junio 07, 2011

¿Comulgarás con Chávez o con Lula?

Fran Ruiz
fran@cronica.com.mx
La aldea global
La Crónica de Hoy

Las elecciones más reñidas de la historia en Perú acabaron con una victoria por la mínima de Ollanta Humala, el primer candidato auténticamente de izquierdas que ha sido elegido presidente por los peruanos (aunque no el primero, porque Lima tiene también desde este año su primer gobierno de izquierdas, de la mano de la alcaldesa Susana Villarán).

La victoria de Humala se explica, primero que todo, por el miedo real al regreso del fujimorismo y su régimen autoritario, plagado de escándalos como el de las esterilizaciones forzosas de mujeres indígenas, los innumerables casos de tortura —hasta Susana Higuchi, ex esposa de Alberto Fujimori, fue torturada por haberse atrevido a denunciar los abusos del gobierno de su marido— y, desde luego, por los casos probados de matanzas. No fue suficiente para Keiko Fujimori vender al votante el “injusto” encarcelamiento de su padre por unos crímenes que ella niega o que, en todo caso, fueron consecuencia de su “guerra a muerte” contra el terrorismo de Sendero Luminoso. No fue suficiente, tampoco, vender al votante de las clases populares la idea de que vivían mejor con su padre porque él, como repetía Keiko en campaña, “era el presidente de los pobres” (¿de quién me suena este lema?).

En segundo lugar, la victoria de Humala es fruto de su arrepentimiento por haber comulgado en la anterior elección con el chavismo. Sea cierto o no, le ha servido para convencer a más indecisos que Keiko.

A quien no acaba de convencer Humala es al mercado financiero. La Bolsa de Lima sufrió ayer la mayor caída de su historia. Pero la propia Keiko, en un gesto que la ennoblece, reconoció rápidamente la victoria del adversario y pidió que no cunda el pánico.

Una vez exorcizado Perú del fantasma del fujimorismo, le toca a Humala honrar su compromiso de que no va a ser un discípulo más de Chávez, como Daniel Ortega, que engañó a los nicaragüenses con una campaña moderada y luego resultó ser un autoritario como en su día lo fue Somoza. Si en campaña prometió que su modelo a seguir era Lula, que cumpla y si no que el pueblo lo juzgue.

Una declaración libertaria sobre internet

Javier Corral Jurado (@Javier_Corral)
Diputado Federal del PAN
El Universal

Invitado por la Universidad del Mayab en Mérida, en febrero pasado tuve con los estudiantes de Comunicación un diálogo esperanzador sobre el tema del poder y las redes sociales. El encuentro se puede ver en mi canal de YouTube.

La inquietud fundamental era si se debían o no regular las redes sociales en internet. Mi respuesta fue un contundente no. Las redes sociales son muchas veces la única opción de comunicación que tienen los movimientos sociales frente a la concentración de la televisión y el control informativo, un contexto en el que se tiene hundida a la población mexicana gracias a la cobardía de algunos políticos que no se han atrevido a modernizar la legislación de telecomunicaciones por miedo a ser borrados de la pantalla.

Es cierto que los delincuentes han aprovechado las redes sociales para cometer sus bestialidades, pero una cosa es regular las redes sociales y otra muy distinta sería hablar de proteger a los usuarios, lo cual, en parte, ya ha hecho la Ley Federal de Protección de Datos Personales que aprobó el Congreso en esta legislatura a propuesta de la Comisión de Gobernación.

Traigo a propósito este tema porque en esta semana se produjo una Declaración Conjunta muy importante sobre la libertad en internet por parte de los relatores especiales de libertad de expresión de las Américas, Europa, África y las Naciones Unidas, que se puede encontrar íntegra en mi página de internet: www.javiercorral.org.

En la Declaración Conjunta, los cuatro relatores sostienen que los Estados tienen la obligación de promover el acceso universal a internet, y no pueden justificar bajo ninguna razón la interrupción de ese servicio a la población, ni siquiera por razones de orden público o seguridad nacional. Acciones como el bloqueo de sitios web constituyen un acto extremo que sólo podría ser justificado conforme a estándares internacionales, como proteger del abuso sexual a menores de edad.

Los intermediarios de servicios de internet, dice el documento, sólo serán responsables cuando omiten la exclusión de un contenido, en cumplimiento de una orden judicial legítima, así como se les debe exigir ser transparentes acerca de las prácticas en la gestión de la información, y no aplicar ningún tipo de discriminación en su tratamiento. Finalmente, los relatores recomiendan a los Estados adoptar planes de acción detallados para garantizar el acceso universal a internet, especialmente para los sectores excluidos como las personas pobres, con discapacidad o que habitan en zonas rurales alejadas.

Soy un convencido de que la prioridad del gobierno y legisladores, reitero, no sería regular las redes, sino incentivar que más población en México pueda tener acceso a estos instrumentos. Si ya está claro que el gobierno federal no abrirá nuevas opciones en televisión de paga al negarle a Telmex la modificación de su título de concesión para poder entrar a ese mercado —en abierta protección de Televisa—, pues por lo menos que democraticemos al final del periodo el acceso a internet.

Hoy se convierte en una preocupación real el acceso a internet de los ciudadanos, de acuerdo con un estudio de Octavio Islas de 2009-2010: en México, sólo 24.6% de las personas tienen acceso a internet, 5.6% inferior al promedio regional y 0.1% menor al promedio mundial.

Esto nos permite reflexionar en torno a la necesidad de poner en marcha una verdadera política pública de disminución de la brecha digital. Uno de los proyectos más estructurados y sólidos desde varios puntos de vista, técnico, jurídico y económico, lo formuló el hoy ex comisionado de la Cofetel, doctor Rafael del Villar, denominado Necesidad de despliegue de una nueva red de banda ancha en México.

Este proyecto propone, para acelerar el desarrollo y penetración de la banda ancha, en particular en poblaciones de entre 500 y 30 mil habitantes, y lograr un balance competitivo en el sector de telecomunicaciones, “otorgar a un consorcio privado una concesión en la banda 2.5 GHz con obligaciones de cobertura específicas a cambio de facilitar el espectro y otros recursos del Estado (infraestructura CFE, derechos de vía, fibra óptica, con participación accionaria de gobierno)”.

El proyecto menciona que tanto WIMAX como LTE permiten la posibilidad de desplegar una red de alcance de cobertura nacional en tres años del 89% de la población en el país, esto es, 95 millones de habitantes, de los cuales 21 millones habitan en zonas rurales.

El acceso a banda ancha otorga a la población la posibilidad de utilizar servicios de salud y educación, entre otros, a menor costo que el actual. La penetración de banda ancha incide directamente en el crecimiento del PIB: un nuevo consorcio concesionario es un incentivo que generará competencia y mejora en los servicios de forma inmediata. Insisto, si ya se decidió que el servicio de televisión en México siga siendo tan pobre y tan corto, pues por lo menos que el internet se haga ancho.

Contra el dogma

Eduardo R. Huchim
omnia08@gmail.com
Reforma

Hace algunos años, durante un foro en el Senado de la República, planteé la conveniencia de estudiar la legalización de la producción, transporte, comercio y consumo de las drogas hoy prohibidas, comenzando por la mariguana, como un medio eficaz para derrotar a los narcotraficantes.

La mayor parte de los asistentes al foro, organizado por el entonces senador David Jiménez, eran magistrados federales, algunos de los cuales son hoy ministros de la Corte y magistrados comiciales, y la concurrencia se completaba con legisladores y consejeros electorales. Aproximadamente seis de los presentes reaccionaron ante mi propuesta y su rechazo fue unánime. Al final del acto, uno de los concurrentes, de prestigio notable, me comentó con sinceridad que agradecí: "Tiene usted razón, pero no me atrevo a expresarlo públicamente".

Era entendible esa actitud porque prevalece en México y otros países un dogma según el cual la represión es la única forma de evitar que los estupefacientes estén al alcance de la población. Un ejemplo de los efectos de ese dogma es el caso de Gustavo de Greiff, ex fiscal general de Colombia que fue perseguido y calificado como amigo de los narcos, cuando en los noventa propuso esa legalización.

Varios de los argumentos que sustentaron la posición de De Greiff figuran ahora en el reciente Informe de la Comisión Global sobre Políticas de Drogas (http://www.globalcommissionondrugs.org/Report), un sólido y razonado documento que comienza planteando lo que algunos hemos sostenido desde tiempo atrás: "La guerra global a las drogas ha fracasado, con consecuencias devastadoras para individuos y sociedades alrededor del mundo... Los inmensos recursos destinados a la criminalización y a medidas represivas... han fracasado en reducir eficazmente la oferta o el consumo".

