marzo 07, 2011

Censura: la mano que mece la cuna

José Contreras
expedientepolitico@yahoo.com.mx
Expediente político
La Crónica de Hoy

Es posible que los abogados que lograron obtener de una jueza federal una suspensión provisional de la exhibición del documental Presunto Culpable sean sólo unos improvisados que buscan dinero y notoriedad.

Pero también es sumamente probable que no sea así y que haya algo más de fondo en la demanda de amparo a favor de Víctor Manuel Reyes Bravo.

El documental Presunto Culpable exhibe las fallas en el sistema de justicia del Distrito Federal y convierte en “villanos” a quienes participaron en el proceso penal que llevó a la cárcel en forma injusta a José Antonio Zúñiga.

El protagonista del documental fue detenido y llevado a proceso penal durante la gestión de Andrés Manuel López Obrador como jefe de Gobierno del Distrito Federal y de José Guadalupe Carrera Domínguez como presidente del Tribunal Superior de Justicia del DF.

Las diferentes instancias del Poder Judicial del DF y la Procuraduría General de Justicia capitalina siempre sostuvieron que José Antonio era responsable del delito de homicidio calificado, a pesar de que la única evidencia era el señalamiento de un testigo que durante el juicio no pudo sostener su imputación.

Fue hasta que llegó a la presidencia del TSJDF Édgar Elías Azar, que José Antonio Zúñiga obtuvo su libertad.

Nunca fue declarado inocente, pero quedó libre gracias a un criterio aplicado por la Quinta Sala del Tribunal, que encontró una “duda razonable” de su supuesta culpabilidad.

En la emisión de este fallo pesó mucho la influencia del magistrado Édgar Elías Azar, quien está plenamente convencido de la inocencia de José Antonio.

El actual presidente del TSJDF es un activo promotor del documental Presunto Culpable, el cual es constantemente exhibido a grupos de jueces capitalinos con la intención de hacer conciencia sobre las fallas y vicios del sistema de justicia del DF.

Luego, entonces, no es descabellado pensar que algunos de quienes formaron parte de la pasada administración del TSJDF y de la PGJDF estén interesados en interrumpir la exhibición de Presunto Culpable.

Se trata, desde luego, sólo de una hipótesis, pero sustentada en varios elementos de análisis.

Lo que sí es un hecho es que el involucramiento de Édgar Elías Azar en la liberación de Antonio y en la promoción del documental Presunto Culpable ha ocasionado molestias en algunos integrantes del Poder Judicial del DF y de la PGJDF.

Otro hecho es que los abogados que presentaron la demanda de amparo a favor de Víctor Manuel Reyes Bravo no buscan dinero y así lo han declarado ellos. Si el objetivo era el dinero, se hubieran ido por la vía civil.

Los abogados son expertos en demandas de amparo de tipo político y social. Pertenecen al movimiento ciudadano de apoyo al ex jefe de Gobierno del DF, Andrés Manuel López Obrador, en cuya administración fue detenido y consignado José Antonio Zúñiga.

Es evidente que alguien asesoró a Víctor Manuel con antelación, de tal manera que el mismo día en que se estrenó el documental fue presentada mediante los abogados la primera demanda de amparo, que le fue negada.

Cabría preguntar qué causa política o social buscan los abogados obradoristas con la demanda de amparo que busca interrumpir la exhibición de Presunto Culpable.

Una demanda que se ha convertido en carambola de varias bandas, pues le pega al actual presidente del TSJDF, le pega a la Secretaría de Gobernación, le pega al CIDE, que estudió el caso de Antonio, y le pega a los productores y exhibidores.

Ojalá lleguemos a saber de quién es la mano que mece la cuna en este escandaloso e inaceptable intento de censura.

OFF THE RECORD

**LUJAMBIO VA EN SERIO

El secretario de Educación Pública, Alonso Lujambio, va en serio en pos de la candidatura presidencial del PAN.

El pasado sábado se reunió con la militancia de Acción Nacional en Tlaxcala.

Sus declaraciones, al final del encuentro, no dejan lugar a dudas sobre sus intenciones: “Voy a decirlo con todas sus letras, sí quiero participar en el proceso interno por la Presidencia”.

Lujambio y el senador Santiago Creel son los dos únicos que hasta el momento han levantado abiertamente la mano.

Josefina Vázquez Mota quiere, pero no se atreve a confesarlo, y Ernesto Cordero ya se descartó.

**GRILLA MEXIQUENSE

El sábado también hubo movimiento en el PRI del Estado de México.

El presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso local, Ernesto Nemer, acudió a Tlalnepantla al informe de un diputado local.

Ernesto Nemer, quien aspira a la candidatura al gobierno del estado, fue bien recibido por los priistas de ese municipio.

Sólo que en el evento también estuvo el dirigente del PRI estatal, Ricardo Aguilar Castillo, quien también aspira.

Y… también fue bien recibido.

Así que….

**MÁS GÓBERS AL PRI

El pasado viernes adelantamos en este espacio que el ex gobernador de Veracruz Fidel Herrera sería uno de los colaboradores del nuevo dirigente nacional del PRI, Humberto Moreira.

Le atinamos. En breve se anunciará el cargo que ocupará Fidel.

Al parecer ya está amarrado también el gobernador de Quintana Roo Félix González Canto, y podría integrarse además el de Hidalgo Miguel Osorio Chong, cuando ambos dejen sus cargos.

El que se quiere apuntar es el ex gobernador de Oaxaca Ulises Ruiz, pero…

Entre monstruos

Denise Dresser
Reforma

"Alien" vs. "Depredador". Emilio Azcárraga vs. Carlos Slim. Televisa vs. Telmex/Telcel. Feudo vs. feudo. Monopolio de facto vs. monopolio de facto. Los otrora amigos y aliados convertidos en enemigos y adversarios. Diciendo que están a favor de la competencia cuando sólo la quieren en sectores donde no dominan. Argumentando que están a favor de los consumidores cuando en realidad sólo están buscando maneras de exprimirlos mejor. Exigiendo mejor regulación gubernamental pero aplicada exclusivamente a los demás. Peléandose -supuestamente- en aras de la convergencia tecnológica y la modernización cuando en realidad sólo buscan asegurar su pedazo del pastel. Mantener su porción desmedida del mercado y todos los beneficios económicos que conlleva. Apuntalar su posición hegemónica y todas las prácticas anticompetitivas que entraña. Dos monstruos engendrados por el propio Estado mexicano, que ahora nadie quiere o puede controlar.

Dos monstruos creados por la forma en la cual el gobierno mexicano le regaló el espectro a Televisa y protegió de la competencia a Telmex, desde su privatización. Dos monstruos concebidos por gobiernos cómplices o coludidos o débiles o doblegados. Dos anormalidades producto de prácticas abusivas que tanto jueces como reguladores han estado dispuestos a tolerar. Dos engendros ante los cuales la clase política -una y otra vez- se ha rendido. Ambos, dañinos para el país que asuelan, para los consumidores que expolian, para la competencia que coartan, para el crecimiento económico acelerado que inhiben. Ambos, acusándose de las peores prácticas en las que los dos conglomerados incurren. Ambos, un peligro para la seguridad nacional por el 6 por ciento del PIB que Carlos Slim representa y el chantaje a Los Pinos y al Poder Legislativo que Televisa lleva a cabo.

