junio 27, 2011

Golazo!!





Reflexiones sobre el diálogo

Denise Maerker (@Denise_Maerker)
Atando Cabos
El Universal

El evento del jueves pasado no fue uno más en nuestra historia. Se equivocan quienes se desembarazan aprisa del esfuerzo de tener que pensar descalificándolo todo. Desde las antípodas ideológicas lo han festejado Enrique Krauze, que lo calificó como “uno de los actos más dramáticos y significativos” que ha presenciado y que nos recuerda que el sistema en el que nacimos “estaba construido en torno a la verdad oficial y al monólogo presidencial”, y Miguel Ángel Granados Chapa, que asegura que “algo cambió en la relación de gobernantes y gobernados” ese día porque “por primera vez en la historia estuvieron frente a frente, cara a cara, las víctimas y el poder”.

—¿De qué se sorprenden? —dicen algunos—, así debería ser siempre. Así nunca ha sido, valdría la pena recordarles.

Que sólo fueron palabras. La palabra nunca ha sido poca cosa porque sirve para construir la visión que tenemos del mundo y, por tanto, determina las acciones que emprendemos. Si cambiamos la definición de un problema cambiamos las acciones que suscita.

Que no se ganó nada. El evento es un triunfo en sí mismo y si logra sacar de la oscuridad a las víctimas e imponer una política de la memoria y la reparación del daño se habrá dado un paso de gigante.

Que el Presidente no se arrepintió públicamente. Tenía muchas razones para pedir perdón, no para asumir como propios los 40 mil muertos, pero sí por la criminalización de todas las víctimas, sí por los excesos y errores de las fuerzas federales, sí por los intentos de encubrir esos errores mintiéndonos y sí por la sordera y el rechazo de todo su gobierno frente a ese dolor que sienten o imaginan subversivo.

Que no aceptó cambiar de estrategia. Imposible e impensable que lo hubiera hecho. Él cree en lo que hace y nos lo dijo con vehemencia. No vio ni ve otro camino. Pero oyó lo que le dijo Javier Sicilia, una y otra vez, y el efecto de esas palabras es por lo pronto una incógnita. Una de las condiciones de entrar a un diálogo genuino es apostar a que las razones de uno son tan fuertes y fundadas que terminarán por modificar la posición del otro. Terminarán sí, mas no borrarán de tajo y de inicio lo que el otro piensa como si sus posiciones no estuvieran, como las nuestras, arraigadas en una experiencia y en una visión del mundo.

Que no se detendrán los muertos. Pedir lo imposible es lo propio del radical que busca el choque y no el cambio. El diálogo del jueves desafía a quienes se sienten cómodos en el enfrentamiento sin tregua de “los buenos” contra “los malos”. Disentir desde lo más profundo pero descubrir que al otro lo mueven intenciones loables es mucho más desafiante que imaginarlo intrínsecamente perverso. Dialogar no es traicionar ni transar y para mostrar un disenso de fondo no hace falta ni odiar ni recurrir a vociferaciones e insultos.

Que ganó Calderón. Sí porque nunca lo habíamos visto defender de forma tan personal y con tanta convicción las decisiones que ha tomado y que han marcado a su gobierno y al país. Heroicas o equivocadas, son decisiones en las que cree y de las que se hace totalmente responsable. Vimos también algo de él que ya se sabía: su decisión de rodearse de colaboradores de poca estatura, incapaces de elevarse sobre su posición burocrática y conectar emocional e intelectualmente con sus interlocutores. Estaban ahí para ayudarlo y fue él el que acabó ayudándolos a ellos.

Que el poder ya no es lo que era. Lo sabíamos, pero el Presidente con signos visibles de impotencia nos lo recordó: que se hacen cosas sin que se entere, que no basta con que él crea que alguien hizo algo para que lo encierren, que los gobernadores son virreyes que hacen o no hacen según su real gana.

No sólo ganó Calderón, ganó Sicilia, que ha transformado su dolor en un motor fuerte y generoso al servicio de muchos. Ganaron las víctimas que ahora serán escuchadas por el Congreso y el Poder Judicial. Ganó la democracia y, por todo eso, ganamos todos.

El enojo de los ayatolas

Francisco Garfias (@panchogarfias)
www.elarsenal.net
Arsenal
Excélsior

Javier Sicilia aprende rápido. Su liderazgo es de sumar, no de dividir.

Me gustó el diálogo en el Alcázar del Castillo de Chapultepec. La flexibilidad del formato. La intervención del presidente Calderón. La actitud abierta del poeta Javier Sicilia.

No me sorprende el rechazo de los fundamentalistas de siempre, los que no aportan más que odio y división, los que hablan de claudicación por el simple hecho de sentarse a dialogar con el contrario.

La foto de primera plana, que muestra al Presidente y al poeta abrazados como si fueran cuates, debe haberle provocado diarrea a más de uno.

A mí me devolvió la confianza en Javier Sicilia. Temía que lo hubiesen secuestrado los poseedores de la verdad. El poeta aprende rápido. Su liderazgo es de sumar, no de dividir.

Cosa de recordar que hay otros que han rehuido la foto durante todo el sexenio.

El disgusto de los radicales no ha pasado inadvertido. “Hay mucha gente de ese lado que está enojada porque el encuentro salió bien”, nos comentan en Los Pinos. Los radicales pueden quedarse con sus frustraciones, sus anatemas. La causa de las víctimas avanzó un paso. Aunque no les guste.

- Sicilia fue muy crítico con el gobernador de Morelos, Marco Adame. Pidió incluso al presidente Calderón que le pusiera fin a la protección de gobernadores de su partido.

El poeta asevero que en lugar de enfrentar los problemas, el mandatario de Morelos es omiso en su trabajo; especialmente en el “toque de queda” que sufrió Cuernavaca, a raíz de mensajes intimidatorios en internet. “Mandó a descansar a las instituciones”, aseveró.

Buscamos una reacción, vía SMS, del gobernador Adame.

Respondió que no deseaba polemizar sobre la actuación de las autoridades en esa ocasión. Pero aclaró que nadie mandó a descansar a las instituciones. “La historia es diferente. Lo lamento, pero es momento de ver hacia delante…”, se excusó.

Adame le tiene “enorme respeto” al dolor y a la causa de Sicilia. “Así lo hablé con él durante tres horas en Casa Morelos, el 2 de abril. Me quedo con su llamado a la reconciliación y al perdón por las victimas. Lo comparto”, nos dijo.

El tema no fue evadido en el Alcázar por Felipe Calderón. El Presidente le dio por su lado a Sicilia. “En ese caso concreto, de aquel fenómeno de internet en Cuernavaca, yo soy de usted, yo hubiera preferido ir, montar fuerza pública y decir: señores, aquí, ésta es nuestra ciudad y la defendemos.

“Hay otros que operan de distinta manera”.

- Manuel Espino asegura que ha tratado de suavizar las cosas con Felipe Calderón. Quiere hacer a un lado las “broncas personales” que ha tenido con el Presidente y sumarse a un esfuerzo nacional para controlar la violencia.

El ex jefe nacional del PAN nos cuenta que hace poco mandó una carta a Los Pinos, acompañada de una propuesta para combatir al crimen organizado: La Estrategia para la Paz Justa.

El documento, que recoge ideas de hombres y mujeres de más de 20 países, asume que enfrentar a los criminales no debe ser una decisión unilateral ni parcial. Mucho menos partidista. “El punto de partida es hacer una estrategia conjunta entre la sociedad y el Estado”, dice la propuesta.

Roberto Gil Zuarth, secretario particular del presidente Calderón, ya respondió la carta de Espino. Le informa que el documento fue turnado a la Secretaria de Gobernación para su análisis. Por lo menos le contestaron.

- Lo negativo es que el político duranguense fue expulsado del PAN por supuestas violaciones a los estatutos del partido. “Me acusan de abuso de la libertad de expresión”, asegura.

El duranguense recurrió al Tribunal Electoral para recuperar sus derechos como panista. Jura que los magistrados han recibido presiones desde Los Pinos para dejarlo fuera de su partido. El fallo saldrá en unos 15 días. Hay de dos sopas: o fallan a su favor, o regresan su caso al partido.

- El pasado 24 de mayo reprodujimos aquí un correo del periodista Jacobo Elnecavé, conductor del noticiario TV10 de Chiapas, colaborador de diversas estaciones de radio y de Foro Judío de México.

El mensaje daba cuenta de amenazas anónimas recibidas por el conductor, pero también de ofensas a su origen judío. “En vez de periodista, deberías de ser jabón”, decía uno de los mensajes recibidos en su domicilio particular.

Nos enteramos ayer que Elnecavé, quien atribuía las amenazas a simpatizantes del pasado gobierno de Chiapas, fue salvajemente agredido en una discoteca de Tuxtla Gutiérrez. Lo desfiguraron, le provocaron lesiones en la cabeza, casi lo matan. La procuraduría estatal inició la averiguación previa 223/CAJ4A/2011, por los delitos de homicidio en grado de tentativa, lesiones y amenazas, en contra del periodista.

- Moraleja de la semana (cortesía de Juan Pablo II): El diálogo, basado en sólidas leyes morales, facilita la solución de los conflictos y favorece el respeto de la vida.

Voluntad argumentativa

Jesús Silva-Herzog Márquez (@jshm00)
Reforma

La conquista del diálogo no es el acuerdo, sino el reconocimiento. Cada uno reconoce el derecho del otro a hablar. El diálogo exige atención, no acuerdo. De la conversación no nace necesariamente el entendimiento. El acuerdo es apenas una posibilidad del diálogo. Los dialogantes pueden salir del encuentro con las mismas ideas con las que llegaron. El prejuicio puede, incluso, reforzarse tras el cruce de las recriminaciones. Por eso hay que tener claro que el diálogo no es la mágica solución. Pero el intercambio de palabras -sobre todo cuando éstas resuenan en público- sí es capaz de transformar de forma importante el espacio político. Convertido en una especie de ceremonia constitutiva de la democracia, logra ser la mejor escenificación de la diversidad y de la razón. El diálogo es la muestra visible del pluralismo razonante. Reconocimiento de que hay distintas percepciones, distintos argumentos, distintas propuestas. El diálogo no es un torneo de fuerza, ni siquiera de esa fuerza simbólica que es el agregado de votos, sino, por el contrario, celebración de la idea y la razón, de la elocuencia y la sensibilidad.

El diálogo reciente en el Castillo de Chapultepec fue un evento insólito. Tras una marcha que fue recogiendo los testimonios más desgarradores del dolor mexicano, el presidente de la República se dispuso a escuchar los reclamos y se empeñó en convencer a sus oyentes. Sabía perfectamente que sus interlocutores no se reunían para elogiarlo. Sabía que los cuestionamientos que escucharía no serían marginales sino que iban al corazón de su gobierno. Sabiendo todo esto, acudió a la cita. Algo importante ha sucedido en México, cuando vemos al Presidente recibir el embate de críticas severas y llamados urgentes a cambiar la estrategia central de su gobierno. El fenómeno se explica, como han resaltado algunos, por el cambio de régimen. Hubo un régimen político que, en su peor momento, respondió con balas al llamado del diálogo. Éste escucha y habla. Pero la ceremonia del jueves no se entiende solamente por la transformación histórica del sistema político. Debe reconocerse el papel del Presidente, su experiencia y su talante para apreciar esta oxigenación de la vida pública a través del diálogo. Ni el antecesor de Calderón ni quien estuvo a punto de ocupar su puesto en 2006 hubieran podido encarar la quemante inconformidad, el reclamo rabioso o la exigencia serena y honda de pedir perdón.

No es ésta la primera vez que el Presidente ha estado dispuesto a encarar la rabia contra el Estado que él representa formalmente. No es la primera ocasión que el Presidente escucha de cerca la indignación. Se ha reunido con víctimas en Ciudad Juárez, con los padres de los niños muertos en la Guardería ABC, ha escuchado reclamos severísimos y testimonios sobrecogedores. Ha discutido con los conocedores que discrepan de su estrategia. No se ha encerado el oído. No se ha vendado los ojos. Tampoco ha pedido que los encuentros rasposos se oculten. Debemos reconocer que el presidente Calderón ve y oye. No es poco.

No digo que el Presidente dé muestras de flexibilidad. Pero sí de sensibilidad. Sigue siendo un Presidente con una idea fija y una convicción a prueba de fuego. Está convencido de que su estrategia ha sido la adecuada y que no hay que alterar el rumbo. El universo donde vive sigue siendo binario: su estrategia o la claudicación. Se dice dispuesto a revisar lo que no funciona aunque esté convencido de que no hay más ruta que la suya. Pero su tenacidad (llamémosla así) se fortifica en voluntad argumentativa. No se ha escudado en el discurso de autoridad: esto lo decidí yo porque soy Presidente y punto. La historia me dará la razón. En Calderón hay una determinación parlamentaria de ganar el argumento. No busca solamente conseguir el resultado deseado: ansía convencer. En muchos foros, con acentos y tonos distintos, ante auditorios diversos ha compartido su diagnóstico y ha defendido sus decisiones con argumentos. Ha sido didáctico y también se ha permitido la vehemencia. Siempre ha puesto la razón por delante. En todo ello encuentro una notable disposición a escuchar a sus críticos y una determinación de hacerse entender.

Coincido con lo que apuntó Ciro Gómez Leyva: el del jueves pasado es el mejor Calderón. No habló en Chapultepec el sectario al que cada día da más voz, no escuchamos al jefe de una camarilla en campaña y entregada al autoelogio. Oímos a un político razonante y perceptivo. Vimos el aplomo de un gobernante dispuesto a someterse a la más severa de las exigencias públicas y exponer con lucidez las razones de su gestión. Si sus argumentos no son del todo persuasivos, son sin duda atendibles. El Presidente reconoció las fallas de un Estado que no ha podido cuidar a su gente. Por eso, no por perseguir a los criminales, pidió perdón. Compartió también sus propias experiencias de dolor. Escuchó reclamos, denuncias y críticas. Dio su versión y pidió oído a sus razones. Los merece.

Y Hugo Chávez... ¿está vivo o muerto?

En las calles de Caracas, las especulaciones van desde una cirugía estética hasta una estrategia electoral

Reforma

Caracas, Venezuela (27 junio 2011).- La incertidumbre por la ausencia del Presidente Hugo Chávez agobia a Venezuela.

El Mandatario fue sometido a una intervención de urgencia por un absceso pélvico el 10 de junio en Cuba, según la versión oficial, pero, desde entonces, el hermetismo de las autoridades venezolanas y cubanas ha disparado una ola de rumores sobre la salud del gobernante, de 56 años.

En las calles de Caracas, las especulaciones se multiplican: algunos creen que Chávez, quien sigue en La Habana en un hospital no identificado, se recupera junto a su padre político, Fidel Castro. Otros consideran que se trata de una estrategia con miras a los comicios presidenciales de 2012. También hay quienes piensan que se sometió a una cirugía estética.

A las distintas versiones se sumó el diario El Nuevo Herald, con base en Florida, que, citando a fuentes de inteligencia de Estados Unidos, publicó el sábado que el Presidente venezolano estaba en situación crítica.

Asimismo, una de las columnas de opinión más leídas en Venezuela, Runrunes, de Nelson Bocaranda, publicada en el diario El Universal de este país, aseguraba ayer que el Presidente Chávez padece cáncer de próstata y que se le había empezado a aplicar un tratamiento de radiación y bloqueo hormonal.

"La incertidumbre sobre la salud de Chávez y las especulaciones gravísimas en torno al verdadero cuadro que le aqueja revelan faltas constitucionales muy severas del Gobierno y su deber de informar", dijo en un comunicado el diputado opositor Miguel Ángel Rodríguez.

Por su parte, el Alcalde Metropolitano de Caracas y aspirante a la presidencia en las próximas elecciones de 2012, Antonio Ledezma, consideró que el Gobierno de Venezuela se encuentra acéfalo por la ausencia de Chávez, quien desde el viernes sólo ha dado señales de vida por medio de mensajes en la red social Twitter.

"Un país no se puede manejar vía Twitter", afirmó Ledezma.
Inclusive en redes sociales, como Twitter, corrió la noticia, desmentida inmediatamente por el Gobierno, de que el Mandatario habría muerto en Cuba.

La madre de Chávez, Elena Frías, declaró a la televisión local: "Que el poder de Dios bendito me lo sane rápido y me lo traiga".

Por su parte, el líder de la Asamblea Nacional, Fernando Soto Rojas, dijo que el Presidente estará de vuelta el 5 de julio para una cumbre de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur).
"Chávez se está recuperando y lo tendremos aquí, Dios gracias, el 5 de julio", dijo.

"Anda la derecha nacional e internacional enloquecida, frotándose las manos (...) Incluso hablando de la muerte del Presidente", señaló por su parte el vicepresidente Elías Jaua, quien acusó a la Oposición de mostrar un carácter antidemocrático y fascista.

Algunas voces piden que ante la ausencia de Chávez sea Jaua quien asuma el mando temporalmente, como contempla la Constitución.

Analistas creen que la incertidumbre de los venezolanos es doble: por un lado la salud del Presidente y por otro, saber dónde está la cabeza visible del poder en este momento.

"En Venezuela, donde la política se ha personalizado tanto en la figura del Presidente, cualquier observador se pregunta quién está gobernando ahora", explicó Elsa Cardozo, doctora en Ciencias Políticas y profesora de Relaciones Internacionales de la Universidad Central de Venezuela.

"La Oposición también saldría de balance", advirtió por su parte Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano, un centro de análisis con base en Washington.

"Su lucha enfocada en Chávez los ha mantenido más unidos en los últimos años".

Y en Cuba, callan

La Habana.- Hay hermetismo absoluto en Cuba sobre la salud del Presidente venezolano Hugo Chávez. Es la política habitual en la Isla, igual que ocurrió con Fidel Castro cuando enfermó hace cinco años y su estado fue considerado "secreto de Estado".

Desde que Chávez fue operado de urgencia en La Habana, el 10 de junio, según la versión oficial debido a un absceso pélvico provocado por causas desconocidas, poco más se ha dicho sobre su salud.

Nada sobre la evolución de Chávez, ni sobre el origen de la dolencia o su gravedad. Ni siquiera sobre el lugar donde convalece, aunque se rumora que es la misma instalación donde Castro fue atendido.

Sólo el diario oficial Granma publicó el 18 de junio unas fotografías del Mandatario venezolano con Fidel y Raúl Castro, cuando ambos fueron a visitarlo al hospital donde permanece.

"(Chávez) se recupera satisfactoriamente, cumple las indicaciones médicas y se mantiene en estrecha coordinación con el vicepresidente y otros Ministros venezolanos al tanto de los principales asuntos de su país", publicó el periódico.

Además de esto, los medios cubanos lo único que han hecho ocasionalmente ha sido reproducir declaraciones de algunos miembros del Gobierno venezolano desde Caracas. Nada más.

La burla de Encinas

Luis González de Alba
La Calle
Milenio

Vi unos 30 segundos del debate entre candidatos del Estado de México. Alejandro Encinas explicaba que no habían tenido alianza con el PAN porque eran como el agua y el aceite. ¿Es burla, Alejandro? ¿Nos crees estúpidos? Cuando están de por medio los principios ni siquiera llega a mencionarse una alianza, no se negocia, es impensable. Y en el Estado de México se habría dado de no mediar el dinamitero López Obrador, a quien conviene impulsar a Peña Nieto para el 2012 porque está convencido de ganarle con facilidad, pues de que va, va.

¿Y Oaxaca y Puebla? PRD y PAN fueron juntos y ganaron… con un candidato salido del PRI. En Durango van juntos con candidato también salido del PRI, José Rosas Aispuro; en Nayarit, la alianza se ha hecho y deshecho porque no son agua y aceite, Guadalupe Acosta Naranjo, del PRD, insiste en una alianza “de facto” con el PAN… que lleva de candidata a Martha Elena García, diputada federal ¡del PRD! En Hidalgo van a las municipales. ¿Agua y aceite? Más bien aceite y vinagre: vinagreta.

En Coahuila negociaron ampliamente, así que no había diferencias ideológicas, sino de reparto del hueso. Son “agua y aceite” cuando te lo ordena tu patrón, López Obrador, a quien le conviene fortalecer a Peña Nieto en el Estado de México, por eso, no por principios, dinamitó la alianza que PAN y PRD habían tejido laboriosamente. Vemos los restos del Partido Comunista mangoneados por un priista de toda su vida, compositor del Himno al PRI y presidente del PRI-Tabasco, que no abandonó el PRI sino cuando no le dio chamba, tu Peje. ¿Por qué Oaxaca y Puebla sí, pero Estado de México no? Porque AMLO así lo quiere en su juego donde eres peón que mueve y sacrifica a su gusto. Y sacrificarte ya lo hizo.

Hemos visto gobernar al PRD. Ha repetido lo peor del PRI: han pasado lista a los viejitos becados con 700 pesos en los mítines de AMLO, han hecho obra milmillonaria sin concursar y ocultando sus costos, hemos visto a Encinas alquilando grandes carpas y excusados portátiles para el plantón Zócalo-Reforma, los hemos visto agujerear el concreto nuevo para plantar las carpas… que estuvieron vacías todo el tiempo. Los hemos visto impartir justicia haciéndole a un empresario extorsionado, Carlos Ahumada, lo que Díaz Ordaz y Echeverría no le hicieron a Encinas.

Han pasado tres largos años de la tragedia del New’s Divine, donde nueve adolescentes pobres perdieron la vida en un “operativo” policial del PRD que no tenía otra finalidad que llevarlos presos, sin delito alguno, y exigir a los padres un rescate. Las órdenes contradictorias de la policía dejaron también tres policías muertos, por asfixia, en las escaleras a donde eran empujados los jóvenes desde abajo e impedidos de salir desde arriba porque no habían vuelto los camiones en que iban a llevarlos detenidos. El dueño del local perdió su patrimonio. No hay un solo responsable preso.

¿Y el bar Lobohombo, incendiado y con decenas de muertos? Participó en la campaña del PRD para hacer delegada a Dolores Padierna, como demostraron en su momento fotos y videos, por eso tenía sus papeles “en orden”… con puertas de emergencia cerradas con cadenas y personal que impidió la salida de los clientes porque no habían pagado la cuenta… ¿Cuántos empleados de la Delegación Cuauhtémoc están presos por certificar lo incertificable? Ni uno solo.

Y los tres jóvenes investigadores linchados en Tláhuac, DF, con dos de ellos quemados vivos ante las cámaras de tv que sí llegaron a donde la policía de Marcelo Ebrard no pudo llegar, y la delegada Fátima Nosequé, presente y que decidió huir taconeando “a levantar un acta” en vez de enfrentar, con la gente a su cargo, a la multitud azuzada por guerrilleros con el cuento de unos “robachicos”.

***

Hubo brindis por el cambio de nombre de Público-Milenio a Milenio Jalisco. Vinieron los directores del DF. Carlos Marín me llamó al verme, pero estaba él con el gobernador y respondí como AMLO, lo que diga mi dedito, y dije no. Cuando me acompañó a salir, le expliqué: “Querido Carlos… ¿Querías que Emilio se nos vomitara encima cuando yo tuviera que darle la mano?”, por aquello del asquito. Me aguanté las ganas porque le tengo gran afecto a Marín y lo hubiera hecho quedar mal.

***

“Una linda chica les contó a sus amigas: Por fin encontré un muchacho dulce, cariñoso, sensible, considerado y detallista. Desgraciadamente él ya tenía novio...” Catón (antes de la marcha del sábado).

De cómo los ricos lo vuelven a ser después de la Revolución, Olga (Planeta, 2010).