enero 06, 2012

El regreso de la censura

Andrés Oppenheimer (@oppenheimera)
El Informe Oppenheimer
Reforma

Parece mentira que esto este sucediendo en una región en general democrática, pero gran parte de Latinoamerica ha iniciado el 2012 en medio de la mayor campaña de censura a la prensa desde las dictaduras militares de la década de 1970.

Como nunca en la historia reciente, presidentes electos que ya controlan el congreso y el sistema judicial de sus países están tratando de silenciar a los medios independientes. Si lo logran, tal como parece estar ocurriendo, gozarán de un poder casi absoluto. Será una licencia para robar a gusto -tanto fondos estatales como elecciones- sin ningún escrutinio efectivo del poder legislativo o de los medios.

Veamos algunos de los últimos ataques contra los medios independientes que se han producido en las últimas semanas:

·En Ecuador, donde el Presidente populista Rafael Correa está conduciendo una guerra frontal contra los periodistas que denuncian la corrupción gubernamental, el director del diario Hoy, Jaime Mantilla, fue condenado el 21 de diciembre a tres meses de cárcel. Mantilla había publicado artículos sobre el posible tráfico de influencias del presidente del directorio del Banco Central de Ecuador, quien es primo segundo del Presidente.

Pocos meses antes, un periodista y tres ejecutivos del diario El Universo fueron sentenciados a tres años de cárcel y multas de 40 millones de dólares por supuesta difamación del Presidente. Y el Jefe de Estado ha demandado a los autores del libro "El Gran Hermano" por escribir sobre los contratos por más de 300 millones de dólares que el Gobierno otorgó al hermano del Presidente, Fabricio Correa, quien ha confirmado públicamente estos negocios.

Anteriormente, en mayo, el Presidente Correa había logrado la aprobación de un referendo con preguntas sesgadas que autorizó un "consejo regulador" de los medios. Correa sostiene que la opinión pública ecuatoriana ha sido "secuestrada" por empresas periodísticas "criminales".

·En Argentina, la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner logró la aprobación de una ley el 22 de diciembre declarando que la producción de papel prensa es un tema "de interés público", y que en la práctica permitirá al Gobierno decidir qué periódicos y revistas recibirán papel y a qué precio.

La ley regulará a Papel Prensa, un empresa público-privada que fabrica el 75 por ciento del papel prensa del país, y cuya mayoría accionaria está en manos de Clarín y La Nación, los dos diarios independientes más importantes del país. Casi simultáneamente, un juez de la provincia de Mendoza ordenó el allanamiento de la empresa Cablevisión, del grupo Clarín.

Las últimas medidas se producen después de que el Gobierno de Kirchner ha silenciado la crítica de casi todos los medios mediante el otorgamiento selectivo de publicidad oficial a las empresas periodísticas afines al Gobierno, o emprendiendo investigaciones impositivas a quienes no siguen la línea oficial.

·En Panamá y Nicaragua, los Presidentes Ricardo Martinelli y Daniel Ortega también parecen estar utilizando cada vez más a los inspectores impositivos para acallar a los periodistas incómodos. El 27 de diciembre, Roberto Eisenmann, fundador del diario La Prensa de Panamá, denunció que una auditoría fiscal de siete meses a una de sus empresas terminó multándolo por 1.5 millones de dólares.

·En Venezuela, donde el Presidente Hugo Chávez ya sacó del aire a la cadena RCTV y tiene intimidados a la mayoría de los medios del país, el editor del semanario 6o Poder, Leocenis García, fue arrestado pocas semanas atrás por publicar fotomontajes que mostraban a funcionarias del Gobierno como bailarinas de cabaret.

·El 13 de diciembre, varios países, encabezados por Ecuador, aprobaron una propuesta dentro de la Organización de Estados Americanos (OEA) que podría abolir o debilitar seriamente a la Relatoría de la Libertad de Expresión de la OEA, que suele denunciar a los países que cometen abusos contra los medios. El tema será sometido a votación el 25 de enero.

Reflexionando sobre éstas y otras medidas recientes contra los medios, la Sociedad Interamericana de Prensa dijo en una declaración de fin de año que 2011 "ha sido uno de los años más desafiantes y trágicos en materia de libertad de prensa" en la región. La autocensura es un fenómeno cada vez mas extendido, agregó.

Mi opinión: Si no se produce una fuerte reacción internacional y nacional, cada vez mas países latinoamericanos acabarán pareciéndose a Venezuela.

Allí, Chávez tolera las opiniones críticas en las páginas de editoriales de los periódicos -que son leídas por pocos, y que el Gobierno puede usar como supuesta evidencia de que respeta la libertad de prensa-, pero le cae encima a quienes publican noticias de primera plana revelando casos de corrupción gubernamental.

Espero estar equivocado, pero me temo que en cada vez mas países a los periodistas se les permitirá opinar, pero no tendrán demasiado sobre qué opinar.

No hay comentarios.: