noviembre 09, 2011

Quiso ser César y acabó siendo Nerón

Fran Ruiz (@perea_fran)
fran@cronica.com.mx
La aldea global
La Crónica de Hoy

Silvio Berlusconi fue “asesinado” (políticamente) no muy lejos de donde murieron asesinados (de verdad) los emperadores Julio César y Nerón. Obviamente, il Cavaliere quiso morir como el primero, traicionado por los suyos, a sabiendas de la tremenda injusticia que cometían, a sabiendas de que el pueblo romano lo idolatraba; y así pasó Julio César a la historia (hasta le dedicaron un mes en su honor).

El primer ministro italiano lo preparó todo para morir así: “Si debo morir lo haré en el Parlamento”, decía a sus más cercanos, con la esperanza de que luego citaran estas fingidas palabras a la prensa. Luego dijo: “¡Quiero ver la cara de los traidores!” y cuando ocho diputados cumplieron su amenaza y lo abandonaron, anotó en su cuaderno para que todo el mundo lo viera: “8 traidores”.

Pero, que nadie se confunda: Berlusconi no murió como Julio César, murió como el infame Nerón, apuñalado también, pero chillando hasta el final.

Mientras Roma ardía a sus pies, Nerón se puso a tocar la lira; mientras Italia se hundía, Berlusconi anunciaba hace dos semanas a sus socios de la UE que los iba a sorprender ¡con un disco! No me extraña que Sarkozy y Merkel se miraran y sonrieran con complicidad cuando un periodista italiano les preguntó si confiaban en Silvio cuando prometió que iba a aplicar las medias de ajustes que el país necesitaba urgentemente.

No está bien eso de hacer leña del árbol caído, pero mucho me temo que Berlusconi, mientras se prepara para los juicios que le esperan, amenaza con hacerse cantante melódico. Dios no lo quiera.

Coahuila: a pagar la fiesta

Alberto Aziz Nassif
aziz@ciesas.edu.mx
Investigador del CIESAS
El Universal

¿Qué tanto puede el PRI mantener su burbuja electoral inflada antes de que su líder la haga reventar por un exceso de confianza? Se equivocan los priístas si piensan que pueden aspirar a ganar la presidencia de la República y, al mismo tiempo, sostener a su actual dirigente nacional, Humberto Moreira. Una cosa es que haya desánimo entre los mexicanos, incluso que la decepción democrática sea profunda, pero otra muy distinta es mantener la carga de un ex gobernador que endeudó a su estado, hipotecó su futuro, abusó del poder, falsificó y alteró documentos, como si no pasara nada. Diversas voces señalan que los días del profe bailarín están contados.

El fuego del moreirazo puede quemar la candidatura de Peña Nieto, porque cada día que pasa será más fácil establecer vínculos entre figuras como Montiel y Moreira. Cada escándalo tiene sus particularidades, pero, al mismo tiempo, estos expedientes tienen un enorme pozo en común: el abuso del poder y la corrupción de un partido que de tan nuevo y renovado, de tanto aprender lecciones, como dijo Fox el estadista, sigue siendo el mismo que se fue de Los Pinos en el año 2000.

Moreira es el emblema de una buena parte de los fenómenos políticos que nos han dejado estos años de una democracia vulnerada. Primero llegó la posibilidad de la alternancia, los partidos empezaron a competir por el poder y eso generó la ilusión de que habría mejores gobiernos. La transparencia y la rendición de cuentas serían las nuevas reglas del juego. La competencia sería un incentivo para que los políticos tuvieran que moderar sus excesos y sus abusos. Los supuestos no se cumplieron, en su lugar empezaron a crecer poderes locales al estilo feudal. Los gobernadores lograron controlar las incipientes instituciones que serían las encargadas de hacer los contrapesos y los equilibrios. Se puede apostar doble contra sencillo que la solitaria voz del gobernador Moreira era la que definía políticas públicas, finanzas, deudas, inversiones, prácticamente sin contrapesos y con una débil oposición. ¿Dónde estaban los diputados locales de Coahuila cuando el gobernador Moreira endeudaba las finanzas del estado? ¿En qué situación están las instituciones de Coahuila que tutelan los derechos democráticos (elecciones, transparencia, derechos humanos)? ¿Qué hizo la prensa local para presentar información alternativa y creíble?

El modelo electoral que se ha construido en estos años tiene, además de las posibilidades de elegir gobernantes, una serie de problemas graves: la competencia electoral y las carreras de los políticos se hacen a través de políticas clientelares; el manejo de los recursos públicos se procesa en estructuras que borran las fronteras entre gobierno y partido, al más puro estilo del PRI de hace tres décadas. Este modelo político-electoral necesita de una enorme cantidad de recursos para poder mantenerse en operación. El político populista, el que regala dinero público, es el rey de la popularidad. Sólo hay que ver los altos porcentajes del PRI en Coahuila, en 2009 fue uno de los estados en donde el tricolor se llevó el carro completo. Dos años más tarde, Humberto dejó a su hermano Rubén como el candidato que logró casi un 59% de los sufragios, con una oposición que quedó más de veinte puntos abajo, es decir, el regreso del partido dominante. Muy lejana se ve hoy aquella noche del 3 de julio pasado cuando el flamante jefe del PRI festejaba sus triunfos en Coahuila, Estado de México y Nayarit. Muy cercano está el próximo domingo en Michoacán, en donde el candidato Fausto Vallejo trata de convencer a sus electores de que el moreirazo no le va a afectar para conseguir un improbable triunfo.

Los excesos del poder de los gobernantes los pagan los ciudadanos. Este presupuesto que puede sonar a consigna política, es hoy una realidad para los hombres y mujeres de Coahuila, que tendrán que pagar más impuestos para pagar la fiesta de su ex gobernador. Moreira es hoy la cara más visible de un PRI que no ha modificado sus viejas prácticas políticas. La única diferencia es que ahora, a pesar del desencanto democrático, la crítica y la presión social que ya piden juicio político, pueden hacer que los pragmáticos y los cínicos piensen dos veces si los costos de seguir así son menores, o si ha llegado el momento de cambiar de líder.

A media tabla

Manuel J. Jáuregui
Reforma

Nos preguntamos, y seguramente ustedes lo harán con frecuencia también, ¿hasta cuándo nos dejaremos de conformar en este País con ser medianeros en todo?

De nueva cuenta, México ocupa la mitad de la tabla: está en el lugar 53 de 110 países evaluados en el ÍNDICE de PROSPERIDAD del Instituto Legatum, un "think tank" inglés asociado con las universidades de Oxford y MIT, fondeado por el grupo financiero del mismo nombre.

Con sede en el prestigiado y sibarítico barrio de Mayfair, en la capital del Imperio británico, desde el 2007 el Legatum Institute publica este índice que mide Economía, Gobierno, Libertad Personal, Educación, Seguridad, Salud, Oportunidades Empresariales y Capital Social.

De acuerdo con este índice, Uruguay y Chile ocupan los primeros lugares en Latinoamérica, seguidos por Costa Rica, Panamá y Argentina.

Si acaso hay en la divulgación de este índice algún consuelo para nosotros (una muleta que a muchos "optimistas" encanta emplear) es que México tampoco es de los peores de la región.

Ese dudoso honor pertenece a Honduras, Nicaragua, Bolivia, Guatemala y Ecuador.

Brasil, por su parte, es de los pocos latinoamericanos que escaló posiciones: del 45 en el 2010 se fue al 42 en el 2011, por delante de México 11 lugares.

Ya tomado en cuenta el resto del mundo, el ranking de prosperidad luce así del primero al vigésimo tercer lugar: Noruega, Dinamarca, Australia, Nueva Zelanda, Suecia, Canadá, Finlandia, Suiza, Holanda, Estados Unidos, Irlanda, Islandia, Reino Unido, Austria, Alemania, Singapur, Bélgica, Francia, Hong Kong, Taiwán, Japón, Eslovenia y ESPAÑA (con todo y varios años en crisis económica).

Perú está en el 68 y Venezuela en el 73; Colombia en el 61 y El Salvador en el 77.

La cola del mundo, en cuanto a prosperidad se refiere (literalmente) la ocupan Camerún, Uganda, Zambia, Kenia, Mozambique, Nigeria, Sudán, Yemen, Paquistán, Etiopía, Zimbabwe y la República de África Central (antes Congo Francés) y que apenas logra 42 años promedio de vida para los ciudadanos y cuenta con un 45 por ciento de analfabetismo.

Insertados dentro del ranking mundial, los mejores latinoamericanos se comportan así: en el lugar 29 Uruguay, en el 31 Chile, en el 34 Costa Rica, en 37 Panamá y en 39 Argentina.

Preguntarán ustedes, avispados lectores, ¿qué factores contribuyeron para que nuestro adorado México Mágico saliera tan mal calificado, o por lo menos no tan bien como otros hermanos latinoamericanos?

De acuerdo con el estudio, nos ARRUINA el promedio del índice, por completo, la falta de SEGURIDAD (sóplense ésta los capos di tutti capi que twittean que el de la inseguridad es un problema de "percepción" y que México es más seguro que Mayfair).

También estropean nuestros resultados la mala EDUCACIÓN (¡gracias, Maestra, por este logro y por darle el gane a la "Cocoa"!), falta de LIBERTAD PERSONAL y deficiente gobernanza.

En estos rubros calificamos mal, como les decíamos (peor que nuestro promedio), mas en los que calificamos mejor, o casi bien, es en DESEMPEÑO ECONÓMICO y CAPITAL SOCIAL: en estos dos podríamos colarnos entre los primeros 30, aunque ni remotamente amenazar a los del top 10.

Con respeto a una posible diferencia de opinión de su parte, amigo lector, para su servidor están íntimamente ligados los factores negativos: la inseguridad y la falta de gobernanza, por ejemplo, se suman para crear el clima de impunidad e ilegalidad generalizada que nos está carcomiendo lentamente como sociedad con la corrupción convertida en un ácido implacable que corroe todo, incluyendo y principalmente, la prosperidad nacional (lo que mide el índice).

Las cadenas de COMPLICIDAD que se han formado para dar paso a un corrupción galopante que florece bajo un manto de opacidad (hermana facilitadora ésta de la impunidad) en nuestro País tornan imposible que prosperemos y que podamos imponer la paz y el orden.

¡Si son los gobernantes los primeros en saltarse las trancas y pasarse por el arco del triunfo nuestras leyes, los intereses ciudadanos y los supremos nacionales!

Ahora que esta mediocridad medianera que vivimos la sentimos todos, no necesitamos que nos la vengan a medir.

Lo que quizás debamos analizar bien, sobre todo con elecciones presidenciales en puerta, es cómo diantres le vamos a hacer para dejar atrás el zoquete, pisar fuerte tierra firme ¡y AVANZAR, por Dios!

Historia de un petardo

Francisco Garfias (@panchogarfias)
www.elarsenal.net
Arsenal
Excélsior

La “bomba” que el PRI iba a soltar ayer en la Cámara de Diputados en contra de La Cocoa resultó un auténtico petardo. Se les hizo bolas el engrudo. Querían documentar la intervención del delegado de la Sagarpa, Esteban Cruzaley, a favor de la candidata del PAN a la gubernatura de Michoacán, Luisa María Calderón.

Pero el encargado de la audaz tarea de “documentar” el uso de recursos federales para beneficiar a la hermana del Presidente de la República presentó en tribuna un “video” —que en realidad era sólo un audio— y como tal lo entregó a Emilio Chuayffet, presidente de la Mesa Directiva. Pequeña diferencia.

Fue un desaseado menjurje. Jaime Cárdenas, diputado del PT, fue el primero en hablar en el pleno cameral de la existencia del “video”. El disco con la grabación se lo había entregado, previamente, Ricardo Sánchez Gálvez, un panista que se pasó al PRI. De toda evidencia, no lo había revisado. “Entendí que era un video. No un audio”, admitió.

Peor aún. Heliodoro Cárdenas, el priista, se encargó de subir las pruebas a tribuna y también convirtió el audio en “video”. Según él, no dejaba dudas de la decisión de Felipe de imponer a su hermana como gobernadora. “No ha escatimado el uso electoral de los recursos públicos”, sostuvo el oaxaqueño.

Tampoco revisó el DVD.

El pandero lo traían los priistas. Habían preparado “con sumo cuidado” el golpe contra Luisa María. En San Lázaro se repartieron versiones escritas del contenido del audio que fue grabado, afirman, en una reunión de panistas en Apatzingán.

Las voces que se escuchan las identifican como las de Cruzaley; Rigoberto Peláez Mendoza, candidato a la alcaldía de Michoacán, y “un tercero” que no se sabe quién es.

Doce cuartillas en total.

En la hoja uno identifican a Peláez Mendoza como el que revela la existencia de paquetes de vivienda para repartir por 15 mil pesos. El supuesto Cruzaley agrega: “Tenemos eso como el as en la manga”. A partir de la hoja dos ya no identifican quién dice qué. Para separar las voces intercalan la palabra “intervención”. En la página 9, alguien señala que los beneficiarios van a escogerse donde anda floja la cosa. “Sobre esos nos vamos”, dice.

Estos errores le quitaron credibilidad a la “bomba” e hicieron al diputado tricolor Guillermo Ruiz de Teresa soltar con espontaneidad: “Somos unos pendejos”.

Ni cómo desmentirlo.

Por la noche hablamos telefónicamente con Chon Orihuela, recién nombrado vocero de la campaña del priista Fausto Vallejo. Nos dijo que su partido presentará hoy una denuncia ante el Instituto Estatal Electoral “por el exceso de prepotencia” de la candidata del PAN.

La Cocoa fue fotografiada ayer junto con Cruzaley a la salida de un restaurante, frecuentado por la clase política. La gráfica fue publicada en el periódico Cambio de Michoacán.

Pero el PRD se adelantó al tricolor. Antonio Soto, representante de este partido ante el IEM, presentó ayer mismo una denuncia “por faltas administrativas” en contra del azul y solicitó investigar los gastos de campaña de Calderón. Presentó material gráfico que supuestamente involucra también al delegado de la Sedesol, Antonio Plaza.

Habrá Alianza PRI-Panal en 2012. Hay un acuerdo. El jueves lo aprobará la Comisión Permanente del Consejo Político Nacional del tricolor. El alcance del pacto, sin embargo, se conocerá hasta después de las elecciones en Michoacán, el próximo domingo.

Y es que, por incongruente que parezca, el partido de Elba Esther Gordillo respalda a la hermana del presidente Calderón en la elección de gobernador en Michoacán. Si la hermana del Presidente se alza con el triunfo, Nueva Alianza se encarecerá. Exigirá más distritos y un mayor número de candidatos al Senado.

Pero si pierde, se abarata.

Cuauhtémoc Cárdenas nos decía el lunes que el PRD anda “de cabeza” y no ve cómo enderezarlo. Un pequeño botón de muestra. La diputada federal de Nueva Izquierda Esthela Damián, candidata a consejera estatal en el DF, realiza hoy un “acto de resistencia” en la explanada de la delegación Venustiano Carranza.

Pedirá la anulación de la elección interna en la delegación y la expulsión de Julio César Moreno, integrante de la bejaranista planilla 10, a quien acusa de amenazas y extorsión, pero también de haber impedido, por la fuerza, la acreditación de sus funcionarios. “Es lo peor que he visto. No estoy dispuesta a dejarlo pasar”, nos dice.

No se conocen aún los resultados oficiales de la controvertida elección interna de los consejeros del PRD, pero en los cuarteles generales de Marcelo Ebrard ya se ríen de las aseveraciones de los bejaranistas de que van a aplastar a la planilla del jefe de Gobierno. “En el DF está muy cerrado”, nos asegura Xiúh Tenorio, cercano colaborador del delfín, Mario Delgado. Adelanta buenos resultados también en Colima, Guerrero y Puebla.

El alma y la mano de hule

Martín Bonfil Olivera (@martinbonfil65)
mbonfil@unam.mx
La ciencia por gusto
lacienciaporgusto.blogspot.com
Milenio

Las religiones creen en el alma inmortal, esencia de lo que somos. La ciencia, en cambio, mantiene una visión naturalista, en la que sólo hay cabida para fenómenos naturales.

Un ejemplo típicamente usado para sostener la existencia del alma son los llamados “viajes astrales”: experiencias en que supuestamente el alma sale del cuerpo y la persona puede observarse a sí misma.

Por eso me interesó tanto enterarme, por el bloguero Ed Yong, de un experimento que, con una mano de hule, muestra que dichas experiencias, lejos de ser sobrenaturales, son consecuencia de la forma en que nuestro cerebro construye el sentido del yo.

En la “ilusión de la mano de hule” se coloca la mano falsa sobre una mesa, paralela a la mano real del sujeto, que está oculta. Se acaricia la mano de hule y al mismo tiempo alguien acaricia su mano real, que no puede ver. Es frecuente que el sujeto experimente la extraña sensación de que la mano de hule es realmente su mano, aunque sepa que no es así. Esto revela que el sentido de propiedad sobre nuestro cuerpo no es algo fijo, sino que se construye constantemente a partir de información visual y de otros tipos, y que puede alterarse.

Katherine Thakkar reporta en la revista PLoS One que los pacientes con esquizofrenia experimentan la ilusión de la mano de hule mucho más intensamente que los pacientes sanos. Esto sugiere que el sentido del yo podría ser más débil en los primeros. Pero lo más sorprendente es el caso de RM, paciente esquizofrénico que desde los 16 años (hoy de 55) ha sufrido frecuentes experiencias extracorporales, muchas veces seguidas de ataques psicóticos: la mano de hule podía provocar en RM la sensación de salir de su cuerpo y estar observando la escena desde arriba, mientras giraba lentamente.

Nuestra alma no es sobrenatural, sino un fenómeno emergente de la compleja función de nuestro cerebro, pero no aislado, sino en relación estrecha con el cuerpo que lo aloja. Puede ser inquietante, pero siempre será mejor y más interesante comprender las bases reales de fenómenos como nuestra propia conciencia que recurrir a facilonas explicaciones “espirituales” que en realidad no explican nada.