Telmex controlando el 80 por ciento de la telefonía fija, y Telcel el 76 por ciento de la telefonía celular, mientras insiste que el terreno de juego para la competencia es parejo. Telcel cobrando una tarifa de interconexión de 95 centavos de peso, muy arriba de lo propuesto por la Cofetel y 43.5 por ciento arriba del promedio de países miembros de la OCDE. Telmex pagando publicidad en los periódicos donde argumenta que "continuará reduciendo el precio de sus servicios", cuando sus usuarios saben que siguen siendo increíblemente caros. Televisa sacando leyes a modo y ganando licitaciones de manera cuestionable gracias a las facilidades que el gobierno le provee. Televisa montando operativos judiciales a conveniencia, violando la legislación electoral, vendiendo entrevistas en sus noticieros al político que las pague mejor. Veinticinco cableras cercanas a la televisora acusando a Telmex de bloquear la competencia sana y efectiva, cuando su aliado -Televisa- lo hace también. Ricardo Salinas Pliego declarando que "está harto del monopolio de Telcel", mientras ignora las prácticas irregulares y anticompetitivas que han caracterizado su propia trayectoria empresarial. Depredadores antes coludidos entre sí, ahora destazándose entre sí.

Y una batalla que debería estar enfocada en la innovación, en la mejor manera de competir, en la reducción de costos para pasárselos a los consumidores, se ha centrado en qué oligarca va a recibir una tajada más grande -y en condiciones más favorables- del mercado televisivo y de las telecomunicaciones, valuado en 35 mil millones de dólares. En qué conglomerado anticompetitivo va a seguir usando estrategias depredadoras con mayor éxito. En quién -Carlos Slim o Emilio Azcárraga o Ricardo Salinas Pliego- recibirá el mayor número de favores, el mayor número de concesiones de bienes públicos, la mayor anuencia de la autoridad. La lucha por las tarifas de interconexión o sobre si el señor Slim debe ingresar al mercado de la televisión por cable obscurece temas estructurales y fundamentales sobre las reglas que rigen el funcionamiento de la economía mexicana. Reglas que favorecen al depredador por encima del consumidor; reglas que fortalecen monstruos en vez de contenerlos; reglas que permiten la concentración indebida en lugar de fomentar la competencia indispensable.

Competencia que el gobierno ha evitado impulsar a fondo a pesar de su retórica favorable al respecto. Competencia que debe incluir medidas que a ninguno de los dos monstruos les gustan, como la licitación de nuevas cadenas de televisión, como reformas que obliguen el pago de sanciones multimillonarias por prácticas monopólicas, como tarifas de interconexión que reduzcan las altas tarifas que los ciudadanos de México no tienen más opción que pagar, como sanciones a quienes violen los términos de su concesión, incluyendo la posibilidad de revocarla. Cambios que autoridades titubeantes no han querido promover; modificaciones que un Poder Legislativo capturado se ha rehusado a apoyar; alternativas que jueces y tribunales se han dedicado a obstaculizar. Mientras eso no cambie, el pleito entre magnates sólo va a ilustrar el mensaje promocional de la película Alien vs. Depredador: "Gane quien gane... nosotros perdemos".

Partidos partidos

Gabriel Guerra Castellanos (@gguerrac)
Internacionalista
gguerra@gcya.net
El Universal

Para todos efectos prácticos, ya está en marcha el proceso que llevará a la elección del próximo presidente de México. Si bien el calendario marca al 2012 como el año decisivo, todo lo que ya sucede en el ámbito político está marcado por el inconfundible sello que nos caracteriza a los mexicanos: el del futurismo.

A veces me pregunto qué sería de nuestro país si todo el esfuerzo y empeño que nuestros personajes públicos ponen por adivinar o incidir en los destapes, lanzamientos, madruguetes y candidaturas lo pusieran verdaderamente en el futuro de México. Si en vez de dedicar esfuerzos a acomodarse o acomodar las cosas para caer en blandito pensaran un poco más en el buen uso de los recursos gubernamentales, en la eficiencia del aparato burocrático, en la creación de empleos, en mejorar la atención y cobertura de nuestros maltrechos sistemas de educación y de salud pública...

Pero ese es un sueño de opio. Para lo que son buenos es para pensar en SU futuro, en el de SU partido, de SU candidato, de SU grupo, de SUS amigos, siempre de cara a las siguientes elecciones.

En estos días leemos y escuchamos de uniones y divisiones, de alianzas y de rupturas, como si a la gente interesara realmente lo que acontece dentro de los partidos. Ocupados como están los ciudadanos con los asuntos de la vida real, dejan la grilla para los iluminados, que al contrario de Diógenes, que alumbraba el camino con su lámpara en busca de hombres de bien, los políticos se deslumbran con su mucha o poca luz propia.

Vamos a ver, por partes:

El PRI ha celebrado de manera por demás modesta y discreta su relevo en la dirigencia nacional, en un magno evento en la ciudad de Querétaro. Más allá de la fastuosidad de las formas (que el fondo aún no lo conocemos) la sucesión priísta anuncia un estilo diferente de cara a lo que vendrá. Más rijoso, dirán algunos, de confrontación verbal y retórica sin duda alguna, pragmático hasta donde haga falta. El doble reto del nuevo dirigente radicará en ganar elecciones y mantener la unidad del partido a la hora de seleccionar a su candidato a la presidencia. No será fácil para Humberto Moreira ni para su partido, pues lo que hasta ahora ha sido calma y concordia puede transformarse mañana en tormenta y fuga.

Quienes piensan que el regreso del PRI al poder augura una vuelta al pasado se equivocan, o simplifican. Si bien los estilos mostrados el viernes en Querétaro hablan de acarreo modernizado y de un discurso que sentaría igual de bien hoy que en los setentas o noventas, lo cierto es que el PRI no niega su esencia: un aparato electoral de gran eficacia, con una red de relaciones, pactos y compromisos que le ha permitido seguir siendo competitivo a nivel nacional (y por supuesto en los estados) a más de 10 años de haber perdido la presidencia. No observo una definición ideológica que garantice la unidad, ni que evite las defecciones en el futuro próximo. Y la disciplina priísta es absoluta hasta que deja de serlo. Quien lo dude pregúntele a Roberto Madrazo.

Por el lado del PAN asistimos a un capítulo más de la serie “Oposición en el Gobierno”, en la que el primer panista del país plantea algo tan sólo para que el presidente de su partido lo desdiga a las pocas horas. Más tardó Felipe Calderón en urgir a su partido en nominar a “los mejores”, sean o no militantes del partido, que Gustavo Madero en revirar que el próximo candidato del PAN “será (con un 99.99% de probabilidades) panista”. Es tan amplia la baraja del PAN que no asombra la declaración de su dirigente, pero falta por ver cómo reacciona la decena mágica ante la posibilidad de que un ciudadano sea el postulado.

Y si el PRI estará unido hasta que se divida y el PAN se opone a sí mismo, la izquierda está empeñada una vez más en desaprovechar su momento histórico. Ya lo hizo en el 2006 cuando despilfarró una amplia ventaja y después cuando alejó a muchos de sus simpatizantes con sus tácticas de corto plazo, y hoy se repite la historia con el añadido de que la pelea por el poder ha comenzado ya, desde antes de tenerlo siquiera cerca. La licencia temporal de AMLO y la reticencia de algunas de sus principales figuras a dirigir al PRD hacen temer lo peor para un partido que bajo cualquier otra circunstancia interna tendría todo para pelear la presidencia de un país con índices de pobreza y desigualdad vergonzosos.

Dicen que cada nación tiene a los partidos políticos que se merece. ¿Qué habremos hecho nosotros?

La sangre es resbalosa

Luis González de Alba
La Calle
Milenio

Nadie ha dicho que la solución a la violencia causada por el narcotráfico sea permitir a agentes de Estados Unidos portar armas en México. Pero no veo por qué prohibirlo: dos países con 3 mil 500 kilómetros de frontera y un problema común deben trabajar en conjunto para abatir la delincuencia, y emplear todas las armas: las leyes y las pistolas. ¡Es que la soberanía! No veo en qué se empañe si todos los encargados de perseguir el delito, de uno y otro lado de la frontera, portan las armas que les son indispensables. Se concede muchísimo menos que con el Tratado McLane-Ocampo formulado por el presidente Juárez.

Lo ideal sería que tanto las cebollas como las personas cruzaran una tenue frontera, gente que viene a vacacionar o a vivir su jubilación, y gente que va a trabajar. Y policía, de uno y otro lado, con entrenamientos similares, leyes similares y pistolas similares.

Nada afecta más la soberanía nacional que los delincuentes cuando cobran cuotas al comercio como “protección” para que nada les pase, es un impuesto exigido por particulares y la falta de pago no se castiga, como en Hacienda, con multas o cárcel, sino con la vida o, al menos, el negocio destruido. En Colombia, los narco-guerrilleros se hicieron de territorios donde eran la única e inapelable ley. Nos estaba ocurriendo lo mismo, peor aún: nos sigue acechando ese peligro.

La “venta de protección” la conocíamos sólo por el cine de gángsters en Chicago de hace 80 años. Ya la tenemos en casa. Comienza por el “franelero” pobre que nos cuida el auto y sigue hasta los grandes capos del hampa. Recuerdo de mis días en La Jornada una carta en la que un personaje conocido relataba cómo no pagar protección del coche le había costado las cuatro llantas reventadas. “Se lo dije, jefecito. Hay mucho maleante”.

Pensamiento mágico

A donde uno mire, encuentra señales de pensamiento mágico. La escuela obligatoria no ha hecho su labor. 1. Mi empleada está asustada porque entre las macetas de la cochera se encontró un papel “que antes no estaba allí” y está lleno de tizne y arrugado. “Nos están haciendo brujería, señor”. “Repita mil veces: la brujería no existe, ni para bien ni para mal”. Voy por el papel a la basura. “¡No lo toque, señor!” Lo recojo: “Lea aquí entre el tizne, ¿qué dice?: tacos de chorizo, promoción y otras palabras ilegibles. Es un papel de propaganda que estuvo pegado por a’i y mire, tiene detrás una telaraña”.

2. Al rato llega la testigo de Jehová con la Atalaya que anuncia el proximísimo fin del mundo, anunciado en Mateo xx, yy, y la urgencia de salir a predicar La Palabra. “Aquí arriba está el versículo donde Jesús predice el fin del mundo”. Lo veo, está en griego bizantino, no tiene el alfabeto griego clásico, sino su variante del siglo X d.C. No puede ser Mateo. Y aunque fuera: “El mundo por supuesto se va a acabar, como usted y yo nos vamos a morir, el universo entero se va a acabar… ¡Uf!”

3. Leo que personas inteligentes, con educación muy superior a la media, lectoras, cultas, se quejan de que a Presunto Culpable ya le cayó la censura. Y olvidan que todo el proceso infame allí narrado tuvo lugar bajo gobiernos del PRD en el DF. A mí tampoco me gustó la medida, pero viene de que un afectado por el documental pide amparo de su vida privada. Una jueza consideró que el amparo tenía, al menos, elementos para ser admitido y decreta suspensión provisional en lo que se resuelve. Ciro Gómez Leyva afirma que el bufete, abogados “fulleros” los llama, preparó un buen amparo. Pero tiene que ser censura.

4. Se llama en diversos medios y tonos “los muertos de Calderón” a los 30 mil acribillados, decapitados y colgados que ha cobrado el narcotráfico. Es una infamia, pero muchos resbalan en ella. Y hay quienes lo sueltan con la indignación de madres del Güero Palma o del Chapo Guzmán. Lamentan la muerte, metralleta en mano, de quienes se disputan las vías de paso de la droga hacia el mayor consumidor mundial, Estados Unidos, y las vías de ingreso de armas que al mayor productor mundial, Estados Unidos, no parecen preocuparle.

Nuestras fuerzas armadas y policías han puesto 2 mil muertos. La población civil también: bombas en Morelia, acciones confusas que dejan muertes en retenes, estudiantes acribillados por error y con vano intento de encubrir el hecho. Le matan a EU un agente de origen mexicano en suelo mexicano y acto seguido hace allá 400 detenidos. Nadie logra una redada así y en tan poco tiempo si no tiene antes los datos: quiénes, dónde, qué.

Sida e ideología aliados contra el amor: El sol de la tarde, (Quimera).