diciembre 21, 2011

BlackBerry y los estragos de la competencia

Julio Serrano
Apuntes Financieros
Milenio

Cómo cambian las cosas. No hace mucho tiempo, BlackBerry era el líder indiscutible de los llamados smartphones. Hoy está luchando por sobrevivir. Estos son los estragos de la competencia, y en particular de la competencia tecnológica.

De dominar el mercado de teléfonos celulares inteligentes (smartphones) hace unos años, BlackBerry ha ido perdiendo terreno de manera significativa. Hace un año todavía tenía casi una cuarta parte del mercado estadounidense. Hoy sólo 9 por ciento. La situación financiera de Research in Motion (RIM), dueño de BlackBerry, se ha deteriorado de la mano de su competitividad. Su utilidad neta en el último trimestre cayó en más de 70 por ciento en comparación con igual trimestre del año anterior. Y el precio de la acción —quizá el punto de referencia más relevante sobre la salud financiera de una empresa—se desplomó casi 80 por ciento durante 2011.

¿Qué pasó? Una combinación de aciertos por parte de la competencia y errores de su parte. Como bien sabemos, Apple introdujo el iPhone, un excelente producto lleno de innovaciones tecnológicas, lo que le permitió ganar mercado. Los smartphones basados en Android, el sistema operativo de Google, resultaron sumamente populares gracias a la mezcla de calidad y precio.

RIM ha cometido errores que le han costado caro. Su tablet que introdujo hace unos meses para competir con el iPad fracasó. El lanzamiento de un nuevo sistema operativo para sustituir a su anticuado sistema actual se ha demorado y no estará listo hasta finales del próximo año. Su red, como hemos sido testigos los usuarios mexicanos, ha tenido una serie de fallas.

Claro está que BlackBerry no será ni la primera ni la última empresa de tecnología que sufre un cambio tan drástico en su posición competitiva y situación financiera. Tan sólo hay que hacer un recorrido por las compañías que han dominado el mercado celular para apreciar que los descalabros son la regla y no la excepción. Ahí está el caso de Motorola, quien en un inicio era el rey de los celulares. Después en distintos momentos dominaron empresas como Ericsson, Nokia y RIM.

Cada una de estas empresas se veía imbatible cuando estuvo arriba, e invariablemente tropezó. Ahora es Apple quien está en la cima. Los fanáticos de Apple seguramente tendrán miles de argumentos para afirmar que en esta ocasión será distinto; que la competencia no podrá desplazar a una empresa tan innovadora. Pero si la historia nos ha enseñado algo es que se equivocan. Así funciona el sistema darwiniano que rige el mundo corporativo, y en particular a las empresas tecnológicas.

No hay comentarios.: