diciembre 15, 2011

Elecciones y redes sociales

Fernando Mejía Barquera
Milenio

Las elecciones de 2012 marcarán la consolidación de internet como espacio fundamental dentro de las campañas políticas en México. Por supuesto, la red es empleada desde hace al menos un lustro por políticos y aspirantes a cargos de elección, pero el fenómeno que estamos presenciando en cuanto al uso de las redes sociales en las campañas electorales es novedoso en nuestro país y suscita cada vez mayor interés.

Bonito y barato

¿Por qué políticos y candidatos, lo mismo que sus seguidores y detractores, se sienten atraídos por internet y especialmente por las redes sociales? Obviamente no es sólo por la posibilidad de llegar a una “audiencia potencial” que suma 40 millones de usuarios. También influyen las características del medio, muy diferentes a las de los medios tradicionales.

La radio, la tv y la prensa no son medios a los que cualquier persona pueda acceder como emisor y exponer en ellos lo que piensa, sin límites de espacio o tiempo. En internet el acceso es prácticamente ilimitado y barato o totalmente gratuito. Acceder a Twitter para decirle a @EPN que es inculto no cuesta nada, sólo hay que sujetarse a la regla de escribir 140 caracteres, pero se pueden enviar tantos tuits como se quiera. Tampoco cuesta —o cuesta una inversión mínima en material y tiempo— “producir” un video y subirlo a YouTube para insultar a López Obrador (o para alabarlo).

Igualmente es muy accesible crear un sitio de internet. Claro, si se quiere contar con un sitio profesional hay que pagar por el dominio, webmaster, mantenimiento y nutrir de contenidos el sitio, pero en todo caso es más barato que una televisora o una estación de radio, además de que no requiere concesión o permiso. Por supuesto, el acceso a la red por parte de una persona normal tiene un condicionante económico y otro cultural: hay que contar —y eso cuesta— con el medio técnico para ingresar a internet (computadora, smartphone, etcétera), y también una capacitación mínima para manejar ese equipo. Ambas cosas están todavía fuera del alcance de más de la mitad de los mexicanos.

Libertad sin límite

Internet da a los usuarios algo que los medios tradicionales, por sus características técnicas, no pueden ofrecer, aun en el supuesto de que la postura de concesionarios, directores o permisionarios fuera absolutamente democrática: la posibilidad de ser emisores gratuitamente y sin restricciones de espacio y de tiempo.

Desde esa perspectiva, el uso actual que se da a internet en el ámbito de la política constituye un avance. Significa una posibilidad de que ciudadanos intervengan en los procesos políticos y electorales, más allá de las formas de participación tradicionales: el voto secreto y directo, la asistencia a mítines o marchas, las cartas a los periódicos o las llamadas a estaciones de radio o tv.

Los tuits críticos, los mensajes en el muro del Facebook de algún político, o la posibilidad de subir videos a YouTube son formas de expresión política novedosas en México, que llaman la atención porque, ciertamente, muchos de quienes las practican no se distinguen por su “civilidad. A diferencia de los medios tradicionales que exigen identificarse a aquellos ciudadanos que solicitan un espacio de expresión, las redes sociales en internet no obligan a nadie a que lo haga. Internet no está “regulado” legal ni autorregulado éticamente, por eso se puede insultar y descalificar a quien sea, tras un nickname o un nombre falso. Quienes se identifican con su nombre en Twitter, por ejemplo, son personas a quienes les interesa “seguir” a otros y que esos otros sepan que tal persona los sigue, y quienes aspiran a tener un buen número de seguidores.

Futuro político

Hoy se registran en las redes sociales formas de expresión política individuales y colectivas, espontáneas y organizadas. Seguramente hay quienes de manera solitaria, sin identificarse o con su nombre por delante, cuestionan y critican, pero también quienes organizados con otras personas de la misma inclinación política —incluso coordinados por partidos o equipos de campaña— utilizan políticamente las redes para expresarse a favor o en contra de un candidato.

¿Existe en México dentro de los usuarios de internet la idea de que este medio es y será importante en la política? Según el “Estudio 2011 de Hábitos y Percepciones de los mexicanos sobre internet y diversas tecnologías asociadas”, realizado por el World Internet Project (http://www.wip.mx/), las respuestas de los internautas mexicanos a las siguientes preguntas demuestran que sí: 1) “Usando internet la gente podría decir al gobierno lo que debe hacer”: 51 por ciento, respondió que sí; 2) “Por medio de internet las autoridades comprenderían lo que la gente piensa”: respuesta afirmativa, 45 por ciento; 3) “Por medio de internet la gente tendría más poder político”, 26% consideró que sí; 4) “Por medio de internet la gente comprendería mejor la política”: 34 respondió afirmativamente.

No hay comentarios.: