julio 13, 2011

El cáncer de Chávez

Rubén Aguilar (@RubenAguilar)
Consultor y profesor de la Universidad Iberoamericana
raguilar@eleconomista.com.mx
El Economista

Los cancerólogos independientes, a partir de la escasa información que se ha proporcionado, piensan que el cáncer de Hugo Chávez, presidente de Venezuela, es de colón y que va a necesitar de una serie de sesiones de quimioterapia en los próximos meses, pero no se pronuncian sobre su gravedad.

La enfermedad del Presidente es totalmente normal, ha provocado especulaciones sobre quién podría ser su sucesor en el caso de que el cáncer pudiera avanzar. Los estudiosos de la realidad venezolana coinciden en mencionar cinco nombres:
El de Adán Chávez, hermano mayor del Presidente, quien fue Embajador de Venezuela en Cuba y ahora se desempeña como gobernador del estado de Barinas, la tierra natal de los Chávez.

Está también el actual canciller de la República, Nicolás Maduro, junto a Rafael Ramírez, el ahora ministro de Energía, y Diosdado Cabello, que fue vicepresidente y gobernador de Miranda.

Se incluye por último a Henry Rangel Silva, jefe del Comando Estratégico Operacional de las Fuerzas Armadas, quien es el contacto directo de Chávez con las diversas fuerzas militares hoy tan importantes en el país.

En el mes que Chávez permaneció en Cuba, donde se le hicieron dos operaciones, al interior del gabinete de gobierno se abrió una tensa lucha bajo el agua, por la sucesión, de la que todos eran partícipes.

Las Fuerzas Armadas se vieron obligadas a declarar que daban su apoyo total al Mandatario y Adán Chávez, su hermano, pidió que todo mundo se pusiera quieto, porque el Presidente se mantenía en el cargo.

El regreso de Chávez al país pone, por el momento, fin a las especulaciones y a la lucha interna pero no resuelve de fondo las tensiones. No queda clara la gravedad del cáncer ni el tiempo que le llevará el tratamiento.

La enfermedad de Chávez pone en jaque al gobierno de Cuba. Después de la URSS, el gobierno de Venezuela ha sido el que más ha ayudado al proyecto de los hermanos Castro. Si el chavismo se debilita o incluso llega a perder el poder, quien más saldría perjudicado es el régimen cubano.

Los servicios de inteligencia de Cuba han contemplado la posibilidad de que a la muerte de Chávez, la cúpula del chavismo, incapaz de asimilar la desaparición del caudillo, se divida y sea derrotada en las lecciones. El poder de Chávez es personal y no ha creado un partido capaz de sustituirlo.

En ese escenario se abre la posibilidad de que el chavismo no ceda el poder. Los opositores han estado hablando, en los últimos días, con el chavismo menos radical y los altos mandos del Ejército, para advertirles que Venezuela no puede volverse una dictadura a la manera cubana, porque 80% de los venezolanos rechaza ese tipo de gobierno. Intentarlo terminaría en un baño de sangre. La enfermedad será un tema del cual se seguirá hablando.

¿Y qué pasó con Morena?

Leo Zuckermann (@leozuckermann)
Juegos de Poder
Excélsior

¿Y qué sucedió con esta estructura de movilización territorial el 3 de julio en el Estado de México? Al parecer, la organización lopezobradorista no funcionó.

Número de votos que sacó Yeidckol Polevnsky, candidata del PRD y el PT, en la elección de gobernador del Estado de México hace seis años: 918 mil 347. Número de votos que sacó Alejandro Encinas, candidato del PRD, el PT y Convergencia, en la misma elección este año: 966 mil 627. Incremento para la izquierda entre una elección y otra: 48 mil 280 votos. Sin embargo, debido a que este año hubo una votación total mayor, los partidos izquierdistas perdieron un poco de presencia en términos relativos en el Edomex: mientras que Polevnsky capturó 24% de la votación total en 2005, Encinas alcanzó 21% en 2011.

¿No se suponía que el movimiento que ha organizado López Obrador estos años iba a apoyar a Encinas en su intento por ganar la gubernatura? Ciertamente estaba difícil que pudieran vencer a la poderosa maquinaria priista del Estado de México. Pero se esperaba que, de ser cierto lo que viene presumiendo AMLO, el candidato de la izquierda recibiera muchos más votos que hace seis años.

