septiembre 28, 2011

Paco Calderón



ADEU ALS TOROS

Marielena Hoyo Bastien
producciones_serengueti@yahoo.com
Animalidades
La Crónica de Hoy

Se han dado vuelo taurinos y animalistas, periodistas y hasta advenedizos, analizando, escribiendo y opinando, acerca del cierre de la única plaza de toros que quedaba en funciones dentro del territorio catalán, cuya comunidad eligió desde julio del 2010 y por la vía democrática, prohibir a partir del primer minuto del próximo año el anacrónico ¿espectáculo? donde de forma abusiva y cruenta los toros pierden la vida a manos de un ser supuestamente racional, pero que considera ARTE torturar y eliminar al “animal más bello del mundo”, no sin antes “afeitarle” los cuernos y disminuirle su fuerza, agilidad, visión, y a saber qué más. Siendo así, y pese a ser pionera local de esta lucha, me queda muy poco por agregar a lo ya expresado ampliamente por la comunidad animalera, como no sea unirme a su enorme felicidad por este acontecimiento proveniente de una sociedad altamente civilizada que, especialmente en su parte joven, mostró rechazo total hacia la violencia que implica la primitiva práctica, reflejo de la parte más oscura y salvaje de la humanidad. Asimismo creo erróneo el que se trate de explicar el triunfo como resultado de un pleito político… por aquello del nacionalismo catalán… ya que ello ciega a la verdadera realidad pues, aún concediendo una supuesta influencia de lo citado, está como antecedente la prohibición de la tauromaquia en las Canarias, los resultados de las encuestas que generalmente favorecen por mucho margen el rechazo a la primitiva “tradición” y, porque algo debe indicar el que este vil negocito ya solamente se lleve a cabo en 7/8 países, y eso, en estado moribundo, aunque de vez en cuando, como pasó este fin de semana en La Monumental de Barcelona, se le inyecte suero a un muy próximo muerto por causas naturales, pero...

Antes de cerrar el tema, permítaseme aceptar las felicitaciones de Carlos Loret de Mola respecto al triunfo catalán, que a la vez es de todos los animalistas, que no antitaurinos y, reconocer como magnífica la colaboración que con este motivo escribió ayer para su espacio en El Universal, ya que pocas veces un aficionado de su estirpe reconoce, ¡y por escrito!, que sí, que el toreo es un espectáculo sangriento, violento y cruel, concepto que en el pasado me aceptó públicamente David Silveti, pero que proviniendo de este joven que recién estaba desvencijado, a punto de llorar por lo que fue la última corrida en Catalunya… es también de llamar la atención. Además, el texto deja testimonio de lo que por años nos ha sido contundentemente rebatido… que los toros de lidia son previamente “preparados” para disminuirlos. Que les son limados sus cuernos; que los torean sin la edad y peso reglamentarios, y que se les puya abusivamente. Igualmente digno de tomarse como una muy importante aportación y llamada de alerta, es lo que cita el comunicador como la razón por la que nunca ha reparado en la sangre que brota del lomo de los toros… y es que desde niño lo llevaron a las corridas… Quizás por ello es que también se refiere al instinto violento del toro, que no es tal, sino la respuesta para precisamente sobrevivir, este sí, su instinto básico, primario. El animal no aplica la violencia como la entendemos humanamente, sino únicamente actúa en defensa de su vida, en este caso particular, sin saber los toros que sí o sí de todas formas morirán acosados y maltratados, partiendo de que son contados los ejemplares indultados. Por cierto, no es que los toros no sientan dolor durante la lidia, sino que están plenos de endorfinas, precisamente como respuesta del organismo para salvarse. Otra equivocación que presenta el texto de CL respecto al toro de lidia, es considerar “que no hay nada menos naturalista que condenar a una especie a la extinción”, cuando el periodista sabe perfectamente que no se trata de una especie sino de una raza, por lo cual su desaparición no trastornaría en absoluto ningún ecosistema, y sí en cambio favorecería al ambiente… tema a discutir en otra ocasión. Eso sí, sobre lo que de plano nunca estaremos de acuerdo, es en el trato que propone dar al toro para evitar tanta sangre en el escenario. Y es que no se trata de evitar sangre, sino de no causar muerte. ¿Me explico?

EN OTRO ASUNTO… desde el pasado lunes comenzaron a lloverme una impresionante cantidad de correos electrónicos y mensajes iracundos con motivo del maltrato aplicado a un perro dentro del foro del programa Academia 2011 que produce mi estimada y antigua jefa Magda Rodríguez, lo que me permitió establecer contacto inmediato con ella expresándole que no entendía el asunto más que como algo premeditado, puesto que no la puedo imaginar permitiendo que se lastime a un animal sin consecuencias, especialmente tras los tantos años de sabroso, divertido y fino trabajo educativo a favor de los animales que juntas realizamos para Con Sello de Mujer de canal 13, pero, haya sido como haya sido, el hecho es que fue y no debe pasarse por alto el abuso del bajacaliforniano Emmanuel Peña sobre el animal, y por lo tanto el energumenito debe ser expulsado del concurso, al igual por cierto que GANADOR, el perrito afectado que promueve la marca de alimento con el mismo nombre, ya que su participación es ILEGAL, partiendo de que la Ley de Protección a los Animales del Distrito Federal, en su Artículo 25, fracción I, prohíbe por cualquier motivo la utilización de animales en concursos de televisión e… ignorar la ley no exime de cumplirla. Por lo que toca a la intervención de Pamela Anderson, lo congruente hubiera sido esperar que la señora se negara a participar en la emisión con todo y posible demanda, al tratarse de una de las más reconocidas y activas voceras de PETA, organización cuyo objetivo fundamental es el trato ético a los animales, pero como siempre, dinero mató principios.

Se me acabó el espacio por hoy, pero como siempre, les dejo mi correo electrónico para cualquier comentario, duda, aclaración o denuncia:

producciones_serengueti@yahoo.com

Los Matazetas, paras a la veracruzana

Jorge Fernández Menéndez (@jorgeimagen)
Razones
Excélsior

Este grupo ya había aparecido en distintas oportunidades y en diferentes puntos del país, pero nunca antes habían mostrado un perfil tan alto y tan claro. En su primer video decían que acabarían con Los Zetas.

La batalla que se está viviendo en Veracruz, como en otros puntos del país, pero en los últimos meses con especial violencia en ese estado, entre los distintos cárteles del narcotráfico, ha alcanzado una nueva dimensión con los 35 cadáveres arrojados días atrás en Boca del Río, con la colocación de unas 50 mantas atribuidas a un grupo social pero en realidad colocadas por el cártel de Los Zetas y, sobre todo, con la aparición de un grupo que se autodenomina Los Matazetas y se atribuye la muerte de los cuerpos abandonados en Boca del Río.

Los Matazetas ya habían aparecido en distintas oportunidades y en diferentes puntos del país, pero nunca antes habían mostrado un perfil tan alto y tan claro. En su primer video decían que acabarían con esa organización criminal, llamaban a denunciar a sus integrantes al Ejército y la Marina-Armada y descalificaron a los cuerpos policiales locales. También decían que tenían relación con los grupos ligados al cártel del Pacífico que aparecieron en Jalisco después de la muerte de Ignacio Nacho Coronel. En el segundo video, después de la acción de la semana pasada, ya señalan abiertamente que aniquilarán a sus adversarios y se presentan más como un grupo armado, aunque con características sociales. Pero dicen también que, ante la decisión del gobierno de no dialogar con los grupos criminales, mantendrán esa “lucha” en una suerte de clandestinidad.

En realidad todo apunta a que estamos en presencia de una organización impulsada por el cártel de Sinaloa, el del Chapo Guzmán, para aniquilar a sus enemigos Los Zetas, valiéndose además, del miedo y del hartazgo social. Los Zetas no son necesariamente los narcotraficantes más violentos, aunque se encuentren sin duda en los primeros lugares, pero son los que más han abusado de los secuestros, la extorsión, el robo, el tráfico de migrantes. Sean o no miembros de ese grupo, son innumerables los que se presentan como tales para cometer esos y otros delitos que son los que más ofenden a la ciudadanía, los que más lastiman. Su idea es generar temor para imponer su ley y reemplazar a las autoridades locales a las cuales, sobre todo en el ámbito policial, controlan o intimidan. Es el tipo de organización criminal que nació rompiendo las reglas y que con esa lógica se ha buscado consolidar. Ahora se les intenta destruir utilizando sus propias armas.

La aparición de Los Matazetas recuerda a la de los llamados paramilitares o paras en Colombia. Éstos nacieron en los 80 como una reacción a la violencia del cártel de Medellín, entonces encabezado por Pablo Escobar, y a la interminable ola de secuestros, asesinatos y extorsiones cometidos. También como una reacción ante la presencia, simultánea, de las FARC y el ELN, aliados en muchas ocasiones con esos grupos de narcotraficantes y que utilizaban sus mismos métodos. Los paras tuvieron en muchos momentos apoyo oficial y, sobre todo, de empresarios y terratenientes. Pero el apoyo más claro fue del cártel de Cali, que encabezaban entonces los hermanos Rodríguez Orejuela, enfrentados a muerte con los grupos de Medellín. Los paras comenzaron una limpia feroz de miembros del cártel de Medellín, de las FARC y el ELN, y se convirtieron, a su vez, también en narcotraficantes y desarrollaron una violencia similar a la que decían combatir. Terminaron muchos desmovilizándose desde la toma del poder de Álvaro Uribe, pero sus líderes están presos o los extraditaron a Estados Unidos.

Nadie puede tener plena certidumbre de quiénes son estos grupos llamados Matazetas, pero lo que debe quedar claro es que el monopolio de la violencia sólo puede detentarlo el Estado.

La creación de estos grupos, la tentación de hacer justicia por propia mano, la relación inevitable que tienen, independientemente de su origen, con otros grupos del crimen organizado, debería ser suficiente para rechazarlos y no apostar a soluciones que sólo agravarán los problemas que ya vivimos.

Ruiz Massieu, 17 años

Hoy se cumplen 17 años del asesinato de José Francisco Ruiz Massieu, entonces diputado federal electo, secretario general del PRI, un hombre cercanísimo a Carlos Salinas y que podría haber servido en esos años como una pieza que evitara el brutal choque político que se dio entre Salinas de Gortari y su sucesor Ernesto Zedillo. También un político de enorme brillo intelectual. Un crimen político que tuvo innumerables vicisitudes (y literales absurdos de antología en la época del procurador Chapa Bezanilla) en sus investigaciones y que, para variar, continúa impune.

Patrióticos Matazetas

Héctor Aguilar Camín (@aguilarcamin)
acamin@milenio.com
Día con día
Milenio

Dicen que la fase en que está la violencia en México se parece a la que hizo nacer en Colombia a los grupos paramilitares.

Hay algo delirante en el video que reporta la conferencia de prensa de un grupo autodenominado Matazetas, que se atribuye las recientes matanzas de Veracruz.

Los Matazetas se dicen parte del Cártel de Sinaloa. Se han dado la misión de limpiar Veracruz de “mugrosos”. El video muestra a cinco encapuchados sentados en una mesa de conferencias frente a sus respectivas botellitas de agua. Sólo tiene micrófono el que lee el comunicado, cuyas espaldas son como un ropero.

El comunicado explica a los veracruzanos que han venido a protegerlos y a limpiar el estado de los grupos de delincuentes que extorsionan, matan y roban a inocentes.

Los Matazetas dicen entender la negativa de las autoridades a pactar con gente como ellos y explican, humildemente, que es por eso que deben actuar en la clandestinidad para realizar su limpieza.

Nada pretenden sino proteger el patrimonio nacional (sic), familiar, personal de los veracruzanos. Son, como si dijéramos, el Estado y la autoridad por otros medios, con la ventaja de que sus medios no están restringidos por la ley. Son directamente ilegales, violentos, inmisericordes, y, por todo ello, eficaces.

Esos son los únicos medios eficaces, se entiende, para tratar con criminales que no respetan, no se miden y no entienden otro idioma que el de la tortura, el terror y la muerte.

Ya corre la versión de una escena en un restaurante del puerto donde, luego de recoger a todos los comensales sus teléfonos celulares, El Chapo Guzmán, que comía en el lugar, se puso de pie y dijo a los presentes que ya estaba aquí, que había venido a protegerlos de Los Zetas, que no les alarmara lo que iba a suceder, pues no era contra ellos sino contra sus opresores. Terminó de comer y se fue.

Alguna vez, durante una gira triunfante como caudillo militar indiscutido de México, el general Obregón escuchó a un orador decir que los ejércitos de la revolución habían libertado al pueblo. Con su humor habitual, en su turno de la palabra, Obregón dijo: Desde luego hemos libertado al pueblo de sus opresores, Ahora el problema es quien lo va a liberar de sus libertadores.

Pues eso, como suele decir Román Revueltas en estas páginas.

Fe de error: En mi columna del viernes pasado confundí a Cristovam Buarque, secretario de Educación de Lula, con Cristovao Chico Buarque, cantante, compositor y poeta, hijo del gran historiador Sergio Buarque de Hollanda. Pues eso.