavía no la conoce bien, se sentirá ciertamente atraída por el personaje. Ahora bien, es también posible que el PAN tenga por ahí alguna oscura pulsión suicida. O sea, que le cierre el camino. Puede ocurrir. Espero que no.

diciembre 18, 2011

'Tres libros' por Paco Calderón




Hace 20 años se acabó la URSS

Jean Meyer
Profesor e investigador del CIDE
jean.meyer@cide.edu
El Universal

El golpe de Estado de agosto de 1991 había fracasado. Ideado por unos altos dirigentes de la burocracia central, duró 73 horas, se estrelló frente a la movilización de la población civil en Moscú y sepultó la Unión Soviética. El ocho de diciembre, Yeltsin, presidente democráticamente electo de Rusia, se reunió con los presidentes de Ucrania y Bielorrusia en las profundidades de un bosque. Decidieron la disolución jurídica de la URSS con base en dos argumentos: la Unión no tenía sentido con la proclamación de la independencia de Ucrania, la segunda república más importante, y las tres repúblicas eslavas que la disolvían ahora eran las mismas que la habían fundado en 1922. Avisaron al presidente Bush antes que a Gorbachov, formal presidente de la URSS, pero sospechoso de doble juego con los golpistas de agosto.

El 25 de diciembre se arrió la bandera roja del Kremlin y Gorbachov se despidió con estas palabras: “La sociedad ha recibido la libertad, ésta es la principal conquista, pero no somos conscientes de ella, porque aún no hemos aprendido a utilizar la libertad”.

20 años pasaron y los rusos se encuentran entre nostalgia y desilusión. La disolución de la Unión no era inevitable; ciertamente muchas repúblicas habían proclamado su independencia, 90% de los ucranianos la votaron, pero en marzo un referéndum había sido favorable al mantenimiento de una URSS “renovada”. Según un sondeo realizado por un instituto independiente, 58% de las personas interrogadas lamentan el fin de la Unión y 49% piensan que Rusia “va en una mala dirección”. Uno de los civiles que salieron a la calle en agosto 1991 para apoyar a Boris Yeltsin contra los golpistas no se arrepiente: “Lo volvería a hacer, pero nuestros ideales de libertad y democracia no han sido realizados. La Rusia presente es un remedo de democracia dominado por un capitalismo salvaje, una corrupción de locura y el culto por el dinero”.

Sin embargo, 20 años después, los cambios son notables: los rusos viajan libremente, hacen lo que quieren con su dinero, leen, ven, escuchan lo que se les antoja y hablan sin preocuparse por los micrófonos que el KGB ponía en todas partes. “Es cierto, dice el mismo G.I., pero seguimos sin sentirnos dueños de este país, a diferencia de nuestros dirigentes”, el “zar Vladimir” (Putin) y sus “hombres con chaparreras”, los del FSB, el FBI ruso, en la continuidad del KGB.

Según otro sondeo fiable, 59% de los jóvenes entre 18 y 24 años desean pasar unos años al extranjero, pero 39% quieren irse para siempre; son los más diplomados, los que más usan internet. En los tres últimos años, un millón 200 mil rusos emigraron, la mayoría al salir de la universidad. ¿Su destino? Por orden de importancia, Alemania y la Unión Europea (60%), Ucrania, Estados Unidos, Bielorrusia… y China. Leo en Kommersant-Vlast que el 24 de septiembre, unos minutos después de la noticia de que Putin será el candidato presidencial en marzo 2012, apareció en la red la pregunta: “Entonces ¿nos largamos?” Minutos después el punto interrogativo había desaparecido y se leía: “Entonces ¡nos largamos!” Todo un símbolo que uno puede seguir en el sitio gazeta.ru, a partir del artículo “las nueve razones que hacen que deje a Rusia”. La tentación de emigrar es el tema más presente en las redes sociales rusas.

La perspectiva del regreso ineluctable de Putin a la presidencia, quizá para 12 años, no es la motivación principal. El pesimismo de los más dinámicos entre los jóvenes, y menos jóvenes como G.I., se debe a “estagnación, corrupción, criminalidad, mala calidad de los servicios públicos. Ya basta”. No creen en el porvenir de Rusia y quieren dar una vida mejor a sus hijos. Sus motivaciones, en orden de importancia, son “lograr mejores condiciones de vida”, “vivir en un Estado de derecho”, “gozar de un mejor sistema de salud y pensión”, “realizar mi potencial”.

Entre los jóvenes menos diplomados y menos ricos la reacción es muy diferente. Los valores democráticos los tienen sin cuidado y el canto de las sirenas del ultranacionalismo seduce a más de uno. En noviembre, miles de extremistas, casi todos jóvenes, se manifestaron en Moscú contra los inmigrantes de Asia Central y del Cáucaso, las ayudas federales a esas regiones y ¡sorpresa! el partido de Putin. “La marcha rusa” de Moscú se hizo bajo dos lemas: “Fuera Rusia Unida, el partido de los bandidos y ladrones”, “Basta de dar de comer al Cáucaso”. Coreaban eslóganes racistas y hubo saludos nazis, lo que llevó al diario Nezavissimaya Gazeta de Moscú a proponer: “No debemos temerle a un Le Pen ruso (el fundador del partido extrema-derechista francés, Frente Nacional), podría canalizar la creciente xenofobia… un nacionalismo difuso es potencialmente explosivo. Un Le Pen ruso podría impedir una revuelta nacionalista que sería devastadora”. Entre los que marcharon contra Putin, la semana pasada, figuraban aquéllos, pero también los jóvenes indignados y G.I.

Esperando al bosón de Higgs

Luis González de Alba
Se descubrió que...
Milenio

¿Por qué han entrado los científicos en un arrebato místico que deja a la Santa Teresa del Bernini en simple suspiro? Porque al parecer han encontrado el bosón de Higgs. ¿Por qué suenan los teléfonos sin cesar en la Universidad de California, en el Caltech, en la Universidad de Chicago, en el Fermilab y en el CERN europeo? Porque al parecer han encontrado el bosón de Higgs. ¿Por qué es arrebatado de los escritorios el más reciente número de Science para su lectura frenética? Porque al parecer han encontrado el bosón de Higgs. ¿Por qué el Comité Nóbel se ha citado de prisa y sus miembros viajan a Estocolmo desde varios puntos del planeta? Porque al parecer han encontrado el bosón de Higgs.

¿Qué haremos si no se confirma el bosón de Higgs?

Se deberá revisar a fondo la creación humana de mayor certeza: el Modelo Estándar de la física cuántica: la teoría que describe cómo interactúa cada partícula. El bosón de Higgs es la última pieza que le falta. Aunque notablemente exitoso, el Modelo Estándar es incompleto, dice la nota del Caltech. Un modelo es incompleto cuando no consigue explicar todas las observaciones. Por ejemplo, no logra incluir la gravitación: su más notoria pata coja.

En Science, Adrian Cho comienza su nota del viernes 16 de diciembre así: “Como todos los buenos rumores, susurros de que el largamente buscado bosón de Higgs ha sido avistado, resulta una verdad a medias. Esta semana, dos equipos de físicos que trabajan en el mayor aplastador de átomos del mundo, el Gran Colisionador de Hadrones (LHC por sus siglas en inglés), aquí en el Laboratorio Europeo para Física de Partículas, CERN, reportaron sus últimos resultados en la búsqueda del Higgs, la partícula fundamental que resulta clave para los físicos en la explicación de cómo todas las partículas obtienen sus masas.

Ambos equipos reportan señales de que el Higgs fue visto y tiene una inesperada masa de unas 133 veces la del protón. Pero uno de los equipos ve rarezas adicionales, así que los resultados no convencen a todos.”

Comencemos por el principio: todas las partículas elementales se dividen en fermiones (en honor a Enrico Fermi) y bosones (en honor al físico indio Satyendra Nath Bose). Son fermiones las partículas que conforman el preciso y elegante átomo: electrones y quarks que forman neutrones y protones. El mejor ejemplo de bosón es el quántum de luz, el paquete mínimo de energía, el fotón. También son bosones los gluones (de glue, pegamento en inglés) que pegan los quarks en protones y neutrones y las fuerzas que pegan éstos en núcleos de átomos.

El bosón de Higgs nació de la desesperación, comentó Hans Christian von Baeyer en 1998. Para conservar la elegancia del Modelo Estándar, los físicos deben postular que todas las partículas viajan a la velocidad de la luz (lo cual es notoriamente falso) o por un medio universal y ubicuo llamado “campo de Higgs” en honor a quien los propuso, Peter Higgs, de la Universidad de Edimburgo. Esto suena, estará usted de acuerdo, al recién matado éter. El campo de Higgs actúa como un mar de melaza que permea todo el universo. Una arruga en ese mar es un bosón de Higgs (Von Baeyer: “Desperately Seeking SUSY”). SuSy es el acrónimo en inglés para Super Symmetry, teoría que propone que cada fermión tiene un supercompañero bosón más pesado… Olvidémoslo.

En 1993, Leon Lederman, con la colaboración de Dick Teresi, publicó The God Particle, La partícula Dios. ¿Por qué el nombre? El bosón de Higgs “es tan central al estado de la física hoy día, tan crucial para nuestra final comprensión de la estructura de la materia, y tan elusivo, que le di un apodo: la Partícula Dios. ¿Por qué? Por dos razones: una que nuestro editor no habría aceptado The Goddamn Particle, y otra por su conexión a un libro mucho más antiguo…” Y cita Génesis 11:1-9 (La torre de Babel: no tengo espacio para la cita).

En el Gran Colisionador de Hadrones, túnel con 27 km de circunferencia bajo la frontera franco-suiza, cerca de Ginebra, se aceleran dos haces de protones en sentidos opuestos que giran y giran empujados por enormes magnetos y cuando alcanzan casi la velocidad de la luz se les hace chocar.

“Las buenas noticias”, sigue Cho, “son que los dos grupos obtuvieron señales de casi la misma masa”. Los datos se recogieron en dos gargantuélicos detectores llamados ATLAS y CMS. El colisionador aplastó protones en los dos detectores para traer a la existencia nuevas partículas masivas. Hubo signos de que algunos Higgs entraron a la existencia por menos de una millonésima de millonésima de segundo y decayeron en otras partículas. Para encontrar el Higgs, los físicos deben revisar los restos de cada colisión de protones y reconstruir lo que ocurrió… y son millones de millones. Los restos serán diversos según la masa del Higgs, aún por afinar, pero dentro de un rango bien establecido.

No hay todavía humo blanco, pero se está cerca.

Maravillas y misterios de la física cuántica, Cal y Arena 2010.

diciembre 17, 2011

¡Qué pena Nieto!





5 años

Jaime Sánchez Susarrey (@SanchezSusarrey)
Reforma

No se puede combatir a todos los cárteles al mismo tiempo. No sólo porque el Estado no cuenta con los recursos para hacerlo, sino también porque en toda ofensiva se deben fijar objetivos y prioridades

Hace cinco años Felipe Calderón le declaró la guerra al narcotráfico. De entonces a la fecha han sucedido muchas cosas y hemos aprendido otras. Enumerarlas resulta indispensable para hacer un balance y, también, para trazar las coordenadas de una nueva estrategia.

Los casi 50 mil muertos y la espiral de violencia confirman que la estrategia falló o resulto inadecuada. El Estado no ha recobrado los espacios sobre los que había perdido control. Peor aún, la violencia y el crimen organizado han sentado sus reales en entidades que, al principio del sexenio, no tenían mayores problemas.

En estos cinco años no ha habido un decremento en el consumo de drogas. Tampoco se ha reducido el poder económico y de fuego de los capos. De hecho, como consecuencia de la ofensiva, se han multiplicado los cárteles y han emergido formas de violencia más brutales y sanguinarias.

De lo anterior ha derivado una enseñanza fundamental: no todos los cárteles son iguales. Hay unos que resultan más peligrosos y violentos que otros. Los Zetas, sin duda, encabezan la lista porque han incursionado de manera sistemática en delitos, como el secuestro y la extorsión, que lastimandirectamente a la población.

De ahí la pertinencia de la estrategia propuesta por Mark Kleiman: concentrar toda la fuerza del Estado en la organización más violenta y peligrosa hasta aniquilarla para, así, trazar una línea divisoria entre lo que se puede tolerar y lo que es inaceptable. El mensaje, para el resto, sería muy simple: si se rebasa esa frontera, la destrucción será inevitable.

Este principio tiene otro corolario fundamental: no se puede combatir a todos los cárteles al mismo tiempo. No sólo porque el Estado no cuenta con los recursos para hacerlo, sino también porque en toda ofensiva se deben fijar objetivos y prioridades para obtener resultados tangibles.