Esta afirmación se sustenta en las propias estimaciones de la ONU sobre el consumo de drogas, que va a la alza: en 1998 el uso de opiáceos se calculaba en 12.9 millones de toneladas y en 2008 fue de 17.35 millones (34.5% más); las cifras de cocaína son de 13.4 y 17 millones, respectivamente (27% más), y las de cannabis de 147.4 y 160 millones (8.5% más).

La Comisión Global ha amplificado los trabajos de la Comisión Latinoamericana sobre Drogas y Democracia, encabezada por los ex presidentes Cardoso, Gaviria y Zedillo, y entre sus integrantes figuran personajes de relevancia internacional como Kofi Annan, George Papandreou, George P. Shultz, Carlos Fuentes y Mario Vargas Llosa.

El Informe de la Comisión Global, que exhorta a los gobiernos a "experimentar con modelos de regulación legal de las drogas a fin de socavar el poder del crimen organizado", ofrece estudios de los casos de Suiza, Reino Unido, Países Bajos, Portugal y Australia, que han instrumentado políticas basadas más en un enfoque de salud que en uno delincuencial, y prueban -contra lo que sostiene el dogma- que la "descriminalización", así sea incipiente, no genera aumentos significativos del uso de drogas. Un ejemplo: en Zurich, los nuevos adictos a la heroína fueron 850 en 1990, pero sólo 150 en 2005.

Se incluyen también gráficas que evidencian la necesidad de revisar la clasificación de las drogas, pues la actual resulta desfasada, como lo acreditan estudios de los últimos años a cargo de científicos independientes que llegaron a la conclusión de que el cannabis, el LSD y el éxtasis (todos clasificados como muy peligrosos por la ONU) representan menos riesgos para la salud que el alcohol y el tabaco. Por supuesto, no se trata de estimular el uso de drogas -la legalización debe incluir una intensa campaña de prevención-, pero sí de buscar nuevas vías ante el fracaso del esquema represivo.

El informe de la Comisión Global exige análisis serenos y desprejuiciados y no reacciones precipitadas como las del gobierno mexicano por conducto de Alejandro Poiré. No se pretende que la sola despenalización y regulación de las drogas vaya a resolver todos los problemas del crimen organizado. Tampoco sería prudente establecerlas de la noche a la mañana, sino como colofón de una serie de acciones y programas que deben tener como punto de partida un real combate anticorrupción a todo nivel y sin blindaje para nadie. Pero, insisto, el asunto debe discutirse con seriedad y, sobre todo, sin dogmas de ninguna índole.

Omnia

Si Fox postulaba un gobierno de empresarios y para empresarios, su sucesor lo ha superado. Vía SCT y similares, intenta un gobierno de una empresa para una sola empresa.

¿“Home Rhon” al PRI?

Yuriria Sierra (@YuririaSierra)
Nudo Gordiano
Excélsior

La detención de Hank es, para muchos, un golpe necesario tras los anteriores episodios en los que ha salido triunfante.

Ayer ampliaban el plazo para definir la situación jurídica de Jorge Hank Rhon a 96 horas. El ex candidato a gobernador de Baja California y ex alcalde de Tijuana fue detenido el fin de semana a pesar del asombro que mostró (y que seguramente pensaba él —quien ya se las sabe en este tipo de detenciones— que sería un gran argumento), ante las armas de uso exclusivo del Ejército encontradas en su casa, razón de su detención. Aunque ha sido, siempre, personaje polémico, desde que ocupaba el palacio municipal de la ciudad fronteriza y ni se diga cuando estaba en campaña electoral buscando la gubernatura con todo y su chaleco de pene de burro.

Y de inmediato las curiosidades (si así se les puede llamar) políticas, empresariales, sociales y, sí, su archivo presuntamente (nomás porque las libró todas) delincuencial. Y es que, para empezar, Jorge Hank Rhon es hijo ni más ni menos que de Carlos Hank González, fundador del, ¿glorioso?, Grupo Atlacomulco, donde se han decidido y armado tantas estrategias políticas en el Estado de México, siempre botín previo a la elección presidencial y, en esta época, vaya que funciona como entretenimiento electoral.

La detención de Hank es, para muchos, un golpe necesario tras los anteriores episodios en que ha estado bajo investigación y de los que ha salido triunfante o, al menos, de los que ha logrado escabullirse, hasta cuando fue detenido en San Diego, por llevar, en la cajuela de su auto, nada más que un tigre blanco bebé, que sería llevado a su zoológico personal, así de “extravagante” (dicho de ese modo para ser respetuoso con sus gustos); todas, investigaciones principalmente por delitos asociados a la corrupción y al tráfico de influencia. Un buen inicio para ir limpiando todos los niveles de poder, dicen. Además, hablamos del ex alcalde de una ciudad que, por mucho, ha sido escenario de múltiples enfrentamientos entre autoridades y grupos criminales. De ahí la duda, totalmente genuina, de saber qué carajos hacían esas armas, nada sencillas, en casa de Hank. Aunque haya salido su esposa a dar conferencia de prensa para hacernos constar de la indignación y el asombro de él y toda su familia. Y, dicen, que esa podría ser la menor de las acusaciones.

Del otro lado está el ajedrez político. El gobierno federal ya dijo, por conducto de la procuradora, Marisela Morales, que no hay un plan de contraataque hacia el PRI, para detener a cuanto ex gobernador priista con espadas de sospechas pendiendo sobre su cabeza. Lo cierto es que no huele a otra cosa, sino a eso, pensando en el sospechosismo en su más pura expresión.

Y es que los priistas no meten las manos al fuego por él; hasta Enrique Peña Nieto pidió que las acciones jurídicas contra Hank Rhon lleguen a sus últimas consecuencias, eso sí, apegadas a derecho, todo con tal de salir lo menos raspados en el escándalo. Por ahí están también los panistas y los perredistas, que salieron a gritar, en medio de sus actividades proselitistas en territorio mexiquense, que el caso del hijo de Hank González no es más que una prueba de la corrupción que impera en los gobiernos priistas, en home run, o querrán decir “home Rhon”, que esperan sea necesario para bajar del juego a su máximo contrincante en la elección mexiquense y, claro, para la del próximo año. O, de perdida, debilitarlo…

Steve Jobs sigue en la pelea

Román Revueltas Retes
revueltas@mac.com
Interludio
Milenio

El tiempo que he perdido desentrañando los misterios de mis computadoras ha sido apenas compensado por la supuesta productividad que me facilitan.

Yo nací en tiempos de la máquina de escribir, amables lectores, de manera que, a diferencia de las suaves pulsaciones de las que hace gala mi hija favorita cuando garrapatea los deberes escolares en su MacBook, mis torpes falanges aporrean el teclado sin misericordia alguna y con errores cada tres palabras. Es curioso que el uso que se le da al ordenador siga siendo esencialmente el mismo, escribir textos. Vaya subutilización del potencial de las máquinas. Por cierto, a propósito de teclear, el otro día, en una cena, hubo un momento en que la mitad de los comensales estaban completamente pasmados atendiendo sus malditos BlackBerry, leyendo esos mensajitos que, por lo visto, son tan urgentes y de naturaleza tan perentoria que ya nadie puede desocuparse de ellos. ¿No es mucho mejor hablar con la gente de carne y hueso que tienes enfrente? Pero, en fin, ese es otro tema.

De lo que va esta monserga es de la atención que exigen también los sistemas operativos, las “aplicaciones” para desfragmentar los discos duros, los procedimientos para respaldar los datos y codificar los mismos por razones de seguridad, el uso de la memoria virtual y, sobre todo, la indefensión en la que te encuentras cuando la computadora decide irse por la libre, o sea, actuar por sus pistolas. Ahora mismo, por ejemplo, mi Mac está “indexando” su propio contenido para que, llegado el momento, yo simplemente teclee una palabra en una casilla y la máquina encuentre todo aquello relacionado con el término. Pues bien, es la segunda vez, en menos de 4 horas, que se pone a realizar el inventario. ¿Por qué? Le pregunto y no me lo quiere decir. En cierta ocasión, no sé qué diablos hice con las “particiones” y perdí toda la información. Eso sí, el sistema de respaldo de Apple, la Time Machine, es maravilloso. Y ahí viene ya OS X Lion, el nuevo sistema operativo. Voy a perder todavía mucho más tiempo…