Simple y sencillamente, no fue así.

En el perfil sobre AMLO que escribe Jorge Zepeda en el libro Los Suspirantes 2012, cuenta que el tabasqueño, después de perder la elección de 2006 y protestar el resultado, comenzó a formar en todo el país “una gran base social independiente de los partidos, pero con estructura orgánica y cohesión programática”. Este año bautizó a dicha organización con el nombre de Morena (Movimiento de Regeneración Nacional).

El objetivo es organizar una especie de pirámide igual a la que tienen algunas empresas de ventas directas como Avon o Amway. Pretenden afiliar a cinco millones de personas, llamados “protagonistas del cambio verdadero”. La idea es que cada una de estas personas lleve “a otras cuatro personas a las urnas, para un total de 20 millones de votantes”. Así piensan ganar las elecciones de 2012.

Para marzo de este año, “los organizadores aseguraban contar con casi un millón de los cinco requeridos y afirmaban que en la mayoría de las entidades el movimiento tiene más credencializados que el número de personas que milita en los partidos. Un programa sofisticado, llamado Sicapcv (Sistema Nacional de Protagonistas del Cambio Verdadero), permite ver en cualquier teléfono móvil las metas y el avance de la inscripción de esta enorme base de datos, persona por persona, municipio por municipio”.

Suena bien. Por lo menos en el papel. Pero yo me pregunto: ¿y qué pasó con esta estructura de movilización territorial el 3 de julio en el Estado de México? ¿Dónde quedó Morena? Los números no mienten: al parecer, la organización lopezobradorista no funcionó. Si hubiera funcionado, pues Encinas hubiera tenido muchos más votos absolutos y relativos que Polevnsky hace seis años. A menos, desde luego, que se argumente que, de no haber sido por Morena, la izquierda se hubiera desplomado aún más.

El tema es que quedó en entredicho la realidad y eficacia de Morena. ¿De verdad cuenta AMLO con un “ejército” de un millón de ciudadanos afiliados? ¿Llegará a la meta de cinco? ¿Movilizará cada una de estas personas a cuatro más para lograr 20 millones en las elecciones de 2012? ¿O todo esto es un faroleo más de López Obrador para presumir que él si tiene una amplia “base social”?

Cuando entrevisté a Zepeda, me dijo que lo de Morena va para largo. Que si no funciona en 2012, pues seguirán afiliando para llegar con más fuerza a 2018. AMLO mismo afirma “que es muy importante seguir trabajando paciente e intensamente en la organización de un movimiento amplio, plural, incluyente, donde participan militantes del PRD, PT y Convergencia, pero sobre todo muchos ciudadanos sin partido. Ellos han aceptado que sólo el pueblo puede salvar al pueblo, que sólo el pueblo organizado puede salvar a la nación”. Muy bien. Pero, por lo pronto, en el Estado de México, Morena demostró que todavía no tiene el músculo electoral suficiente para incrementar de manera considerable la votación por los candidatos de la izquierda.

Científicos bocones

Martín Bonfil Olivera (@martinbonfil65)
mbonfil@unam.mx
La ciencia por gusto
lacienciaporgusto.blogspot.com
Milenio

El personaje principal de la magnífica novela Solar (editorial Anagrama, 2011), de Ian McEwan, el físico y premio Nobel Michael Beard, comete el error de mencionar en una conferencia que es posible que haya diferencias en los cerebros de hombres y mujeres, y que esto podría explicar por qué hay tan pocas mujeres en la física.

El clamor que se desata amenaza con destruir su prestigio. Se convierte en blanco del desprecio general y es tildado de misógino, sexista, determinista genético y hasta nazi.

El episodio está evidentemente inspirado en el caso de Larry Summers, el economista y ex rector de la Universidad de Harvard que, en 2005, declaró que ciertas diferencias intrínsecas en las capacidades de hombres y mujeres para la ciencia podrían explicar por qué hay tan pocas mujeres en puestos científicos importantes. El escándalo resonó a nivel mundial, y lo obligó —junto con el rechazo previo a su forma de manejar la universidad— a renunciar al puesto a los pocos meses.

Y es que a veces, aunque las afirmaciones públicas de los científicos pudieran tener fundamento, o al menos ser discutibles, muchas veces harían mejor en mantenerlas en privado.

Hoy el caso se repite. Richard Dawkins, el reconocido etólogo, teórico de la evolución y espléndido divulgador científico, cometió el error de abrir su bocota y opinar en un foro de internet donde la bloguera racionalista Rebecca Watson se había quejado de haber sido acosada por un hombre en un elevador, ¡justo luego de dar una conferencia donde denunciaba el acoso de hombres hacia mujeres!

Dawkins tuvo el mal gusto de opinar públicamente que ser acosada “sólo con palabras” era poca cosa comparada con los maltratos que muchas mujeres sufren en países islámicos radicales. La respuesta de feministas y de la comunidad en general (quizá avivada por las posiciones drásticamente ateas de Dawkins) fue virulenta, y amenaza con hacer trizas su imagen pública.

El triste resultado es que la sociedad, otra vez, corre el riesgo de perder una voz que, cuando habla con sensatez, ha enriquecido la discusión pública al promover la cultura científica. ¿Por qué será que algunos científicos famosos no saben cuándo cerrar la boca?

El PRI, pichicato y cicatero

Pablo Hiriart (@phiriart)
phl@razon.com.mx
La Razón

El miedo del PRI a la reforma política es injustificable.

Porque hay muchas posibilidades de que lleguen a Los Pinos en diciembre del próximo año, en ese partido hay una tendencia a “no moverle”.

Sí, no moverle porque el actual esquema favorece las decisiones unipersonales y sin transparencia del Ejecutivo en áreas de control.

El Presidente decide a quién le da concesiones de televisión y a quién no, a quién le echa la PGR encima y a quién no.

La reforma política que impulsó Beltrones en el Senado blinda al país de tentaciones clientelares del actual gobierno y del que viene el próximo año.

En muchos casos la reforma se queda corta, pues no da autonomía a la PGR, aunque sí otorga autonomía a los órganos reguladores, como la Cofetel (Comisión Federal de Telecomunicaciones).

No puede seguir siendo que el gobierno en turno premie con un canal de televisión o una estación de radio al grupo de su simpatía.

Da risa oír argumentos como que tal o cual precandidato presidencial tiene en su bolsa a una televisora porque invierte en ella mucha publicidad.

El gobierno en turno es el que tiene la sartén por el mango porque si las televisoras se portan bien tiene la capacidad de inhibirles la competencia y si se portan mal les puede poner a un competidor de tonelaje.

La Cofetel cuenta con un grado de autonomía técnica, pero es el gobierno el que nombra a los comisionados y éstos han sido subordinados del secretario de Comunicaciones y Transportes.

¿Cuál autonomía? No hay tal. Ahí manda el Ejecutivo con toda la discrecionalidad del caso.

El PRI tiene que entender que ésta es su oportunidad para mostrarse renovado. ¿Cómo? Haciendo una reforma política para el país y no para un grupo.

Resulta bochornoso el argumento de algunos priistas de que las cosas deben seguir como están en los órganos reguladores porque los van a manejar ellos a partir de diciembre de 2012.

Las candidaturas independientes, que van en el paquete de reforma política que envió el Senado, tienen la virtud de abrir espacios institucionales al descontento hacia los partidos y representantes populares.

La animadversión que existe contra los políticos en general, debe tomarse con sensibilidad y no con la paranoia que asalta a algunos priistas en el Congreso.

El PRI debe asumir que hay un descontento real de buena parte de la población (las encuestas ponen a los políticos peor catalogados que los policías) y perder el miedo a despresurizar el sistema político con la apertura de espacios.

Ya lo hizo antes, ¿a qué le teme ahora?

La reelección es un tema discutible para quienes ocupen puestos ejecutivos (alcaldes, gobernadores, Presidente), pero irrelevante en el caso del Legislativo. ¿También le tienen miedo?

El PRI no ha sido magnánimo en la victoria del domingo tres. Tal vez porque no piensa serlo si gana en 2012.