El expediente que vincula violencia y pobreza es un falso lugar común. En México siempre han existido pobres, pero los niveles de violencia no eran, ni remotamente, los que hoy vivimos. El problema de la violencia tiene que ver con los recursos económicos y el poder de fuego del crimen organizado.

Pero si ese diagnóstico fuera cierto, habría que perder toda esperanza porque la erradicación de la pobreza llevará no una sino varias generaciones.

Resulta muy grave que Felipe Calderón haya declarado que el narcotráfico inclinó la balanza en las elecciones de Michoacán perjudicando a su partido y favoreciendo al PRI. No hay evidencia ni un patrón que permitan sostener esa afirmación.

Ahora sabemos que Estados Unidos no juega limpio. Primero nos enteramos de la operación Rápido y Furioso. Y, después, que la DEA lava dinero en México desde 1984. La pregunta es qué otros archivos secretos y operaciones encubiertas desconocemos.

Este es un elemento adicional de algo que se torna cada vez más evidente: las prioridades e intereses de Estados Unidos y México no son idénticos. Allende la frontera el problema es el consumo y la demanda. De este lado, la violencia que pone en riesgo al Estado y atenta contra ciudadanos inocentes.

Dicho crudamente: Estados Unidos pone los consumidores y nosotros los cadáveres.

Estas evidencias han llevado al presidente Calderón a cambiar el enfoque y modificar su discurso. Ha pasado, así, de la negativa a abrir un debate sobre la legalización de las drogas, a la exigencia de que si Estados Unidos no puede controlar la demanda, busque medidas alternativas para evitar que el crimen organizado obtenga ganancias exorbitantes.

La postura de Calderón, en castellano claro, plantea la legalización de las drogas del otro lado de la frontera, como el mecanismo que permitiría abatir las rentas extraordinarias del mercado ilegal y, de ese modo, cortar el enorme flujo de recursos que reciben los cárteles.

Esta idea la plantearon para México un grupo de empresarios y académicos de la ciudad de Monterrey en un desplegado. El argumento es consistente y apareció originalmente en el reporte que publicó este año la Global Comissión On Drug Policy.

Este organismo está integrado por tres expresidentes latinoamericanos (Zedillo, México; Cardoso, Brasil, y Gaviria, Colombia), además de personajes como George Shultz, ex secretario de Estado, y Paul Volcker, ex secretario del Tesoro de Estados Unidos.

A lo que hay que agregar que la encuesta anual de Gallup en Estados Unidos este año arrojó un resultado sorprendente: el 50 por ciento se manifestó a favor de la legalización de la marihuana.

De modo tal que, a pesar de la derrota del referéndum P19 que se realizó en California para legalizar la marihuana el 2 de noviembre de 2010, el sentimiento y la percepción de que debe haber legalización va ganando cada vez más adeptos en Estados Unidos.

Visto en una perspectiva de largo plazo, y a la luz de los 14 estados en EU que han legalizado el consumo de marihuana con fines medicinales, es posible pronosticar que más temprano que tarde la legalización se volverá una realidad.

Las percepciones y los prejuicios de una sociedad cambian con el tiempo y las generaciones. Baste pensar, por ejemplo, en la conquista del derecho a votar por las activistas feministas. Lo que en el siglo XIX parecía un despropósito se materializó como una realidad en el siglo XX.

Ese tipo de avances se fundamentan en principios racionales y morales. Así como resultaba absurdo impedir el voto femenino en el siglo XIX, resulta aberrante hoy prohibir el consumo de drogas cuando se tolera el uso y abuso del alcohol y el tabaco.

Por todas estas razones el combate al narcotráfico debe ser repensado y replanteado como una estrategia más compleja.

Calderón y el deslinde imposible

Ivonne Melgar (@IvonneMelgar)
Retrovisor
Excélsior

El Presidente no quiere sanas ni medianas distancias del abanderado

A 12 días de haber desatado el enojo priista por la advertencia de que ya habita entre nosotros la narcopolítica, el presidente Felipe Calderón logró ayer lo que bien podríamos calificar como el Consejo Nacional de Seguridad más terso del sexenio.

La amabilidad y los agradecimientos al gobierno por su apoyo en los operativos anticrimen provinieron de los gobernadores del PRI, con el coahuilense Rubén Moreira a la cabeza.

Ninguna reclamación. Cero quejas. Y por fin un acuerdo con fecha de caducidad: concluir la depuración de las corporaciones policiales en enero de 2013.

Aun cuando faltan 13 meses para verificar si el compromiso no se quedó en el papel, resulta significativo que los priistas hayan pasado del grito al “muchas gracias, Presidente”.

Es cierto, el doble lenguaje ha persistido en la actual administración: mientras los gobernadores lisonjean, los dirigentes del PRI impugnan.

Sin embargo, si observamos cómo se fue diluyendo la reacción del candidato presidencial tricolor Enrique Peña Nieto, quien equiparó la alerta de Los Pinos con una deliberada intención de polarizar el proceso electoral, el comportamiento de los gobernadores priistas este viernes en Palacio Nacional pareciera una señal de que rectificaron en la idea de centrar sus críticas en Calderón.

El Presidente logró en menos de dos semanas alinear a los actores de poder en torno al discurso de ahí viene el lobo. El peligro de la infiltración del narco en las campañas existe, secundó el gobernante capitalino Marcelo Ebrard. Y los cuestionamientos de los priistas fueron desplazados por aclaraciones en torno a los yerros de su abanderado.

Por ahora, las supuestas diferencias en torno a la estrategia de seguridad se dan sobre cuándo las Fuerzas Armadas regresarían a los cuarteles.

Pero todavía es muy pronto para descartar la posibilidad de que Peña Nieto o Andrés Manuel López Obrador tendrán como oferta de gobierno un viraje en esa materia.

Lo cierto es que Calderón no quiere ese deslinde. Y ocupa mucha energía en evitarlo.

Así que quien sea el ganador de la contienda interna blanquiazul, Santiago Creel, Ernesto Cordero o Josefina Vázquez Mota, el Presidente cuidará que nadie marque su raya con la agenda calderonista.

¿Pero es posible impedir el deslinde? La historia de la sucesión presidencial mexicana señala que se trata de un acto de poder que confirma y consolida al que llega.

El punto es cuándo y cómo se puede o se debe o, peor, se necesita, poner distancia con el Presidente. Un dilema que, en el caso del PAN, el futuro candidat@ resolverá en función a las descalificaciones de sus opositores, y en la medida en qué tanto le deba su postulación a Los Pinos.

Mientras tanto, resulta interesante desempolvar lo sucedido hace seis años y observar cómo actuó Calderón frente al presidente Vicente Fox que tenía en Creel a su delfín.

Aunque ya en campaña hubo comentarios referidos a la posibilidad de investigar a los hijos de Marta Sahagún, y no existió nunca cercanía afectiva con su antecesor, el recuento de aquellos días demuestra que en los hechos Calderón exige lo que dio.

En todo caso, lo que hubo fue distancia personal que relegó al ex presidente, cuyos cuestionamientos a la estrategia de seguridad, hicieron que el mandatario incluyera al sexenio anterior como parte del pasado negligente que dejó crecer al crimen organizado.

Pero en su precampaña, Calderón incluso le arrebató a Creel la defensa del gobernante de los chascarrillos.

En plena disputa del aval de los panistas, concluida la primera ronda de votación, el ex secretario de Energía que renunció al gabinete al día siguiente de que Fox se mostró molesto por su destape, aprovechó una declaración de Creel sobre la inseguridad y el desempleo para criticarlo.

“No comparto una estrategia de deslinde y menos de confrontación con el presidente Vicente Fox, al contrario, yo como candidato, sé que la imagen del Presidente me va a ayudar a ganar la elección constitucional el 2 de julio de 2006”, confió Calderón en septiembre de 2005.

En esa misma etapa, señaló que Creel debía ser investigado por sus nexos políticos con la lideresa magisterial Elba Esther Gordillo, a punto de ser expulsada del PRI.

Pero a finales de 2005, el candidato blanquiazul cambió de parecer y comenzó a buscar a la antes cuestionada sindicalista. “Voy por los votos de los maestros”, confesó, una vez que se filtró información de su acercamiento con la profesora.

La prensa de aquellos días da cuenta de tres lecciones: sí es posible vencer al delfín, las malas compañías del adversario pueden convertirse en buenos aliados y la impugnación al Presidente no da votos.

Pero seis años después, sólo la idea del deslinde persiste. Calderón no quiere sanas ni medianas distancias del abanderado del PAN. Y acaso por ello, en Los Pinos las otras dos premisas se han invertido: quieren a Cordero en la boleta, Y para vencer con el delfín, los aliados del adversario son vistos como malas compañías.