agosto 22, 2011

La trampa de la encuesta

Adrian Trejo (@adriantrejo)
atrejo@callemexico.com
Calle Mexico

Entre la gente de Marcelo Ebrard Casaubón, la decisión del PRD de realizar una encuesta para definir al candidato presidencial del partido los dejó con más dudas que certezas.

Porque ya está visto que una encuesta se puede manipular desde la elaboración de las preguntas.

¿Qué pues se preguntará y a quienes? ¿Quién le gusta para candidato presidencial? ¿Quién cree que hizo mejor trabajo como jefe de Gobierno del DF? ¿Quién tiene las mejores propuestas para el país?

Es decir, que en la oficina de Ebrard saben que están a merced no del propio trabajo político del jefe de Gobierno o de sus propuestas, sino de la forma y el fondo de las preguntas que un grupo especializado realice para la famosa encuesta.

Como la que se realizó en el estado de México para reventar la alianza entre el PAN y el PRD, más que para conocer el sentir de los perredistas.

Como quiera, la encuesta ya está decidida y sólo falta por confirmar si el equipo de Ebrard puede acordar los dos debates que consideran necesario con Andrés Manuel López Obrador para tratar de remontar la desventaja que algunas encuestas le señalan.

La lucha estará, sin duda, entre la dirigencia nacional del PRD que simpatiza con el proyecto de Ebrard y los grupos rudos, como el de René Bejarano, que apuestan su resto a favor del tabasqueño.

Claro que Ebrard tiene posibilidades, pero…

Confirmado que Josefina Vázquez Mota dejará la coordinación de la bancada panista antes del inicio del periodo ordinario de sesiones, la pregunta si el secretario de Hacienda, Ernesto Cordero, hará lo propio antes del 8 de septiembre, fecha en la que la dependencia a su cargo debe entregar al Congreso el paquete económico para el 2008.

Y es que ayer la Secretaría de Hacienda envió un comunicado en el que advierte de los efectos en la economía nacional de la volatilidad internacional, lo que hace suponer que se han encendido los focos ámbar en el gobierno del presidente Felipe Calderón.

Porque, al menos que el relevo del secretario Cordero haya sido preparado y entrenado desde hace meses, se antoja complicado que el principal funcionario encargado de la economía del país abandone el barco nomás ve nubarrones de tormenta.

La crisis financiara en algunos estados se ha convertido también en una crisis de seguridad.

Y no porque los gobiernos no tengan dinero para invertir en la seguridad de sus gobernados; esa es una parte.

La otra es que se corre el riesgo que el dinero de la delincuencia organizada sustituya al estado en la procuración de bienes y servicios para la población, como ha ocurrido en varios municipios de estados norteños.

Dicho en castellano, que puede haber el riesgo de que sean los propios delincuentes los que pavimenten, alumbren, construyan, lo que les daría una base social en contra de la batalla librada desde el gobierno federal. Ojo, el riesgo existe.

El PAN avanza; le come peón al PRI

José Contreras (@pepecontreras_m)
expedientepolitico@yahoo.com.mx
Expediente político
La Crónica de Hoy

En esta partida de ajedrez político que se extenderá hasta julio del 2012, el PAN avanzó una casilla al comerle un peón al PRI.

La guerra entre el PAN y el PRI relacionada con la distribución y uso de los recursos pasó de las declaraciones y acusaciones mediáticas a la acción, cuando la Secretaría de Hacienda presentó una denuncia penal en contra del responsable de las finanzas del estado de Coahuila.

Según el operador electoral del PAN, Juan Molinar Horcasitas, la SHCP presentó el pasado viernes una denuncia penal en contra de quien resulte responsable de documentar incorrectamente un tramo de la deuda de Coahuila, de alrededor de tres mil millones de pesos.

La denuncia tiene dedicatoria para Javier Villarreal Hernández, quien hasta el pasado jueves era secretario ejecutivo del Sistema de Administración Tributaria del Estado de Coahuila (SATEC).

De acuerdo con la legislación local, recientemente reformada, Villarreal debería permanecer en el cargo hasta el año 2022, lo que le garantizaba que ningún gobernador de los que ejercieran el cargo en ese lapso podía removerlo.

Pero de manera sorpresiva, Villarreal renunció al cargo el pasado jueves, un día antes de que se hiciera público que la SHCP presentó una denuncia penal en su contra.

El gobierno de Coahuila no informó sobre las razones de la renuncia de Villarreal, quien no ha dado declaraciones a los medios y no está ubicable.

El PAN, a través de la Secretaría de Hacienda, se comió al peón Javier Villarreal, pero su objetivo en este juego de ajedrez es tirar al rey, Humberto Moreira.

La deuda del estado de Coahuila es el camino que el PAN y el gobierno federal eligieron para pegarle al dirigente nacional del PRI, en la víspera de que se discuta el Presupuesto de Egresos de la Federación para el 2012.

Esta ofensiva del PAN en contra de Moreira hará que el PRI endurezca su posición y con ello se complique la negociación del paquete económico para el próximo año.

Durante la reunión plenaria que los diputados federales del PRI realizaron el pasado fin de semana en Playa del Carmen, Humberto Moreira dio muestras de que la negociación del paquete no será nada sencilla.

Moreira dijo a los diputados, palabras más, palabras menos, que no tengan duda de que el Presupuesto de Egresos será discutido exclusivamente en la Cámara de Diputados, en ningún otro lugar.

El arma que usará el PRI para responder a la ofensiva del PAN es una iniciativa de reformas a la Ley de Coordinación Fiscal, para que los gobiernos estatales accedan a más recursos de la Federación a través de los excedentes petroleros y otras partidas extraordinarias.

Con esta reforma, el PRI intenta que se destinen 110 mil millones de pesos adicionales para los gobiernos de los estados, la mayor parte de los cuales iría a parar a las 19 administraciones estatales que encabeza el PRI.

La bancada del PRI en San Lázaro no puede por sí misma aprobar esta reforma, que representa su prioridad para el siguiente mes.

Con el partido que será su aliado en las elecciones del 2012, el PVEM, podría conformar una mayoría, pero en caso de que aprobaran la reforma, ésta tendría que pasar por el Senado, en donde estos partidos no hacen mayoría.

En la reforma a la Ley de Coordinación Fiscal y en la discusión de todo el paquete económico, el voto de calidad lo tendrá el PRD.

Ya se habla de una alianza legislativa PAN-PRD para sacar el paquete económico, misma que podría representar un ensayo de alianza electoral para el 2012.

OFF THE RECORD

**CAMINOS DE MICHOACÁN

El pasado sábado, el PAN demostró que va con todo por la gubernatura de Michoacán.

La candidata, Luisa María Calderón Hinojosa, fue arropada por la crema y nata del panismo durante su registro.

Cuatro presidenciables la acompañaron: Ernesto Cordero, Emilio González, Josefina Vázquez Mota y Santiago Creel.

También acudieron los dirigentes nacionales del PAN, Gustavo Madero, y del Panal, Luis Castro Obregón.

Y cinco gobernadores.

SÍ, van con todo.

**¿REGRESA ENCINAS?

El ex candidato del PRD al gobierno del Estado de México, Alejandro Encinas, afirmó que analiza regresar a la Cámara de Diputados.

No es que tenga la intención de explicar por fin por qué encubrió y escondió en su oficina al narcodiputado Julio César Godoy.

Lo que quiere es volver a ocupar su curul para no quedarse fuera de la jugada en plena sucesión presidencial.

Ah… eso sí, aún pensará detenidamente si regresa “como un diputado más”, o si vuelve a ocupar la coordinación de la bancada.

Falta que se lo permita Marcelo Ebrard, quien puso en ese cargo a su muchacho, Armando Ríos Pitter.

**MESA, MESA…

Lo advertimos: el PRI no soltará tan fácilmente la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados.

Los perredistas aseguran que le toca ocupar el cargo a uno de los suyos, pero los priistas no piensan lo mismo.

Se plantean varios escenarios, pero en todos ellos aparece el PRI en la presidencia por lo menos unos meses más.

Lo que es un hecho es que no repetirá Jorge Carlos Ramírez Marín.

La Mesa Directiva podría recaer en una priista de mayor nivel.

Tronaban como palomitas

Denise Maerker (@Denise_Maerker)
Atando Cabos
El Universal

Así describe Juan Carlos el sonido que alcanzó a escuchar mientras estaba con sus amigos, detrás de la portería norte del estadio TSM (Territorio Santos Modelo) viendo el partido entre Santos Laguna y Monarcas Morelia. Vio a la gente correr y una ráfaga lo sacó de la duda: no, no eran palomitas, sino auténticos balazos. Alguien entre el público gritó: “todos al suelo”, y él y sus amigos como pudieron se acomodaron entre las butacas. La incertidumbre y el miedo —me dice Juan Carlos— era porque “no sabíamos de dónde venían los disparos”. Como no todos cabían entre las butacas, él se quedó con la cabeza levantada buscando impaciente con la mirada el origen de la balacera. Un día después lo tiene claro: lo que lo estremeció fue pensar que un grupo de sicarios se hubiera metido al estadio con el objetivo de llevar a cabo una matanza, como las de los bares del año pasado ahí mismo en Torreón, recuerda. A Juan Carlos no se le quita de la cabeza la imagen de una niña sentadita que no dejaba de llorar. Luego vino el pánico y gente siguiendo el ejemplo de una joven pareja: saltaron al campo y empezaron a correr, algunos sin dirección, otros buscando el túnel hacia los vestidores y por el cual habían desaparecido los jugadores.

Recuperada la calma, todos quisieron hablar para tranquilizar a sus familias, pero fue imposible. Las líneas estaban saturadas.

Hoy sabemos que los sicarios no estaban dentro del estadio y que no buscaban entrar para matar a diestra y siniestra. La balacera se dio afuera cuando un convoy de tres camionetas se encontró en la esquina del estadio con una patrulla de municipales. En el estadio se vieron armas largas, pero las autoridades dicen que eran de guardaespaldas de políticos y empresarios que estaban en palcos.

Fue una casualidad que se diera la balacera ahí y a esa hora. Pero hasta ahí el elemento fortuito, porque en La Laguna todos, periodistas, políticos, policías y gobernantes, saben que en los últimos meses la violencia, los muertos y las balaceras se han incrementando de forma considerable. Son hechos aislados que no llaman la atención de la prensa nacional, pero cada día aparecen muertos en diferentes lugares. En junio pasado se rompió el récord de asesinados con 95, en julio fueron 73 y en lo que va del año ya se superó la cifra del total de asesinatos del año pasado.

“Esta fue una de tantas”, me dice un reportero de la zona. Aquí las balaceras son cosa de todos los días, la única novedad es que fue junto al estadio con 20 mil personas dentro y en evento que se transmitió a nivel nacional.

“Ahora sí que ni modo que no se den por enterados allá en el centro”, me dice con un dejo de amargura el directivo de un diario. “Quizá esto es lo que hacía falta para que también aquí manden a fuerzas federales y respondan a nuestros repetidos llamados de auxilio”. ¿Acaso las autoridades federales van a esperar a que maten a muchos o a que caiga un notable para reaccionar? Las llamadas de autoridades, empresarios y periodistas se acumulan en las oficinas de la Presidencia y de la Policía Federal. Lo que tienen que saber ya lo saben. Y los números son contundentes: La Laguna está en el top tres de los lugares más violentos del país, pero no se le da la misma atención y apoyo que a Monterrey, Ciudad Juárez o Acapulco. El alcalde Eduardo Olmos lleva años pidiendo ayuda federal.

Por lo pronto, la imagen de la gente aterrada guareciéndose entre las butacas de un estadio de futbol ya le dio la vuelta al mundo y conmovió a millones. Esperemos que mañana no salgan las autoridades a minimizarlo. En La Laguna se sienten dejados a su suerte, pero todavía se atreven a levantar la voz. Ojalá la autoridad no espere a que reine el silencio en la Comarca, como ocurrió en Tamaulipas, para intervenir.

El Penélope

Denise Dresser
Reforma

Marcelo Ebrard es el Penélope del PRD. Allí está, como la protagonista de la canción de Joan Manuel Serrat, con su portafolio de piel marrón y sus zapatos sin tacón y su traje de domingo. Sentado en un banco en el andén, esperando, esperando. Esperando que Andrés Manuel Obrador lo deje ser candidato presidencial. Esperando que AMLO defina las condiciones de la contienda interna con una encuesta abierta a la población y no sólo a los simpatizantes del PRD. Esperando que el PAN acepte una alianza que él querría encabezar. Pobre infeliz, cantaría Serrat, con su reloj infantil parado desde el momento en el que no quiso o no pudo enfrentar a López Obrador en torno a la posibilidad de una coalición PAN-PRD en el Estado de México. En ese momento se marchitó en su huerto hasta la última flor. En ese momento se fue su oportunidad.

Ebrard insiste en que no es así. Que no abandonará su intención de contender por la candidatura presidencial. Que no se baja del tren. Que debe haber una encuesta y dos debates entre él y López Obrador. Que debe haber un solo candidato de izquierda. El problema es que no hay un sauce en la calle Mayor para el Penélope del PRD. La división dentro de la izquierda lo sabotea; la falta de una base propia de apoyo lo debilita; la ambición presidencial de AMLO lo obliga a quedarse sentado en la estación. Ya Alberto Anaya, líder del PT, resumió lo que la facción lopezobradorista de la izquierda piensa sobre del destino de Ebrard: tendrá que esperar hasta el 2018.

Y a Ebrard no le ayudan los números, la popularidad avasalladora de AMLO dentro de las filas del perredismo o el haber adquirido en tiempos recientes una novia guapa para poder competir en los mismos términos que Enrique Peña Nieto. Dentro de los simpatizantes del PRD, 66 por ciento votaría por el tabasqueño y sólo 27 por ciento apoyaría al chilango. No le ayuda que el lanzamiento de su nuevo movimiento -Demócratas de Izquierda- haya sido opacado por la publicación de su relación con la ex embajadora hondureña por la revista Quién. El caminante de Macuspana paró el reloj de Marcelo Ebrard hace ya muchas tardes de primavera. AMLO presume tener coordinadores de Morena -su Movimiento de Regeneración Nacional- en 32 entidades del país, así como uno por cada 300 distritos electorales. Presume su músculo electoral dentro de la capital.

Mientras tanto, Ebrard menea el abanico y espera infructuosamente una oportunidad que no va a llegar jamás. Quizás lo sabe y su intención es seguir moviéndose para que AMLO se vea obligado a tomarlo en cuenta. Para que se vea presionado a promoverlo y darle una posición en el Senado. Para que acepte que un compañero del andén de Ebrard -ya sea Mario Delgado o Miguel Ángel Mancera- se quede al frente del Gobierno del Distrito Federal. Para que en la capital prevalezca la continuidad de Ebrard vs. el encumbramiento de la mancuerna de Dolores Padierna y René Bejarano. Ésas son la únicas opciones viables para Marcelo Ebrard en este momento. Ésas son las pocas flores que prevalecen en el huerto del Penélope del PRD.

Y es una lástima porque Marcelo Ebrard tiene razón en promover una izquierda incluyente y pacífica en vez de una izquierda excluyente y rijosa. Tiene razón -como lo ha señalado Agustín Basave- en priorizar la lógica electoral por encima de la lógica insurreccional. Para reconquistar los espacios que ha perdido en los últimos seis años, la izquierda debe apostarle al realismo por encima del heroísmo, a las urnas llenas por encima de las plazas repletas, a los esperanzados por encima de los enojados, a los ciudadanos clasemedieros que quieren construir el país por encima de quienes buscan polarizarlo. Ebrard tiene el perfil para hacerlo; tiene la experiencia para lograrlo; tiene la visión para sacar a la izquierda de la radicalización autodestructiva y empujarla hacia la moderación indispensable.

Pero eso jamás ocurrirá mientras AMLO siga definiendo el horario del tren y las paradas que hace. Mientras Andrés Manuel López Obrador mantenga los ojos llenitos de ayer. Mientras mantenga al Penélope del perredismo paralizado en la banca, esperando, esperando. Mientras siga controlando la estación y lo que ocurre en ella. Y de poco habrá servido que Ebrard haya contribuido a la modernización de la izquierda en el Distrito Federal al fomentar las libertades individuales, al apoyar los derechos de las mujeres y los homosexuales, al impulsar la tolerancia en lugar de aceptar la exclusión. Poco habrá importado que Ebrard haya logrado apelar a los ciudadanos y a las organizaciones civiles que jamás votarían por el PRI, están desilusionados con el PAN y ejercerían el "voto útil" para mantener al Revolucionario Institucional fuera de Los Pinos.

La mejor opción que tiene la centro-izquierda mexicana se verá obligado a quedarse con su bolso de piel marrón y sus zapatos sin tacón, sentado en la estación. Y los electores moderados, jóvenes, clasemedieros, independientes e indecisos no tendrán más remedio que decirle a Andrés Manuel López Obrador: "Tú no eres quien yo espero".

La telaraña

Pedro Ferriz (@PedroFerriz)
El búho no ha muerto
Excélsior

La corrupción prevaleciente en un país es impuesta por un gobierno, pero alimentada por el resto de los actores de una sociedad que sobrevive o se ve beneficiada a la sombra de su funcionamiento.

La corrupción, aparte de ser un vicio, es una cultura. Práctica que responde a una forma de ser. Un estado de realidad que sólo consigna la naturaleza de un sistema político, económico y social. La corrupción prevaleciente en un país, es impuesta por un gobierno, pero alimentada por el resto de los actores de una sociedad que sobrevive o se ve beneficiada a la sombra de su funcionamiento. Camino caro, pero fácil. Encarece el funcionamiento de leyes y reglamentos. Impartición de la justicia y procesos económicos. Convivencia y desarrollo. Todo es injusto pero posible, si es bajo el cobijo de la corrupción. Así como en la cárcel, un reo puede tener acceso a un televisor, teléfono o un buen trago de whiskey si lo paga, también un ciudadano libre puede obtener un contrato, obviar un trámite o ignorar la Constitución, haciendo de ambos, “mexicanos de excepción”. El que sucumbe a ella, sabe que ya rompió una escala de valor y al sacrificarla garantiza su bienestar personal y material. El principio ético se pudre en las alcantarillas de su mente. Aquel que permite un acto de corrupción, abre la puerta a que ésta sea parte de su desempeño normal. Es como el que mata, su primer crimen puede resultar complicado, los siguientes se irán haciendo cada vez más fáciles hasta llegar a matar por naturaleza... tal vez hasta por necesidad. Pregúntenle a Óscar Osvaldo García alias El Compayito, el problema que le representó su primer acto delincuencial, a diferencia de los 600 muertos que lleva en su “exitosa” carrera. Igual pasa para un ciudadano o servidor público. Su primer contacto con la corrupción, incluso puede resultar inadvertido. Por lo general se da sin saberlo en los primeros años. Lo ve o vive en su casa y en la infancia, para luego, ya en la vida adulta, sentirlo como algo “natural”. No se trata de robar, sino de aprovechar las condiciones que la vida me puso. Es el hecho de capitalizar “oportunidades”. Si al nacer no fui favorecido por la opulencia, diferentes circunstancias me fueron inclinando hacia ella, hasta ser parte de mí. Si vivo bajo un sistema opresor, la iré librando al entender qué es lo que el sistema quiere a cambio de mi tranquilidad. Los objetivos se trastocan. No deseo llegar a ser gobernador para llevar progreso y desarrollo a mi gente. Deseo serlo para “sentarme en la pinche silla del poder” y en consecuencia ser rico. No ambiciono ser un gran empresario que genere muchos empleos de calidad. Quiero ser rico, a costa de la miseria de aquellos que me sirven. Entre más aproveche esa coyuntura, más reconocido seré. Escrúpulos aparte. “¡Dejemos eso en un cajón!”

La corrupción es como una araña. Teje su telaraña. Si te toca, te involucra. Te hace cómplice. De ahí, difícil no atender a lo que jala. ¡Estás atrapado! Hace víctima al débil, que debe rendirle tributo. El ineficiente, también es corrupto. El flojo, del que se espera un desempeño. El cínico que piensa que siempre debe ir antes que nadie. El abusivo que considera que para todo hay un beneficio. El egoísta que no piensa en los demás.

Pregunta: Si estuvieras en condición de decidir la compra de 100 aviones, ¿Aprovecharías para sacar de ahí un beneficio personal? Y si estuviera un policía a punto de llevarte al corralón por una falta inadvertida, ¿Le darías una lana para que te dejara ir?

Si en cualquiera de las dos preguntas, tu respuesta es sí, cuidado. ¡Ya te atrapó la telaraña!

www.revoluciondelintelecto.com

http://www.twitter.com/PedroFerriz

Dejemos de justificar que la solución depende de otros.

No es cinismo, es burla

Luis González de Alba
La Calle
Milenio

Representantes del Servicio de Alguaciles (U.S. Marshals) de Estados Unidos impartieron un curso a 60 elementos de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) para mejorar el resguardo de testigos protegidos”, destaca MILENIO este sábado. Notas similares han visto en esas colaboraciones un asalto a la soberanía.

Nuestros defensores de la patria hacen como si desconocieran lo obvio: no existe mayor pérdida de soberanía que la de no poder salir a la calle, como ocurre ya en Monterrey, y ciudades de Chihuahua y Tamaulipas, en Acapulco y Veracruz. No hay soberanía para quien no puede pasear al anochecer porque ya soltaron al león y las calles están ocupadas por un terror helado. No la hay para quien tiene el alma en un hilo mientras no vuelven los hijos de la fiesta, mientras no aparece la hermana que fue con su novio a un bar. Eso, no el entrenamiento, gratuito además, por policías que saben su oficio, atenta contra la soberanía.

Deberíamos exigir que fueran policías de Scotland Yard quienes nos cuidaran. Bienvenidos sean.

Se ríen de nosotros cuando se llenan la boca con la enorme palabra “soberanía” y se envuelven en la bandera los mismos que mandaron a entrenar mujeres policías a Israel, el malo del Medio Oriente para la izquierda: las gacelas de López Obrador, el mismo que trajo al derechista ex alcalde neoyorkino, Rudolph Giuliani para que nos dijera tres puerilidades cobradas en millones de dólares.

López Obrador pidió asesoría a Giuliani, de quien se dijo en La Jornada, La Voz del Peje: “Giuliani, abogado millonario, propietario de la compañía de seguridad Giuliani Partners LLC, la cual diseñó la nueva policía de la ocupación en Bagdad, da asesoría a gobiernos. Su combate a los pobres, homeless y pandillas de Nueva York le dio los méritos para convertirlo en precandidato republicano a la presidencia de Estados Unidos y hoy es el gran representante de las políticas más conservadoras contra la inmigración…”, Marco Rascón, 30 de octubre de 2007.

Giuliani, republicano como los presidentes Reagan y Nixon, descubrió lo que millones de mexicanos sabemos y cobró 4.3 millones de dólares por recorrer el DF en camioneta blindada, más sus gastos, claro. Le dijo a AMLO que sus policías están muy mal… ¡Oh! La tolerancia cero, ideada por Giuliani para NY ya la aplicamos hace años: tenemos cárceles repletas de presos por un carrujo de mota que, en la cárcel, reciben entrenamiento, pagado por los contribuyentes, en delincuencia mayor. Tolerancia cero significa que si un joven roba un gansito en un Oxxo es futuro delincuente mayor, porque el homicida serial comienza por tirar un chicle en la calle: nos adelantamos a Giuliani y le aplicamos, ya, Sentencia previa.

No produjo Giuliani el lloriqueo que ahora oímos porque nuestras pésimas policías y mediocres investigadores recibirán entrenamiento a cargo de sus equivalentes que tienen a EU con un sistema de justicia sin nuestro 98 por ciento de impunidad. Ese trabajo, urgente para que una policía federal sustituya en sus labores al Ejército, no estuvo incluido en los casi 4 y medio millones que AMLO pagó a Giuliani.

¿Y las gacelas, cuyo entrenamiento en Israel nunca sabremos cuánto nos costó? Como las envió López, cuando volvieron las hizo parte de su equipo personal de seguridad en campaña, ya sin el cargo que la justifica.

Está de moda el lenguaje de sacristía y el radio a todas horas vomita: “Confieso que soy un hombre de fe, que nunca me ha interesado el dinero…” (y le creo: el poder, no el dinero, es su interés, pues dinero tiene para giras y oficinas y mítines: gasta millones inexplicables). Mientras tanto, el poeta sacristán que lanzó la jauría de perros contra las justas dudas del abad Schulenburg, exige diálogo con el Ejército y la Marina. En el mismo lenguaje de sotanas podemos llamar al par “sepulcros blanqueados”.

Nuestros legisladores han ingeniado contra la delincuencia un laberinto burocrático donde un gobernador debe, primero, admitir que no pudo con el paquete, solicita Ejército a una Comisión, la Comisión estudia y, si lo cree necesario, pide al Presidente la orden. Una ocurrencia pergeñada por quienes no padecen inseguridad y urden en sus insomnios cómo meter zancadillas para que todo vaya peor. Llenen su insomnio con La ley y el orden: aprenderán a integrar un expediente sin errores que liberen al multiasesino.

De cómo una belleza translúcida hace todo por arruinar su vida y casi lo consigue: Olga (Planeta, 2010).